jueves, 6 de junio de 2019

¿Por qué no responde Siria a los continuos bombardeos de la aviación israelí?

El pasado domingo y el lunes la aviación israelí llevó a cabo ataques con misiles en la provincia de Quneitra, cerca del Golán ocupado, así como contra en Damasco y el aeropuerto militar T4 de Homs.

En el último ataque, la aviación israelí utilizó un avión teledirigido que entró desde Líbano. La defensa antiaérea siria derribó dos misiles en el aire pero un tercero alcanzó una reserva de equipo militar causando daños.

El aeródromo T4 es la puerta de entrada a las provincias de Homs y Deir Ezzor y ha sido atacado varias veces por los israelíes porque suele ser utilizado en ocasiones por los asesores militares iraníes.

Desde el punto de vista militar, aunque el gobierno de Tel Aviv afirma que apunta contra las bases del Eje de la Resistencia, especialmente de Irán y Hezbollah, las incursiones son absolutamente ineficaces.

No existe respuesta por parte del ejército sirio y de la resistencia, que sería un caso claro de legítima defensa. Ayer Nasser Kandil, redactor jefe del diario libanés Al-Binna, explicaba los motivos de esa pasividad.

“Aunque Israel sigue amenazando los objetivos de Hezbolah y las posiciones de Irán, a veces llegando incluso a actuar, es muy consciente de que estas operaciones, que parecen ser golpes de espada en el agua, no han sido capaces de reducir en un ápice la capacidad defensiva de Irán y de las fuerzas de la resistencia”, escribe Kandil.

La prueba de ello, dice, es la resistencia mostrada por el frente antisionista, que ha puesto a Israel en una situación de pánico y preocupación permanentes.

Los ataques israelíes no siempre reciben la misma respuesta. “A veces son mordaces e impactantes, a veces se posponen para una fecha posterior. Pero esa inacción, ese silencio, preocupa a los israelíes más que cualquier otra cosa, porque cuando se pospone la respuesta, la sombra de futuras sorpresas, y de una posible guerra, sigue colgando como una amenaza sobre las cabezas con kippa [gorro típico judío] que pueblan los territorios ocupados”, añade Kandil.

“En 2018 todos los enfrentamientos armados en las alturas del Golán ocupado, o los de las granjas de Shabaa en 2015, deberían haber provocado potencialmente respuestas serias que plantearan serias amenazas a los intereses de Israel y Estados Unidos. Pero la Resistencia ha preferido hasta ahora dejar estos ataques sin respuesta. Todo el mundo recuerda el accidente de un avión israelí en 2018. Las primeras imágenes del F-16 israelí tomadas por la DCA [defensa antiaérea] siria circularon ampliamente en la web”, argumenta el periodista libanés.

Según Kandil hay dos razones principales por las que un gran número de ataques israelíes contra Siria no tienen respuesta:

“En primer lugar, los sirios saben muy bien que la campaña militar israelí tiene por objeto provocar a Damasco. En segundo lugar, los ataques se producen en un momento político muy delicado. Cualquier reacción militar por parte del Eje de la Resistencia podría desencadenar guerras aún más complicadas y peligrosas, y Siria, Irán y Hezbolah lo han entendido bien”.

El autor concluye: “Israel ve un gran bloque que se levanta frente a él, empezando por Líbano, Siria, Gaza e Irak y extendiéndose hasta Irán y Yemen. Sabe que una vez que comience la guerra en el Golfo Pérsico, será atacado por Siria, Gaza y Líbano. De ahí sus amenazas de muerte, sus faroles y especialmente sus fanfarronadas. La situación es muy diferente para Hezbolah, que tiene la capacidad de llevar a cabo con éxito cualquier operación terrestre”.

1 comentario:

  1. Para conocer al enemigo hay que interacuar con él. Gracias a ello se puede conocer el potencial de sus armas. Por ello EEUU intenta provocar una respuesta antiaérea rusa con lo más avanzado de su tecnología. Lógicamente, no necesita hacerlo de forma directa, sino a través de un país satélite, Israel, que ha recibido enormes cantidades de material bélico de EEUU a pagar "sine die". Una respuesta rusa con su material más moderno permitiría evaluar dicho material y aportaría información valiosísima para el desarrollo de futuras armas capaces de adaptarse y contrarestar a lo más moderno del enemigo.
    La actuación rusa en Siria ha evitado exhibir su material más moderno: por ejemplo no se ha podido ver al tanque T-14 en acción, o al sistema antiaéreo S-400.

    ResponderEliminar