martes, 19 de marzo de 2019

El último montaje de los ‘ecologistas’: Greta Thunberg, la marcha verde y el calentamiento planetario

Greta Thunberg, la joven instrumentalizada
La marcha verde del viernes fue el enésimo montaje de la burguesía imperialista para arrastrar a muchas personas en el mundo entero detrás de consignas delirantes sobre el calentamiento del planeta y los estragos que va a causar a la humanidad dentro de muy poco tiempo.

La tramoya la han repetido hasta la saciedad: una niña sueca de 16 años, Greta Thunberg, que padece autismo, lleva cinco meses manifestándose con declaraciones como ésta (tomen nota):

“No quiero que estés desesperado, quiero que entres en pánico. Quiero que sientas el miedo en mí todos los días y actúes, como si hubiera un incendio, porque lo hay. Todavía hay una pequeña posibilidad de detener las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar el sufrimiento de una gran parte de la población mundial”.

Definitivamente los seudoecologistas y sus mentores se han pasado de rosca; no han medido bien sus pasos. Los gabinetes de imagen que orquestan este tipo de vodeviles no necesitaban sensaciones tan intensas.

Tras la farsa de Greta Thunberg se encuentra un comercial sueco de las relaciones públicas, Ingmar Rentzhog, un personaje mucho más interesante que el libreto que ha representado en todos los escenarios imaginables. Sus hazañas las ha investigado el periodista sueco Andreas Henriksson y fueron denunciadas ya a finales del año pasado (1), así que deberían ser conocidas.

El montaje de Greta Thunberg comienza el 20 de agosto. Ingmar Rentzhog, cofundador de una de esas empresa emergentes con ganas de deslumbrar al mundo y ganar mucho dinero, “We Don’t Have Time”, llevó a la adolescente al Parlamento sueco e inmediatamente publicó un mensaje en su perfil de Facebook.

Fue el primer día de la protesta iniciada por Greta. Sólo cuatro días después, el 24 de agosto, aparece en los escaparates de las librerías una autobiografía donde mezcla crisis la familiar con la crisis climática. Se titula “Scener ur hjärtat” y sus autores son Malena Ernman, la madre de Greta, Svante Thunberg, su padre, Beata, su hermana, y Greta.

Los padres artísticos son muy conocidos en Suecia; Greta, todavía no.

Ingmar Rentzhog y la familia de Greta ya se conocían y participaron juntos en una conferencia sobre el clima el 4 de mayo, así que había poco espacio para la casualidad en la protesta frente al Parlamento.

Todo ha sido cuidadosamente diseñado para transformar a la joven sueca en una heroína internacional, tan pronto como el primer artículo apareció en el diario más leído del país, Aftonbladet (2), pocas horas después del mensaje de Rentzhog en Facebook.

“We Don't Have Time”, la empresa fundada por Rentzhog en 2016, pretende crear una red social de más de 100 millones de miembros, que influirá en los políticos y capitalistas del mundo entero para combatir el calentamiento del planeta. Para ello, ha captado ya cientos de miles de direcciones de correo electrónico.

Entre los accionistas de la nueva empresa se encuentran los miembros de dos familias interconectadas, la familia Persson, hijos del multimillonario Sven Olof Persson, que hizo fortuna, entre otros, con la venta de automóviles, y la familia Rentzhog. Ambas familias no tienen ninguna relación con la ecología. Son especuladores.

En mayo del año pasado, Ingmar Rentzhog fue contratado como Presidente y Director Ejecutivo del grupo de expertos Global Utmaning, para promocionar el “desarrollo sostenible”. Su fundadora es Kristina Persson, hija del multimillonario y antiguo ministro socialdemócrata de Desarrollo Estratégico y Cooperación Nórdica entre 2014 y 2016.

Para las próximas elecciones europeas se está formando una alianza política que va desde la socialdemocracia hasta la reaccion sueca. El enemigo es la “ultraderecha” que está surgiendo en Europa.

El 16 de enero Global Utmaning anunciaba en las redes sociales su colaboración con Global Shapers, una comunidad de jóvenes cachorros de entre 20 y 30 años a los que consideran con potencial para jugar un papel en el futuro como dirigentes políticos. La red fue creada por el Foro Económico Mundial en 2011 y sus dirigentes tienen la intención de “salvar el planeta” al mismo tiempo que mantienen el crecimiento económico.

Esos son los pilares del montaje. Por un lado, una plataforma digital como “We Don’t Have Time” que despegó hace unos meses gracias al montaje Greta Thunberg. Por el otro, una familia de multimillonarios con un antiguo ministro que invierte en el plan, contrata a Ingmar Rentzhog y a un grupo de expertos capaz de implementar las políticas de “desarrollo sostenible”.

Una copia de este mismo plan a escala local lo tendremos en España durante la campaña electoral prevista para el mes de abril, que el PSOE ya tiene previsto y que se viene anunciando desde los medios digitales de la sociademocracia: Público, ElDiario.es, InfoLibre, El Salto Diario y similares. El enemigo es “la ultraderecha”, o mejor dicho: vienen a por nosotros porque nosotros somos el enemigo de “la ultraderecha” que quiere acabar con los “derechos adquiridos”...

El PSOE ya ha puesto en marcha a sus satélites en una campaña para “frenar a la ultraderecha”, donde los “ecologistas” desempeñarán un papel fundamental porque es lo que les viste de cierto perfume “progresista”, alternativo y reivindicativo.

(1) https://uvell.se/2018/12/11/pr-spinnet-bakom-greta-thunberg/
(2) https://www.aftonbladet.se/svenskahjaltar/a/G1AL4q/greta-15-skolkar--for-klimatets-skull

8 comentarios:

  1. Excelente.
    Alguien tenía que decirlo (por ejemplo,este blog).

    ResponderEliminar
  2. Por citar a F. Nietzsche: "...esta es la mentira que desliza de su boca: Yo, el Estado, soy el Pueblo".

    ResponderEliminar
  3. No sé si esta dentro de una campaña o no pero que la necesidad de hacer las cosas bien, es real

    ResponderEliminar
  4. Primera impresión al llegar a las 12 h a la Puerta Sol, muchos jóvenes pero no hay camisetas. Era desconcertante. Fue un goteo disperso. Siempre hemos dicho que las camisetas son un reflejo fiel, definen el carácter de una manifestación, una organización social, un concierto… Luego he comprendido viendo el vídeo de una asamblea el por qué de ese vacío. https://elpais.com/sociedad/2019/03/15/actualidad/1552653279_352247.html?autoplay=1

    El movimiento se define el movimiento como APARTIDISTA, SIN IDEOLOGÍA, sin pancartas de partidos o sindicatos, con lemas propios. Qué sospechoso. Según manifiestan en asamblea: “Vamos a unirnos todos por una serie de demandas y vamos a exigir esas porque, si el sindicato de estudiantes grita “Abajo el capitalismo” y al lado van un grupo que no quiere que se acabe el capitalismo podía resultar contradictorio y hubiera choque de fuerzas”. El Sindicato de Estudiantes: “somos partidarios de que a la lucha, se puedan unir partidos de izquierda, asociaciones, etc. otras fuerzas. Lo que no estamos a favor es de diluir las luchas, de ocultar las banderas, de ocultar los signos”. Un movimiento tan transversal y en momento de elecciones es fácilmente manipulable por los partidos, es un peligro. Respuesta: “Pues si os parece un peligro no os suméis. Nosotros hemos decidido organizarnos así, sin política, sin nada, intentando reproducir Friday`s for futuro, intentando añadir cosas de España, reivindicar cosas y ya está, pero sin ningún tipo de lema con ideología” ¡Qué peligro! ¡Qué contradicción! Porque en los carteles se está por el vegetarianismo – carteles de no comer carne--, contra los bancos –carteles contra la banca--, contra los vuelos –, contra la manipulación climática (vuelos)… y eso es estar contra el capital, las grandes corporaciones, la agricultura o cría de ganado intensiva, etc, … puro capital.

    En vista de la escasez de camisetas y la multitud de carteles pasé a fotografiar los lemas de los carteles. Una manifestación espontánea de lanzar consignas surgido en el 15Mayo2011 que se ha consolidado y ayer resultaba confuso el nuevo 15M. Dos movimientos llevaban pancartas, que yo viera, el Sindicato de Estudiantes y la Plataforma contra Manipulación Climática. Y un grupo de 10 o 12 personas llamaba la atención porque, sin pancarta, pero iban todos con la misma camiseta, verde con arbolito. Coincidimos en hacer la foto de grupo porque era llamativo, parecía portada del reportaje. En casa vemos que es una camiseta publicitaria de COCA COLA, eso sí, el texto bien disimulado abajo en pequeñito ¿eso es no ideología?

    Un movimiento sin articulación política pero que exige medidas a los políticos. ¿Qué pasa con los movimientos ecologistas consolidados, incluso los partidos políticos medio ambientales (EQUO) o animalistas (PACMA). Si el movimiento se manifiesta contra los partidos ¿no votarán ni siquiera a esos partidos que son los que llevan la lucha efectiva al parlamento? ¿Cómo conseguirán los cambios? Creo que se parte de una premisa falsa, expulsar en lugar de aunar fuerzas con movimientos experimentados en la defensa del medio ambiente y de objetivos amenazados.

    ResponderEliminar
  5. Las dos fuentes que cita este movimiento de resistencia para avanzar su análisis frente al llamado a un movimiento contra el cambio climático: La primera, un diario normal, que cubre la figura de Greta Thunberg de manera periodística, sin mucho detalle, y que termina diciendo que sus padres han escrito un libro sobre su convivencia familiar y su compartida angustia respecto del ciclo ecológico global - nada más, ni siquiera si se publicó antes, después o durante alguna de las sentadas de Greta Thunberg ... La segunda fuente, un blog de una opinadora sueca, orgullosa votante del liberal conservador Partido Moderado, que vende su pluma para promover tendencias de opinión al gusto del cliente ... Sólido análisis este, para una sólida resistencia ... donde hay que inscribirse, campeones ... ???

    ResponderEliminar
  6. Pues deberías inscribirte con los Verdes, naturalmente, para hacer análisis más sólidos que éste, en los que en lugar de criticar a las fuentes, se critique el contenido. ¿No conoces aquello de “matar al mensajero”?

    ResponderEliminar
  7. El síndrome de Asperger no es una enfermedad. Es un trastorno del desarrollo englobado dentro de los trastornos del espectro del autismo. En el DSM-V (última edición del manual de diagnostico de trastornos mentales) desaparece la denominación "Síndrome de Asperger" para pasar a llamarse trastorno del espectro del autismo (TEA) de grado 1. Es redundante decir que alguien tiene autismo y síndrome de asperger, pues éste último está dentro del autismo, y es incorrecto denominar al asperger como una enfermedad cuando es un trastorno o síndrome.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la aclaración y aunque el artículo original lo consigna de esa manera, lo corregimos.

    ResponderEliminar