jueves, 10 de enero de 2019

Un muerto en cinco días de huelga de las trabajadoras del textil de Bangladesh

Las trabajadoras del textil de Bangladesh llevan cinco días de huelgas y enfrentamientos con la policía en los suburbios del norte de Dhaka.

Según Reuters, varios miles de trabajadoras bloquearon las carreteras del norte de la capital, y los enfrentamientos con la policía han causado un muerto y varios heridos.

Bangladesh es el mayor fabricante mundial de textil, después de China. Unos 3,5 millones de obreros, en su gran mayoría mujeres, trabajan en las fábricas textiles del país.

Ayer el gobierno anunció que estudiará la posibilidad de aumentar el salario mínimo de las obreras del sector. El anuncio fue hecho por el Ministro de Comercio de Bangladesh, Tipu Munshi, quien espera poner fin a los enfrentamientos que comenzaron el viernes pasado.

El martes se anunció la formación de un comité tripartito, que reúne a los gerentes de planta, representantes sindicales y emisarios del gobierno. El comité formado para estudiar el aumento de los salarios podrá resolver este problema durante este mes, dijo el ministro a la prensa local.

El temor del gobierno es que la lucha de las obreras se sume a las protestas que se vienen produciendo tras las fraudulentas elecciones de diciembre pasado.

A principios de este año entra en vigor el aumento salarial anunciado el pasado mes de septiembre, que eleva el salario mínimo a 8.000 takas, unos 82,75 euros. Un aumento del 51 por ciento, que también es el primero desde el que siguió a la tragedia de Rana Plaza en 2013.

Sin embargo, la Central Sindical de la Confección señala que esta cantidad se aplica sólo a una pequeña fracción de las 3,5 millones de trabajadoras en los que se basa la industria textil.

Con 15.300 millones de euros de ropa exportados a Europa en 2017 y 8.000 millones de euros en el primer semestre de 2018, Bangladesh es el segundo mayor proveedor de ropa de la Unión Europea. El país está alcanzando gradualmente a China (10.500 millones en la primera mitad de 2018). Bangladesh fue el primer beneficiario del abandono por parte de China de una gran parte de la producción de prendas de vestir de nivel básico, inducido por los aumentos salariales de os trabajadores de aquel país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario