lunes, 6 de abril de 2020

Superproducción + caídas de precios = deflación (el peor escenario que cabía imaginar)

La crisis económica está provocando una caída de los precios a escala mundial. A pesar de que la histeria colectiva ha vaciado algunos supermercados, elevando los precios, la perspectiva es la contraria, deflación, es decir, superproducción y caída de los precios.

La caída del precio del petróleo y de las materias primas es premonitoria. La cotización del petróleo ha caído en el último mes un 52 por ciento, el platino un 39 por ciento, la plata un 34 por ciento, el algodón un 21 por ciento, el azúcar un 20 por ciento, el cobre un 16 por ciento...

Tras décadas acostumbrados a presiones inflacionistas, resulta chocante comprobar que la parálisis económica va a provocar uno de los pocos episodios mundiales de deflación que se recuerdan. De hecho, la última vez que los precios cayeron en todo el mundo de forma generalizada fue durante la Gran Depresión que se produjo en 1929.

Desde entonces, varios países han sufrido episodios de deflación, como la que experimentaron las principales economías asiáticas a finales del siglo pasado o la que sufrieron Irlanda y Japón durante la pasada crisis económica, en la que los principales países desarrollados consiguieron evitar mayoritariamente el desplome de la inflación.

El capitalismo no podrá evitar la deflación este mismo año. El índice de precios de consumo caerá por debajo de su nivel de hace un año, lo que supondrá el primer periodo de deflación en décadas.

Los precios están cayendo de forma generalizada, tanto por países como por categorías de gasto, con depreciaciones tanto en combustibles como en reservas hoteleras y comida para llevar.

Si continúa esta tendencia, será cada vez más difícil que los países más endeudados, como Italia, Japón o España, puedan pagar sus cuantiosas deudas, por lo que tendrán que venir los rescates o el abandono de la Unión Europea.

Además, la deflación puede provocar reducciones de salarios, la paralización de la inversión empresarial y una caída del consumo, que a su vez podrían resultar en la quiebra o cierre de miles de empresas y el consiguiente repunte del paro.

Las principales economías mundiales ya entraron en la crisis con su inflación por los suelos. En China los precios cayeron un 0,4 por ciento en febrero, en Reino Unido llevan 2 meses consecutivos a la baja y en España el IPC se ha reducido 3 décimas en marzo respecto al mes anterior.

4 comentarios:

  1. Parece que no se están recogiendo las fresas. Veremos a ver a cuánto las pagamos cuando bajemos a la frutería, si es que las podemos seguir pagando. Cuando nos preguntemos dónde está el poder adquisitivo de nuestros billetes, seguramente se halla quedado por el camino pudriéndose en los árboles, o en nuestros brazos sin realizar trabajo productivo por el paro forzoso.

    ResponderEliminar
  2. Los capitalistas ya saben que van a provocar inflación, pero la necesitan.
    Debido a la ley de la baja tendencial de la tasa de ganancia, deben contrarestar dicha bajada de ganancias aumentando la plusvalía reduciendo el salario de los trabajadores, ( salvo expansión imperialista, que ahora no se da ).
    En la crisis de superproducción del 2008 dicha ley se expresó mediante la bajada de sueldos ( por ejemplo, en el convenio de colectividades, fue de unos 140 euros ), pero dicha bajada de sueldos la soportamos fundamentalmente los proletarios que ibamos saltando de un empleo a otro aceptando cualquier relación de producción que nos permitiese sobrevivir, y afectó menos a quienes tenían sueldos antiguos y a los funcionarios. Esto permitió evitar entonces la inflación; la burguesía en aquel entonces era muy rezcia a permitir la inflación debido a que tenían que cobrar deudas en hasta 30 años vista en algunos casos. Ya en el 2019 la cosa estaba muy mal y empezaban a hacer cosas muy raras: pagar el día 15, contratos de 39 horas semanales, no pagarte lo que te tienen que pagar, despedirte el viernes para “librar” SD, etc. Las circunstancias son muy diferentes en esta crisis de superproducción del 2020, debido a que los proletarios tenemos sueldos muy cercanos a la subsistencia, y no es broma, yo testifico que he ido a trabajar con compañeros que se han colado en el metro para poder ir a trabajar y que han robado la comida en el trabajo para poder cenar. Por lo tanto, o hacen una guerra de expansión imperialista contra China Rusia Irán y probablemente Turquía e India juntos, para lo cual tendrían que tener más cojones que Guderian y el caballo de espartero juntos, o empiezan a aumentar la plusvalía que extraen de sus propios funcionarios, pensionistas y de los obreros acomodados que gozan de sueldos antiguos, pensionistas de 1200 euros, y la forma más directa de hacer eso es mediante la inflación, que aumenta la plusvalía extraída, sin necesidad de tocar convenios y sueldos antiguos.

    ResponderEliminar
  3. Por otro lado me gustaría añadir que en la crisis de 1929 inicialmente los burgueses habían producido una gran cantidad de mercancía que no podía encontrar salida debido a la superproducción y a la falta de demanda solvente. Por ese motivo prefirieron en muchos casos vender a precios muy bajos con pérdidas, antes que dejar malograrse la mercancía y perder la totalidad del capital unvertido más su plusvalía.
    Pero no olvidemos que en China se ha parado la producción para corregir la sobreproducción unos tres meses antes que en Occidente, debido a lo cual Occidente ha tenido tres meses todavía para consumir los productos chinos. Quienes somos de Madrid, ya habíamos observado que algunos "chinos" ( de mercadería ), habían echado el cierre ( desabastecimiento de mercaderías ). Puede darse un cierto descenso de precios en productos producidos en occidente ( inmobiliaria, automóviles ) de burgueses que se han quedado con superproducción atascada, pero se beneiciarán quienes sean solventes. En el sector hortofrutícola directamente va a haber destrucción de riqueza, y el ciclo D-M se acabará bruscamente en la M con la destrucción material del producto, y no habrá posibilidad de vender a la baja.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Francisco, excelentes comentarios.
    SALUD!

    ResponderEliminar