sábado, 13 de octubre de 2018

La defensa antiaérea siria intercepta un avión espía de la OTAN


La defensa antiaérea siria ha interceptado un radar volante de la OTAN que realizaba una misión de reconocimiento en la base militar de Hmeimim que Rusia tiene en Siria, donde se encuentran desplegados los sistemas SS-300.

Se trata de un avión Boeing E-3A Sentry de detección y mando de la OTAN, más conocido como AWACS, que voló durante tres horas desde Alemania sobre aguas internacionales en el Mediterráneo oriental cerca de Líbano para rastrear la base militar rusa de Hmeimim cerca de Lattakia.

Desde la entrega de los sistemas de defensa antiaérea rusos SS-300 al ejército sirio, los aviones espía de la Fuerza Aérea del Pentágono han estado viajando regularmente cerca de las costas sirias donde se encuentran las bases militares rusas.

Tras reforzar los sistemas de guerra radioelectrónica en Siria, Serguei Shuigou, ministro de Defensa ruso, informó en una reunión con Putin y miembros del Consejo de Seguridad de Rusia sobre el aterrizaje del dispositivo de guerra electrónica “Krassukha-4” el 25 de septiembre en Siria como parte de la entrega de los SS-300.

Al mismo tiempo, tras el accidente de Carolina del sur, el Pentágono ha ordenado revisar los cazas F-35,  tanto los propios como los vendidos a terceros países, entre ellos Israel, que es el único que los ha utilizado en una guerra real.

La orden incrementa las sospechas de que que dichos aparatos, calificados de “indetectables” a los radares, son un gran fiasco que los SS-300 pueden poner de manifiesto en Siria, comprometiendo así los contratos firmados por la industria aeronáutica de Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario