viernes, 20 de septiembre de 2019

Mueren tres manifestantes durante enfrentamientos y motines con la policía en Argelia

Tres personas murieron el miércoles por la noche durante los enfrentamientos entre manifestantes y policías en la región de Relizane, a 300 kilómetros al oeste de Argel.

Los choques se produjeron a causa de la muerte de un adolescente de 15 años que fue atropellado por un vehículo de la policía, un accidente que también causó heridas graves a un hombre de 25 años que viajaba con él en un vehículo de dos ruedas.

En represalia, los disturbios estallaron alrededor de las 10 de la noche, cuando varios vecinos cortaron el camino de la ciudad con piedras y barricadas incendiarias con neumáticos.

Los manifestantes saquearon los edificios públicos e intentaron asaltar la comisaría de la ciudad para capturar al policía que causó el accidente, según ha reconocido la fiscalía.

El diario El Khabar afirma que los policías comenzaron a disparar desde el interior de la comisaría de policía, causando la muerte de tres manifestantes.

Al dia siguiente por la mañana, los vecinos realizaron una sentada para protestar por las muertes.

El Ministerio argelino de Interior ha abierto una investigación oficial, según ha informado en un comunicado de prensa.

Los manifestantes asaltan una comisaría y matan a un jefe de policía en Mali

Los vecinos de Niono, en la región de Segou, llevaron a cabo ayer un levantamiento sin precedentes. Atacaron la comisaría de policía, la saquearon y mataron al comisario Idrissa Tounkara.

En internet un vídeo ha mostrado el cuerpo sin vida del policía en el patio de la comisaría. El balance provisional es de dos muertos, un policía y un civil, y varios heridos.

Hace una semana el comisario de policía ya tuvo que abandonar la ciudad por la presión popular. Según los vecinos, todo comenzó por un control policial durante el cual un policía pateó a un ciudadano.

Los vecinos atacaron al comisario al que consideran como responsable de no castigar al policía maltratador. Ayer los manifestantes irrumpieron en la comisaría de policía donde se encontraban el comisario y sus hombres.

En respuesta a la determinación de los vecinos, la policía disparó, hirió y mató a uno de los manifestantes que había logrado acceder hasta el patio de la comisaría. El comisario Idrissa Tounkara fue ejecutado por la multitud que destruyó la comisaría y los demás policías huyeron.

La información se ha difundido ampliamente en redes sociales africanas con imágenes de apoyo. Durante varios días la tensión ha sido muy alta, según el jefe de los “griotes” (*) de Segou, Mamadou Kouyaté. Unos delegdos trataron de mediar entre los vecinos y la policía, pero no logró su objetivo.

En Fana, otra ciudad de Mali, los vecinos también se quejan del hostigamiento de la policía, que practica continuos controles por la noche.

En Mali la población considera a la policía como su enemigo, un factor de opresión, lo que ha exacerbado la crisis en el norte y el centro del país.

(*) En las culturas africanas el “griot”, también llamado “djeli” o “jali”, es un bardo o persona que recita viejos relatos de la tradición oral entre los vecinos.

‘La criminalización de las protestas es una política de Estado’

La disertación más aplaudida durante el segundo día de la Cumbre de los Pueblos Afectados por la Minería que se celebra en Perú, fue la que abordó la criminalización de las protestas. En ella se afirmó que es una política de Estado frente a las luchas sociales.

El trasfondo es un asunto de persecución política y penal en contra de los manifestantes y dirigentes, expuso Jorge Tacuri Aragón, abogado de comunidades y pueblos originarios.

Debido a que las acciones que se realizan en una protesta pueden ser calificadas como criminales, señala que debe considerarse que quien realiza la manifestación lo está haciendo por defender un derecho o bien jurídico mayor.

Según explicó Tacuri, en las manifestaciones donde se bloquean las pistas, por ejemplo, no tendrían que tomarse como actos criminales “por lo que no existiría lugar para una denuncia penal contra los manifestantes”, dijo.

“Siempre existe un sesgo en las protestas a nivel nacional. Se cree que porque alguien se paró en medio de la pista a impedir el paso de algún vehículo ya está cometiendo un delito. Ya es un delincuente y ya debería estar en la cárcel”.

Los 24 detenidos durante los dos meses de paro indefinido en Cocachacra, fueron intervenidos bajo el cargo de disturbios en contra de la tranquilidad pública. Así lo informó Arturo Dueñas Segura, abogado defensor de la mayoría de manifestantes del Valle de Tambo,

Dijo que antes de las 48 horas fueron liberados debido a que no existen pruebas contundentes para sustentar las denuncias que pesan en su contra. “Esto sucede porque la policía interviene en el momento de las protestas. Pero cuando se les pide sus declaraciones, la mayoría de las veces se contradicen, y yo he estado presente durante esas diligencias”

Este caso fue utilizado como ejemplo de las exposiciones sobre la criminalización de las protestas. Explicó que, por las acusaciones por las que se detuvo a los manifestantes, se les podría haber enviado a la cárcel entre 8 y 15 años.

jueves, 19 de septiembre de 2019

Estados Unidos nunca va a poder pagar su gigantesca deuda

La deuda estadounidense es gigantesca y sigue creciendo. Estados Unidos es el país más endeudado del mundo. Este año su deuda pública ha superado los 22 billones de dólares, que equivalen al 107 por ciento del PIB.

Si sigue la misma tendencia, la deuda contraída podría situarse en un 200 por ciento sobre el PIB en menos de 30 años, según el informe de la empresa estadounidense de inversiones AllianceBernstein (1).

En internet hay un contador de la deuda estdounidense que establece el vertiginoso crecimiento de la deuda a cada instante: http://www.compteur.net/compteur-dette-usa/

No obstante, la deuda pública no es más que la punta de un iceberg cuyo tamaño es del orden de 72 billones si añadimos la deuda privada.

Por primera vez desde 2007 en agosto la curva de tipos del bono estadounidense protagonizó una inversión técnica: el interés del bono a 10 años cayó por debajo de los títulos a dos años, lo que es un síntoma de que la recesión económica está a las puertas (2).

En una entrevista al Washington Post concedida durante la campaña electoral, Trump dijo que sería capaz de deshacerse “en dos mandatos” de la gigantesca deuda que pesa sobre el país. No está siendo así y no lo será en el futuro. Su insistencia en bajar los impuestos así lo indica.

Esa deuda nunca se va a poder pagar. El año pasado el Fondo Monetario Internacional ya advirtió que la deuda de Estados Unidos es insostenible. En abril de este año el Departamento del Tesoro dijo exactamente lo mismo. Estados Unidos no puede pagar sus deudas pero el gobierno de Washington no tiene ningún plan para reducirlas.

Por lo demás, la deuda externa de Estados Unidos se considera uno de los mayores riesgos mundiales porque China posee más de un billón de dólares en Bonos del Tesoro estadounidense, lo que representa 28 por ciento de la deuda externa de Estados Unidos.

No hay precedentes. La historia no conoce un endeudamiento del nivel que ha alcanzado la de Estados Unidos. Es un rasgo típico del imperalismo que se ha acentuado desde los años setenta.


(1) https://www.cnbc.com/2019/09/09/real-us-debt-levels-could-be-a-shocking-2000percent-of-gdp-report-suggests.html
(2) https://www.efe.com/efe/america/economia/la-curva-de-deuda-estadounidense-se-invierte-y-aviva-el-miedo-a-recesion/20000011-4048042

Los seudoecologistas proponen el exterminio de la población del Tercer Mundo

Thomas Malthus, un sacerdote y economista inglés de principios del siglo XIX, sostuvo que la población mundial aumentaba más rápidamente que la producción agrícola, por lo que las hambrunas eran inevitables.

El hambre no es consecuecia de una sociedad dividida en clases sociales sino de una supuesta “ley natural” que lleva el nombre del reverendo.

El malthusianismo es falso, una cortina de humo que justifica las peores lacras de capitalismo, por más que perdure en la ideología burguesa con diversos nombres como superpoblación, explosión demográfica o eugenesia.

Tiene un evidente componente clasista porque, según Malthus, en este mundo los que sobran son los pobres, por lo que los malthusianos son partidarios de imponer la esterilización y el control de la natalidad sobre las poblaciones del Tercer Mundo.

El mito de la superpoblación no es, pues, otra cosa que imperialismo, por lo que Engels definió a los malthusianos como los peores enemigos de la clase obrera (1).

En torno a Malthus el imperialismo ha inventado una serie de pretextos reaccionarios para luchar contra los pobres y mantener la pobreza en el mundo. Una de ellas es la seudoecología, donde el malthusianismo siempre está presente en todas sus formas, como el decrecimiento, el planeta finito y otras lindezas del mismo estilo.

El 31 de agosto un artículo de Le Monde aseguraba que “en África la presión demográfica está devorando los bosques” porque, como ya informamos en una entrada anterior, los campesinos africanos tienen la costumbre ancestral de quemarlos periódicamente.

Es la típica intoxicación de los altavoces del imperalismo porque la quema de bosques en África no tiene nada que con la “presión demográfica”.

En su página web un seudoecologista como David Suzuki no oculta su ideología malthusiana (3) y, a pesar de que es miembro de la Asociación Canadiense de Libertades Civiles (4), pretende encarcelar a cualquiera que no esté de acuerdo con las directrices de reducción de las emisiones de CO2: en materia de cambio climático no debe haber libertad de expresión.

Otro de los que ha vuelto a la carga con el malthusianismo es Bernie Sanders, que incorpora a su New Deal verde la propuesta de financiar abortos en el Tercer Mundo para revertir la supuesta sobrepoblación mundial (5).

La propuesta la soltó durante la gira que están haciendo los precandidatos a la Presidencia de Estados Unidos, en donde los demócratas quieren introducir el asunto del cambio climático.

Nada de esto es nuevo; los seudoecologistas sólo están cambiando el maquillaje de las más viejas y más reaccionarias recetas colonialistas e imperialistas. No son propuestas: desde su nacimiento el imperialismo viene exterminando a las poblaciones aborígenes y esterilizando a las mujeres pobres del Tercer Mundo a la fuerza.

Los seudoecologistas son los imperialistas de siempre vestidos de verde y embaucando al munto entero con las patrañas del CO2. Por eso hacen preguntas tautológicas como la siguiente: “¿La catástrofe ecológica le dará la razón a Malthus?” (6). No se lo pierdan.

(1) Una declaración de guerra contra el proletariado, El Otro País, 6 de abril de 2010, http://www.elotropais.com/index.php/opinin-mascosas-36/222-una-declaracin-de-guerra-contra-el-proletariado
(2) https://www.lemonde.fr/planete/article/2019/08/30/en-afrique-la-pression-demographique-grignote-la-foret_5504528_3244.html
(3) http://www.davidsuzuki.org/
(4) https://ccla.org
(5) https://es.panampost.com/mamela-fiallo/2019/09/07/bernie-sanders-abortos/
(6) https://www.portafolio.co/opinion/otros-columnistas-1/demografia-la-catastrofe-ecologica-le-dara-la-razon-a-malthus-532083


Más información:
- 300.000 mujeres pobres esterilizadas en Perú 
- ‘Es bueno que la población del Tercer Mundo padezca hambre porque ayuda a combatir el calentamiento del planeta’

¿Debe retornar Hong Kong al Tratado de Nankín de 1842?

Manlio Dinucci

Frente al Consulado Británico en Hong Kong, cientos de jóvenes chinos cantaron el “Dios Salve a la Reina” y gritaron “Gran Bretaña salva a Hong Kong”, un llamamiento reunido en Londres por 130 parlamentarios que piden que se otorgue la ciudadanía británica a los residentes de la antigua colonia. De este modo, la opinión pública mundial, especialmente los jóvenes, ve a Gran Bretaña como garante de la legalidad y de los derechos humanos. Para ello, hay que borrar la Historia.

Por lo tanto, es necesario, antes de cualquier otra consideración, conocer los episodios históricos que, en la primera mitad del siglo XIX, sometieron el territorio chino de Hong Kong al dominio británico.

Para entrar en China, entonces gobernada por la dinastía Qing, Gran Bretaña utilizó el flujo de opio que transportaba por mar desde India, donde tenía un monopolio. El mercado de drogas se extendió rápidamente en el país, causando graves daños económicos, físicos, morales y sociales que provocaron una reacción de las autoridades chinas. Pero cuando confiscaron el opio almacenado en Cantón y lo quemaron, las tropas británicas ocuparon la ciudad y otras ciudades costeras durante la Primera Guerra del Opio, obligando a China a firmar el Tratado de Nankín en 1842.

El artículo 3 dice: “Como es obviamente necesario y deseable que los súbditos británicos tengan puertos para sus barcos y provisiones, China cede para siempre la isla de Hong Kong a Su Majestad la Reina de Gran Bretaña y a sus herederos”. En el artículo 6 del Tratado se establece lo siguiente: “Dado que el Gobierno de Su Majestad británica se ha visto obligado a enviar una fuerza expedicionaria para obtener una indemnización por los daños causados por los procedimientos violentos e injustos de las autoridades chinas, China acepta pagar a Su Majestad británica la suma de 12 millones de dólares por los gastos incurridos”.

El Tratado de Nankín es el primero de los tratados desiguales por los que las potencias europeas (Gran Bretaña, Alemania, Francia, Bélgica, Bélgica, Austria e Italia), la Rusia zarista, Japón y Estados Unidos se aseguran una serie de privilegios en China por la fuerza de las armas: la transferencia de Hong Kong a Gran Bretaña en 1843, la fuerte reducción de los impuestos sobre las mercancías extranjeras (al mismo tiempo que los gobiernos europeos erigen barreras aduaneras para proteger sus industrias), la apertura de los principales puertos a los buques extranjeros y el derecho a tener zonas urbanas bajo su propia administración (“concesiones”) fuera del control chino.

En 1898 Gran Bretaña anexionó a Hong Kong la Península de Kowloon y los llamados Nuevos Territorios, concedidos por China “en arrendamiento” durante 99 años.

La gran insatisfacción con estos impuestos hizo estallar una revuelta popular, la de los boxers, a finales del siglo XIX, contra la cual una fuerza expedicionaria internacional de 16.000 hombres bajo mando británico, en la que también participó Italia [y Francia].

Desembarcó en Tianjin (Tien Tsin) en agosto de 1900, destruyendo Beijing y otras ciudades, destruyendo muchas aldeas y masacrando a la población. Posteriormente, Gran Bretaña tomó el control del Tíbet en 1903, mientras que la Rusia zarista y Japón compartieron Manchuria en 1907.

En China, reducida a un estado colonial o semicolonial, Hong Kong se convirtió en la principal puerta de entrada a la trata basada en el saqueo de recursos y la esclavitud de la población. Una enorme masa de chinos se vio obligada a emigrar principalmente a Estados Unidos, Australia y el sudeste asiático, donde están sujetos a condiciones similares de explotación y discriminación.

Una pregunta surge espontáneamente: ¿en qué libros de historia estudian los jóvenes que piden a Gran Bretaña que “salve Hong Kong”?

miércoles, 18 de septiembre de 2019

‘Es bueno que la población del Tercer Mundo padezca hambre porque ayuda a combatir el calentamiento del planeta’

Magnus Söderlund
Hoy a cualquier mequetrefe que se ponga al servicio del imperialismo le llaman “científico” y hacen pasar sus imbecilidades como “ciencia”, lo cual posteriomente es digerido por millones de personas como si así fuera, es decir, como si la ciencia fuera compatible con cualquier aberración.

Todos los días los medios intoxicadores propagan tonterías como si fuera ciencia de verdad, como el caso del sueco Magnus Söderlund, un idiota que durante una emisión en el canal sueco de televisión TV4 propuso el canibalismo para combatir el cambio climático (1).

Este gilipollas participó en Estocolmo en una congreso sobre alimentos del futuro en el que lanzó su genial propuesta: la posibilidad de comer personas en nombre de la reducción de las emisiones de CO2.

La mitología moderna ha convertido al CO2 en un factótum, un gas omnipresente que causa todos los males de la tierra, el mar y el aire. Es el demonio de la religión moderna, que está presente en la geofísica, la oceanografía, la medicina, la biología y, naturalmente, la gastronomía.

El canibalismo no es única opción para reducir las emisiones de CO2. Otra posibilidad es mantener el hambre en el mundo, porque se trata de eso: el planeta está por encima de las personas. Es preferible que el mundo pase hambre antes de que el planeta se caliente.

Keeve Nachman
Si los países del Tercer Mundo insisten en lograr una dieta nutritiva con las calorías adecuadas, aumentarán las emisiones de gases de efecto invernadero y el uso del agua, según informó el lunes un grupo de seudocientíficos y charlatanes encabezados por Keeve Nachman, todos ellos con membrete de la Universidad Johns Hopkins, Baltimore, Estados Unidos.

La idiotez sigue también los derroteros de la posmodernidad seudocientífica que consiste en poner los ordenadores en funcionamiento, algo que en inglés llaman “gigo”: si en un ordenador metes basura sólo puedes sacar basura (“garbage in, garbage out”). Es la ley número uno de la informática. Un idiota con ordenador sólo extrae conclusiones a su imagen y semejanza.

La imbecilidad la ha publicado la revista “Global Environmental Change” (2). Los charlatanes de Baltimore crearon un modelo informatico que analiza la influencia de los cambios dietéticos en 140 países sobre las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo de agua dulce a escala individual y nacional.

Si trasladamos a los hambrientos del Tercer Mundo a un lugar donde no estén sufriendo desnutrición crónica, dice Nachman, “comerán más y, en consecuencia, aumentarán su huella de carbono”.

Esa no puede ser la solución a los problemas del planeta, sostiene Nachman. Lo que hay que hacer es imponer las dietas veganas en el Primer Mundo. Por lo tanto, no basta con la “transición ecológica” sino que, además, debemos llevar a cabo una “transición dietética”, lo cual es aún más complicado, según Nachman, porque “puede ser difícil lidiar con la idea de renunciar a un alimento para siempre”.

La imbecilidad seudocientífica también demuestra que el país de origen de un alimento determina su impacto climático. Por ejemplo, producir 1 kilo de carne en Paraguay contribuye casi 17 veces más gases de efecto invernadero que hacerlo en Dinamarca debido a la deforestación para conseguir campos de pastoreo.

Por lo tanto, es mejor que la producción alimentaria se traslade al Primer Mundo.

Estamos rodeados por una manada de cretinos que se van apoderando progresivamente de las universidades, los laboratorios y los centros de investigación.

Su tarea consiste en justificar la peores lacras del capitalismo con un marchamo científico del que carecen. Pero lo peor son los lacayos, ese rebaño de medios que publican las imbecilidades, que prestan servicios de altavoz y a los que no son ajenos las ONG, los sindicatos y toda clase de partidos y colectivos posmodernos que han hecho de la imbecilidad un modo de ganarse la sopa boba.

(1) https://yournews.com/2019/09/06/1182551/swedish-scientist-proposes-cannibalism-to-fight-climate-change/
(2) https://www.elcomercio.com/tendencias/luchar-hambre-aumenta-huella-carbono.html

Más información:
- 300.000 mujeres pobres esterilizadas en Perú
- Los seudoecologistas proponen el exterminio de la población del Tercer Mundo

Los 46.000 trabajadores de General Motors mantienen la huelga por segundo día consecutivo en Estados Unidos en contra de la precariedad laboral

Por segundo día consecutivo, los 46.000 trabajadores de General Motors en Estados Unidos están en huelga para reclamar mejoras salariales y laborales, mientras siguen sin acuerdo las negociaciones con el sindicato United Auto Workers (UAW).

La huelga ha paralizado al menos 50 fábricas y almacenes de refacciones de General Motors.

En la localidad texana de Arlington, donde está localizada una planta de montaje de la multinacional que emplea a unos 4.500 trabajadores y donde se producen los todoterrenos SUV Chevrolet Tahoe, GMC Yukon y Cadillac Escalade, decenas de huelguistas con pancartas se situaron en las entradas de la fábrica.

Uno de los puntos más conflictivos es la mejora salarial, después de años de beneficios de General Motors en Estados Unidos, aunque la UAW también ha llevado a la mesa de negociación la propuesta de cierre de cuatro factorías en Estados Unidos -dos en Michigan, estado sede de la compañía, una en Ohio y otra en Maryland- y otra en Canadá que se anunciaron hace un año. Entonces, la empresa dijo que se debía de un ajuste a la baja de la producción por las menores ventas. Lo cual también traía aparejada una reducción de la plantilla en 14.500 trabajadores, de los que 8.000 serían fijos. La reducción sería del 15 por ciento del total y un 25 por ciento de los trabajadores llamados de “cuello blanco”, es decir, de oficina y administración.

Desde 2007 es la primera vez que los trabajadores de General Motors declaran una huelga.

Los trabajadores quieren que General Motors limite el uso de trabajadores temporales y que cancele sus planes de cerrar en 2020 las plantas de Lordstown, en Ohio; y de Hamtramck, en Michigan. UAW no ha indicado cuánto tiempo durará la huelga, pero General Motors señaló que tiene suficiente cantidad de vehículos para suministrar al mercado durante los próximos 59 días.

Tras dos meses de negociaciones las dos partes solo están de acuerdo en el 2 por ciento del contenido del contrato colectivo, lo que sugiere que sus posturas están muy alejadas y que se necesitará mucho tiempo para alcanzar un acuerdo.

La patronal ha ofrecido 7.000 millones de dólares en inversiones en Estados Unidos durante los cuatro años de duración del contrato colectivo, lo que creará más de 5.400 empleos, así como mejoras salariales y mayores pagos de prestaciones sanitarias.

Las acciones de la multinacional cerraron el lunes la bolsa con un descenso del 4,2 por ciento.

https://www.economiahoy.mx/economia-eAm-mexico/noticias/10089454/09/19/Casi-50000-trabajadores-de-General-Motors-mantienen-por-segundo-dia-la-huelga-en-Estados-Unidos.html



Piquete de trabajadores en la fábrica de General Motors en Detroit-Hamtramck, Michigan, el lunes

martes, 17 de septiembre de 2019

En Cachemira quienes se miran la cara son Estados Unidos y China (además de India y Pakistán)

El 5 de agosto un decreto presidencial de India revocó el artículo 370 de la Constitución, poniendo fin al estatuto de autonomía que había prevalecido en Jammu y Cachemira durante siete décadas. Los habitantes pierden su derecho exclusivo a poseer tierras en el Valle del Himalaya. Además, según una ley ratificada esta semana por el Parlamento indio, el Estado federado queda dividido en dos territorios, bajo la administración directa de Nueva Delhi.

El Primer Ministro Modi justifica la medida para impulsar el desarrollo económico de la región. La oposición denuncia un proyecto nacionalista que pretende una asimilación forzada de Cachemira al resto de India.

Cachemira es una región montañosa del subcontinente indio. Desde la partición de India y la desaparición del estado principesco de Jammu y Cachemira, Cachemira ha sido un territorio en disputa. Con el estallido de la primera guerra indo-pakistaní en 1947, Cachemira se dividió de facto entre la India, Pakistán y China: tres autoridades separadas que administraban el Estado de Jammu y Cachemira en el caso de la India, los territorios de Azad Cachemira y Gilgit-Baltistán en el caso de Pakistán, y la región de Aksai Chin y el Valle Shaksgam en el caso de China. India sigue reclamando toda la Cachemira histórica, a saber, Aksai Chin, el valle de Shaksgam, Gilgit-Baltistán y Azad Cachemira, además de los territorios que ya controla.

Pakistán, una potencia nuclear equiparable a India, reivindica la parte de Jammu y Cachemira controlada por India. Por su parte, China controla los territorios que le han sido cedidos por Pakistán, a saber, Aksai Chin y el valle de Shaksgam. Los movimientos separatistas también siguen exigiendo la restauración de la independencia de Cachemira. Desde 1989 ha habido una insurgencia separatista en la parte india del país, que ha matado a más de 70.000 personas.

Los 8 millones de habitantes del valle indio de Cachemira están aislados del mundo. Desde el domingo pasado, los medios de comunicación han sido bloqueados y se ha introducido un toque de queda. Con unos 40.000 soldados adicionales enviados para evitar cualquier tipo de protesta, el valle es una de las zonas más militarizadas del mundo.

La repentina decisión india ha relanzado la tensión, por no hablar de una guerra directa con Pakistán. También ha perturbado a China, que se apoy en su principal aliado: el gobierno de Islamabad.

Estados Unidos ha decidido encender todos los fuegos posibles contra China y Cachemira eds uno de ellos, junto a Tibet, Xinjiang, Hong Kong y Taiwan. Cachemira es, pues, otro ataque contra China y como en el caso de la guerra del Golfo Pérsico contra Irán, esta nueva crisis hay que verla en su contexto.

1. Guerra comercial y guerra naval

El estancamiento comercial que se ha producido entre Washington y Pekín durante varios meses cada día da un giro más preocupante. Ahora, ha estado en el campo de la moneda desde la sorprendente devaluación del yuan el pasado lunes por parte de Pekín en represalia por la decisión de Trump de gravar aún más los productos chinos. El Tesoro estadounidense acusó a China de manipular el yuan. El martes, la decisión de Pekín de suspender sus compras de productos agrícolas estadounidenses agravó aún más la guerra comercial.

A pocos meses de las elecciones presidenciales estadounidenses, Trump parece decidido a situar la guerra comercial con China en el centro de la campaña para la reelección.

Aparte de la feroz competencia entre Pekín y Washington por el control de los hidrocarburos y las tierras raras, que son esenciales para la industria electrónica avanzada, el caso Huawei enfrenta a los dos países en el sector de la telefonía 5-G, donde cualquier movimiento es posible.

Pero es en la cuestión estratégica donde las cosas han empeorado, y es ahí es donde la cuestión de Cachemira adquiere toda su importancia.

La disputa más antigua se refiere a Taiwán. Reclamado por Pekín durante 70 años, Taiwán sigue siendo uno de los puntos más críticos del planeta. Xi Jinping reafirmó el pasado mes de enero que utilizaría la fuerza militar si fuera necesario para tomar la isla con sus 23 millones de habitantes.

Además de la guerra comercial existe otra naval. En un corto período de tiempo, China ha construido una marina considerable, al menos en términos de tonelaje. En cuatro años, lanzó el equivalente a la Armada francesa, estableciéndose como el principal rival estratégico de Estados Unidos en el Extremo Oriente. Pekín afirma su soberanía sobre todo el Mar de China Meridional, oponiéndose regularmente a la libertad de navegación de otras marinas de alta mar. Desde la apertura de su primera base militar en el extranjero en junio de 2017, en Yibouti, Pekín ha afirmado ser una de las armadas dominantes en el Océano Índico, donde las de otras dos potencias nucleares también se enfrentan entre sí: Pakistán e India.

2. China y Pakistán apoyan a Irán

Otro escenario de choque entre Estados Unidos y China es Irán. Desde el 2 de mayo, Washington ha prohibido unilateralmente las exportaciones de crudo iraní. Este nuevo embargo estadounidense es consecuencia de otra decisión: la renuncia al acuerdo nuclear iraní, firmado el 14 de julio de 2015 en Viena tras más de 15 años de negociaciones entre Teherán y el formato 5 más 1, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania. La decisión estadounidense generaliza la extraterritorialidad de su derecho interno y expone a los infractores a fuertes sanciones financieras y comerciales.

El bloqueo estadounidense perjudica las economías de varios países asiáticos que son clientes de Pekín, sobre todo a Pakistán. Más que una resistencia frontal, Pekín y Teherán parecen haber optado por un puente indirecto en el que Islamabad desempeña un papel importante. Los puertos pakistaníes constituyen lanzadoras para los petroleros que violan el embargo estadounidense.

El papel saboteador de Pakistán ha impulsado al Pentágono a ayudar a Nueva Delhi a construir cuatro portaaviones que se desplegarán en el Océano Índico, en particular frente a los puertos pakistaníes. En este contexto, el repentino despertar del conflicto de Cachemira es una forma de atacar a Pakistán y un argumento adicional para justificar las transferencias de tecnología militar estadounidense e israelí a India.

3. La paz en Afganistán pasa por Islamabad

Además de la disputa iraní, también está la gestión de otras crisis que implican la competencia entre Washington y Pekín, como Corea del norte, donde nada se resuelve a pesar de la diplomacia mediática de Trump, y Hong Kong, donde la CIA acaba de ser atrapada en el tarro de la mermelada. El 8 de agosto el New York Times informó de que una agente de la CIA “especializada en subversión” se fotografió en el vestíbulo de un hotel de Hong Kong mientras participaba en una reunión con los cabecillas del movimiento de protesta antichino. Es evidente que Washington regresa a Hong Kong (como lo ha hecho durante años en el Tíbet y los uigures de Xinjiang) con sus retorcidas “revoluciones de colores”, fomentadas en su momento en Georgia, Ucrania y Líbano.

La situación en Cachemira condiciona las conversaciones de paz en Afganistán. Lanzadas en septiembre del año pasado en Doha entre el principal movimiento insurgente de Afganistán y Estados Unidos, sin la presencia del gobierno afgano, las negociaciones han hecho progresos innegables. Como un absoluto fiasco estadounidense, Afganistán representa para Washington una especie de segundo Vietnam. Ha gastado miles de millones de dólares y ha perdido muchos soldados. ¡Qué fracaso! Es un fracaso indescriptible ver a los talibanes volver al poder con la aprobación del gobierno de Trump. Por motivos electorales, es esencial que los soldados estadounidenses “de uniforme” abandonen el país a finales de 2020.

Pero sigue habiendo un desacuerdo significativo en el que Pakistán mantiene una posición de cabecera: Washington quiere retener a una serie de asesores militares asignados para mantener una fuerza antiterrorista en Afganistán.

Empujado por Islamabad, el portavoz de la delegación talibán en Doha, Suhail Shaheen dijo el pasado jueves en la BBC: “Hemos dado todas las garantías de que nadie podría utilizar nuestro territorio para atacar los intereses americanos, sus aliados o cualquier otra nación”. Sin embargo, los expertos del Pentágono saben mejor que nadie que el espionaje pakistaní ha seguido apoyando los ataques yihadistas en los últimos años, particularmente en... ¡Cachemira!

4. Una nueva crisis de los misiles en Asia

La diplomacia china ha criticado duramente al nuevo cabecilla del Pentágono, Mark Esper, que se ha pronunciado a favor de desplegar lo antes posible nuevos misiles estadounidenses en Asia. “China no se quedará de brazos cruzados y se verá obligada a tomar medidas de represalia”, advirtió inmediatamente un portavoz chino. Todas las opciones están sobre la mesa para hacer frente a lo más parecido a la crisis de los misiles cubanos durante la Guerra Fría.

El funcionario chino hizo un llamamiento a los países de la región, entre los que se encuentra Australia, para que no permitan el despliegue de misiles estadounidenses en su territorio, ya que ello no redundaría en beneficio de su defensa y seguridad nacional. El Pentágono se está preparando para colocar sus nuevos misiles en la isla de Guam, en el Océano Pacífico y China ha advertido que esa decisión equivale a “instalar armas de destrucción masiva a las puertas de China”. Un acto de este tipo se percibirá como un acto de provocación por parte de Estados Unidos, un acto muy peligroso que podría tener consecuencias graves.

La advertencia se produce cuatro días después de que Estados Unidos se retirara del Tratado de Desarme de la Guerra Fría (NIF) firmado por Washington y Moscú para prohibir los misiles de alcance intermedio (500 a 5.500 kilómetros). Washington está ahora en condiciones de competir con China, que también tiene ese arsenal y siempre se ha negado a unirse a su prohibición. Pekín ha insistido en que no participará en unas negociaciones trilaterales de reducción de armamentos con Rusia y Estados Unidos, como pide Washington.

En el fondo, la guerra de los misiles concierne a los arsenales iraníes y sirios y ese tipo de proyectiles son los que equipan a las unidades de combate de Hezbolah.

5. Quebrar la Ruta de la Seda

Al agitar la cuestión de Cachemira, Estados Unidos está dando un nuevo giro a uno de los tramos marítimos de la Ruta de la Seda, anunciado en 2013 por Xi Jinping para conectar económicamente Asia con Europa mediante el desarrollo de infraestructuras en casi 70 países.

Esta estrategia tiene cuatro objetivos. En primer lugar, las nuevas carreteras abren las regiones continentales chinas. Mientras que la costa oriental está bien explotada económicamente, la parte occidental de China sigue sin salida al mar. En segundo lugar, se trata de proteger la inestable región de Xinjiang, que se enfrenta a las reivindicaciones yihadistas de los uigures. En tercer lugar, China está emergiendo como la potencia dominante en el continente asiático, al contener mediante la economía a sus principales competidores regionales, especialmente India y Rusia. Por último, las carreteras hacia Europa no sirven simplemente como rutas de transporte, ya que permiten a Pekín invertir en tierras ricas en recursos naturales.

En este contexto, en 2013 China concluyó un acuerdo especial con Pakistán para desarrollar una asociación dentro del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC). Las inversiones comprometidas hoy en día ascenderían a unos 65.000 millones de dólares. Originario de Kashgar, Xinjiang chino, este corredor atraviesa Cachemira y desciende a la costa pakistaní a través de Islamabad.

En el sur, el proyecto conduce a dos puertos: Karachi en el este, pero especialmente Gwadar en el oeste. El puerto de Gwadar es un lugar eminentemente estratégico para China y su aliado pakistaní. Situado en aguas profundas, Gwadar es capaz de albergar grandes barcos. Pero también abre el Mar Arábigo a China. Pekín se da así acceso a las costas africanas y se posiciona en una zona por la que transita una quinta parte de los recursos petrolíferos del mundo.

Al mismo tiempo, facilita el acceso al Estrecho de Ormuz, al Canal de Suez y, en última instancia, al Mediterráneo. El alcance estratégico del puerto pakistaní es, por tanto, considerable para Pekín.

Los mitos de la seudoecología que provocan pánico: los acontecimientos meteorológicos extremos

“Somos de la misma sustancia de la que están hechos los sueños y nuestra breve vida está envuelta por un sueño”, dice Shakespeare en La Tempestad, un drama donde lo sobrenatural está muy presente, así como las hadas, los elfos o las brujas. En un ambiente mágico, prohibido a comienzos del siglo XVII, cuando escribe la trama, Shakespeare introduce a los “indios de Virginia”, entonces una colonia del Imperio británico, porque la pieza se inspira en el gran huracán que se produjo allá en 1609.

Los fenómenos extremos de la naturaleza, como el Diluvio Universal de la Biblia, siempre han sido embriagadores. Quizá por eso les ponemos nombre, como si formaran parte de nuestra familia. Con ellos la seudoecología actual sigue una leyenda que se remota a los más viejos relatos orales de la humanidad, llenos de fantasía y encanto, aunque les da su propio toque personal: cada día hay más, cada día son mayores y más devastadores. Los sueños y las pesadillas de la humanidad no cambian tanto con el paso del tiempo.

Las exageraciones ligadas al “mal tiempo” tampoco. Según el historiador griego Diodoro Sículo, hace 4.000 años hubo tal sequía en la Península Ibérica que la población emigró por completo. Naturalmente que después, cuando las lluvias volvieron a la “normalidad”, las gentes debieron volver también a sus hogares.

Otra crónica del siglo XI asegura que una nueva sequía secó los cauces de los ríos peninsulares, “a excepción del Ebro y el Guadalquivir”, que quedaron convertidos en pequeños arroyos. La población volvió a emigrar a las Galias, Italia y Grecia.

En todas las poblaciones del mundo abundan relatos parecidos sobre grandes catástrofes naturales, aunque la ventaja de España es que el Ministerio de Agricultura lleva un catálogo de las sequías habidas a lo largo de la historia que se puede leer en internet (1), y deberían hacerlo todos esos farsantes que hablan de que España afronta su peor sequía, una y otra vez, a causa del calentamiento del planeta, como la prensa económica (2).

Hoy los viejos relatos orales de las calamidades naturales se han convertido en vídeo y sus cautivadoras imágenes nos fascinan todavía más. Ese tipo de fenómenos espectaculares siempre son noticia en la televisión. Sin embargo, a diferencia de otros tiempos ahora ya no hacemos literatura con ellos sino que los contamos y los medimos por culpa de la histeria que nos invade.

Gracias a ello sabemos que se producen unos 300 eventos meteorológicos extremos al año, casi uno diario, una cifra perfecta para los informativos.

En 2015 un informe de la ONU titulado “The human cost of weather-related disasters 1995-2015” contabilizó 6.457 inundaciones, tormentas, olas de calor, sequías y otros eventos relacionados con el clima en aquellos años, lo que representa un promedio anual de 335 desastres.

En su informe especial de 2012 sobre este tema y en su V informe de evaluación del año siguiente, el IPCC arrojó un jarro de agua fría a los seudoecologistas: el número de calamidades naturales no ha aumentado, ni son más intensas, ni duran más tiempo tampoco, y lo que es mucho peor: tales acontecimientos no tienen relación con el socorrido calentamiento del planeta.

En lo que a la sequía respecta, el IPCC no puede ser más claro cuando reconoce que “las conclusiones del IV informe de evaluación sobre el aumento de las sequías hidrológicas mundiales desde la década de 1970 ya no tienen razón de ser”.

Pero si el Vaticano de la climatología puede fallar, las compañías de seguros están obligadas a afinar mucho más porque está en juego su cuenta de resultados.

En 2014 la aseguradora AON publicó un informe titulado “Annual Global Climate and Catastrophe Report” que es interesante porque define como “desastre natural” cualquier evento que cause 50 millones de dólares de pérdidas, 25 millones de dólares de daños asegurados, 10 muertos, 50 heridos y 2.000 casas o estructuras dañadas.

Pues bien, según estos criterios, aquel año AON contabilizó 258 desastres, una cifra ligeramente inferior al periodo de 2004-2013, donde la media fue de 260.

El internet, el sitio weatherbell.com contabiliza desde 1970 las tempestades que se desatan en el mundo, tanto si son tropicales como si no lo son. La serie indica que el número de ciclones cambia bastante, pero no aparece ninguna tendencia, ni al alza ni a la baja, en la frecuencia de huracanes, tempestades, tornados, tifones, ciclones, ni fenómenos de ese tipo en los que el viento alcanza velocidades superiores a los 64 nudos (unos 120 kilómetros por hora).

Lo bueno de Estados Unidos es que hay recuentos de ciclones desde mediados del siglo XIX, que la NOAA clasifica según la velocidad del viento (escala Saffir/Simpson). Pues bien, de los 35 ciclones más violentos que han sacudido a Estados Unidos, la mayor parte ocurrieron antes de 1950. El ciclón más intenso es el FL Key (1935) seguido por el Camille (1969) y el Katrina (2005).

Sin embargo, los mayores desastres naturales de las últimas décadas son las inundaciones de China. En 1887 el desbordamiento del río Amarillo mató entre 1 y 2 millones de personas. En 1931 el río Yangtze inundó 88.000 kilómetros cuadrados de tierra, matando directa o indirectamente a 3,7 millones de personas en los seis meses siguientes y dejando a 80 millones de personas sin vivienda.

Pero en la Península preocupa mucho más lo que en tiempos del franquismo se calificó con un término que se hizo famoso: la “pertinaz sequía”. Aquí la sequía no debería ser noticia porque se trata de un clima seco: “Durante el período 1880-2000 más de la mitad de los años se han calificado como de secos o muy secos”, según el Ministerio de Agricultura (3). En el mundo tampoco se observan cambios significativos al respecto en los últimos 30 años, según un estudio publicado por Nature en 2014 (4).

Las investigaciones científican chocan de plano con las sucesivas alarmas de organizaciones, como Greenpeace, que pretenden que “la naturaleza agoniza por la sequía” (5), o la Organización de Estados Iberoamericanos, según la cual “la sequía amenaza a los ríos de todo el mundo” (6).

Evidentemente, alguien se está equivocando de plano en este asunto.

(1) https://www.miteco.gob.es/es/agua/enlaces-de-interes/anexo1-fichas-eventos-sequia_tcm30-436652.pdf
(2) https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/agua-medioambiente/noticias/8803665/12/17/Espana-afronta-la-peor-sequia-por-el-calentamiento-global.html
(3) https://www.mapa.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/politica-forestal/desertificacion-restauracion-forestal/lucha-contra-la-desertificacion/index2010-10-28_20.53.43.4296.aspx
(4) http://www.nature.com/articles/sdata20141
(5) https://es.greenpeace.org/es/noticias/naturaleza-agonica-por-sequia/ Vista anónima
(6) https://www.oei.es/historico/divulgacioncientifica/noticias_496.htm

¿Atacará Estados Unidos a Irán?

Imagen satelital del vuelo de los drones
Lo mismo que la Guerra de Siria, la de Yemen también parecía un asunto interno, una guerra civil. Ahora no sólo parce otra cosa muy distinta sino que involucra, además, a países como Estados Unidos e Irán envueltos desde hace 40 años en una tela de araña inextricable.

La única manera de no perder una guerra como la de Yemen es convertirla en algo diferente, lo que sólo está al alcance de quien lleva las riendas, por encima de vulgares recaderos, como Arabia saudí.

Por eso ayer Mike Pompeo declaró que no hay pruebas de que este ataque “sin precedentes” al suministro mundial de energía procediera de Yemen.

Estados Unidos también sostiene que las armas utilizadas el sábado en el doble ataque a las instalaciones petrolíferas de Aramco proceden de Irán. “La investigación está en curso y todo indica que las armas utilizadas son iraníes”, dijo el coronel saudí Turki Al-Maliki.

El coronel añadió que la investigación también se centra en el origen de los disparos porque “los ataques no se lanzaron desde territorio yemení, como afirmaron los huthíes”, dijo. “Los huthíes son sólo un instrumento en manos de la Guardia Revolucionaria y del régimen terrorista iraní”.

Por su parte, los huthíes han reivindicado la responsabilidad de estos ataques a gran escala, que tuvieron como resultado una caída de la producción de petróleo saudí a la mitad. Mientras, Teherán ha desmentido las acusaciones en su contra a través de la voz del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Abbas Moussavi.

¿Optará Donald Trump por la agresión militar contra Irán? Washington sigue envuelto en su propia contradicción: una imagen de fortaleza inquebrantable frente a un deseo, repetido continuamente, de pasar página sobre la injerencia militar en Oriente Medio, que considera demasiado costosa.

Hace tres meses se echó atrás después de otro ataque con drones a Arabia saudí para evitar, según palabras de Trump, una decisión desproporcionada por un ataque a un dron en el que ningún estadounidense había perdido la vida.

Sin embargo, este fin de semana Trump aseguró que Estados Unidos estaba “listo para responder”, aunque esperaba una confirmación.

La indecisión sigue con una posible reunión cara a cara con su homólogo iraní Hassan Rohani la semana que viene en Nueva York, al margen de la Asamblea General de la ONU. La semana pasada Trump estuvo alimentando la convocatoria de esa reunión, sugiriendo incluso un levantamiento parcial de las sanciones, que ya no son un tabú.

El domingo se desmintió a sí mismo en Twitter. “Las noticias falsas dicen que estoy listo para un encuentro incondicional con Irán. Es inexacto (¡como siempre!)”. Pero sus colaboradores dicen lo contrario: “El Presidente ha dejado claro que está listo para una reunión sin condiciones previas”, dijo hace unos días el Secretario del Tesoro Steven Mnuchin.

“No sólo tenemos la incertidumbre de la guerra en Oriente Medio por los ataques a las instalaciones petroleras saudíes, sino también la incertidumbre de la política exterior con respecto a Estados Unidos", dijo Richard Haass, presidente del Consejo de Relaciones Exteriores.

“El presidente acusa a Irán sin pruebas, niega estar preparado para discusiones incondicionales y todavía no tiene objetivos claros para Irán”, añadió.

¿Influirá el despido de Bolton, conocido por su posición favorable a una guerra con Irán?

Ben Rhodes, un antiguo asesor de Barack Obama, confiesa que la estrategia de Trump (retirada del acuerdo nuclear, cheque en blanco a los saudíes para la Guerra en Yemen y bloqueo económico a Irán) es un fracaso.

Pero “la catastrófica política de Trump nos ha colocado previsiblemente al borde de una guerra aún mayor”, se lamentó en un mensaje, advirtiendo contra una intervención militar estadounidense de consecuencias impredecibles.

lunes, 16 de septiembre de 2019

El ejército iraní captura otro buque que transportaba petróleo en el Estrecho de Ormuz

El ejército iraní ha capturado un buque de contrabando de petróleo y ha detenido a sus 11 tripulantes cerca de una importante vía de navegación de petroleros cerca del Estrecho de Ormuz, según acaba de anunciar un canal de televisión pública iraní.

Una patrulla naval de la Guardia Revolucionaria, que forma parte del ejército iraní, interceptó el barco que transportaba 250.000 litros de fueloil.

“El barco navegaba desde Bandar Lengeh hasta las aguas de Emiratos Árabes Unidos antes de ser capturado a 20 millas [32 kilómetros] al este de la isla de las Grandes Cataratas”, dijo el general de brigada Ali Ozmayi.

“Los once tripulantes del barco fueron detenidos”, añadió, sin decir cuándo ocurrió, ni indicar la nacionalidad del buque.

Es la segunda convulsión de este tipo desde principios de mes. El 7 de septiembre un barco sospechoso de contrabando de combustible fue incautado en el Estrecho de Ormuz y 12 miembros de su tripulación, filipinos, fueron detenidos.

Este incidente ocurrió cuando las tensiones entre Irán y Estados Unidos volvieron a aumentar.

Los rebeldes huthíes, apoyados por Irán y enfrentados a una coalición militar encabezada por Riad desde 2015, han reclamado un ataque a dos instalaciones petroleras del gigante saudí Aramco, que ha reducido la producción saudí de petróleo considerablemente.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acusó a Irán de ser el autor del ataque, lo que Teherán ha rechazado.

Ayer Trump dijo que Estados Unidos estaba listo para tomar represalias después del ataque, lo que suscitó temores de una escalada militar entre ambos países.

Rusia advierte a Israel sobre los ataques aéreos contra Siria

La controversia entre Israel y Rusia sobre los ataques aéreos israelíes contra Irán en Siria e Irak continúa, a pesar de la reunión entre Netanyahu y Putin, dijo el viernes por el canal de noticias anglo-árabe “Independent Arabia”.

Moscú impidió recientemente tres ataques aéreos israelíes contra tres puestos avanzados sirios e incluso amenazó con derribar cualquier avión a reacción que intentara hacer algo así, ya sea con aviones rusos o con misiles antiaéreos SS-400.

Se ha producido una situación similar en dos ocasiones. En agosto Moscú detuvo un ataque aéreo contra un puesto de avanzada sirio en Qasioun, donde se encuentra una batería de misiles SS-300.

Una semana más tarde había previsto otro ataque aéreo en un puesto avanzado sirio en la zona de Quneitra y un tercero en una zona sensible de Lataquia. Fue este hecho el que llevó a Netanyahu a viajar rápidamente a Rusia para tratar de convencer a Putin de que ignorara los ataques israelíes en Siria.

Según indican fuentes rusas, Putin informó a Netanyahu de que su ejército no permitirá ningún ataque al ejército regular sirio ni a ninguna de las armas que se le dieran, ya que conceder tal permiso sería considerado un acto de indulgencia hacia Israel, lo que contradice el objetivo de Rusia de ayudar al gobierno sirio.

Netanyahu trató de presentar un mensaje positivo de cooperación entre los dos países e incluso trató de utilizarlo para su campaña electoral, pero no funcionó. Fuentes israelíes que hablaron con “Independent Arabia” describieron la reunión como un “fracaso”. Dijeron que todo lo relacionado con los ataques aéreos en Irak y Siria, incluido el hecho de que eran el centro de atención, era una vergüenza para los rusos a los ojos de sus aliados en la región: Siria, Irán y las milicias que los apoyan.

Las fuentes rusas apuntan que Putin ha expresado su descontento con las últimas acciones de Israel en el Líbano, e incluso subrayan que rechaza la agresión contra la soberanía de Líbano, que Netanyahu nunca ha respetado.

https://www.jpost.com/Middle-East/Russia-prevents-Israeli-airstrikes-in-Syria-601618

El clima es el nuevo negocio de los grandes especuladores, como Bill Gates

Bill Gates quiere convertir la patraña climática en un negocio, que se sumará a otros de similar contenido seudocientífico, como la geoingeniería solar, la biología sintética y los organismos transgénicos.

El capitalismo negocia con todo, pero especialmente con aquello que tiene más mercado y, en plena crisis internacional, la seudoecología tiene un cartel inmejorable. Lo verde se alquila y se vende.

La Comisión Global para la Adaptación, GCA, propone inversiones billonarias a cargo de los Estados, para acomodarnos a una supuesta crisis calificada como “emergencia climática”.

Ahora bien, las inversiones climáticas “tienen claros beneficios económicos”, que GCA evalúa en 7,1 billones de dólares. No obstante, pueden requerir grandes desembolsos por adelantado antes de cosechar beneficios a mediano y largo plazo, por lo que el sector público debe crear incentivos para ampliar la participación del sector privado en las inversiones de adaptación.

Sin esas gigantescas inversiones “el cambio climático puede deprimir el crecimiento en los rendimientos de la agricultura mundial hasta en un 30 por ciento para 2050”, amenaza GCA.

Los negocios climáticos son de dos tipos. Hay unos que están destinados a prevenir el calentamiento; los otros se basan en lo contrario: como no es posible evitar el calentamiento, hay que adaptarse a él.

La seudoecología es un religión porque, lo mismo que el Vaticano, también vende indulgencias. Si Usted ha cometido un pecado o va a cometerlo, puede obtener el perdón, cualquiera que sea su falta, comprando indulgencias y tiene un sitio asegurado en el paraíso. Para los que no tienen suficiente dinero, el Vaticano inventó el purgatorio, que es el lugar donde van los pobres que no han podido pagar su redención.

Los mercados verdes funcionan de la misma manera. La GCA aconseja invertir en sistemas de alerta temprana e infraestructuras para adaptarnos a temperaturas más altas, mares crecientes, tormentas más intensas, precipitaciones más impredecibles y océanos más ácidos.

La Comisión, que está dirigida por Ban Ki-moon, exsecretario general de la ONU, Bill Gates, y Kristalina Georgieva, directora ejecutiva del Banco Mundial, afirma que es necesario invertir 1,8 billones de dólares a escala mundial en cinco áreas desde 2020 hasta 2030: sistemas de alerta temprana, infraestructura resistente al clima, agricultura mejorada de tierras secas, protección global de manglares e inversiones para hacer que los recursos hídricos perduren.

Las recomendaciones, pues, alcanzan todo el abanico de paranoias verdes: seguridad alimentaria, medio ambiente, agua, áreas urbanas, infraestructura, gestión del riesgo de desastres y finanzas.

Además, lo mismo que los curas, GCA también nos promete que las recetas verdes nos conducirán al paraíso: “un mejor crecimiento y desarrollo, protegerán la naturaleza, reducirán las desigualdades y crearán oportunidades”.

Si no somos capaces de adaptarnos al cambio climático, GCA hace lo mismo que todos los demás: amenazarnos con toda clase de males, pero sobre todo uno que a esos personajes les preocupa especialmente: la pobreza. Para que vean cómo los ricos se preocupan por quienes no disfrutan de tanto dinero como ellos amasan.

La paranoia climática no remite. Es un caso de histeria colectiva como pocas veces se ha visto. Ya hay 10.000 estaciones meteorológicas de superficie repartidas por todo el mundo, unas automáticas y otras operadas por personal especializado. Hay 1.000 estaciones atmosféricas, 7.000 barcos, 3.000 aviones comerciales, 1.100 boyas, 66 satélites y cientos de radares y globos sonda que toman datos por tierra, mar y aire cada minuto del día.

Las informaciones proporcionadas por la red interconectada de termómetros, pluviómetros, anemómetros y barómetros se procesan gracias a potentes superordenadores.

Las predicciones meteorológicas interesan a las compañías de seguros, a los agricultores, a los pescadores, a los navegantes, a los transportistas, a los militares, a los organizadores de eventos deportivos y musicales, a los operadores turísticos...

De ahí que se hayan convertido en un negocio. Spire es una empresa emergente con sede en San Francisco que recoge observaciones de una red de pequeños satélites que ha colocado en órbita.

ClimaCell es una empresa fundada por antiguos pilotos de combate israelíes que recolecta 564 millones de señales de telecomunicaciones y las convierte, mediante el correspondiente tratamiento estadístico e informático, en pronósticos muy localizados.

En 2003 Kelvin Droegemeier, actual asesor de Trump en materia científica, fundó una empresa de previsión meteorológica para la aviación civil, llamada Weather Decision Technologies, en colaboración con American Airlines.

IBM también está desarrollando su propio sistema de augurios, basado en 80 millones de mediciones barométricas realizadas por teléfonos móviles.

El mercado ha alcanzado tal volumen que Estados Unidos quiere privatizar los pronósticos meteorológicos. En 2017 Trump nombró a un abogado, Barry Lee Myers, al frente de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica). Myers fue consejero general de AccuWeather, una empresa privada fundada por su hermano Joel que presta servicios comerciales de pronósticos del tiempo en todo el mundo desde los sesenta. AccuWeather utiliza los datos proporcionados gratuitamente por el servicio público de meteorología para revenderlos a emisoras de radio y televisión, estaciones de esquí, empresas de transporte...

La privatización significaría que Estados Unidos dejaría también de proporcionar sus datos meteorológicos al resto del mundo. Otra posibilidad es que los norteamericanos empiecen a cobrar por ceder sus datos a otros países.

Así volvemos a lo mismo de siempre: solo tendrán pronósticos meteorológicos los que puedan pagarlos.

Eso sí: antes de pagar los incautos deben pensar en la calidad del producto que compran, no vaya a pasar como con la última “gota fría” en el Levante peninsular, que nadie fue capaz de advertir con suficiente antelación.

Bashar Al-Assad concede un amplio indulto a los presos condenados por terrorismo

El sábado el Presidente sirio firmó el decreto-ley número 20, que concede una amnistía general para los delitos cometidos antes del 14 de septiembre de 2019.

El decreto alcanza a los presos de derecho común, a los condenados por complicidad en delitos de terrorismo y a los desertores del ejército. Según una ley publicada en julio de 2012, en Siria califican como “terrorismo” todos los delitos que se cometan con armas contra el Estado.

Pero la amnistía no es tal. Según la agencia de noticias siria Sana, en la mayoría de los casos se trata más bien de un indulto con una conmutación de penas.

Por ejemplo, la pena capital es sustituida por el trabajo forzoso de por vida, dice uno de los artículos del decreto. A su vez, la pena de trabajos forzados de por vida para las personas amnistiadas se reemplaza por una sentencia de trabajos forzados de 20 años.

Además, en lugar de una sentencia de por vida, los presos tendrán que permanecer en la cárcel durante 20 años.

El decreto indulta a los secuestradores a condición de que liberen a sus víctimas sin indemnización en el plazo de un mes.

Las personas condenadas que padezcan una enfermedad incurable y tengan 75 años de edad o más en el momento de la firma del decreto estarán exentas de cualquier sanción. Los casos especiales serán examinados por un comisión especial.

También se concede el indulto a quienes hayan eludido la justicia si se entregan voluntariamente a los tribunales en un plazo de tres meses a partir de la firma del decreto. El plazo para los que viven en el extranjero es de seis meses.

Sin embargo, las personas condenadas a muerte cuyos actos hayan causado la muerte de una o más personas no podrán ser indultadas.

Este indulto no es el primero desde el inicio de la guerra en 2011, pero es el más amplio.

El último indulto se promulgó en octubre del año pasado y se refería únicamente a los desertores y reclutas del ejército que no habían completado el servicio militar obligatorio.

domingo, 15 de septiembre de 2019

La CIA adiestró animales para realizar tareas de espionaje: gatos, perros, delfines y todo tipo de aves

A principios de 1974, el cuervo Do Da fue el primer espía de su clase, listo para convertirse en un agente de la CIA de altos vuelos: su eficacia era mayor cuando estaba bajo presión, podía llevar más peso que otros y despistar a los que lo atacaban.

Pero durante la prueba más difícil de su entrenamiento, desapareció, derrotado por otros dos especímenes de su misma especie.

Las aves han sido durante mucho tiempo una figura central en un programa de la CIA para entrenar animales para ayudar al imperialismo a derrotar a la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

El jueves, la poderosa agencia de inteligencia publicó docenas de archivos sobre estas pruebas, que duraron una década y en las que participaron gatos, perros, delfines y todo tipo de aves.

La CIA estudió cómo se podían utilizar los gatos como herramientas de escucha móviles: vvehículos de vigilancia por audio”. También trató de colocar implantes en los cerebros de los perros para ver si podían ser controlados remotamente.

Ninguno de esos intentos llegó muy lejos.

Se intensificaron aún más los esfuerzos con respecto a los delfines, entrenados para convertirse en potenciales saboteadores y espiar el desarrollo soviético de una flota de submarinos nucleares, quizás la mayor amenaza para el poderío estadounidense a mediados de la década de los sesenta.

Los proyectos Oxygas y Chirilogy buscaban determinar si los delfines podían reemplazar a los buzos humanos y colocar explosivos en barcos amarrados o en movimiento, colarse en puertos soviéticos para dejar balizas acústicas o herramientas de detección de misiles, o nadar junto a submarinos para registrar su sello acústico.

Estos programas también han sido abandonados. Pero la imaginación de los espías se ha despertado por las posibilidades que ofrecen las aves: palomas, halcones, búhos, cuervos e incluso algunas aves migratorias.

Para esto último, la CIA reclutó ornitólogos para determinar qué aves pasaban regularmente parte del año en una zona al sureste de Moscú, alrededor de la ciudad de Chikhany, donde los soviéticos poseían fábricas de armamento.

Los espías estdounidenses veían a las aves como “sensores vivientes” que, gracias a la comida ingerida, revelaban en su carne qué sustancias estaban probando los rusos.

A principios de la década de los setenta, la CIA recurrió a rapaces y cuervos con la esperanza de que pudieran ser entrenados para misiones como la colocación de una micrograbadora en el alféizar de una ventana.

Para un proyecto llamado Axiolite, entrenadores con base en una isla en el sur de California enseñaron a las aves a volar durante millas encima del agua.

Si un candidato lo hacía bien, era elegido para ser introducido de contrabando en territorio soviético, liberado discretamente con una cámara adosada para grabar imágenes, y regresaba.

Una misión complicada. Las cacatúas eran inteligentes, pero demasiado lentas para evitar los ataques de otras aves. Dos halcones murieron de enfermedades.

El más prometedor era Do Da, el cuervo. Muy duradero, fue la estrella del proyecto, según los escritos de un científico. Capaz de determinar la altitud y los vientos adecuados, era lo suficientemente inteligente como para evitar los ataques de sus compañeros.

Pero el 19 de junio de 1974 su sesión de entrenamiento salió mal. Fue atacado por otros cuervos, y nunca lo volvió a aparecer. Para desgracia de los científicos.

Otra parte importante del programa fueron las palomas, utilizadas durante dos milenios como mensajeras y luego, durante la Primera Guerra Mundial, para tomar fotografías.

El reto para esta especie es que trabaja desde un gallinero o perca familiar.

La CIA era propietaria de cientos de palomas, que probó en territorio estadounidense equipándolas con cámaras.

Pronto se determinó el objetivo: los astilleros de Leningrado, donde los soviéticos construían submarinos nucleares.

Pero los resultados de la capacitación fueron variados: algunas palomas huyeron con cámaras muy costosas y nunca regresaron.

Los documentos publicados no indican si la operación de Leningrado se intentó realmente. Pero un informe de la CIA de 1978 indicaba claramente que se hacían demasiadas preguntas sobre la fiabilidad de las aves.

El jazz lo crearon los negros y lo comercializaron los blancos

El trompetista de jazz Domingo ‘Nick’ LaRocca
Hace unos 100 años, el 26 de febrero de 1917, el sello Victor Records grabó el primer disco de jazz de la historia. Para muchos los temas “Dixieland Jass Band One Step” y “Livery Stable Blues” de la Original Dixieland Jazz Band (ODJB), fueron las primeras piezas de jazz que escucharon. El álbum vendió un millón de copias, dando paso a una explosión musical y cultural.

Hoy el jazz es el estilo de música menos vendido en Estados Unidos, en un mercado discográfico deprimido, hasta el punto de que habría motivos para preguntarse sobre la efemérides. ¿A quién le importa todo esto?

Pues sí importa recordarlo, y mucho. Como tantas otras expresiones artísticas, el jazz es una creación del pueblo oprimido, explotado y humillado. Sí, ese mismo al que todos los señoritos desprecian por ignorante o embrutecido.

Como toda creación popular, el jazz fue luego robado; tan robado que quisieron que su origen no hubiera sido negro. Domingo “Nick” LaRocca, el trompetista e inspirador de la ODJB así lo pretendió: “Nuestra música es estrictamente blanca”, dijo en 1936 a la revista Tempo. “Los Negros aprendieron con los blancos esta música y sus ritmos... Los negros nunca antes habían tocado una música parecida”.

Nacido en 1889 en Nueva Orleans de padres inmigrantes sicilianos, LaRocca hizo lo que tantos a los que la realidad no les gusta: reinventó la historia del jazz a su manera. Afirmó que había aprendido jazz observando a músicos clásicos mientras era tramoyista en el Teatro de la Ópera. También dijo que adquirió experiencia con los discos de John Philip Sousa.

En fin, LaRocca no paseaba por las calles de Nueva Orleans, donde las bandas negras habían asimilado los ritmos negros del ragtime. Tenía la edad adecuada para haber visto a Buddy Bolden, el trompetista de Nueva Orleans que ahora es considerado como el primer músico de jazz.

Sin embargo, los que conocieron a LaRocca le desmienten. Era un asiduo de los conciertos de músicos negros locales, como el virtuoso trompetista King Oliver. El trombonista Preston Jackson, en particular, dijo que LaRocca “solía andar con la banda [de Oliver] para tomar ideas suyas”.

Tampoco faltaban músicos negros cuando hacia 1910 empezó a tocar con la Reliance Brass Band, dirigida por “Papa Jack” Laine, un baterista blanco que contrató a músicos negros, infringiendo las leyes Jim Crow.

Pero cuando en 1916 el quinteto de LaRocca y el baterista Johnny Stein fue de gira a Chicago, los músicos negros habían desaparecido. Tuvo un gran éxito bajo el nombre de Stein’s Dixie Jass Band y el término “dixie” es un argot local que designa un “ragtime” específico de Nueva Orleans.

La estrella de Broadway Al Jolson les recomendó al Reisenweber’s Café, en el corazón de Manhattan, donde volvieron a causar sensación. El Reisenweber’s colocó un letrero luminoso donde los anunciaba como los “Jazz Creators”.

La grabación del disco fue consecuecia de su fulminante éxito en Nueva York y “Dixieland Jass Band One Step” se ha convertido en un clásico con mchas versiones posteriores, mucho mejores que el original. Los temas grabados no son cosecha de innovadores sino de imitadores.

No obstante, hay que reconocer que, como no podía ser de otra forma, LaRocca y su ODJB, es decir, los blancos, llevaron el jazz a los mercados, a las tiendas, a los teatros y al “show business”. El jazz lo crearon los negros y lo comercializaron los blancos. Por sí misma la buena música no triunga; lo que triunfa es la industria.

En 1923 la ODJB canceló un contrato discográfico con Okeh Records cuando LaRocca descubrió que la discográfica los había catalogado como “música étnica”, es decir, grabaciones propias de artistas negros destinadas a un público negro.

En 1936 LaRocca declaró que el jazz era una música “estrictamente blanca”. Entre los documentos de LaRocca, conservados en el Hogan Jazz Archive de la Universidad de Tulane, hay muchas cartas mecanografiadas (y llenas de errores ortográficos) que escribió, especialmente en los años anteriores a su muerte en 1961, para reivindicarse como uno genio que no recibió el reconocimiento que merecía. Los críticos e historiadores, escribió al musicólogo Brian Rust, sólo eran “partidarios de la integración [racial] que querían mezclar a los blancos con la gente de color”, probablemente en nombre de los “comunistas rusos”.

LaRocca demandó a un miembro de su quinteto, “Yellow” Nuñez, el clarinetista, que había reivindicado la paternidad de la cara B “Livery Stable Blues”, acusándolo de robarle la pieza. Por una vez el juez resolvió acertadamente la disputa al no conceder los derechos a ninguno de ellos, asegurando que la canción siempre fue de dominio público.


La primera grabación de jazz de la historia ha cumplido 100 años

Zelenski en la Presidencia de Ucrania: ¿es un seísmo o no es un seísmo?

En Ucrania el pelele Poroshenko fue desalojado de la Presidencia y llegó un cómico, Volodimir Zelenski, que pensábamos que convertiría al país en un teatro de variedades. Pronto demostró que estábamos equivocados y el intercambio de prisioneros con Rusia ha sido la mejor demostración de ello. Nos encanta que nos demuestren que estamos equivocados.

Algunos ya piensan en el retorno de los Acuerdos de Minsk-2 para acabar con la guerra del Donbas, una perspectiva favorecida por otra sorpresa aún más sorprendente: Macron se ha vuelto prorruso (o casi).

El Presidente francés ha tomado el relevo a Merkel, harta ya del Donbas, que no le acarrea más que disgustos con Rusia. Da la impresión de que si Macron llega a donde ella no ha sido capaz, como garante de los Acuerdos de Minsk-2 Merkel firmará lo que sea.

Macron invitó a Putin a Fort Brégançon, una negociación detallada por el periódico ruso Vzglyad que todo el mundo ha pasado por alto. Algo normal cuando el curso esperado de los acontecimientos se tuerce para el imperialismo.

Para Macron la prueba de fuego fue el intercambio de presos y, como salió bien, se ha animado a tirar del carro.

El Presidente francés está encantado porque da la impresión de que aún tienen algún peso sobre la situación internacional. Los focos le iluminan aprovechando que Trump naufraga. París tiene un as en la manga: los llamados Acuerdos de Normandía, a los que, además de Moscú y Kiev, también está vinculado Berlín.

Al firmar los acuerdos de Minsk, que eran extremadamente desagradables para Kiev, Poroshenko simplemente intentó ganar tiempo. Pero no tenía ninguna intención de cumplirlos. Por lo tanto, el formato normando (Ucrania, Francia, Alemania y Rusia) para su implementación no tenía sentido.

Kiev se ha mostrado favorable al cuarteto para transformarlo en una plataforma para acusar a Rusia de todos sus problemas, reales o imaginarios. Moscú, por su parte, le ha impuesto una única condición, que sigue en pie: una reunión del cuarteto no tiene sentido si está “insuficientemente elaborada”, es decir, si no hay puntos previamente acordados en los que sea teóricamente posible llegar a un acuerdo.

Con Poroshenko no hay tal posibilidad y, sorprendente, con Zelenski las cosas van de otra manera. En la campaña electoral no habló de paz de la manera acostumbrada sino que ha demoestrado que está dispuesto a llegar a un compromiso con las Repúblicas del Donbas.

Ahora el gobierno de Kiev demuestra que está preparado para discutir sobre Minsk-2 y se cumple la única condición impuesta por Moscú: para negociar las partes tienen que demostrar que están dipuestas a llegar a acuerdos y cumplirlos.

Los problemas involucrados son dos, según Putin: la retirada de fuerzas y equipos de la línea de contacto en el Donbass y la consolidación por escrito de la “fórmula Steinmeier”.

En cuanto al primero, el gobierno de Kiev debe garantizar que el ejército ucraniano respete los compromisos, deje de bombardear a las poblaciones de las Repúblicas del Donbas y mantenga la zona neutral.

La “fórmula Steinmeier” es un poco más complicado e importante. Lleva el nombre del ministro de Asuntos Exteriores alemán que firmó los Acuerdos de Minsk y describe el procedimiento que se debe seguir para cumplir una de las cláusulas más importantes y dolorosas del acuerdo: introducir una enmienda a la Constitución ucraniana para garantizar la autonomía política del Donbas.

Para Kiev, es como admitir la derrota. Comenzaron a atacar el Donbass precisamente cuando los milicianos exigieron su autonomía. Por lo tanto, el retorno a Minsk supone la victoria de los “separatistas”. Peor aún, la autonomía será mucho más amplia que en 2014, más de lo que se atrevieron a imaginar.

Ahora Zelenski ya está en condiciones de introducir la enmienda constitucional porque tiene la mayoría parlamentaria. Rusia ha pedido formalmente que antes de reanudar las negociaciones de “normandía”, la “fórmula Steinmeier” se ponga por escrito. Eso significa que Ucrania tiene que demostrar que realmente está dispuesta a negociar. En caso contrario, los Acuerdos del Donbass seguirán en punto muerto.

Siria: la guerra ha terminado, el país ya no es el mismo y vamos a ver lo que pasa a partir de ahora

La vida está volviendo a la normalidad en la mayor parte de Siria y casi no hay operaciones militares fuera de la provincia de Idlib.

En Damasco, tanto la feria internacional como la feria del libro, son un éxito ante la amenaza de sanciones impuestas por Washington. Una señal extremadamente importante del retorno a la normalidad es la drástica disminución de los ataques con morteros y los atentados.

Después del gobierno de Damasco, el jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, también ha declarado que la guerra ha terminado. En el campo, ya no hay dudas. Sin embargo, persisten importantes desafíos.

El ejército sirio ha recorrido un largo camino. En más de ocho años de terrible guerra, ha perdido más de 100.000 hombres, miles de vehículos y decenas de aviones. Más de dos tercios de sus carros de combate han sido capturados o destruidos durante los combates. En medio de la confusión, dos fuerzas se salvaron, más o menos. La primera es la marina costera, cuyas unidades de superficie y buques han permanecido concentrados en la costa occidental. La segunda es la defensa aérea del territorio, cuyas unidades han sido reforzadas por los nuevos sistemas de armamento proporcionados por Rusia, Irán y Corea del norte.

Docenas de baterías de misiles SAM de la era soviética fueron blanco de los yihadistas para facilitar la creación de una zona de exclusión aérea y la intervención militar extranjera a través del aire.

Las fuerzas militares turcas y, por lo tanto, las de la OTAN penetraron en el extremo norte de Siria, seguidas de cerca por las fuerzas especiales de Estados Unidos. Los estadounidenses se instalarán principalmente en la base de Al-Tanf en el extremo oriental de Siria, en las fronteras con Irak y Jordania, antes de establecer campamentos a lo largo de las orillas orientales del río Éufrates.

Otras fuerzas de la OTAN se trasladaron a las regiones autónomas kurdas de Siria con el pretexto de crear milicias árabe-kurdas con el pretexto de luchar contra Al Qaeda y El Califato Islámico, dos organizaciones terroristas creadas y financiadas por los servicios especiales de los países hostiles a Siria.

Ankara no siguió ese círculo vicioso debido a la hostilidad histórica de Turquía hacia los nacionalistas kurdos y fue el primer obstáculo en la estrategia de guerra de los imperialistas, incluso antes del cisma en el Consejo de Cooperación del Golfo entre Riad y Doha, dos capitales que desempeñaron un papel clave durante la operación conocida como la “Primavera Árabe” y, más particularmente, en la financiación de los grupos yihadistas en Siria.

Estados Unidos tiene unos 30 campamentos militares al este del Éufrates y todavía controla la base estratégica de Al-Tanf. Los turcos están presentes militarmente en Idlib a través de una red de puestos de observación, pero también están muy inclinados a situarse más al este, más allá de Hassakah, donde se encuentran los kurdos, apoyados por el vecino Kurdistán irakí, en cuyo territorio operan las fuerzas de la OTAN, pero también una base de aviones teledirigidos israelíes.

Rusia mantiene sus dos bases en Hmeimim (fuerzas aeroespaciales) y Tartous (puerto naval y base militar) y tiene la intención de permanecer allí durante las próximas décadas. Moscú también está supervisando la reconstrucción del ejército sirio desde un núcleo duro que sobrevivió a la ola más violenta del conflicto.

En el suroeste de Siria, una gran parte del Golán sigue estando ocupado y anexionado por los israelíes y Damasco sigue reclamándolo como parte integrante de su territorio. La cuestión del Golán fue relanzada por la guerra en Siria, que cada vez era más difícil de presentar para los medios de comunicación internacionales como una simple guerra civil resultante de la represión de las manifestaciones populares. La guerra se convirtió rápidamente en un verdadero embrollo geoestratégico que implicaba no sólo a las potencias regionales sino también a todas las potencias mundiales.

Damasco afirma que quiere poner fin a la presencia militar extranjera no solicitada y, por tanto, ilegal, tan pronto como recupere la provincia de Idlib. Este deseo se opone al poder militar turco, pero sobre todo al de Estados Unidos.

Las poblaciones sirias que viven en zonas controladas por el gobierno están extremadamente insatisfechas con la política monetaria del gobierno. La libra siria está en caída libre y se cambia a casi 600 por cada dólar estadounidense. Los especuladores y los comerciantes, muy poco escrupulosos, siguen debilitando las escasas reformas económicas iniciadas por el gobierno.

La guerra ha creado una nueva clase de empresarios y nuevos ricos que han salido del vacío y cuyos métodos son similares a los de los grupos armados que han tomado las armas contra el Estado. Será muy difícil para el gobierno hacer frente a esta nueva clase de especuladores que sistemáticamente convierten la libra siria en dólares estadounidenses y sólo utilizan estos últimos en sus transacciones comerciales.

Como país agrícola autosuficiente antes de 2011, a Siria le resultará difícil volver a su estado anterior a la guerra. Además del terrible costo humano de la guerra, el país ha perdido decenas de miles de millones de dólares en infraestructuras: ciudades enteras han sido destruidas, carreteras dañadas, líneas ferroviarias saboteadas, fábricas enteras desmanteladas pieza por pieza, particularmente en Alepo, antes de ser transportadas a Turquía; centrales eléctricas destruidas o demolidas...

El mercado de la reconstrucción de Siria es uno de los principales retos de la lucha real y continua entre ciertas potencias con una influencia significativa en el Levante. Siria no sólo es un mercado prometedor, sino también la garantía de más de 200.000 millones de dólares estadounidenses en contratos a medio y largo plazo. De ahí la presión ejercida por Washington, pero también los intentos de negociaciones secretas de algunas capitales occidentales con el gobierno de Damasco.

La adjudicación de los primeros contratos para la reconstrucción de infraestructuras viarias y energéticas a empresas chinas y rusas y a una famosa empresa de consultoría norcoreana llevó a Washington a aumentar el número de sanciones impuestas a Siria y el número de soldados estadounidenses que operan en territorio sirio.

La guerra del imperialismo contra Siria ha sido derrotada, pero aún quedan muchos desafíos por delante para el gobierno de Bashar Al-Assad. Más que la liberación de Idlib, la reforma radical del sistema político y el diálogo político inclusivo son una necesidad absoluta. La paz social depende de la situación económica de un país que está devastado, pero que ofrece muchos activos y tiene un inmenso potencial. El apoyo de Damasco a la nueva iniciativa china de la Ruta de la Seda podría beneficiar finalmente a la economía siria. Los recursos del país estarán monopolizados durante mucho tiempo por la defensa y, más precisamente, para contrarrestar a Turquía en el norte e Israel en el sur. A menos que haya un acercamiento improbable con Riad o Doha.

En cualquier caso, la guerra ha alterado el equilibrio estratégico mundial, cambiando la estrategia en Oriente Medio y polarizando nuevas alianzas militares. El país ha sobrevivido gracias a las alianzas concluidas durante la época de Hafez Al-Assad, pero también gracias al sacrificio de una gran parte de sus fuerzas armadas. La resistencia de este país marca tanto el fracaso como el fin de los cambios de régimen por la fuerza o a través de la ingeniería del caos.

sábado, 14 de septiembre de 2019

Estado de máxima alerta del capital financiero ante la posibilidad de un Brexit sin acuerdo entre ambas partes

La posibilidad de un Brexit sin acuerdo entre ambas partes representa el riesgo más grave para la economía mundial a corto plazo, dijo Lorenzo Bini Smaghi, Presidente del banco francés Société Générale.

El banquero indicó que el impacto psicológico de un Brexit duro en los mercados financieros sería destructivo, como ya ocurrió con la quiebra de Lehman Brothers en 2008.

Según él, un Brexit sin acuerdo dificultaría a los británicos viajar y encontrar muchos productos en las tiendas y, por lo tanto, tendría un efecto negativo significativo en toda la economía mundial, sus sectores real y financiero.

El jueves 12 de septiembre, el primer ministro británico Boris Johnson prometió que su país estaba listo en caso de que el Brexit no llegara a un acuerdo, un escenario cada vez más probable según la Unión Europea.

El 31 de octubre el Primer Ministro se comprometió a sacar a su país de la Unión Europea a toda costa, a pesar de una ley en el Parlamento británico que le obligaba a solicitar un nuevo aplazamiento si no se llegaba a un acuerdo el 19 de octubre.

Según un informe del gobierno que presenta el peor escenario posible del impacto económico y social de la falta de acuerdo, la falta de acuerdo podría conducir a la escasez de medicamentos y alimentos en el Reino Unido.

Bolton: el tercer perro que vuelve a la perrera con el rabo entre las piernas

John Bolton
Trump ha destituido a John Bolton, su consejero de seguridad nacional, y ya van tres los que tiene que despedir, poniendo de manifiesto que Estados Unidos está sumido en una produnda crisis, también en su política exterior (si es que tiene alguna política exterior).

El pretexto para despedir a Bolton es -precisamente- que es uno de los artífices del caos en el que se encuentra la política exterior en diferentes frentes geopolíticos, lo cual es para tomar nota, porque Bolton no era el Secretario de Estado.

Trump no ha superado las zancadillas y las peleas internas (y externas) en la cima de la política estadounidense.

Desde el comiezo de su mandato Trump tuvo que hacer concesiones a poderosos grupos de presión del petróleo y las armas para superar el Golpe de Estado y la situación no ha mejorado con el despido de Bolton.

Las guerras económicas con otros países, la continuación de los frentes heredados del pasado y la apertura o reapertura de nuevos bloqueos contra Corea del Norte, Irán, Cuba y Venezuela han empantanado a Washington en escenarios contraproducentes.

El Washington Post, a través de la pluma de John Hudson, explica la caída del ex asesor refiriéndose a la trastienda de la Casa Blanca. Trump indicó repetidamente que quería superar los escollos políticos que, para él, representaban herencias del gobierno de Obama, y Bolton fue un obstáculo declarado a este respecto.

Según Hudson, también tuvo un papel directo en el estancamiento de los americanos en los nuevos frentes abiertos después de la llegada de Trump.

En junio de este año, después de la decisión de Trump de no ordenar un ataque militar contra Irán después de derribar un avión teledirigido estadounidense, Bolton estaba acabado, le dijo a Hudson un conocido funcionario estadounidense.

El antiguo asesor también se opuso a que Trump se reuniera con el presidente iraní Hassan Rohani para llegar a un nuevo acuerdo que limitara el programa nuclear de Irán y evitara una posible guerra entre Washington y Teherán.

De hecho, la alta tensión entre Estados Unidos e Irán alcanzó un nuevo punto de inflexión tras el despido de Bolton. Tanto es así que, pocas horas después del anuncio del despido, los principales indicadores petroleros del mundo registraron un descenso en el precio mundial del petróleo, lo que sugiere que una disminución de las tensiones militares con la nación persa.

El frente asiático también fue testigo de claros desacuerdos entre Trump y su asesor, según el Washington Post. “En Corea del Norte, Trump había llegado a ver a Bolton como un posible obstáculo para un acuerdo nuclear histórico con este país aislado y lo había excluido repetidamente de importantes reuniones. En la segunda cumbre de Trump con Kim en Hanoi, Trump ordenó que Bolton no estuviera presente en una cena con altos funcionarios estadounidenses y norcoreanos. Cuando Trump hizo una visita sorpresa a la zona desmilitarizada en junio, envió a Bolton a Mongolia en lugar de permitirle quedarse en el país para la reunión de Trump-Kim”, según el periódico.

Venezuela también ha sido importante en la salida de Bolton, ya que era “el espacio donde tenía el mayor margen de maniobra”. En Venezuela, el plan de Bolton también fracasó. “Trump ha expresado repetidamente su malestar con Bolton y sus asistentes sobre el tema que Bolton estaba encabezando como le pareció conveniente: Venezuela”.

Bolton le dijo a Trump que Maduro podría ser deportado rápidamente, después de la imposición de sanciones económicas por parte de Estados Unidos contra la empresa petrolífera del país [PDVSA] El choque empeoró la situación humanitaria, resultando en una grave escasez de alimentos y medicinas”, dice el periódico estadounidense.

Venezuela se encuentra ahora en el centro de las tensiones geopolíticas en el continente americano. En la zona convergen los resultados de planes equivocados que han sacudido todo el marco de las relaciones internacionales de Estados Unidos, especialmente desde enero de este año, cuando Estados Unidos patrocinó el ascenso de Juan Guaidó a la categoría de “presidente interino de Venezuela”, presionando a más de 50 países para obtener su apoyo. Pero hasta ahora, Guaidó no ha ejercido ningún poder real en Venezuela.

La figura de Guaidó es una forma de protoestado venezolano que sólo ha asumido una existencia relativa en el exterior, bajo la presión de Estados Unidos, transformando las relaciones internacionales en un circo a través de “misiones diplomáticas” paralelas de los emisarios de Guaidó, y poniendo en aprietos a los países que habían confiado en la aventura del gobierno golpista.

Bolton también fue responsable del fracaso del acercamiento del gobierno estadounidense a los talibanes en Afganistán. Según el Washington Post, “unos días antes de su dimisión, Bolton se opuso firmemente a un acuerdo negociado con los talibanes para retirar las tropas estadounidenses de Afganistán a cambio de la promesa de que el grupo militante no permitiría que el país se convirtiera en un escenario de ataques terroristas contra Estados Unidos”.

Bolton se negó a llegar a un acuerdo para poner fin a la guerra, que ha significado un atolladero político para todos los gobiernos posteriores a Bush.

Para John Hudson hay una explicación fundamental de los enfrentamientos entre Trump y su antiguo asesor. “En el corazón de la tensión entre Trump y Bolton hay una diferencia ideológica. Trump llegó al poder prometiendo poner fin a las ‘guerras perpetuas’ de Estados Unidos, y dijo que el país estaba desperdiciando miles de millones de dólares en una presencia militar que hace más por proteger a los aliados americanos ricos que el ciudadano estadounidense promedio. La visión de Bolton, por otro lado, exalta el uso del poder militar estadounidense y promueve una fuerte respuesta a los tradicionales adversarios estadounidenses como Rusia, Irán, Venezuela y Corea del Norte. En diferentes momentos, Trump intentó probar opciones diplomáticas con cada país, pero Bolton se resistió agresivamente a esos esfuerzos”.

Entre bastidores, Bolton también se distinguió en Washington por su acción en dos frentes.

Primero desde su oficina y su gestión como burócrata, pero también, de forma camuflada, desde los medios de comunicación. Aparentemente, en respuesta al fracaso de sus iniciativas en casos específicos como el estallido de una guerra abierta contra Irán, Bolton filtró información selecta a los medios de comunicación con el fin de manipular a la opinión pública y crear un clima belicoso mediante el avance de las posiciones de la Casa Blanca y la creación de puntos de presión, a fin de sopesar (innecesariamente en muchos casos) las decisiones de la Casa Blanca.

Tras la salida de Bolton, las huellas de Washington siguen siendo impenetrables, a la espera de un nuevo nombramiento que, según Trump, tendrá lugar “la próxima semana”.

Las fuentes elementales de presión interna en la política estadounidense que habían intervenido a favor del nombramiento de Bolton permanecen intactas, especialmente las alas más duras del Partido Republicano y sus grupos de presión. Eso significa que las posibilidades de otra política exterior y de seguridad siguen siendo escasas, lo que reduce el margen de maniobra de Estados Unidos para limitar los puntos de tensión en su errática agenda de relaciones internacionales.