sábado, 20 de octubre de 2018

Atentado mortal de los talibanes contra el general Miller en Afganistán


Los talibanes han reivindicado el ataque contra una reunión al más alto nivel en Kandahar contra el general Austin Miller, comandante de las fuerzas de Estados Unidos que ocupan Afganistán, que no resultó herido.

El general que dirige la Operación Apoyo Resuelto participaba en una reunión con el general Abdul Raziq, jefe de la policía de la provincia y probablemente el hombre más poderoso del sur de Afganistán, que resultó muerto, y el jefe de la Dirección de Seguridad Nacional de la provincia, que también falleció.

Tres miembros del personal de Estados Unidos también resultaron heridos, según confirmó el portavoz de la Operación Apoyo Resuelto en un tweet que describió el evento como “un incidente afgano”, lo que significa que el objetivo del ataque era Raziq y no Miller.

El asesinato de Raziq es un duro golpe para el gobierno afgano y podría tener un impacto significativo en la seguridad en Kandahar y en todo el sur. Ocurre apenas un día después de la ejecución de Abdul Qahar Jabbar, al que los talibanes califican de “titiritero”, un candidato clave para las elecciones en la capital de la provincia de Helmand.

El portavoz talibán Qari Mohammad Yousef Ahmadi dijo que un “infiltrado” identificado como “Abu Dujana” abrió fuego en una reunión en el complejo del gobernador en la ciudad de Kandahar mientras se celebraba la reunión.

Los talibanes aseguran que “los principales objetivos del ataque fueron el comandante estadounidense Miller y el infame comandante general Abdul Raziq”.

También afirman que Zalmi Waisa, el gobernador de Kandahar, Abdul Momin, jefe de la Dirección de Seguridad Nacional de la provincia y otros funcionarios, “incluidos los invasores” fueron ejecutados.

La prensa afgana ha confirmado que el jefe de la Dirección de Seguridad Nacional había muerto y que el gobernador había resultado herido en el tiroteo.

Es el ataque más dramático en Afganistán desde que Estados Unidos invadió el país después del 11 de septiembre de 2001. Los talibanes pudieron infiltrarse en una reunión a la que asistió el general Miller, comandante en jefe de la OTAN y de Estados Unidos en Afganistán.

Miller, que recientemente asumió el mando de Afganistán, no quiso o no pudo, como señala Thomas Joscelyn, llamar a los talibanes “enemigos de Estados Unidos” en su audiencia de confirmación de cargos. 

La muerte de Raziq podría tener importantes consecuencias para la seguridad en el sur de Afganistán. Raziq era el principal aliado del ejército americano en el sur. Entre 2009 y 2012, Raziq desempeñó un papel fundamental en la movilización de sus combatientes para librar a los talibanes de los feudos de Kandahar, así como de las provincias vecinas de Uruzgan y Helmand.

Como jefe de policía en Kandahar, ha guardado silencio sobre la insurgencia talibán, que se ha intensificado en los últimos años. Raziq ha acumulado poder en la provincia y no está claro si uno de sus delegados va a poder reemplazarlo.

Los talibanes han atacado a Raziq muchas veces en el pasado con ataques suicidas y de otro tipo. Fue atacado por su influencia en Kandahar y en todo el sur. Los talibanes esperan desestabilizar Kandahar como lo hicieron con Uruzgan tras los asesinatos de Jan Mohammad Khan, gobernador de la provincia, en 2011 y su sobrino, Matiullah Khan, jefe de la policía provincial, en 2015.

Como Raziq, los Khans habían acumulado poder. Una vez que fueron asesinados, Uruzgan se convirtió en una de las provincias más peligrosas del país.

https://www.longwarjournal.org/archives/2018/10/taliban-attack-meeting-attended-by-general-miller-kills-kandahar-police-chief.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario