jueves, 18 de octubre de 2018

Pilotos estadounidenses e israelíes ponen a prueba en Ucrania los sistemas rusos SS-300


La delegación militar enviada por Israel y Estados Unidos a Ucrania para probar los sistemas de defensa antiaérea SS-300 que Moscú proporcionó recientemente a Siria, ha prolongado su estancia, según los medios de comunicación israelíes.

El ejército ucraniano está instruyendo a sus homólogos estadounidenses e israelíes en las prestaciones del sistema SS-300 y ha permitido que especialistas estadounidenses e israelíes lo prueben en diversos escenarios posibles.

Los especialistas no están entrenando a los cazas F-15 contra los SS-300 como parte del ejercicio internacional Clear Sky 2018, que incluye a pilotos israelíes y estadounidenses.

Tampoco es seguro que los pilotos israelíes estén volando o simplemente observando desde tierra. Sin embargo, el 16 de octubre un piloto estadounidense y otro ucraniano murieron en un accidente del avión de combate ucraniano Sujoi-27.

Desde que el mes pasado Rusia entregara los sistemas SS-300 a Siria, la Fuerza Aérea de Israel no ha llevado a cabo ningún ataque aéreo contra objetivos en el país árabe. Todos sus aviones están tierra, con la excusa de las averías en los F-35.

A pesar de ello, los dirigentes israelíes siguen amenazando repetidamente que los ataques continuarán. Por lo tanto, es muy probable que el ejército israelí se esté preparando para su primera acción militar en este nuevo contexto.

1 comentario:

  1. Pero son la anticuada versión de los S-300 soviéticos, que aunque nada desdeñables, difieren bastante del modelo actual.
    Aún así, en Ucrania vemos otra vez, como con la dilatación en la entrega de los S-300 en Siria, los efectos nocivos de las políticas de Putin. Su estupidez al ordenar detener en Mariupol la ofensiva de la resistencia anti-fascista del Donbás, cuando un desmoralizado y vencido ejercito ucra-fascista corría en desbandada. Podrían llegar a Kiev facilmente y la gente saldría a las calles jubilosas, como afirma la propia Yulia Timoshenko. Con ello, eliminar a los golpistas y asegurar el Donbás y tener elcontrol total de los mares de Azov y Negro. Todo por obedecer los intereses de la oligarquía rusa, que no los del pueblo ruso, y seguir manteniendo puentes con Occidente, ante un posible cambio de rumbo. Algo que nunca se va a dar, a no ser por la fuerza, dado el apetito del imperialismo otánico, por los ricos recursos del pueblo ruso.

    ResponderEliminar