viernes, 30 de noviembre de 2018

La ONU no mantiene la paz en la República Centroafricana, mantiene las matanzas


Los Cascos Azules mauritanos de la ONU encargados del mantenimiento de la paz en la República Centroafricana de Minusca han sido acusados de complicidad en la masacre de Alindao cometida el 15 de noviembre, en la que unas 60 personas fueron asesinadas, según un testigo presencial, Benoît Lallau, miembro de Cáritas (*).

El jefe de Minusca es un representante especial del Secretario General de la ONU en la República Centroafricana. Desde su cargo se dedica a redactar comunicados de prensa condenando -siempre muy enérgicamente- los asesinatos de unos u otros, pero no hace absolutamente nada por impedirlos.

Alindao es un centro de acogida para los numerosos refugiados que huyen de la guerra. Los pueblos de la periferia quedaron calcinados y no se puede contabilizar el número de víctimas con exactitud.

Entre las víctimas del obispado de Alindao hay dos sacerdotes que fueron martirizados. La parroquia católica fue diezmada y los lugares de culto arrasados por jóvenes de la Unión para la Paz en África Central (UPC) de Ali Darassa Mahamat, originario de Níger.

La UPC es el nombre que recibe en la actualidad la antigua Seleka, que desató una ola de terror con la llegada al poder de Michel Djotodia Am Nondroko, tras el Golpe de Estado de 2013.

Ali Darassa Mahamat impone el terror en la región bajo la mirada indulgente de los Cascos Azules mauritanos. En 2015 el encargado de negocios estadounidense pidió inútilmente al jefe de Minusca que detuviera a Ali Darassa Mahamat.

Como Libia, Somalia y otros, la República Centroafricana es un Estado follado por los imperialistas. A pesar de que el Estado casi ha desaparecido por completo (o precisamente por ello), el dinero desde el exterior sigue fluyendo y no en pequeña cantidad: sólo el coste operativo de Minusca es de 1.000 millones de dólares.

En la capital, el Presidente Touadera y su clan familiar derivan cada céntimos hacia sus bolsillos y para que nadie se queje, ha integrado a la oposición en su gobierno. Todos se reparten el pastel. Entre sus asesores presidenciales se encuentra Hassan Bouba, uno de los dirigentes de la UPC, la misma que acaba de arrasar Alindao y sus alrededores.

En la República Centroafricana la ONU no mantiene la paz; mantiene las matanzas. Si algún día ocurre un milagro y deja de haber matanzas, se acaba el flujo del dinero.

(*) https://www.la-croix.com/Monde/Afrique/sait-lattaque-contre-leveche-dAlindao-Centrafrique-2018-11-17-1200983758

jueves, 29 de noviembre de 2018

Casi todos los ‘bobos’ votan a Podemos (a diferencia de los ‘bonobos’)



Juan Manuel Olarieta

En 2000 el sociólogo estadounidense David Brooks escribió un libro titulado “Los bobos en el paraíso: la nueva clase alta y cómo lo lograron”, en el que sustituye el término “yupi” de los años ochenta por el de “bobo”.

Los filólogos que gustan de remontar el Amazonas sabrán que el término “bobo” es más bien de origen francés y que sus primeras huellas se rastrean hasta la novela “Bel-Ami” de Guy de Maupassant, escrita nada menos que en 1885, por lo que la sociología sigue sin descubrir nada nuevo.

El “bobo” es el “pequeño burgués bohemio” cuyo hábitat natural es siempre la capital (Nueva York, París, Madrid). Más aún: es el viejo “burgués gentilhombre” de Molière, aquel que hablaba en prosa sin saberlo.

Quizá el “bobo” de hoy tenga un poco más de cultura; quizá sea precisamente un “cultureta”, ese tipo de esponja que absorbe y exuda la ideología dominante a través de los nuevos medios digitales, desde los videojuegos hasta YouTube. Es un gilipollas que ha pasado por la universidad y casi seguro que tiene un máster de esos que se venden  y se compran a precio de oro.

“Económicamente está a la derecha e ideológicamente a la izquierda”, dice un experto, en referencia a “la izquierda caviar”, exquisita, ese conglomerado de intelectuales que resumen lo que la contracultura ha impuesto como menú políticamente correcto y saludable: feminista, ecologista, “gay friendly”, animalista, vegano...

El “bobo” es enemigo del menú del día, alguien que se puede permitir el lujo de elegir y luego pagar la cuenta.

Una subespecie del “bobo” es el “lili” (liberal libertario) en donde la “nueva izquierda” que arrastra los pies desde mayo del 68 converge con “la ultraderecha”. Son los “ex” frustrados y fatigados, que reniegan de sí mismos, aunque no lleguen a los extremos de Sánchez Dragó o Paco Frutos. Ya no son lo que fueron. Es posible que no sean nada, pero otros más jóvenes han tomado el relevo de esa nada.

Desde Rousseau, la pequeña burguesía es el patrón de la clase media y, por extensión, de un país o de una época. El “pequebús” es la vara de medir, sobre todo en el terreno ideológico, donde la prensa sepia y las altas finanzas no tienen nada que decir. Al contrario. Los llamados “líderes de opinión” son los “bobos”.

Tienen mucho en común con el “burgués gentilhombre” de Molière. No es que aparenten algo que no son sino que no aparentan lo que son. De ahí que hayan abandonado su universo provinciano para “gentrificar” los barrios del centro de la gran capital, donde conviven de manera cosmopolita con los ancianos al borde del desahucio y los pakistaníes que reparan móviles.

Los anglosajones tienen una batería de expresiones para referirse a ellos: liberal de limusina, socialista champán, “dink” (dos sueldos y sin hijos)... Además de invadir los barrios más castizos, se han apoderado de la gastronomía popular y quieren pagar la cuenta con tarjeta de crédito, aunque eso no es lo peor: antes la cuenta dependía de la cantidad de comida, mientras que ahora es “degustación”, o sea, que pagamos más cuanto menos comemos.

En los ochenta los “yupis” votaban al PSOE. ¿A quién votan hoy los “bobos”? ¡Joder!, ¡vaya pregunta! ¿A quién va a ser? ¡A Podemos! Para tener una imagen exacta de un ”bobo“ no hay más que mirar una foto de Pablo Iglesias, Íñigo Errejon y similares. Son de esos que te los imaginas yendo en bicicleta a la oficina, por mucho que haga un frío del carajo. Pero, ¿hay algo en este mundo peor que la emisión de gases de efecto invernadero?

En las tabernas ya no se puede fumar. Si pides un vino te preguntan si quieres un reserva cosecha de 1998. En los restaurantes tampoco ponen cuchara sobre el mantel. Se acabaron los platos de oreja, riñones o gallinejas. Los clientes son posmodernos, bien afeitados y con gomina en el flequillo. No ves a nadie metiéndose un palillo entre los dientes. Están hipnotizados por su móvil.

Ese paisaje urbano demuestra que, en contra de lo que opinan los sociólogos, los “bobos” no son una clase social sino una tribu urbana, un modo de vida creado por lo que hoy se llaman “comics” y antes tebeos. La realidad imita al arte. A los “bobos” la infancia les dura más tiempo porque pasan el rato entre juguetes y videojuegos.

(Este artículo sobre los “bobos” continuará porque ahora me tengo que ir al foro, pero os prometo que próximamente hablaremos de otra categoría sociológica diferente, los “bonobos”, que son aquellos “burgueses no bohemios”. ¿Os habíais creído que la lucha de clases era algo simple o qué?)


Más información:

- Fascismo y ultraderecha: un fenómeno que no se mide con la vara LGTBI

- La degeneración política del eco-pacifismo

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Dos de los marineros ucranianos detenidos en el Estrecho de Kerch son espías


De los 24 marineros capturados tras la provocación organizada por Kiev en el Estrecho de Kerch, dos son espías ucranianos del SBU, el servicio de inteligencia.

El FSB ha publicado un vídeo del interrogatorio de los marineros detenidos, de los que dos admiten ser agentes del SBU ante la cámara.

El capitán Vladimir Lessovoi también admite que sabía que lo que estaban haciendo era una provocación y que ignoraron deliberadamente las órdenes de las autoridades marítimas rusas transmitidas por radio.

Uno de los dos espías detenidos a bordo del Nikopol, Andrei Drach, un oficial de la 7 Dirección de Inteligencia Militar del SBU, reconoce abiertamente que entraron en aguas territoriales rusas, que recibieron advertencias de que estaban violando la frontera rusa y que debían salir de allá.

Las aguas territoriales por las que navegaban los buques ucranianos están bajo jurisdicción rusa antes de la reintegración de Crimea a Rusia, lo cual es grave cuando la nave es comercial, pero mucho más si se trata de una de tipo militar.

La presencia de dos espías entre la tripulación ha sido confirmada por el director del SBU, Vassili Gritsak, quien anunció que estaban allí como oficiales de contrainteligencia.

La presencia de espías ucranianos entre la tripulación confirma las sospechas de algunos medios que vienen destacando la posibilidad de que los buques pretendieron cometer un atentado contra el Puente de Kerch, que para el gobierno de Kiev es un símbolo muy especial de la pertenencia de Crimea a Rusia.

Pero Ucrania es una país abonado a la chapuza por culpa de Porochenko y sus mariachis: el Parlamento ucraniano (Rada) aprobó la ley marcial durante 30 días en la frontera con Rusia, pero la versión publicada en el Boletín Oficial menciona 60 días y carece de límites territoriales, algo que no tiene ninguna clase de precedentes.

El servicio de prensa de Poroshenko dice que es un error y promete corregirlo... Kiev tiene muchos errores que corregir.

¿Por qué invierte China en los países más pobres del mundo?

Entre 2000 y 2014 China emprendió más de 4.400 proyectos de desarrollo en 138 países, lo que le convierte en una de las principales fuentes de financiación de la infraestructura económica en varios continentes, pero especialmente en algunos de los países más pobres.

Los nuevos proyectos de la Ruta de la Seda indican claramente que el objetivo crucial de China es contrarrestar la hegemonía mundial de Estados Unidos.

Pekín invierte en países del primer mundo, con prioridad en la adquisición de tecnologías a través de la compra de acciones en las empresas en cuestión, así como en adquisiciones para aumentar los vínculos comerciales en general.

El país adopta diferentes estrategias cuando invierte en países en desarrollo o desarrollados, pero el principal objetivo de las inversiones chinas son países muy poblados que pronto se convertirán en consumidores de productos chinos. Las inversiones abren nuevos mercados al consumo.

China también compra instalaciones existentes o las construye nuevas para generar crecimiento en las economías de los países más pobres para transformarlos en socios comerciales.

En el futuro esos socios pueden desempeñar un papel cada vez más importante como mercado para los productos chinos y punto de apoyo de la introducción del yuan en el sistema financiero internacional.

La nueva Ruta de la Seda trata de crear un espacio financiero único en un territorio que abarca toda Eurasia, así como parte de África y Oceanía.

La influencia económica de China en varias regiones en desarrollo ya está al mismo nivel que la de los países occidentales, o incluso por delante, como en el caso de África.

Se han entablado 12 combates entre tropas estadounidenses y rusas en Siria


Las tropas estadounidenses se han enfrentado con fuerzas rusas en Siria en 12 ocasiones, según ha reconocido James Jeffrey, representante especial de Estados Unidos para Siria en una entrevista concedida la semana pasada a los medios de comunicación rusos (*).

Una transcripción de la entrevista se publicó posteriormente en el sitio web de la embajada de Estados Unidos en Moscú.

Los periodistas rusos pidieron a Jeffrey que comprobara los detalles de un incidente ocurrido en febrero en el que un grupo de mercenarios rusos y combatientes sirios partidarios del régimen atacaron a las fuerzas estadounidenses y a sus socios locales en la provincia de Deir Ezzor, en el este del país. El Pentágono dijo que las tropas estadounidenses habían solicitado apoyo aéreo cercano para defender su puesto de avanzada, matando hasta 200 combatientes enemigos.

No hubo bajas estadounidenses, pero uno de los combatientes de la fuerza asociada resultó herido.

“¿Puedo pedirle detalles sobre este enfrentamiento?”, preguntó un periodista de Kommersant a Jeffrey: “¿Sucedió realmente y cuántas víctimas se registraron?”

“Ha habido varios enfrentamientos, algunos con disparos y otros sin ellos”, dijo Jeffrey. “Una vez más, continuamos nuestra misión allí y seguimos ejerciendo nuestro derecho de autodefensa”.

El periodista ruso le pidió entonces a Jeffrey que proporcionara detalles de la otra docena de incidentes, pero no lo hizo, citando cuestiones de seguridad operativa.

“No comentamos las acciones militares específicas de esta naturaleza. Las fuerzas estadounidenses están legítimamente en Siria, apoyando a las fuerzas locales en la lucha contra el Califato Islámico”, dijo Jeffrey, usando un acrónimo árabe del grupo terrorista. “Si es necesario -y esto ha ocurrido una docena de veces en Siria- ejercemos nuestro derecho de legítima defensa cuando nos sentimos amenazados. Eso es todo lo que tenemos que decir sobre eso”.

El ataque de febrero fue el más destacado y provocó un enfrentamiento entre las fuerzas estadounidenses y rusas.

Aunque se dice que los rusos eran mercenarios que trabajaban para el Grupo Wagner, una empresa militar privada, los combatientes fueron acusados de actuar como una unidad paramilitar para el Kremlin. Aparecieron durante la guerra civil siria y la guerra del Donbas en Ucrania.

Antes de realizar ataques aéreos contra la unidad mixta rusa y siria en febrero, el Pentágono dijo que sus comandantes locales habían reducido los ataques con sus homólogos rusos.

Funcionarios rusos aseguraron a los comandantes estadounidenses que no comprometerían a las fuerzas de la coalición en las cercanías de la zona, dijo el portavoz.

El ataque de mercenarios rusos y pro-régimen incluyó carros de combate T-55 y T-72 con el apoyo de sistemas de cohetes y morteros de lanzamiento múltiple, así como una formación a pie del tamaño de aproximadamente un batallón.

El contingente estadounidense en tierra utilizó ataques aéreos que supuestamente mataron a cientos de combatientes enemigos.

El ataque tuvo lugar en la provincia petrolera de Deir Ezzor, en el este de Siria.

“Sospechamos que las fuerzas sirias favorables al régimen intentaban apoderarse del terreno [de los milicianos kurdos apoyados por Estados Unidos] liberados del Califato Islámico en septiembre de 2017”, dijo en febrero el coronel Thomas Veale, portavoz de la “coalición” encabezada por Estados Unidos en Siria e Irak. “Las fuerzas favorables al régimen probablemente estaban tratando de apoderarse de los campos petroleros de Khusham que había sido una fuente importante de ingresos para el Califato Islámico de 2014 a 2017”.

(*) https://ru.usembassy.gov/special-representative-for-syria-engagement-jeffrey-in-interview-with-ria-novosti-and-kommersant/

martes, 27 de noviembre de 2018

La crisis del Estrecho de Kerch deja a Ucrania en evidencia una vez más


Hasta el mes de marzo de este año la travesía del Estrecho de Kerch se ha llevado a cabo sin incidentes de ningún tipo, según las normas habituales de circulación marítima, tanto para los buques rusos como para los ucranianos.

En marzo Ucrania inicia una escalada de provocaciones al abordar un barco ruso, el Norte, y detener a su tripulación, que no sería devuelta a Rusia hasta el mes de octubre.

A partir de entonces ambos países se dedican a abordar los barcos del otro. Además, Ucrania comienza a militarizar el Mar de Azov e inicia la construcción de una base naval en Berdiansk.

En julio de este año dos barcos ucranianos de la clase Gyurza-M, el Lubny y el Kremenchuk, procedentes de Berdiansk se sumaron a los otros dos que ya tenía en el Mar de Azov.

El 5 de noviembre un avión Su-27 ruso interceptó un avión americano ELINT EP-3 que volaba cerca de las aguas territoriales de Crimea.

El 19 de noviembre un avión de reconocimiento israelí Gulfstream G-550 Nachshon Aitam (código de vuelo 537) sobrevoló el Estrecho de Kerch.

El 25 de noviembre tres buques de la marina ucraniana, el Berdiansk, el Nikopol y el Yani Kapu, procedentes del puerto de Odesa violaron la frontera marítima de Rusia. Los dos primeros buques eran militares, es decir, iban armados.

Los barcos se niegan a obedecer las órdenes de las autoridades marítimas rusas, que tienen derecho a controlar el tráfico martítimo en el Estrecho, según un acuerdo firmado en 2003 con Ucrania.

Ante la provocación, Rusia decide cerrar el Estrecho de Kerch, atravesando un buque cisterna vacío en medio del puente.

Mientras tanto, otros dos barcos ucranianos salen del puerto de Berdiansk para reforzar a los tres anteriores, que permanecen bloqueados en el Mar Negro.

Rusia envia helicópteros y cazas Su-25 para sobrevolar la zona mientras que el FSB ruso, la policía que cumple funciones de guardia costera, se prepara para abordar a los barcos ucranianos.

Los buques ucranianos se oponen al abordaje, los guardacostas rusos embisten a uno de los buques, el carguero Yani Kapu, y abren fuego contra los motores de los demás para pararlos, remolcarlos y detener a la tripulación.

El portavoz de la Armada ucraniana admite que los barcos ucranianos abrieron fuego contra los guardacostas rusos.

Los dos barcos ucranianos que habían zarpado de Berdiansk para ayudar a los tres primeros, dan la vuelta y regresan al puerto de origen con el rabo entre las piernas.

Durante todo el día aviones de reconocimiento estadounidenses Sigint sobrevuelan el Estrecho. Uno de ellos ellos, de tipo RC-135V, serie 64-14841, código JONAS 21, con sede en la Bahía de Suda, en Creta, sobrevuela la Península de Crimea.

La segunda nave es un dron del tipo RQ-4B, serie 11-2047, con el código Forte10, capaz de volar a gran altura. Está teledirigido desde la base naval estadouidense de Sigonella, en la isla de Sicilia.

Si fuera cierto lo que dicen en Kiev los medios oficiales, si realmente se tratara de una agresión militar rusa, el gobierno de Porochenko debería haber declarado la guerra a Rusia. Pero el ejército ucraniano ha vuelto a quedar en evidencia: su marina no ha sido capaz de medirse ni siquiera a los guardacostas rusos.

La explicación está en otro lado. El objetivo de la provocación ucraniana es imponer la ley marcial y suspender las elecciones previstas para marzo, ya que, según los sondeos, Porochenko sólo controla el 9 por ciento de la intención de voto.

Dicho en román paladino: la declaración de guerra de Porochenko no es contra Rusia sino contra su propio pueblo.

Como ven, es lo mismo que en el Donbas.

¿Podría la OTAN haber institigado la provocación como excusa para meter sus buques en el Mar de Azov? No, porque ahí los rusos les han puesto una línea roja muy clarita y la OTAN ya le ha explicado a Porochenko que no les van a sacar las castañas del fuego (al menos de momento).

¿Confiaba Ucrania en que la amenaza de la OTAN les protegería de Rusia? No, porque si Ucrania entra en guerra pierde las limosnas que el entrega el Fondo Monetario Internacional, lo que le conduciría a la quiebra al día siguiente.

A Ucrania le está resultando muy complicado internacionalizar su fobia hacia Rusia. Los fracasos del gobierno de Kiev proceden de que no es un actor protagonista sino un mero decorado que la intoxicación mediática utiliza para sus propias campañas.


Los kurdos reciben el apoyo militar de los sátrapas saudíes


El carácter sumiso del movimiento kurdo PKK/PYG hacia el imperialismo y la reacción de Oriente Medio no deja de sorprender, incluso a los más avisados. Ahora Arabia saudí y Emiratos Árabes Unidos han enviado tropas a las zonas que controlan los kurdos en el noreste de Siria, según el periódico turco Yeni Safak.

Un convoy de tropas de un Estado árabe del Golfo acaba de llegar recientemente a la zona de contacto entre el PKK/PYG kurdo y el Califato Islámico en los alrededores de Deir Ezzor.

De esta manera Siria ya no será sólo un país invadido por las hordas yihadistas y sus amos estadounidenses, franceses, británicos y demás, sino también por las monarquías del Golfo. Ya no quieren intermediarios yihadistas; han llegado los jefes para tomar cartas en el asunto directamente. Lo que antes era encubierto ahora es descarado.

Pero si el norte de Siria no es lo que parece sino otra cosa, como Rojava, es decir, Kuridistán, entonces los kurdos están consintiendo que su propio país sea el más militarizado el mundo, aunque las tropas no sean kurdas precisamente, sino mercenarios de terceros países.

Los kurdos del PKK/PYG están convirtiendo a su aclamada Rojava en la vergüenza del mundo entero.

Las fuerzas invasoras estarán estacionadas con las tropas de la “coalición” encabezada por Estados Unidos, que apoyarán su tarea con refuerzos militares, así como con armas pesadas y ligeras.

La invasión se produce en un momento en que Ankara se prepara para lanzar una vasta operación militar con la cobertura del llamado “ejército libre de Siria” contra el PKK/PYG en el noreste.

Se teme que se produzcan enfrentamientos entre árabes, kurdos y turcos, que serán los primeros de ese tipo en territorio sirio, lo que dará una nueva dimensión a la guerra que justificará la presencia permanente de tropas extranjeras sobre su suelo.

En los últimos meses, los asesores militares saudíes y emiratíes se han reunido con dirigentes del Partido Democrático del Kurdistán (PDK) y del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en una base estadounidense del noreste de Siria.

https://www.middleeastmonitor.com/20181122-saudi-arabia-uae-send-troops-to-support-kurds-in-syria/

lunes, 26 de noviembre de 2018

El gobierno británico dirige a los medios en la campaña de intoxicación contra Rusia

En 2015 el gobierno británico lanzó una operación encubierta, llamada “Iniciativa de Integridad”, para insertar propaganda contra Rusia en los medios de comunicación occidentales.

La campaña de difamación contra Trump, que afirma que fue elegido por su colusión con Rusia, basada en el caso Steele, también fue una operación en gran medida británica, pero parece formar parte de un proyecto diferente.

La Iniciativa de Integridad crea equipos locales o grupos de contacto entre periodistas, militares, académicos y grupos de presión de confianza que residen en países extranjeros. Estas personas reciben alertas a través de los medios de intoxicación para actuar cuando el centro británico percibe la necesidad.

El 7 de junio el grupo español local tardó sólo unas pocas horas en descarrilar el nombramiento de Pedro Baños como Director del Departamento de Seguridad Nacional en España. El grupo determinó que tenía una visión demasiado positiva de Rusia y lanzó una campaña coordinada de difamación en su contra en los medios de comunicación (1).

Las operaciones de la Iniciativa de Integridad aparecieron cuando al revelarse algunos de sus documentos, incluyendo las solicitudes de subvenciones al Ministerio de Asuntos Exteriores británico que se publicaron anónimamente en cyberguerrilla.org.

Teóricamente la Iniciativa de Integridad la administra el Instituto para la Formación de Personal de Estado, una organización no gubernamental financiada por el gobierno. Su manual interno describe así el objetivo de esta ONG:

“La Iniciativa de Integridad fue lanzada en el otoño de 2015 por el Instituto para el arte de la palabra, en cooperación con la Universidad Libre de Bruselas, para llamar la atención de políticos, responsables de la toma de decisiones, líderes de opinión y otras partes interesadas sobre la amenaza que Rusia representa para las instituciones democráticas en el Reino Unido, Europa y América del norte” (2).

El lema es “defender la democracia contra la desinformación”. El grupo incluye países europeos, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá y parece estar expandiéndose hacia Oriente Medio.

El manual cataloga a Bellingcat y el Atlantic Council como “organizaciones socias” y también forman parte del montaje otro tipo de equipos, como DFR Digital Sherlocks, EuVsDisinfo, Buzzfeed, Irex, Detector Media, Stopfake o LT MOD Stratcom. Anuncia lo siguiente: “Los miembros del grupo serán enviados a sesiones de capacitación en el extranjero para mejorar sus habilidades técnicas en desinformación y fortalecer los vínculos con la comunidad”.

En su página se definen de la siguiente manera: “No somos una agencia gubernamental, pero trabajamos con departamentos y agencias gubernamentales que comparten nuestros objetivos”. Los planes presupuestarios que publican muestran que más del 95 por ciento de la financiación de la Iniciativa de Integridad proviene directamente del gobierno británico, la OTAN y el Departamento de Estado de Estados Unidos. Todas las personas de contacto para crear equipos en el extranjero son funcionarios de la embajada británica. Es una campaña de influencia en países extranjeros dirigida por el gobierno británico que se esconde detrás de la cortina de una ONG.

La organización está dirigida por un tal Chris N. Donnelly que recibe 8.100 libras al mes por crear la red. Su solicitud de financiación para los años 2017 y 2018 explica cómo funciona la Iniciativa:

“Combatir la desinformación y la influencia maliciosa de Rusia en Europa ampliando la base de conocimientos, aprovechando la experiencia existente y creando una red de redes de expertos, formadores de opinión y responsables de la toma de decisiones para sensibilizar al público nacional sobre la amenaza y contribuir a crear la capacidad nacional para hacer frente a ella” (3).

Si el trabajo de la Iniciativa de Integridad es tan legítimo, ¿por qué el Ministerio de Asuntos Exteriores lo dirige a través de una ONG? Las intervenciones se financian dentro de un “Programa Estratégico de Comunicación en Lengua Rusa” más amplio, gestionado por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

En la solicitud presupuestaria para los años 2017 y 2018 pidieron 480.635 libras y recibieron 102.000 de la OTAN y del Ministerio de Defensa lituano. Muestra un gasto previsto de 1.961.000 de libras (4), aunque también el Departamento de Estado de Estados Unidos figura como copatrocinador con 250.000 libras (5) y Facebook con 100.000 libras. El presupuesto prevé una estrecha cooperación con los militares locales de cada país. Cabe señalar que la OTAN también es generosa en la financiación de los grupos locales.

Uno de los documentos divulgados es una nota sobre los puntos de discusión titulada “3 objetivos principales para el FCO” (6):

“Desarrollar y probar el concepto y la metodología de los grupos locales y crearlos en una serie de países con situaciones diferentes.

“Asegurar que la gente (en el gobierno, en los grupos de reflexión, en el ejército, entre los periodistas) tenga una buena visión de conjunto, que la gente reconozca que somos víctimas de un ataque híbrido concertado y deliberado por parte de Rusia.

“Aumentar la velocidad de respuesta, empujar a la red al activismo en la búsqueda del ‘minuto dorado’”.

En “top 1, configurar grupos locales”, un apartado indica: “Conectar los medios de comunicación con el mundo académico, los responsables políticos y los expertos de un país para que tengan un impacto en la política y la sociedad”.

De ahí que en la televisión serbia Jelena Milic silenciara las opiniones favorables a Rusia, pero defender la democracia silenciando algunas voces en una televisión pública parece ser un concepto contradictorio.

Otro apartado señala que la Iniciativa de Integridad influye secretamente en los gobiernos extranjeros:

“Nos comprometemos muy discretamente con los gobiernos, basándonos en contactos personales de confianza, en particular para asegurarnos de que no vean nuestro trabajo negativamente, y para tratar de influenciarlos suavemente, como es apropiado para una ONG independiente como la nuestra.

- en Alemania, a través del moderno centro liberiano para influir en la Cancillería y el Ministerio de Defensa
- en los Países Bajos, a través de HCSS para influir en el Ministerio de Defensa
- en Polonia y Rumania, a través de sus representantes ante la OTAN
- en España, a través de asesores especiales, en las oficinas del Ministerio de Defensa y del Presidente del Gobierno
- en Noruega, a través de contactos personales en el Ministerio de Defensa
- en la sede de la OTAN, a través de la Unidad de Planificación de Políticas de la Oficina del Secretario General.

“Tenemos contactos latentes en otros gobiernos que activaremos según sea necesario a medida que los grupos se desarrollen”.

Una descripción de los grupos locales realizada en julio de este año muestra las actividades en al menos 35 países. Otro archivo revela las instituciones locales asociadas y los individuos involucrados en los programas locales.

No menos interesante es la descripción de sus hazañas. La caída del MH 17 por un misil ucraniano BUK, el falso ataque químico en Jan Sheijun y el caso Skripal se citan como ejemplos de “desinformación rusa”. Sin embargo, al menos dos de estos acontecimientos, Jan Sheijun, a través de los Cascos Blancos gestionados por Reino Unido, y el caso Skripal son el resultado de operaciones de desinformación organizadas por los servicios de inteligencia británicos.

El documento más interesante del paquete es el “Plan de proyecto” de las páginas 7 a 40 de la solicitud de presupuesto 2018, donde bajo el apígrafe “Sostenibilidad” señala:

“Se propone que el programa continúe al menos hasta marzo de 2019 para garantizar que los grupos locales establecidos en cada país tengan tiempo suficiente para arraigarse, encontrar financiación y demostrar su eficacia. El financiamiento del FCO para la Fase 2 ampliará la escala, el alcance y la eficacia de las actividades. A medida que se establezcan los grupos locales, tendrán que empezar a tener acceso a fuentes locales de financiación. Pero es un proceso lento y más difícil en algunos países que en otros. La DDP [División de Diplomacia Pública] en la sede de la OTAN ha demostrado ser una fuente fiable de financiación para los grupos nacionales. La ATA [Asociación del Tratado Atlántico] promete hacer lo mismo, proporcionando acceso a otras fuentes de financiación dentro de la OTAN y de los países miembros. La financiación de fuentes institucionales y de los gobiernos nacionales de Estados Unidos se ha retrasado debido a disputas internas dentro del gobierno de Estados Unidos, pero desde marzo de 2018 este parón parece haberse resuelto y la financiación debería fluir ahora”.

“El programa ha comenzado a crear una masa crítica de individuos de una sociedad transversal (grupos de reflexión, académicos, políticos, medios de comunicación, gobierno y militares) cuyo trabajo se refuerza mutuamente. La creación de una red de redes ha dado a cada grupo nacional coherencia local, credibilidad y alcance, así como un buen acceso internacional. Todas estas condiciones, así como la creciente conciencia entre los gobiernos de la necesidad de este trabajo, deberían garantizar la continuidad del trabajo bajo diversos auspicios y en diversas formas”.

La tercera parte de la solicitud de subvención enumera las diferentes actividades, sus resultados y consecuencias (7). El plan presupuestario incluye una sección que describe los riesgos de la Iniciativa de Integridad, que incluyen la piratería informática y, además, “publicidad negativa generada por Rusia o por partidarios de Rusia en los países objetivo, o por grupos políticos y de interés afectados por el trabajo del programa, con el objetivo de desacreditar el programa o a sus participantes, o de crear un bochorno político”.

(1) https://www.pdf-archive.com/2018/11/02/moncloa-campaign-6-atttwitter080618/moncloa-campaign-6-atttwitter080618.pdf
(2) https://www.pdf-archive.com/2018/11/02/iihandbookv2/iihandbookv2.pdf
(3) https://www.pdf-archive.com/2018/11/02/fco-application-form-2017-18/fco-application-form-2017-18.pdf
(4) https://www.pdf-archive.com/2018/11/02/integrity2018activitybudgetv3/integrity2018activitybudgetv3.pdf
(5) https://www.pdf-archive.com/2018/11/02/fco-application-form-2018-v2/fco-application-form-2018-v2.pdf
(6) https://www.pdf-archive.com/2018/11/02/top-3-deliverables-for-fco/top-3-deliverables-for-fco.pdf
(7) https://www.pdf-archive.com/2018/11/02/integrity2018activitybudgetv3/integrity2018activitybudgetv3.pdf

Ucrania extiende la crisis con Rusia al Mar Negro

Ayer se produjo un grave incidente naval en el Estrecho de Kerch entre buques ucranianos y rusos. Un barco ruso golpeó violentamente en el costado al remolcador ucraniano Yani Kapu cuando éste se acercaba al puente de Kerch escoltado por dos barcos de guerra ucranianos, el Berdyansk y el Nikopol.

El Estrecho de Kerch delimita las aguas del Mar de Azov y el Mar Negro. Sobre el mar, Rusia ha construido un puente para tener un acceso terrestre a la Península de Crimea, anexionada por Rusia tras el Golpe de Estado fascista de Kiev en 2014.

Como Kiev no reconoce la anexión de Crimea, tampoco reconoce el límite de las aguas territoriales rusas. Sin embargo, en virtud de un acuerdo previo de 2003 firmado entre ambos países, el Mar de Azov tiene el estatuto de “aguas interiores de Ucrania y Rusia” y el Estrecho de Kerch está bajo el control conjunto de ambos países.

Los tres barcos ucranianos navegaban desde el puerto de Odessa, en el Mar Negro, hasta Mariupol, en el Mar de Azov. Desde septiembre, Kiev ha estado reforzando su presencia militar en este Mar poco profundo, atrapado entre Crimea y Rusia y cerrado por el Estrecho. Un tránsito anterior de buques de guerra ucranianos a finales de septiembre ya dio lugar a tensiones, sin llegar a la confrontación.

Según la versión rusa, la travesía de estos barcos es una violación de sus aguas territoriales. Moscú había anunciado previamente el cierre del Estrecho debido a la presencia de un buque comercial, y no habían sido informados de los proyectos ucranianos. La Armada ucraniana afirma que advirtió a Rusia previamente del itinerario de sus barcos.

Un vídeo publicado anoche, aparentemente filmado por un marinero ruso, muestra la peligrosa maniobra. Se oye a un oficial ruso ordenando “aplastar” al barco ucraniano. La armada ucraniana informó inmediatamente del incidente e indicó que los otros barcos seguían su camino.

Entonces cuando los barcos rusos abrieron fuego contra los dos barcos de escolta que seguían al Yani Kapu, después de que rechazara la orden de detenerse. Fueron inutilizados y luego detenidos. En las grabaciones de audio publicadas por el sitio web ucraniano Liga, se oye a los marineros rusos advertir a sus homólogos ucranianos: “Manos arriba o disparamos”.

La marina ucraniana ha sido puesta en alerta. Anoche helicópteros y aviones de combate rusos se dejaron ver sobre el puente y, de madrugada, los rusos han retirado el petrolero que habían colocado bajo los arcos del puente. Además, los rusos han anunciado la reapertura de la navegación en el Estrecho.

Ayer la Armada ucraniana informó de una escalada y un enfrentamiento entre varios buques de guerra rusos y ucranianos. Esto dio lugar a que la Armada rusa disparara contra tres barcos ucranianos que luego fueron asaltados por los comandos del FSB, el servicio de seguridad ruso responsable de la protección de fronteras. Según Kiev, seis marineros resultaron heridos y 23 fueron capturados en el asalto, el más grave en esta zona, donde las tensiones han seguido aumentando en los últimos meses.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, seguida posteriormente por la parte rusa. Estaba previsto que esta reunión se celebrara a última hora de hoy por la mañana en Nueva York.

Poroshenko ha pedido al Parlamento la aprobación de la ley marcial, lo que podría provocar una ruptura de las relaciones diplomáticas con Rusia, el establecimiento de un estado de emergencia, o incluso el aplazamiento de las elecciones presidenciales de marzo del año que viene.

El objetivo de Ucrania es aflojar la mordaza sobre sus dos principales puertos del mar de Azov, Berdiansk y Mariupol. Desde la inauguración del puente entre Crimea y Rusia en mayo, Moscú ha estado llevando a cabo inspecciones sistemáticas en los buques comerciales con destino a estos puertos, lo que ha provocado retrasos muy costosos que pueden durar hasta varios días. En respuesta a estas medidas, Kiev ha comenzado a transferir parte de su armada (de la que casi el 80 por ciento de ella se perdió en 2014 con la anexión de Crimea) a esta zona anteriormente menos militarizada.

Anoche en Kiev varias decenas de manifestantes se reunieron frente a la embajada rusa. En el Donbass, una región fronteriza con el mar de Azov, se ha informado de un aumento de los disparos y bombardeos a lo largo de la línea de frente entre el ejército ucraniano y las fuerzas de las Repúblicas Populares.

domingo, 25 de noviembre de 2018

Los yihadistas se reunieron con el ministro israelí de Defensa

Yaalon, antiguo ministro de Defensa israelí
Moshe Yaalon, antiguo ministro de Defensa israelí, se reunió con yihadistas sirios en el marco del compromiso de Israel con la Guerra de Siria, ha revelado el general Gershon Hacohen, antiguo Comandante del Estado Mayor de Israel, en una conferencia del Instituto Israelí para la Democracia.

“Vinieron y Bogie quería entender quiénes eran. Le preguntó a uno de ellos: ‘Dime, ¿eres salafista?’ Y él respondió: ‘No sé realmente lo que es un salafista. Si eso significa que rezo más, entonces sí. Solía rezar una vez a la semana los viernes, ahora rezo cinco veces al día’. Por otro lado, un salafista no tiene la intención de cooperar con los sionistas. Estoy sentado con el ministro de Defensa sionista. Así que no lo sé. Esto significa que los componentes de la identidad son muy fluidos. No te dicen en qué dirección va la persona”, dijo el general Hacohen.

La reunión probablemente tuvo lugar antes de que el general Hacohen se retirara del ejército israelí en septiembre de 2014. En ese momento, la mayor parte del sur de Siria estaba en manos del llamado “ejército libre de Siria”.

Hacohen afirmó que los sirios que conocieron a Yaalon eran “activistas”. Sin embargo, el hecho de que el ministro de Defensa israelí se haya reunido con ellos sugiere que formaban parte del mando militar del llamado “ejército libre de Siria”.

La cooperación de Israel con el llamado “ejército libre de Siria” está bien documentada. El año pasado, la agencia de noticias de la oposición siria Smart publicó un vídeo de combatientes del “ejército libre de Siria” utilizando cohetes de 107 milímetros suministrados por el ejército israelí.

Ambas partes han planeado incluso establecer una "zona de seguridad" en el sur de Siria, según un informe (*).

A pesar del apoyo de Israel, el “ejército libre de Siria” no ha logrado mantener el sur de Siria bajo su control cuando el ejército regular lanzaron una operación militar en la región a principios de este año.

(*) https://southfront.org/israel-seeks-to-use-free-syrian-army-to-establish-40km-deep-safe-zone-in-southern-syria-report/

sábado, 24 de noviembre de 2018

Muerte del jefe del espionaje militar ruso: carnaza para las teorías de la conspiración

Igor Korobov: jefe del GRU fallecido
Desde que en los sesenta la CIA pusiera de moda las conspiraciones, uno de sus mayores éxitos, determinados tipos de información se envuelven siempre en una nube tóxica.

A cada cual nos parece que nosotros estamos libres de pecado; lo conspiranoico son las informaciones de los demás. Pero lo más conspiranoico de todo es siempre lo que se escapa a la ideología dominante. Los que no siguen la corriente son “la oveja negra”. Sospechosos de pensar por sí mismos.

Las grandes cadenas nunca son sospechosas de nada; no incurren en las teorías de la conspiración. Sencillamente ellas imponen el canon y uno de esos canon es que en Moscú no hay “muertes por causas naturales” y menos en las altas esferas sino sospechas, intrigas, purgas y demás.

Alrededor del Kremlin todo es morbo para los medios de intoxicación, como la reciente muerte de Igor Korobov, que encabezaba el GRU, el servicio de inteligencia militar de Rusia. Korobov no ha podido morir de cáncer, como dice el Kremlin; eso es tan simple que no sirve para vender periódicos.

Desde 1917 en Moscú las cosas nunca son lo que parecen. ¿Pruebas?, ¿fuentes?, ¿demostraciones? No es necesario nada de eso; basta con rumores, cotilleos, chascarrillos o, simplemente, con recurrir a la sicopatología.

En Londres el diario The Sun sospecha que fue asesinado porque falló en el envenenamiento de Skripal, lo que ”volvió loco de rabia a Putin”.

El Daily Mail también asocia la muerte de Korobov con el envenenamiento de Skripal, pero añade algo más: el derribo del vuelo MH17 en Ucrania en 2014.

La BBC sugiere que Korobov cayó misteriosamente de una ventana...

https://www.rt.com/news/444651-korobov-death-conspiracy-media/

Amazon: la cara más negra del monopolismo del siglo XXI

Bezos: el monopolismo sin escrúpulos
Amazon es monopolismo en estado puro, un fenómeno de concentración de capital a escala mundial con dos caras fundamentales. La primera es una explotación brutal de su más medio millón de trabajadores, a los que tratan de someter a condiciones laborales extremas.

La otra es la ruina de los pequeños productores independientes y tiendas tradicionales. Es una de las causas de que, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid cada año cierren 400 comercios al por menor.

Jeffrey Preston Jorgensen, alias “Jeff Bezos” nació en 1964. Se licenció en una universidad de élite en Estados Unidos, trabajó en Wall Street y convenció a su mentor para que invirtiera en un proyecto de tienda en línea, a la que llamó Amazon en homenaje al gran río sudamericano.

En una tienda en línea lo importante no es el escaparate, ni tampoco la mercancía, sino la línea que engancha de por vida a los clientes que caen en sus garras. Amazon es -sobre todo- internet.

La empresa Blue Origin, propiedad de Bezos, dispone del 45 por ciento de los servidores del mundo que, entre otras funciones, ofrecen almacenamiento “en la nube”.

Siempre que hablamos de internet hay que hablar de espías y Amazon no es la excepción. La NSA ha invertido 600 millones de dólares en el desarrollo de los servidores “en la nube” de Amazon.

Bezos ha confesado su entusiasmo por la colaboración de su empresa con el espionaje estadounidense (*), que permitirá a la NSA y a otras 16 centrales de inteligencia de Estados Unidos recabar información del mundo entero.

Amazon Key permite a los transportistas de paquetes y otros proveedores de servicios acceder a las viviendas de los clientes cuando están fuera de casa. El cliente recibe una cerradura de puerta inteligente, una cámara de vigilancia de red y una aplicación.

Cuando un repartidor llega a la vivienda y nadie abre la puerta, solicita el acceso a Amazon a través de un proceso de identificación. La puerta se abre a distancia y la cámara de vigilancia comienza a grabar. Amazon tiene, pues, acceso a toda la esfera íntima de sus clientes y también una listado los que entran en sus domicilios.

A través de Amazon, Bezos controla Alexa, que tiene muchas funciones. Puede responder a todas las preguntas verbales y ejecutar órdenes a través de la red, como encender las luces de la habitación. Alexa también puede administrar otros dispositivos de la casa, poner la música o pronósticar el tiempo.

A principios de este año, Amazon abrió su primer supermercado de alta tecnología en los Estados Unidos, Amazon Go, para no tener que esperar en las cajas y cajeros. El cliente coge lo que quiere y sale de la tienda inmediatamente. El recibo se envía por correo electrónico.

Amazon no ha contado cómo funciona, pero es fácil de sospechar: las tiendas se han llenado de cámaras y sensores que registran a cada uno de los clientes.

El servicio de pagos Amazon Pay se pone a disposición de las tiendas para que la multinacional puede controlar también las compras que sus clientes hacen “off line” en otros comercios.

Bezos demostró que no era un tendero cualquiera cuando compró el Washington Post.

Además, envía naves al espacio.... A los monopolistas no les frena absolutamente nada.

(*) https://deutsch.rt.com/nordamerika/71922-gemeinsam-auf-wolke-sieben-amazon-nsa/
www.nextgov.com/emerging-tech/2018/06/nsa-systematically-moving-all-its-data-cloud/149179/
www.nextgov.com/it-modernization/2014/11/nsa-turns-cloud-help-manage-data-deluge/99104/

viernes, 23 de noviembre de 2018

Quienes no aprendan lo que es el facismo acabarán aplastados por él

Juan Manuel Olarieta

La moda del “auge del fascismo” está siendo tan hipnótica que algunos hasta niegan que haya tal “auge”, mientras que otros niegan que sea “fascismo”.

Claro que si no es fascismo, ¿qué es lo que está en auge?, ¿acaso vivimos una orgía de libertades y derechos?

No hay “auge del fascismo”, ni tampoco “fascismo”, pero al menos hay una enorme producción intelectual al respecto que no se corresponde con nada real. ¿Por qué tanto escribir sobre el fascismo si no hay tal fascismo?

Osvaldo Drozd es de los que se suben a ese carro con un ingenioso juego de palabras típicamente sudamericano: “No todos los fachos son pardos”(*), que es como decir que no todos los fascistas son fascistas.

Así de confusa está la cosa, aunque reconozco que estoy totalmente de acuerdo con una tesis de Drozd que me subyuga: si no se caracteriza correctamente esta nueva situación se corre el riesgo de convertirse en un blanco predilecto de ella, que yo traduzco a mi manera: “Quienes no aprendan lo que es el fascismo acabarán aplastados por él”.

Para evitar el aplastamiento hay que saber identificar al fascismo, que es lo contrario de lo que hace Drozd en su artículo, donde lo oculta y lo camufla en medio del típico batiburrillo seudoprogre: la nueva derecha, las clases medias, el neoliberalismo, el totalitarismo, el corporativismo...

Ese lenguaje melifluo sustituye las categorías propias que jamás aparecen en las tergiversaciones del fascismo: monopolismo, imperialismo, militarismo, capitalismo monopolista de Estado...

El camuflaje del fascismo se hace evidente cuando Drozd nos previene contra un “uso generalizado” de la categoría fascismo, que debe quedar archivada para hablar de ciertos países europeos en los años treinta. Pura historia; nada que ver con el presente.

La manipulación y el ocultamiento de Drozd llega al punto de sostener que “el tinte reaccionario, represivo o totalitario no es un rasgo propio del nazifascismo”. Es la teoría del ventilador (“en todas partes cuecen habas”), un recurso para los momentos más apurados. ¿Acaso la democrática República francesa no aplastó a sangre y fuego al movimiento obrero tras la Comuna de París?

Conclusión: desde los tiempos de los asirios (hace 5.000 años) todas las clases dominantes han sido igualmente reaccionarias, represivas y totalitarias. Todos son iguales... El mundo no cambia tanto como nos creemos.

El que no quiere entender nada, recurre siempre a ese tipo de subterfugios que, finalmente, acaban lavando la cara al fascismo de esas dos maneras. La primera consiste en sostener que tal o cual régimen no es fascista (y por lo tanto es democrático). La segunda es recular un poco más para decir: vale, es un régimen fascista; pero los fascistas no son tan reaccionarios como se dice, también los demócratas lo son...

En materia de fascismo el sabor típicamente latinoamericano parece ser la identificación del fascismo con una determinada política económica, expuesta por Drozd de una manera ridícula: en otros tiempos el fascismo se oponía al liberalismo, hoy el neofascismo va de la mano del neoliberalismo.

En fin, al artículo de Drozd no le faltan ninguno de los tópicos de la posmodernidad y en la medida en que esos tópicos están arraigados en muchos grupos antifascistas, están destinados a convertirse en carne de cañón. O espabilan, o acabarán aplastados (y nunca sabrán por qué, ni por quién).

(*) http://socompa.info/opinion/no-todos-los-fachos-son-pardos/

Rusia envía asesores financieros a Venezuela en previsión de una agresión desde Brasil


A petición del gobierno, Rusia ha enviado asesores financieros a Venezuela. El equipo ruso llegó a la capital del país el día después de la delegación china, por lo que algunos observadores se preguntan si las dos grandes potencias están coordinando sus esfuerzos para salvar la economía de su socio común en América Latina.

Ambos países tienen interés en ver las últimas reformas del Presidente Maduro, lanzadas para proteger la estabilidad del gobierno democráticamente elegido y legítimo: es él quien garantiza el reembolso de los préstamos que le han concedido los dos países durante los dos últimos años, y quien garantiza que los contratos de asociación firmados con ellos en el sector energético se mantengan adecuadamente.

Un cambio de régimen apoyado por Estados Unidos podría poner en el poder a “autoridades” que revertirían estos compromisos y buscarían “lagunas legales” para no cumplirlos. Desde esta perspectiva debemos entender la ayuda proporcionada por China y Rusia a Venezuela mediante el envío de asesores financieros, con vistas a la “construcción de un régimen”.

Ninguno de los dos grandes países tiene la voluntad, ni la capacidad militar, de defender físicamente a Venezuela de los ataques bélicos híbridos que este país ha sufrido en los últimos años: los dos países brindan un apoyo asimétrico, a través de misiones de asesoramiento que buscan abordar los problemas que son la fuente de la legítima oposición antigubernamental, que es explotada por actores extranjeros para una Revolución de Colores.

La economía venezolana se ha visto socavada por una combinación de interferencias estructurales de Estados Unidos y errores del gobierno del país, y corresponde al Estado venezolano rectificarlas. Lo mejor que podría ocurrir ahora sería que los consejos financieros de Rusia y China ayudaran a estabilizar la economía de Venezuela y crearan las condiciones para que los muchos exiliados que se fueron a los países vecinos en el punto álgido de la crisis de la guerra híbrida regresaran al país.

Al acercarse la victoria de Bolsonaro en Brasil, las dos grandes potencias habían visto surgir la urgencia de prestar asistencia y asesoramiento a Venezuela, por temor a ver a su ficticio socio del BRICS invadir el país, en connivencia con Colombia, bajo el pretexto de una “intervención humanitaria” que habría respondido a la tan publicitada crisis de los migrantes.

El presidente electo de Brasil ha negado haber planeado tal operación, pero existe la posibilidad de que él y sus generales cambien de opinión después de su toma de posesión a principios de 2019, por lo que se abre un pequeño plazo de dos meses para que Rusia y China se adelanten a este escenario, lo que hacen indirectamente enviando a los asesores que tienen.

Esto puede no ser suficiente para contrarrestar este posible evento, pero al menos puede hacer que Venezuela sea más robusta económicamente, anticipando el día en que tendrá que enfrentarlo.

https://orientalreview.org/2018/11/06/russia-financial-advisory-assistance-to-venezuela-is-regime-reinforcement/

jueves, 22 de noviembre de 2018

Los archivos del ‘gulag’ sorprenden a los propios descendientes de los perseguidos

Tras la caída de la URSS en 1991, numerosos familiares y descendientes de aquellos que fueron perseguidos, detenidos o encarcelados, sobre todo en tiempos de Stalin, acudieron al gobierno para pedir explicaciones e indemnizaciones.

El bombardeo publicitario, al que se unió la “nueva Rusia”, les hizo suponer que sus allegados habían sido perseguidos injustamente, e incluso gratuitamente. Eso es lo que les estaban contando, al menos.

Algunas de aquellas peticiones pasaron a Vladimir Startsev, Fiscal de Distrito de Leningrado, quien volvió a revisar de nuevo los archivos de la policía soviética, redactando en 2000 un informe oficial con sus conclusiones que ahora han salido a la luz. El fiscal no puede ser más claro y concluyente, por lo que transcribimos el informe en su integridad:

“En los últimos años, hemos recibido muchos formularios de solicitud de los hijos y nietos de las víctimas de la represión política de Stalin. Quieren que encontremos documentos que rehabiliten legalmente a sus padres, ya que sus familias tendrían derecho a recibir pagos de reparación de hasta 800 rublos al mes. Hemos recuperado viejos archivos del gobierno y a menudo resulta que los que fueron enviados a campos de trabajo o condenados a muerte por fusilamiento no eran víctimas inocentes en absoluto. Algunos habían sido procesados por robo o hurto, otros por colaborar con los ocupantes alemanes. Sus hijos se sorprendieron al saber la verdad”.

“Personalmente tuve cuatro casos cuando ayudé a las familias a descubrir información sobre sus padres víctimas. Estas personas dedicaron un tiempo considerable (y, en algunos casos, dinero) a la búsqueda en varios archivos del gobierno”.

“Al final, uno de ellos descubrió que su abuela no había sido enviada a prisión porque era ‘hija de un militar zarista’, sino porque había malversado dinero de una fábrica en la que trabajaba como contable, y luego lo usó para comprar un abrigo de invierno de lujo”.

“Otro tipo se sorprendió al enterarse de que su abuelo había sido condenado a prisión, no porque hubiera ‘contado un chiste sobre Stalin’, sino porque era el autor de una violación en grupo”.

“Luego otro descubrió que su abuelo no había sido ‘un inocente kulak injustamente perseguido’, sino un criminal reincidente condenado a muerte por asesinar a toda una familia (marido, mujer y dos adolescentes)”.

“Sólo había uno cuyo abuelo había sido realmente reprimido por razones políticas. Pero, de nuevo, no fue porque había ‘contado un chiste sobre Stalin’. Resultó que estaba ayudando a los alemanes a controlar la población de los territorios ocupados durante la guerra”.

https://www.fort-russ.com/2018/11/archives-revealed-stalins-great-purge-victims-werent-always-innocent/

miércoles, 21 de noviembre de 2018

¿Quién financia el famoso ‘auge de la ultraderecha’ en Europa?

La neonazi alemana Alice Weidel
Los neonazis alemanes de AfD (Alternativa para Alemania) ya tienen su propio Caso Bárcenas: han aparecido subvenciones en negro de una multinacional farmacéutica suiza por valor de 130.000 euros y otros 180.000 a través de una fundación holandesa.

Para tener más votos hay que tener más dinero, pero nadie habla de quién pone la pasta para financiar el famoso “auge de la ultraderecha” en Europa.

La Fiscalía ha abierto una investigación contra el partido fascista por la violación de las normas de financiación de las campañas electorales, según ha informado este miércoles un portavoz del Ministerio Público en la ciudad alemana de Constanza.

En Alemania las donaciones que se hacen desde países que no pertenecen a la Unión Europea están prohibidas, según la ley de financiación de partidos.

La donación procedente de Holanda corresponde a la Fundación Identidad Europea y los neonazis tendrían que haber comunicado de inmediato al Bundestag la llegada de ese dinero, lo que no hicieron.

Además, AfD mantiene en el anonimato el nombre y apellidos de la persona que, en concreto, aportó ese dinero pero, según la ley de financiación de partidos, las donaciones no pueden ser anónimas.

La investigación se dirige contra la dirigente fascista Alice Weidel, que es diputada federal, por lo que está amparada por la inmunidad parlamentaria.

Esta mañana Weidel ha reconocido en el Bundestag que han cometido “errores” en la gestión de las donaciones, aunque ha asegurado que devolvió todo el dinero a la famacéutica suiza.

Pero los neonazis no sólo han cometido “errores”, sino también han contado mentiras. “Ayúdenos a tener más éxito”, pedía Weidel en las redes sociales antes de las últimas elecciones. “A diferencia de otros grandes partidos, nosotros no tenemos grandes donaciones”, añadió.

Además, los neonazis alemanes se han beneficiado de bocados mucho más suculentos que los que investiga la Fiscalía: la Asociación por la Preservación del Estado de Derecho y las Libertades Civiles les entregó un sobre con más de 10 millones de euros porque no hay nadie mejor que los nazis para defender las libertades.

En fin, no es posible saber los motivos por los cuales algunos califican de “antisistema” a los nazis, cuando son la perfecta encarnación del sistema capitalista, del sistema electoral, del sistema de partidos, de la corrupción...

Tampoco es posible saber de qué se escandalizan: es imposible que un partido como AfD fundado en 2013 haya conseguido representación en todos los parlamentos regionales en apenas cinco años sin disponer de dinero en abundancia.

La Nueva Ruta de la Seda cumple 5 años en medio de buenas expectativas, sospechas y desconfianza

Nina Lebedeva

Han transcurrido cinco años desde octubre de 2013, cuando China dio a conocer su vasto proyecto de la Nueva Ruta de la Seda, que prometía muchos beneficios a sus numerosos participantes en términos de lazos comerciales y económicos mutuos, centros financieros, infraestructuras (construcción de puertos, autopistas y trenes de alta velocidad, gasoductos), centros turísticos, etc. Ahora parece posible resumir al menos los resultados intermedios: ¿qué se ha logrado con éxito y qué obstáculos han surgido durante su aplicación?  Por último, ¿cuál ha sido la reacción de los participantes ante los costes que, naturalmente, son el fardo de unos proyectos tan grandes, sin precedentes, y que, naturalmente, generan (por no decir otra cosa) insatisfacción por parte de algunos?

No nos detendremos en los éxitos; en Pekín son aclamados alto y claro por parte de los organismos oficiales, los medios de comunicación, los expertos y otros.

Como resultado, se han acumulado una serie de críticas y peticiones para reevaluar el estado de algunos proyectos a lo largo de las rutas terrestres y marítimas de esta Ruta de la Seda. Quedó claro que, además de los aspectos positivos, durante la ejecución del proyecto en varios países surgieron toneladas de riesgos y consecuencias negativas. Esto incluye un análisis insuficiente de la rentabilidad futura de las inversiones, así como la incertidumbre y la falta de transparencia de muchos aspectos políticos, económicos y reglamentarios de los proyectos. Los créditos chinos baratos a menudo se convierten en pozos de deuda, por ejemplo para Sri Lanka, Pakistán, Maldivas, etc. Por un lado, los créditos causan millones de dólares en pérdidas de los ahorros debido a tasas de interés depredadoras. Por otro lado, existe el riesgo de que Pekín se niegue a reevaluarlas, como se ha hecho anteriormente, especialmente en África, a pesar de que China tiene 3 billones de dólares en reservas financieras. La generosidad no es infinita. Los chinos saben contar, tanto en yuan como en dólares.

La gran cantidad de equipos y materiales utilizados (acero, hormigón y madera, necesarios para el suministro de los proyectos) ofrece muchas oportunidades de expolio y otros abusos. El débil entorno regulatorio y legal en algunos de los países que participan en este proyecto crea un terreno fértil para la corrupción entre las empresas chinas, que pagan sobornos como medio para apoyar sus actividades. Sabemos que durante mucho tiempo, y no siempre con éxito, la propia China ha estado luchando contra este flagelo.

Se ha criticado el incumplimiento de las normas de seguridad en la construcción de una obra, la utilización de materiales y equipos reciclados o de baja calidad y la construcción de proyectos peligrosos para el medio ambiente (presas o centrales hidroeléctricas, centrales térmicas de carbón, etc.). Las autoridades de Laos, Camboya y varios otros países han informado de daños en el medio ambiente y del inicio de la sequía debido a los proyectos hidroeléctricos chinos a lo largo del río Mekong. Indonesia expresó su preocupación por el exceso de gastos de una central eléctrica de carbón y por las deficiencias de un proyecto ferroviario de alta velocidad. Las autoridades de Myanmar han expresado su preocupación por la deforestación total de algunas zonas y están tratando de cambiar las condiciones del proyecto portuario de 10.000 millones de dólares. En noviembre del año pasado, Nepal suspendió los proyectos financiados por China para construir dos presas para una central hidroeléctrica. En agosto de 2018 el primer ministro malasio Mahathir bin Mohamad, reelegido, anunció que rechazaba la construcción de enlaces ferroviarios y dos oleoductos en el país, financiados con 22.000 millones de dólares por China, a menos que se reevaluaran los términos del acuerdo. Pakistán debe a China más de 16.000 millones de dólares y ha intentado iniciar negociaciones para modificar una serie de condiciones para la aplicación del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC). Sri Lanka ha transferido casi todo el control del puerto de Hambantota a empresas chinas debido a la enorme deuda que había contraído con Pekín en el marco de otros proyectos, incluida la Ruta 21 del Mar de la Seda (SSM-21).

No es de extrañar que se esté desarrollando un movimiento de protesta como resultado de estas circunstancias negativas. Por ejemplo, en Pakistán, los ataques en Baluchistán contra los obreros chinos de la construcción se han hecho más frecuentes, al igual que las manifestaciones de los estibadores en Sri Lanka, el puerto de Hambantota, etc.

Por supuesto, estos gastos y los justificados temores de un aspecto militar y estratégico contenido en este proyecto, así como otros factores, llevaron a India, el único país importante, a boicotearlo abiertamente, ya que Delhi había intentado repetidamente encontrar explicaciones razonables para la prolongada negativa de Pekín a responder a las peticiones de consultas para aclarar ciertas cuestiones.

Pero la India no está sola en su aversión a la falta de transparencia y al engaño de los métodos chinos y al lado visible de los objetivos militares y estratégicos subyacentes al proyecto, en particular en el Océano Índico y en la zona del Mar de China.

A finales de octubre de 2017, Japón propuso a India, Estados Unidos y Australia construir conjuntamente puertos y una red de carreteras de alta velocidad en Asia y África. Este proyecto podría convertirse no sólo en una alternativa al proyecto chino, sino también en un fuerte refuerzo de los planes promovidos por India y Japón para la creación de un Corredor de Crecimiento Asia-África 2016.

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Japón ha proporcionado información sobre su plan a los Ministros de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña y Francia con la esperanza de atraer también a sus países a su aplicación. Esta prometedora oferta es similar a la idea que expresó el Secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, a principios de octubre de 2017 durante su visita a Delhi. Como alternativa a las iniciativas chinas, se debatió la posibilidad de construir conjuntamente carreteras y puertos en el sur de Asia hasta la región de Asia y el Pacífico (APR).

Mientras tanto, en interés de la Ruta de la Seda, China sigue fortaleciendo a los pequeños países vecinos. Los primeros préstamos BRI (Basic Rate Interface) se lanzaron en enero de 2018, financiados por Pekín, y proporcionan dos canales digitales a los usuarios nepalíes. Se propuso un proyecto similar a India, al igual que otros proyectos anteriores, pero fue rechazado de nuevo. En abril de 2018 los chinos reflejaron las alternativas mencionadas proponiendo a Nepal la creación de un corredor como parte de la Ruta de la Seda que conectaría a ese país sin litoral con China e India, si este último país estuviera de acuerdo. Este proyecto sería extremadamente beneficioso para Katmandú, que hasta 2015 estaba más en el área de influencia de India, pero que intentaba mantener un equilibrio entre los dos gigantes. En los últimos dos años, China ha superado con creces a la India, con la intención de construir un enlace ferroviario entre Katmandú y Lhasa, en la Región Autónoma del Tíbet, mediante la perforación del Everest. Así, el péndulo de los intereses de Nepal se ha desplazado significativamente hacia China.

Con respecto a este corredor, Pekín cree que a Delhi le interesaría volver a considerar este proyecto. La participación de India podría, de una forma u otra, apoyar sus intereses en Nepal. El corredor no atravesará territorios que atenten contra la soberanía de India, como es el caso del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC). Esto significa que no hay politización y sería más aceptable.

Las autoridades chinas no se han limitado a estos escasos signos de atención al “cortejo” de India para este propósito específico: atraerla como participante en la Ruta de la Seda. A este respecto, Pekín es consciente de los planes de India de construir más de 100 aeropuertos modernos en los próximos 10 a 15 años, habiendo asignado casi 60.000 millones de dólares para duplicar su número actual (120) y crear varios millones de puestos de trabajo. Los principales expertos y analistas de las principales universidades de China, al evaluar los planes de India, exageraron abiertamente las dificultades de India para encontrar los fondos adicionales necesarios para un proyecto tan formidable, principalmente a través de fuentes externas. Su veredicto llamó la atención de las estructuras de poder en Pekín. Luego emitieron un mensaje inequívoco a India: China puede convertirse en una fuente de financiación para resolver los problemas del creciente flujo de tráfico aéreo en India: hasta 520 millones de pasajeros en la década de 2030, o el tercer lugar en el mundo (como parte de la Ruta de la Seda, China ya ha construido aeropuertos modernos en Togo y Pokhara en Nepal).

El mensaje de China a India parece simple, pero directo: ¡si te unes a la Ruta de la Seda tendrás 100 aeropuertos!

Pero mientras las capitales de los países que han desarrollado iniciativas para nuevos proyectos de infraestructura alternativa, como contrapeso a la Ruta de la Seda, evalúan los riesgos y beneficios y debaten perezosamente con más retórica que detalles reales, la caravana china, cargada de “paquetes de éxitos, gastos y problemas”, continúa su avance en la Ruta de la Seda.

https://journal-neo.org/2018/11/07/one-belt-one-road-obor-five-years-later-some-results-and-new-alternatives/

Fascismo e imperialismo: el mito de la ‘autarquía’ del III Reich

Juan Manuel Olarieta

En su etapa actual, el capitalismo es un modo de producción dominado tanto por los monopolios como por las finanzas, que no son más que dos caras de la misma moneda, a las que hay que añadir el protagonismo del Estado, que antes no tenía la misma intensidad, más la concurrencia por los mercados internacionales entre las grandes potencias imperialistas.

Una definición del fascismo que no tenga en cuenta esos cuatro ejes al mismo tiempo es, pues, absurda y no conduce a ninguna parte. A ellos hay que añadir otros dos más, que no son los menos importantes: el desafío del movimiento obrero y la aparición de la URSS. No es ninguna casualidad que el modelo más feroz del fascismo aparezca en Alemania que, después de Rusia, tenía las mayores y mejores fuerzas proletarias organizadas.

La nueva etapa del capitalismo se inicia con la Primera Guerra Mundial, que pone en funcionamiento los cuatro pilares del monopolismo al mismo tiempo: la difusión de una moneda fiduciaria, descomunales presupuestos de guerra, pillaje del oro, créditos, endeudamiento, inflación y, para colmar el vaso, reparaciones económicas a los países derrotados, empezando por Alemania.

En 1917 la Revolución de Octubre salvó a Alemania de convertirse en un país paria, sometido a las demás potencias. El papel que los demás imperialistas le tenían reservado era el de constituir un baluarte frente a la URSS y al movimiento obrero, que en la posguerra inició tres insurrecciones sucesivas.

Ese -y no otro- es el marco de Alemania en tiempos de la República de Weimar (1919-1933) y en del surgimiento del nazismo, llamado primero a ser una batallón de choque contra los trabajadores y los comunistas y luego, una vez que el terreno quedara diáfano, tomar el poder e intensificar la explotación de la fuerza de trabajo hasta los límites que conocemos.

El III Reich no surgió de la nada, ni contra los planes de las potencias occidentales, o sin contar con ellas, sino que fue diseñado por ellas. En Alemania nunca hubo autarquía. Los vencedores de la guerra mundial tenían que apretar a Alemania sin ahogarla. Negociaban, sobornaban y chantajeaban a unos y a otros. Presionaban por un costado para aflojar en el otro. Antes y después de 1933 los imperialistas negociaron con los nazis, lo cual no significa que estos siguieran las pautas que les indicaban en Londres o París (y de ahí el estallido de otra guerra en 1939).

En 1921 fijaron la cuantía de las reparaciones económicas, pero no lo hicieron los alemanes, como es obvio, sino sus rivales imperialistas. Ascendían a 6.600 millones de libras pagaderas en 30 años y en especie, sobre todo en carbón, o sea, un expolio. La ocupación del Ruhr, donde estaba el 80 por ciento de las minas alemanas de carbón, obligó a los alemanes a aceptar lo que los imperialistas les pusieron encima de la mesa.

Era imposible pagar y todos (acreedores y deudores) lo sabían. Pero no se trataba de cobrar sino de someter. Alemania era un país cuyo destino debía ser el de cualquier deudor moroso, sometido a la mendicidad y al dictado de los bancos británicos, franceses, suizos y estadounidenses.

La maquinaria productiva de Alemania se había parado al final de la guerra y, además, aparecieron unas cifras de inflación que la historia nunca había conocido. En 1920 se cambiaban 20 marcos por cada libra; un año y medio después se necesitaban 1.000 marcos, luego 35.000 y así sucesivamente, hasta los 500.000 millones.

Fue otro gigantesco expolio. Con el dinero prestado por el Banco Central, los capitalistas especulaban con el valor de su propia divisa, al más puro estilo “nacionalista”. Los impuestos se pagaban con una moneda que no valía nada, lo mismo que los salarios o las deudas. Como el marco no valía nada, se podía pagar cualquier cosa... excepto las reparaciones.

Fue, pues, una ruina calculada que obligó a reaccionar a los imperialistas que pusieron al frente de la oficina de cobro a Dawes, un general del ejército estadounidense, como quien manda a un matón de la mafia a asustar a un deudor esquivo.

En torno al matón se formó un comité que recibió su nombre y celebró la primera reunión en París en 1924, ordenando la creación de una nueva moneda alemana. Creo que no hace falta enfatizar en que los asuntos económicos de Alemania no eran competencia de los alemanes sino de los imperialistas, pero a muchos se les olvidan estas cosas al hablar de que el fascismo tiene algo que ver con el “nacionalismo” (e incluso con la autarquía).

Es más, lo que el gobierno alemán quería era crear un nuevo marco, al que llamó Rentenmark con la misma paridad que tenía con la libra, es decir, 20 marcos por libra. Pero los imperialistas no apoyaron este plan de la única manera que era posible, con oro y divisas extranjeras.

Entonces los matones impusieron su nueva moneda, el Reichmark, con la misma cotización frente a la libra esterlina de 20 a 1, pero bajo el control de los imperialistas occidentales a través de un banco emisor independiente del gobierno alemán: el Reichsbank, modelo del luego famoso Bundesbank y demás bancos centrales “independientes”, o sea, dependientes del capital financiero internacional.

Además, Alemania debía pedir un préstamo para pagar la primera cuota de las reparaciones de guerra. Es un precedente del “estilo griego” de hace unos pocos años: un país arruinado que pide un préstamo y contrae deudas para pagar otras deudas anteriores...

Asi es como la inflación llegó a su fin en Alemania, pero no fue gracias a Alemania sino a sus rivales, que cada vez eran menos rivales porque la revolución socialista estaba a las puertas de toda Europa central. Alemania era el modelo; había que apoyar a Alemania; eran necesarios más préstamos.

Comenzó una orgía de créditos públicos y privados. En términos marxistas se llama importación de capital y tiene muy poco que ver con el “nacionalismo” y la autarquía. En 1925 la afluencia de capitales extranjeros provocó una reactivación de la economía alemana. Las exportaciones alemanas aumentaron y en 1927 alcanzaron el nivel de 1913.

La reactivación dio a Alemania la oportunidad de reembolsar el préstamo de Dawes sin tener que utilizar sus propios recursos. Los extranjeros pagaron las deudas extranjeras. El ministerio alemán de Asuntos Exteriores lo explicó así: “Cuanto más nos endeudemos en el extrajero, menos tendremos que pagar en concepto de reparaciones”. Para que Alemania no quebrara quienes debían preocuparse de las reparaciones eran los acreedores extranjeros.

Entre 1921 y 1931 Alemania pagó 19.100 millones de marcos en concepto de reparaciones, mientras que contrajo 27.000 millones de marcos de deudas, lo que en otras palabras significa que el apoyo exterior a Alemania fue mucho más allá de las reparaciones de guerra y sólo se explica por la necesidad de hacer frente a la URSS y al movimiento revolucionario en Europa.

Como buenos “nacionalistas”, los demagogos nazis se lamentaban de que las desgracias de Alemania procedían “de fuera”; lo que no decían es que los remedios procedieron el mismo lugar que, además, era muy cercano: bastaba cruzar la frontera con Suiza, el país que siempre lava más blanco.

Es muy extraño leer historias de aquella época en las que se habla de la “autarquía” y el “aislamiento” de los regímenes fascistas como el de Hitler o el de Franco. El objetivo de esas concepciones es blanquear el papel de los imperialistas occidentales y, especialmente, el de Estados Unidos, en la Segunda Guerra Mundial.

Una parte de las exportaciones de capital enviadas por Estados Unidos a los nazis no eran transacciones comerciales corrientes sino flujos que pasaban por las manos del espionaje. Demuestran un compromiso político, y no sólo económico, con el nazismo. Por ese motivo Roosvelt envió a Suiza a Allen Dulles. Quien luego fuera conocido por dirigir a la CIA no sólo era un espía sino un abogado de los monopolistas de Wall Street que vigilaba sus inversiones en el III Reich. El lema del imperialismo se puede resumir en vigilar y negociar.

El flujo clandestino de dinero significa también que la cuantía de las exportaciones de capital están infravaloradas. De 1924 a 1929 se estiman oficialmente en 15.000 millones de marcos en inversiones a largo plazo y otros 6.000 millones de marcos en inversiones a corto plazo.

El 70 por ciento de las primeras (préstamos a largo plazo) era capital estadounidense y propiciaron el rearme alemán: siderurgia, petróleo, nitrato, caucho... A comienzos de la Segunda Guerra Mundial las inversiones de los grandes monopolios estadounidenses en sus filiales alemanas sumaban 800 millones de dólares, de las que 17,5 correspondian a Ford.

Varios monopolios que se consideran “alemanes”, como es el caso de IG Farben, estaban en poder de accionistas extranjeros.

La mayor parte de la financiación del partido nazi procedía del extranjero y sus funcionarios cobraban en moneda extranjera, sin que su “nacionalismo exacerbado” supusiera ningún obstáculo.

Los únicos apellidos que hoy asociamos a los nazis son Goebbels, Goering, Himmler, Keitel, Rommel, Hess... Pero no son todos; ni siquiera son los más importantes. Esos eran los que cobraban, pero ¿quién puso el dinero para pagarles a ellos?

Los nazis que en 1939 desataron la Segunda Guerra Mundial tienen apellidos alemanes tanto como estadounidenses. Eran financieros como Du Pont, Morgan, Rockefeller, Lamont y otros. A ellos se les podían añadir los nombres de los industriales, como Henri Ford, condecorado por Hitler, así como los suizos, que cumplieron un papel propio tanto como intermediario.

Lo que acabamos de decir del Plan Dawes se puede reproducir de su continuador, el Plan Young.

La burguesía ha llenado de anécdotas la historia del fascismo para ocultar las cuestiones de fondo y sus protagonistas. Por eso nadie investiga el viaje de Hitler a Zurich en 1923 y el dinero que allí le entregaron (posiblemente Henry Deterding, el patrón de la petrolera Shell) para dar el Golpe de Estado de aquel año.

Tampoco pregunta nadie por la entrevista entre Hitler y el financiero británico Norman Montagu un año antes de llegar a la Cancillería.

A nadie le suena el nombre de Wilhelm Gustloff, un banquero suizo que, a la vez, era dirigente de primera hora del aparato nazi en el exterior.

Tampoco suena el nombre de Max Warburg, director de IG Farben, cuyo hermano era el directeur del Banco de Reserva Federal de Nueva York, Paul Warburg.

martes, 20 de noviembre de 2018

Israel pierde la guerra en los dos frentes que tiene abiertos

Ramzy Baroud

El 12 de noviembre el fracaso de la operación militar de Israel en la Franja de Gaza puso de manifiesto que Tel Aviv no pudo utilizar su ejército como herramienta para obtener concesiones políticas palestinas.

Ahora que la resistencia popular palestina se ha generalizado gracias al aumento exponencial y al éxito creciente del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanción (BDS), el gobierno israelí está librando dos guerras desesperadas.

Tras el ataque a Gaza, los palestinos respondieron lanzando cohetes a través de la frontera sur de Israel y llevaron a cabo una operación específica contra un autobús del ejército israelí. Mientras los palestinos marchaban para celebrar la salida del ejército israelí de su enclave asediado, el frágil orden político de Israel -dirigido durante mucho tiempo por el Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu- se derrumbó rápidamente.

Dos días después del ataque israelí contra Gaza, el ministro de Defensa Avigdor Lieberman renunció para protestar contra la “rendición” de Netanyahu a la resistencia palestina. Los dirigentes israelíes se encuentran en una situación precaria. La violencia salvaje va acompañada de una condena internacional y de una respuesta palestina cada vez más audaz y estratégica. Sin embargo, no dar a Gaza su proverbial “lección” los políticos oportunistas israelíes lo consideran como un acto de abandono.

Mientras Israel conoce límites en el campo de batalla tradicional, que antes dominaba completamente, su guerra contra el movimiento mundial BDS es, sin duda, una batalla perdida. Israel tiene un mal historial de participación de la sociedad civil. A pesar de la vulnerabilidad de los palestinos que viven bajo la ocupación, el gobierno y el ejército israelíes tardaron siete largos años en pacificar la intifada, el levantamiento popular de 1987. Aún así, el jurado no ha decidido qué es lo que realmente puso fin a la revuelta popular.

Por supuesto, hay que admitir que una intifada mundial es mucho más difícil de reprimir o incluso de contener. Sin embargo, cuando Israel comenzó a sentir el creciente peligro del BDS -que fue lanzada oficialmente por la sociedad civil palestina en 2005- reaccionó con el mismo patrón superfluo y predecible: detenciones, violencia y un torrente de leyes que criminalizan la disidencia en el país, al tiempo que desencadenaba una campaña internacional de intimidación y secuestros de los defensores y las organizaciones del boicot.

Este enfoque ha tenido poco éxito, excepto para atraer más atención del BDS y aumentar la solidaridad internacional. Sin embargo, la guerra de Israel contra el movimiento dio un giro serio el año pasado cuando el gobierno de Netanyahu gastó alrededor de 72 millones de dólares para derrotar la campaña de la sociedad civil.

Utilizando al gobierno de Estados Unidos para fortalecer sus tácticas contra els BDS, Tel Aviv confía en que sus esfuerzos para combatirlo en Estados Unidos están empezando a dar sus frutos. Sin embargo, sólo recientemente Israel ha comenzado a formular el componente europeo más amplio de su estrategia general.

En una conferencia de dos días en Bruselas a principios de este mes, funcionarios israelíes y sus partidarios europeos lanzaron su campaña europea contra el BDS. Organizada por la Asociación Judía Europea (EJA) y el Grupo de Asuntos Públicos Europa-Israel (EIPA), la conferencia contó con el pleno apoyo del gobierno israelí y contó con la presencia del ministro israelí de Asuntos de Jerusalén, Zeev Elkin.

Con el pretexto habitual de abordar el peligro del antisemitismo en Europa, los participantes confundieron deliberadamente el racismo con cualquier crítica a Israel, su ocupación militar y la colonización del territorio palestino. La conferencia anual de la EYPA llevó la manipulación por parte de Israel del término “antisemitismo” a un nivel completamente nuevo, ya que redactó un texto que supuestamente será presentado a los futuros miembros del Parlamento Europeo, exigiendo su firma antes de las elecciones del próximo mayo. Quienes se nieguen a firmar -o, peor aún, rechacen la iniciativa israelí- probablemente se enfrentarán a acusaciones de racismo y antisemitismo.

Pero ciertamente no fue la primera conferencia de este tipo. La euforia contra el BDS que ha arrasado Israel en los últimos años ha dado lugar a varias conferencias animadas y apasionadas en hoteles de lujo, en las que funcionarios israelíes han amenazado abiertamente a activistas del BDS como Omar Barghouti. Barghouti fue advertido por un alto funcionario israelí en una conferencia en Jerusalén en 2016 contra un “asesinato de civiles” por su papel en la organización del movimiento.

En marzo de 2017 el Knesset israelí adoptó la prohibición de viajar contra el BDS, que obliga al Ministro del Interior a negar la entrada en el país a cualquier extranjero que “a sabiendas haya hecho un llamamiento público para boicotear el Estado de Israel”. Desde que la prohibición entró en vigor, muchos partidarios del BDS han sido detenidos, extraditados y se les ha prohibido la entrada en el país.

Aunque Israel ha demostrado su capacidad de galvanizar a políticos estadounidenses y europeos egoístas para que apoyen su causa, no hay pruebas de que el movimiento BDS esté siendo reprimido o debilitado de ninguna manera. Por el contrario, la estrategia de Israel ha enfurecido a muchos militantes, a la sociedad civil y a grupos de derechos humanos que están indignados por su intento de subvertir la libertad de expresión en los países occidentales.

Más recientemente, la Universidad de Leeds en el Reino Unido se ha unido a muchos otros campus en todo el mundo para despojarse de Israel. Las cosas están cambiando.

Décadas de adoctrinamiento sionista han fracasado, no sólo al cambiar radicalmente la opinión pública sobre la lucha palestina por la libertad y los derechos, sino incluso al preservar el sentimiento pro israelí de los jóvenes judíos, particularmente en Estados Unidos. Para los partidarios del BDS, sin embargo, cada estrategia israelí ofrece una oportunidad para crear conciencia sobre los derechos de los palestinos y movilizar a la sociedad civil de todo el mundo contra la ocupación israelí y el racismo.

El éxito del BDS se atribuye a la razón misma por la que Israel no contrarresta sus esfuerzos: es un modelo disciplinado de resistencia popular y civil basado en el compromiso, el debate abierto y las opciones democráticas, al tiempo que se basa en el derecho internacional y humanitario.

El “cofre de guerra” de Israel acabará por secarse, porque ninguna cantidad de dinero podría haber salvado al régimen racista y de apartheid de Sudáfrica cuando se derrumbó hace décadas. Huelga decir que 72 millones de dólares no cambiarán el acuerdo para el apartheid israelí, ni cambiarán el curso de la historia, que sólo puede pertenecer a aquellos que son implacables en la consecución de su codiciada libertad.

https://www.middleeastmonitor.com/20181119-the-tide-is-turning-israel-is-losing-on-two-war-fronts/