jueves, 14 de marzo de 2019

¿Cómo contribuyó el ejército de Estados Unidos a crear el Califato Islámico?


Un veterano del ejército estadounidense que participó en la invasión de Irak, Vincent Emanuele, explica en una carta la formación del Califato Islámico. “Ayudé a crear Daech” es el nombre de su testimonio (*).

Destinado en Irak entre 2003 y 2005 con el 1 Batallón, 7 Regimiento de Marines, el soldado afirma haber “visto y participado diariamente en obscenidades” cometidas por el ejército de Estados Unidos, empezando por los residuos tirados por la ventana:

“No pude evitar pensar en los niños que mis compañeros de clase bombardeaban con bollos de sus raciones. No sólo se arrojaron caramelos a los niños, sino también botellas de agua llenas de orina, piedras, escombros y otros objetos. Me pregunto cuántos miembros de Daech y otras organizaciones terroristas recuerdan estas pequeñas cosas”.

Luego, el soldado habla de la tortura. “Nunca tuve la desgracia de trabajar allí”, pero recuerda que “los marines le contaron cómo golpearon, abofetearon, patearon, codearon, arrodillaron y golpearon a los irakíes en la cabeza” y “obligaron a los hombres irakíes a tener relaciones sexuales con otros prisioneros mientras sostenían cuchillos contra sus testículos, a veces sodomizándolos con palos”. Conocemos al menos a uno de los prisioneros que sobrevivieron, dice: Abu Bakr Al-Baghdadi, el dirigente del Califato Islámico.

“Hoy en día, Irak es un estado completamente devastado. La gente ha sido envenenada y mutilada; el medio ambiente natural ha sido envenenado por las bombas de uranio enriquecido. Después de 14 años de guerra antiterrorista, una cosa es cierta: Occidente se ha convertido en un maestro en la práctica de la barbarie y en la creación de estados fallidos”, explica en su carta.

Después de todos estos años, el Emanuele afirma estar “atormentado” por las “miradas cálidas y vítreas de los niños irakíes” y de aquellos a los que mató. Sus pesadillas y pensamientos le recuerdan “incesantemente de dónde viene Daech”. Ese odio, “comprensible aunque lamentable, se dirigirá contra Occidente en las próximas décadas”, previene.

“En el futuro, la forma en que Occidente gestione el terrorismo dependerá en gran medida de su decisión de mantener esta actitud terrorista. La manera más obvia de evitar la creación de futuras organizaciones como Daech es oponerse a la militarización occidental en todas sus formas: golpes de estado de la CIA, guerra de poder, ataques con aviones teledirigidos, campañas de contrainsurgencia, guerra económica, etc.”, concluye.

(*) http://www.informationclearinghouse.info/article43772.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario