viernes, 6 de septiembre de 2019

El gran negocio de la ‘transición ecológica’

Ribera, ministra de Transición Ecológica
Esta mañana la agencia Europa Press ha publicado extractos de un estudio de Enel sobre la llamada “transición ecológica” titulado “Just E-volution 2030” (*).

Para aclarar el tipo de organismos que impulsan esa “transición”, hay que indicar que Enel no es ninguna universidad, ni centro de investigación, ni grupo ecologista. No es más que el principal accionista (italiano) de un monopolio español de la energía: Endesa.

El informe asegura que, como consecuencia del avance en la transición energética, el valor de la producción de las tecnologías asociadas al sector eléctrico se incrementará en España entre 7.000 y 8.000 millones de euros hasta 2030.

Todas estas cifras son absurdas, ya que no pretenden otra cosa que “vender la moto” a los más ingenuos, pero los grandes monopolios las necesitan para implementar su política económica.

Según el cuento de la lechera de Enel, los 8.000 millones de euros de valor industrial suponen un aumento neto de hasta 3.000 millones de euros respecto a la reducción del valor como consecuencia del cierre de las viejas tecnologías térmicas, estimado en unos 5.000 millones de euros hasta 2030.

Es una sencilla resta que les permite a los monopolios creer que van a salir ganando. De ahí que el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, afirme que el proceso de descarbonización es una oportunidad para modernizar la economía europea, revitalizar el sector industrial y asegurar el crecimiento económico sostenible y duradero.

Luego tienen que vender esta mercancía averiada a los posmodernos para tranquilizar su conciencia: la transición energética creará cerca de 100.000 nuevos empleos en España en los próximos años, promete Enel.

A su vez los posmodernos inflan el mismo producto a sus afiliados y votantes: la “transición ecológica“ creará 600.000 nuevos puestos de trabajo, asegura Podemos. La política de un monopolio como Enel y un partido como Podemos es la misma; sólo cambian las cifras de puestos de trabajo, que son falsas en ambos casos.

Como es lógico, la venta de una mercancía es algo distinto de la mercancía misma, de manera que la “transición energética” no tiene nada que ver ni con la creación de puestos de trabajo, ni con el clima, ni con el CO2. Es la política económica de los grandes monopolios internacionales.

(*) https://www.europapress.es/economia/energia-00341/noticia-transicion-energetica-creara-casi-100000-nuevos-empleos-aportara-8000-millones-valor-industrial-espana-20190906152731.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario