martes, 27 de agosto de 2019

Sexo, mafia y poder en el gobierno de Estados Unidos (3)

Lewis Rosenstiel, a la izquierda

Whitney Webb

En el centro de las operaciones de contrabando de licor de Bronfman durante la prohibición había dos intermediarios, uno de los cuales era Lewis “Lew” Rosenstiel. Rosenstiel comenzó su vida laboral trabajando en la destilería de su tío en Kentucky antes de la prohibición. Tan pronto como entró en vigor la ley que prohibía el alcohol, Rosenstiel creó la Schenley Products Company, que más tarde se convertiría en una de las empresas de distribución de alcohol más grandes de Norteamérica.

Aunque en la escuela demostró torpeza y en ese momento no tenía una “agenda” particularmente extensa, Rosenstiel tuvo la “oportunidad” de conocer a Winston Churchill en 1922 mientras estaba de vacaciones en la Costa Azul. Según el New York Times, Churchill le aconsejó que se preparara para la autorización de la venta de alcohol en Estados Unidos. Rosenstiel logró obtener el apoyo financiero de la empresa elitista y altamente respetada de Wall Street, Lehman Brothers, para financiar su compra de las destilerías que habían sido cerradas.

Oficialmente se dice que Rosenstiel construyó su fortuna después de la prohibición, siguiendo el consejo de Churchill de prepararse para ello. Sin embargo, estaba claramente involucrado en operaciones de contrabando e incluso fue procesado por ello en 1929, aunque logró eludir la condena. Al igual que Bronfman, Rosenstiel estaba cerca del crimen organizado, particularmente de los miembros de la alianza de la mafia principalmente judeoamericana e italoamericana conocida como el Sindicato Nacional del Crimen.

Investigaciones sucesivas en el estado de Nueva York sugieren que Rosenstiel formaba parte de un consorcio con miembros del mundo criminal que compraba alcohol en Canadá a Samuel Bronfman, cuyos otros miembros eran Meyer Lansky, el famoso padrino de la mafia, Joseph Fusco, socio del difunto gángster de Chicago Al Capone, y Joseph Linsey, un hombre de Boston que Kelly, una investigadora parlamentaria que prestó declaración, identifica como un traficante de alcohol convicto. La relación de Rosenstiel con estos hombres, particularmente con Lansky, continuó después de la prohibición y Samuel Bronfman, por su parte, continuó manteniendo sus lazos mafiosos.

Además de sus amigos de la mafia, Rosenstiel también cultivó estrechos lazos con el FBI, desarrollando una relación muy estrecha con el antiguo director del FBI, J. Edgar Hoover, nombrando a la mano derecha de Hoover, Louis Nichols, que fue durante mucho tiempo su asistente en el FBI, vicepresidente del imperio Schenley en 1957.

A pesar de situaciones similares a las de los barones del contrabando, que se habían convertido en hombres de negocios “respetables”, las personalidades de Bronfman y Rosenstiel eran radicalmente diferentes y su relación era, en el mejor de los casos, complicada. Un ejemplo de las diferencias entre estos poderosos barones del contrabando de licores en Estados Unidos es la forma en que tratan a sus trabajadores. Bronfman no era conocido por ser un jefe cruel, mientras que Rosenstiel era conocido por su comportamiento errático y “monstruoso” hacia sus trabajadores, así como por la inusual práctica de colocar micrófonos en sus oficinas para averiguar qué decían de él sus trabajadores durante su ausencia.

Tales diferencias entre Bronfman y Rosenstiel también se reflejaron en sus vidas personales. Mientras Bronfman se casó una sola vez y permaneció fiel a su esposa, Rosenstiel se casó cinco veces y era conocido por sus relativamente discretas aventuras bisexuales, un aspecto de su vida bien conocido por muchos asociados y trabajadores cercanos.

Aunque durante años sólo se encontraron pistas sobre este otro lado del controvertido empresario, los detalles surgieron más tarde en un juicio de divorcio iniciado por la cuarta esposa de Rosenstiel, Susan Kaufman, que apoyó estas acusaciones. Kaufman alegó que Rosenstiel organizó extravagantes fiestas en las que participaron “prostitutas masculinas” que su esposo había elogiado “por el gusto” de algunos invitados, entre los que se encontraban destacados dignatarios del gobierno y destacadas personalidades del mundo criminal clandestino de Estados Unidos. Kaufman repetiría las mismas declaraciones juradas más tarde, durante la audiencia de la Comisión Legislativa Mixta sobre el Crimen en el Estado de Nueva York en la década de 1970.

Rosenstiel no sólo organizó estas fiestas, sino que también se aseguró de que el lugar estuviera lleno de micrófonos que grabaran los caprichos de sus invitados en las orgías. Estas grabaciones de audio, según Kaufman, se guardaban con fines de chantaje. Aunque las declaraciones de Kaufman son escandalosas, su testimonio fue considerado creíble y muy apreciado por el antiguo asesor principal del Comité contra el Crimen, el juez Edward McLaughlin de Nueva York, así como por el investigador del Comité, William Gallinaro, y algunos aspectos de su testimonio fueron corroborados posteriormente por dos testigos distintos que Kaufman no conocía.

Estos “equipos de chantaje” abrieron una ventana a una operación que más tarde sería más sofisticada y crecería enormemente en la década de 1950 bajo la dirección del “comandante de campo” de Rosenstiel (un apodo dado por Rosenstiel a un individuo que pronto será nombrado en esta investigación). Muchas personas vinculadas al “comandante de campo” de Rosenstiel durante las décadas de 1970 y 1980 vieron aparecer sus nombres de nuevo en la prensa, tras la reciente detención de Epstein.

https://www.mintpressnews.com/shocking-origins-jeffrey-epstein-blackmail-roy-cohn/260621/


Capítulo 1 | Capítulo 2 | Capítulo 4 | Capítulo 5 Capítulo 6 | Capítulo 7 | Capítulo 8 | Capítulo 9 | Capítulo 10 | Acusan de pedofilia a Clinton y a altos dirigentes políticos y financieros mundiales | Además de explotar a los trabajadores, los capitalistas violan a su hijas como hacían los señores feudales | De la alta sociedad a la más baja política

1 comentario:

  1. "Existe abundante literatura que implican a Epstein, a Robert Maxwell y a su hija Ghislaine como operadores del Mossad."

    https://mundo.sputniknews.com/firmas/201908161088393133-sombras-del-mossad-del-suicidio-de-epstein-a-la-desaparicion-de-su-exnovia-/

    ResponderEliminar