viernes, 23 de agosto de 2019

Hong Kong: una mano negra mueve los hilos de la guerra comercial contra China

Salman Rafi Sheikh

Una parte importante de la política exterior norteamericana se basa en promover la "política del caos", porque el caos desempeña un papel clave en el mantenimiento de la hegemonía norteamericana en la escena internacional. La "política del caos" no es sólo una estrategia utilizada contra Estados rivales y competidores estratégicos; también es una demostración de la obsesión del Estado profundo estadounidense por la hegemonía mundial unilateral y por negar a otras potencias (emergentes) su debido estatus y su capacidad para desafiar la primacía estadounidense.

Por lo tanto, lo que estamos presenciando en Hong Kong no es un levantamiento indígena contra China, sino más bien una "política del caos" diseñada para desestabilizar la región con el fin de perjudicar a China política y económicamente. ¿Sería una coincidencia si el momento de las protestas coincidiera perfectamente con el amanecer de la tecnología 5G fabricada en China, un invento que tiene el potencial de tomar el control del mundo de las telecomunicaciones y erosionar aún más la hegemonía estadounidense?

Los manifestantes de Hong Kong no decepcionaron a sus financiadores. Muchos manifestantes fueron vistos portando banderas estadounidenses, tocando el himno nacional estadounidense y pidiendo al Congreso estadounidense que aprobara la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong.

Los que protestan dicen que esta ley contribuirá a la implementación del sufragio universal en Hong Kong para 2020; en realidad, se convertirá en una herramienta en manos de las camarillas estadounidenses, permitiéndoles imponer sanciones a los políticos chinos con el pretexto de que están cometiendo supuestas violaciones de los derechos humanos. Este proyecto de ley requeriría que la Casa Blanca llevara a cabo una revisión anual para determinar si el estatus comercial especial de Hong Kong, que permite que sea reconocido como un territorio aduanero separado de la China continental, todavía puede ser justificado.

La ley pretende frustrar la "autonomía y libertad" de Hong Kong, que está siendo erosionada por la "interferencia china". Le daría al Presidente de Estados Unidos el poder de "identificar a las personas responsables del secuestro de libreros y periodistas de Hong Kong y a aquellos que son cómplices en la supresión de las libertades fundamentales en Hong Kong, incluyendo a aquellos que son cómplices en el retorno a la China continental de personas que han ejercido derechos reconocidos internacionalmente, para su detención o enjuiciamiento, y para embargar sus activos con sede en Estados Unidos y negarles la entrada en Estados Unidos". Dar carta blanca al Presidente de Estados Unidos para imponer sanciones a casi cualquier persona que se considere peligrosa e incontrolable.

Esta legislación, que es nada menos que una receta para la interferencia directa, es aparte de la "mano negra" ya presente en Hong Kong por parte de los funcionarios estadounidenses, que financian a los manifestantes y les ayudan a organizarse a gran escala.

Hasta ahora, las autoridades chinas han mostrado moderación. Pero el grado de aumento y propagación de las protestas, financiadas por organizaciones representativas, significa que Estados Unidos está presionando deliberadamente a China para que actúe. Si los chinos reprimen las protestas por la fuerza y algunos manifestantes mueren, permitirán a Estados Unidos atraer a sus aliados occidentales y europeos a un boicot económico contra China. Esto perjudicaría a China, ya que una serie de países europeos como Alemania e Italia, que tienen florecientes lazos comerciales y de inversión con China y están lejos de ser entusiastas de subirse al tren antichino de Estados Unidos, se verán obligados a tomar alguna medida contra China. Por lo tanto, el Estado profundo de Estados Unidos está dispuesto a utilizar la crisis de Hong Kong en su beneficio y a castigar a Pekín por la forma en que sigue desafiando las sanciones de Estados Unidos, por ejemplo, contra Irán.

El estallido de manifestaciones en Hong Kong sirve directamente a los intereses de Estados Unidos con respecto a China. Si estallan protestas a gran escala en Hong Kong y se hace posible una situación de guerra civil, el resultado será una fuga masiva de capitales del tercer mercado financiero más grande del mundo. En ausencia de este mercado financiero en Hong Kong, China debería celebrar sus futuros acuerdos financieros con países sobre los que no tiene control político.

Los acontecimientos de Hong Kong pueden ser el siguiente paso después de la guerra comercial que Estados Unidos impuso a China y que perdió debido a la resistencia y capacidad de China para resistir las presiones económicas externas. Incluso los aliados estadounidenses en la región -India y Japón, dos socios clave de la "Estrategia Indo-Pacífica" de Estados Unidos- se han negado a unirse a los esfuerzos antichinos de Estados Unidos y, de hecho, están buscando un acercamiento. En el frente de Huawei, a pesar de los esfuerzos de Estados Unidos para criminalizar a la empresa, ésta ha anunciado un aumento del 30 por ciento en los ingresos y ha firmado 50 contratos 5G, incluyendo 28 en Europa, en lo que va de año.

La única opción viable que le queda a Estados Unidos para controlar y forzar a China es la desestabilización masiva en Hong Kong y, por tanto, el cierre de las puertas de la inversión extranjera y del capital a la economía continental cerrada de China.

Si Estados Unidos puede manipular la autonomía de Hong Kong, puede perjudicar a la economía china. Estados Unidos ya tienen una fuerte presencia en Hong Kong. Más de 85.000 ciudadanos estadounidenses viven allí y casi 1.400 empresas estadounidenses operan allí. El superávit comercial de Estados Unidos en Hong Kong en 2017 fue de 32.600 millones de dólares.

Por lo tanto, dado que el objetivo final es la inestabilidad masiva para paralizar a China, lo que deberíamos esperar en el futuro son protestas más violentas y masivas de lo que ha sido el caso hasta ahora. De hecho, dependería en gran medida de cómo manejen la situación los chinos. Los rusos ya están discutiendo con los chinos una estrategia común para contrarrestar las protestas en Hong Kong y Moscú. Moscú, por supuesto, tiene mucha más experiencia que Pekín en la gestión y la lucha contra las campañas de protesta financiadas por el extranjero y también está dispuesta a beneficiarse de esta experiencia con la "mano negra" estadounidense en Hong Kong.

https://journal-neo.org/2019/08/21/roots-of-chaos-in-hong-kong-go-deep-into-washington/


Más información:
- Hong Kong y Moscú: autopsia de las ‘revoluciones de colores’
- El imperialismo estadounidense dirige la desestabilización de Hong Kong
- ¿Por qué los hongkoneses no están luchando por la independencia?
 

1 comentario: