martes, 3 de septiembre de 2019

Guerra de Yemen: causas, consecuencias, balance de resultados (2)

Arabia saudí sólo podrá salir de Yemen si gana o fracasa por completo. De joven el príncipe saudí Mohamed Ben Salman tenía fama de ser moderno, aunque el culto a su inocencia se derrumbó una vez más cuando resultó ser un hombre brutal que se impuso por la fuerza. En particular, se ha dirigido a las élites religiosas wahabíes, a los oligarcas en el ámbito empresarial (de los que ha sacado miles de millones de dólares) y a países de la región como Qatar, Líbano y, por último, Yemen. El costo del compromiso militar saudí en este último país se estima entre 3.000 y 4.000 millones de dólares al mes.

El reino siempre ha interferido en Yemen, al que considera su patio trasero. Ya estaba pagando fuertemente a las tribus del norte para que mantuvieran el control de las mismas, porque siempre temió la brecha demográfica con Yemen, que podría alcanzar los 50 millones de habitantes en 2050. Arabia, por su parte, tiene apenas 20 millones de sauditas y 10 millones de no sauditas regularizados en su territorio. Esta brecha demográfica es aún más pronunciada en Emiratos Árabes Unidos, donde casi el 90 por ciento de la población es extranjera, al igual que en Kuwait y Qatar. Dado que el 60 por ciento de la población saudí procede del vecino Yemen, los saudíes siempre han temido la posibilidad desestabilizadora de que parte de su población se manifieste abiertamente en su territorio. Además de su potencial demográfico, el Yemen ocupa una posición geográfica estratégica que podría amenazar los intereses saudíes en caso de independencia y desarrollo nacional.

Los objetivos de Mohamed Ben Salman son extender el control saudí sobre los presuntos depósitos de hidrocarburos y especialmente sobre los supuestos recursos acuíferos de Yemen. El control de los puertos del Océano Índico y del Mar Rojo son los objetivos prioritarios de los saudíes, que han sido sustituidos por los rivales emiratíes. Mohamed Ben Salman también tiene como objetivo erradicar todos los rastros chiítas y pro iraníes en el flanco sur de su reino y esto es una emergencia: el alcance de los drones huthíes actualmente cubre casi todo el territorio saudí e incluso tienen el valor de sabotear los oleoductos de Aramco (Arabian Oil Company) en la propia Arabia saudí. Un espectacular ataque perpetrado por los huthíes destruyó recientemente dos petroleros lejos de allí, en el Estrecho de Ormuz. La pesadilla de la realeza saud está tomando forma gradualmente con el cerco militar progresivo de los representantes iraníes en la región.

Riyadh también tiene una opinión negativa sobre el juego emiratí en la formación de un nuevo ejército en Eritrea. Para contrarrestar la ubicuidad de Emiratos Árabes Unidos en el sur, Arabia saudí creó la Alianza Nacional del Sur en abril de 2018, uniendo a los partidarios del Congreso Popular General, las facciones del movimiento del sur, las facciones de Al-Islah, los nasseristas, los partidos salafistas... Riad fomenta las posiciones autonomistas, e incluso las demandas de afiliación de los movimientos políticos hadrami con Arabia saudí. En el noreste de Yemen, hacia la ciudad de Mareb, las dos principales tribus rivales sunitas de Murad y Abidah están unidas contra los huthíes. En esta región el general Ali Mohsen, Vicepresidente de la República de Yemen, puede seguir siendo el próximo hombre fuerte del país. Es un afiliado de Al-Islah que actualmente está consolidando un ejército con la ayuda de los saudíes. Es difícil determinar si el reino wahabí se beneficiaría de un Yemen unitario dirigido por uno de sus peones o de una partición del Yemen en dos o tres entidades.

Una guerra para los mercenarios

Al igual que Emiratos Árabes Unidos, Arabia saudí evita en la medida de lo posible luchar con sus preciosos soldados contra los huthíes. El reino se dirigió inicialmente a las tribus sunitas de Yemen, principalmente salafistas y luego reclutó masivamente mercenarios africanos y sudamericanos. Desde el comienzo del conflicto, ha contratado a unos 14.000 milicianos (salarios mensuales de unos 450 euros y primas de hasta 8.700 euros). La mayoría de ellos proceden de Sudán, que envía paramilitares de la Fuerza de Apoyo Rápido (RSF) y milicianos de la región de Darfur en lugar de sus propios soldados. Este país inestable está experimentando actualmente un pico de crisis que preocupa a Riad por el suministro de sus combatientes.

Según fuentes citadas por el New York Times, entre el 20 y el 40 por ciento de las unidades mercenarias sudanesas que sirven a los saudíes son niños de entre 14 y 17 años. Estas acusaciones son obviamente negadas por Jartum y Riad. La ONU ha informado de que en 2017 se reclutaron 842 niños soldados en el Yemen, algunos de ellos de tan sólo 11 años de edad. Las acusaciones "muy graves" también involucran a las Fuerzas Especiales Británicas (SAS), que supuestamente entrenaron a niños soldados y participaron en los combates, así como al Servicio de Inteligencia Exterior del Reino Unido (MI6), un aliado histórico de los saudíes. En total, once países africanos han enviado mercenarios al Yemen desde 2015 (Senegal, Níger, Malí, Somalia, Eritrea, Chad, Uganda...). Una asesora del Presidente de Uganda, Najwa Kdah, ha acordado con los Emiratos el envío de 8.000 soldados al Yemen, mientras que los saudíes y el Chad han llegado a un acuerdo secreto sobre unos 1.600 hombres de tribus árabes chadianas.

Entre los mercenarios, la mejor solución sigue siendo pedir a Al-Qaeda que calme los conflictos. Por lo tanto, no es sorprendente que Arabia saudí entregue armas estadounidenses a los peores enemigos de los huthíes, es decir, la AQPA y otros grupos terroristas en Yemen, en violación de los términos de su acuerdo de armas con Estados Unidos, según fuentes del Departamento de Defensa de los Estados Unidos citadas por CNN. Los representantes sunitas radicales como AQPA o la Brigada de los Gigantes, apoyada por Emiratos Árabes Unidos, están equipados con vehículos MRAP de fabricación estadounidense. Irónicamente, las armas también han sido recuperadas como botín de guerra por los rebeldes huthíes o compradas por otras milicias sunitas. El International Crisis Group, una ONG multinacional con sede en Bruselas, describe una "alianza tácita" entre la coalición y los combatientes de Al-Qaeda en Yemen. La coalición también luchó contra los huthíes en Adén con Ansar Al-Sharia, una milicia local creado por AQPA, así como en regiones del sur, como la capital cultural de Taiz. Según la ONG, AQPA ha adquirido "una amplia gama de nuevas armas, incluidas las armas pesadas procedentes de campos militares yemeníes o indirectamente de la coalición dirigida por Arabia saudí".

En 2017 el Middle East Eye reveló que el mayor movimiento de combatientes salafistas de Taiz había recibido armas y dinero de la coalición y que su comandante, Abu Al Abbas, fue denunciado más tarde como apoyo de Al-Qaeda y Califato Islámico por los estadounidenses y los saudíes. Una encuesta de Associated Press publicada en agosto de 2018 también confirma que las milicias respaldadas por la coalición han reclutado a cientos de combatientes de AQPA mediante acuerdos secretos para luchar contra los huthíes. Las entregas de armas de Arabia saudí a AQPA se remontan al menos a 2013, según Joke Buringa, asesora del Ministerio holandés de Asuntos Exteriores sobre Yemen. Dos de los cuatro principales comandantes apoyados por la coalición a lo largo de la costa del Mar Rojo son aliados de la rama yemení de Al Qaeda. Otro comandante yemení incluido en la lista de terroristas estadounidenses el año pasado por sus vínculos con AQPA seguiría recibiendo dinero de Emiratos Árabes Unidos para dirigir su milicia. Según estimaciones de funcionarios estadounidenses, la fuerza actual de esta rama de Al Qaeda se sitúa entre 6.000 y 8.000 combatientes. Y pretenderán sorprenderse por el surgimiento de AQPA más tarde... El dirigente número uno del Califato Islámico en Yemen, Abu Usama Al-Muhajir, así como otros miembros de dicho grupo terrorista, están mucho más en la mira de los saudíes que Al-Qaeda y fueron detenidos a principios de junio de 2019 por un comando yemení saudí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario