jueves, 2 de agosto de 2018

‘El movimiento feminista en Estados Unidos está dominado por mujeres burguesas blancas’

Elaine Brown
Elaine Brown fue presidenta del Partido Pantera Negra entre 1974 y 1977. En 1992 escribió su autobiografía, recientemente traducida al castellano “Una cata de poder. Historia de una mujer negra”. Actualmente se dedica a la lucha contra el complejo carcelario industrial de Estados Unidos.

Usted dice que "nuestra meta era liberar a los negros, no asegurar la igualdad ante la ley, lo que implicaba la aceptación del sistema tal como era. ¿Cómo calificaría el movimiento Black Lives Matter en este sentido?

Empezaré preguntándome de qué va todo esto. ¿Es un movimiento? No creo que lo sea. Hago esta pregunta a mi alrededor y la gente se enfada, pero tengo la impresión de que no están haciendo mucho. No puedo entender lo que se llama "movimiento". ¿Qué nos hace pensar que esa etiqueta se haya convertido en un movimiento? A pesar de que puede describirse como una iniciativa organizada, ¿qué hacen realmente sus partidarios? ¿Cuál es su objetivo? La mayoría de ellos apoyaba a Hillary Clinton. ¿Cómo puedes ser negro y apoyar a Hillary Clinton?

Comenzó como una iniciativa contra la brutalidad policial, nada más. Después se convirtió en consignas como "¡Manos arriba! ¡No disparen!" No podría ser más revolucionario, ¿verdad? Observo que no se reflexiona sobre las cuestiones relacionadas con los cambios fundamentales, ni sobre el orden del día ni sobre las medidas que se están adoptando en este sentido.

Siguiendo el mismo razonamiento, ¿qué opina del feminismo liberal?

El movimiento feminista en Estados Unidos está dominado por los ideales de la burguesía blanca. Estamos hablando de derechos reproductivos sin mencionar que la Honorable Margaret Sanger, a quien debemos la planificación familiar, era realmente una eugenista, una partidaria de la eliminación de ciertas poblaciones y que las primeras clínicas de aborto se abrieron en Harlem.

Por otro lado, cuando estas feministas hablan de romper el techo de cristal, lo que realmente quieren decir es que quieren participar en el mundo de los negocios y tener la igualdad que les permita oprimir a otras mujeres y a otros en las mismas condiciones. De la misma manera, prácticamente no hay mujeres negras o latinas en este movimiento. En la práctica, se trata de un movimiento de mujeres blancas y este fue el caso en la primera, segunda y tercera oleadas.

En cualquier caso, ¿no cree usted que hay derechos por los que las mujeres trabajadoras debemos luchar?

Por supuesto que sí. Creo que, en efecto, hay ciertas cuestiones que afectan especialmente a las mujeres pobres y a las mujeres negras y latinas, y creo que estas cuestiones deben abordarse como problemas que afectan a todas las mujeres. Las mujeres negras representan el colectivo más pobre del mundo y en el África subsahariana, por ejemplo, las mujeres negras son aún más pobres que los hombres. Pero nadie habla de estas mujeres, como en Estados Unidos, nadie habla de mujeres pobres que cuidan de sus hijos.

Vemos que lo que muchas feministas hacen es imponer su estilo de vida y sus valores burgueses ya que consideran que son justas y que son ellas las que deben definir lo que queremos y lo que necesitamos. Esto se refleja claramente en la Reforma de Asistencia Social aprobada por Bill Clinton que penaliza a las mujeres pobres. La gente votó a favor porque pensaban que sólo afectaría a las mujeres negras. Resulta que la mayoría de las personas que reciben asistencia social son en realidad mujeres blancas, dado su peso demográfico.

Con esta reforma, Clinton impuso una agenda neoliberal de un nivel que ni siquiera George Bush hubiera esperado alcanzar. También considera que uno de los problemas de la comunidad negra es el gran número de madres solteras. Comenzaron a individualizar los problemas, ocultando el componente racista, machista, etc., y decidieron dejar a muchas mujeres sin acceso a la asistencia social y sin oposición de ninguna organización feminista. La consecuencia de esta pena fue empujar a estas mujeres a hacer cosas desesperadas para poder cuidar de sus hijos, al tiempo que acentuaban un poco más su pobreza y la de sus hijos.

¿Dónde encajan las feministas en todo esto? Bueno, la mayoría de sus organizaciones se han enfocado en temas LGBTQ, lo cual creo que es grandioso, porque a todos nos preocupa que un grupo sea oprimido. El problema es que con ellos, esto se convierte en una cuestión de estilo de vida.


Creo que lo más importante es volver a las cuestiones esenciales que preocupan a las mujeres. ¿Nos preocupa la igualdad con los hombres? Bueno, no quiero ser igual a un general que pasa su tiempo matando gente en Afganistán, por ejemplo. Sin embargo, sí, me preocupa que mi capacidad de vivir se vea afectada por el hecho de ser mujer. Me preocupa no tener dinero y no poder cuidar a mis hijos sólo porque soy mujer. Las mujeres negras ganan menos que las blancas y las blancas ganan menos que los hombres. Ahí está la clave del problema, y no hablamos de ello, así como no hablamos de las mujeres en la cárcel... Estas feministas se limitan a hablar de derechos reproductivos y a romper el techo de cristal....

¿Qué opina de la iniciativa #MeToo?

El movimiento #MeToo se ha convertido en una especie de aventura, un evento de Hollywood donde ves a actrices protestando porque no les has pagado lo mismo que a tus colegas masculinos. Así que en vez de conseguir dos millones de dólares, sólo tienen uno. Y mientras tanto, no han dicho una sola palabra acerca de estas mujeres ordinarias que luchan cada día para seguir adelante. Esto es lo que domina el discurso, incluso en torno a la violación. Si el caso de Harvey Weinstein tuvo tanta repercusión fue porque todas las mujeres que violó eran blancas. Es lo mismo con Bill Cosby y O.J. Simpson. Nunca habría sido condenado si hubiera matado a una mujer negra en vez de a una blanca. Está claro que la vida de las mujeres blancas es mucho más importante que la de las mujeres negras.

En cualquier caso, tengo que decir que sí, soy feminista. ¿Cómo podría no serlo, siendo yo misma una mujer? Soy oprimida como mujer, como negra y como pobre. Es cierto que mis necesidades básicas están satisfechas y que tengo una vida digna, pero no tengo control sobre las cosas que afectan mi vida como mujer, como persona negra y como ser humano.

¿Y cuál fue la posición del Partido Pantera Negra sobre el feminismo?

El Partido tomó una posición muy clara con respecto al movimiento de liberación de la mujer: ha considerado esta lucha como propia, como lo fue también para la liberación de los homosexuales. Y lo ha hecho no sólo en términos retóricos, sino también en hechos. Para nosotras, la liberación de la mujer significó la conquista de la libertad para definir su propio destino sin depender económicamente de los hombres.

Las feministas blancas solían decir que una mujer sin hombre es como un pez sin bicicleta, pero el verdadero problema es que si no tienes un hombre o si no tienes dinero, no puedes existir por tu cuenta. En cualquier caso, la mayoría de las mujeres que conozco tienen suficiente dinero para sobrevivir y no necesitan un marido para vivir y cuidar de sí mismas, por lo que no toleran el abuso de un hombre. Por eso sé que esta cuestión social es realmente una cuestión económica.

Usted dijo que los negros sólo pueden liberarse a través de un cambio radical en el sistema. Ahora que parece haber una reacción generalizada contra los derechos de los negros y latinos, las mujeres, los inmigrantes, etc., ¿cuál debería ser el camino a seguir? ¿Y cuál es la probabilidad de que las cosas cambien?

Bueno, tenemos que partir de la observación de que vivimos en un sistema operativo económico. Del mismo modo, cuando hablamos de inmigración a Estados Unidos, debemos comenzar por el principio: Estados Unidos fue fundado con la colonización inglesa de Virginia que tuvo lugar a través del exterminio de las treinta tribus indígenas que vivían allí. Una vez conquistado este territorio, comenzaron a cultivar tabaco y algodón para venderlo a la metrópoli. Pero para ello, necesitaban mano de obra.

Como no podían reducir a los nativos a la esclavitud, que preferían dejarse morir antes que someterse -y estando en su propio territorio, podían organizarse y rebelarse- decidieron capturar africanos, ponerlos en barcos y enviarlos por millones a los Estados Unidos. Esto se hizo durante 250 años. Y como bien dijo Marx, sin el algodón y los esclavos que lo cultivaban, la revolución industrial no habría sido posible.

El mismo sistema sigue en vigor y si alguien cree que es posible reformar la política migratoria o penitenciaria mientras este sistema permanezca intacto, es porque realmente no quieren intentar nada. Sólo hablaba, pero no lo hacía. Trato de convencer a los jóvenes con los que trabajo todos los días y los animo a resucitar el Partido Pantera Negra. Les digo que les diré qué hacer. ¿Ellos lo hicieron? No. Porque tienen miedo, porque son perezosos y porque se preocupan por su comodidad. Quieren una pequeña beca para ir a la universidad, un coche, para poder pagar el teléfono, para salir a cenar cuando quieran...

Como dijo Marx, debemos ser constantemente críticos, analizar las condiciones reales en las que vivimos y trabajamos desde estas mismas condiciones y no desde cómo nos gustaría que fueran. Sin embargo, esto no significa que no tenga esperanza, porque creo que las personas siempre terminan eligiendo la vida hasta la muerte, incluso si lo hacen sólo porque se ven afectadas por esa elección y no necesariamente por razones morales. La gente tiene un interés personal en seguir viva. Y aunque no sean conscientes de ello, su vida depende de la mía y viceversa. En cualquier caso, los marxistas leninistas sabemos que si mantienen a la gente oprimida, terminarán cortándote el pescuezo. Así que lo más apropiado es garantizar que todos tengan comida y refugio, que tengan acceso a la atención médica, a la educación y al resto de las cosas que necesitamos. Es después de haber conseguido todo esto que pensarán en construir una sociedad interconectada y unida.

Eso es lo que sigo esperando. Que la gente se dé cuenta de que somos dependientes, interdependientes y parte del mismo planeta, que debemos encontrar soluciones para que todos tengamos acceso a una vida digna. Sin ella, la vida de todos estará en peligro. No digo que vaya a pasar en mi vida, pero tiene que pasar.

A diferencia de otros movimientos políticos, los Panteras Negras le dieron gran importancia al lumpenproletariado, de donde salieron muchos de los militantes, que era considerado "la facción más motivada de Estados Unidos para dirigir la revolución". El partido había decidido entrenar y politizar a estas personas. ¿Cómo lograron "convertir la furia del gueto en acción revolucionaria"?

Durante los últimos veinte años he trabajado con personas que han estado dentro o fuera de la cárcel. En mi opinión, representan el mismo grupo de personas que tenían el mayor potencial para transformarse en vanguardia revolucionaria. No digo que las masas no deban involucrarse en algún momento, sino que todo lo demás está conectado al sistema: tienen un trabajo o lo quieren. Los primeros, por otro lado, no quieren un trabajo y lo sabemos porque pasan su tiempo vendiendo drogas o cometiendo robos, etc. No tienen conexión con el sistema. No les gusta, no les gusta la policía, han corrido riesgos en sus vidas y tienen más potencial que una persona ordenada que va a trabajar todos los días y, después del trabajo, se va a casa, ve la televisión y se va de vacaciones a Disneylandia.

Por otro lado, creo que Marx se equivocó al considerar al lumpenproletariado como la escoria de la tierra porque tenía estima por la clase obrera y consideraba valientes a los que trabajaban. Bueno, el tipo que vende drogas a la vuelta de la esquina durante dieciocho horas al día también está trabajando, pero esa es otra historia. Lo que quiero decir con esto es que no considero que los esclavos sean una sola clase en Estados Unidos compuesta únicamente por negros. Era una clase obrera a la que no se le pagaban salarios. Y esta situación sigue existiendo hoy en día. La mayoría de los negros, a pesar de que tienen un trabajo, tienen que hacer otras cosas para complementar sus salarios, ya que ni siquiera ganan lo suficiente para formar parte de la gran parte del proletariado. El hecho de que los negros nos hayamos quedado al margen de los sindicatos también es una cuestión extremadamente importante. La historia de los sindicatos industriales en Estados Unidos es vergonzosa en este sentido.

Así que sigo pensando lo mismo porque los hechos no han cambiado. Los negros siempre somos pobres, fuera del sistema, no tenemos trabajo real, ni dinero, ni relación con el sistema. Y debajo de todo esto, encontramos a la gente que ha estado en prisión.

Con sus 2.120.000 presos, Estados Unidos es el país con la mayor población carcelaria del mundo. ¿Cómo se originó esa situación?

El aumento tanto del número de personas encarceladas como de la duración del encarcelamiento es un fenómeno relativamente nuevo y sigue a una ley aprobada por Bill Clinton en 1994 para enjuiciar a los reincidentes.

Entre 1994 y 2004 el número de detenidos se duplicó en Estados Unidos y casi la mitad de ellos son negros, aunque sólo representan el 13 por ciento de la población total. Pero no hay una política de meter directamente a los negros en la cárcel. No es eso. Ha habido algún tipo de mecanismo desde 1865, cuando se crearon los departamentos del sheriff para cazar esclavos fugitivos. Podemos ver que la cuestión negra ha estado presente desde el comienzo de la historia americana.

Thomas Jefferson, uno de los Padres Fundadores y uno de los autores de la Declaración de Independencia, definió perfectamente esta mentalidad en uno de sus libros titulado "Notas sobre el Estado de Virginia". En este libro, explica que la razón por la que no incluyó a los negros en su proyecto de emancipación basado en el principio de que "todos los hombres nacen iguales" se debe al hecho, según sus indicaciones, de que los negros están menos dotados que los blancos tanto física como mentalmente, que tienen un color desagradable y que huelen mal además de ser perezosos, etc. Según Jefferson, los negros ni siquiera alcanzan la categoría de seres humanos, de ahí la legitimidad de reducirlos a la esclavitud. Esta ha sido la ideología dominante en los Estados Unidos desde 1710.

¿Puede explicarnos cómo funciona el complejo industrial de la prisión?

Los prisioneros producen muchas cosas. Pero eso no es lo que les da valor. Es el dinero que gastan ellos mismos y los Estados donde están encarcelados. Tienen acceso a todo en la cárcel: llamadas telefónicas, videollamadas, comida, ropa... Se puede comprar de todo, pero cuesta mucho más que en la calle. Por otro lado, el Estado de California, por ejemplo, gasta 70.000 dólares por preso al año.

También está el trabajo no remunerado de los presos: hacer muebles, jardinería, limpieza de carreteras... Y todo ello de forma gratuita o casi gratuita. El complejo industrial de la prisión es similar al complejo industrial militar pero con prisioneros. Muchos creen que este concepto tiene algo que ver con las prisiones privadas, pero no es así. La mayoría de las cárceles son públicas, de propiedad estatal y en ellas trabajan muchas personas. Sólo en California, hay más de 100.000 funcionarios de prisiones que tienen sindicatos que luchan para asegurar que sus miembros no permanezcan desempleados. ¿Y cuál es su principal producto? Los prisioneros. No quieren que las cárceles dejen de estar llenas. Todos ganan dinero a expensas de los presos que eran pobres cuando entraron a la cárcel y que serán pobres cuando se vayan.

¿Hicieron cosas terribles? Absolutamente. Algunos de ellos. No todos ellos. Ni siquiera uso los términos inocente o culpable. Porque la mayoría de los detenidos han sido arrestados por delitos económicos como el hurto en tiendas. ¿Y por qué lo hacen? Bueno, porque hay grandes disparidades económicas en nuestro país. Vemos que todo está tan entrelazado que apenas podemos separar nada. Y los negros son la mejor carne de cañón para meter en la cárcel. ¿Quién hablará por ellos? Nadie. Ni siquiera tenemos suficiente dinero para financiar una acción judicial. Y a todo esto hay que añadir también el racismo.

En 2014, usted fundó ‘Oakland and the World Enterprises’, una iniciativa para crear negocios administrados por ex prisioneros. ¿De qué se trata este proyecto?

Un aspecto de nuestra continua opresión como negros en Estados Unidos es el hecho de que cuando alguien sale de la cárcel, no consigue trabajo porque tiene que presentar un formulario de antecedentes penales que los empleadores usan para justificar su negativa a reclutar ex prisioneros. Estos últimos realmente no tienen otra alternativa. En California, por ejemplo, te dan 200 dólares cuando sales de la cárcel para empezar tu vida de nuevo. Y si no tienes a nadie que te ayude, que te ofrezca un lugar para vivir, con 200 dólares no puedes hacer nada y vas a tener que prostituirte, vender drogas y hacer algo ilegal que probablemente te vuelva a meter en la cárcel.

Ante esta situación, con la participación de un funcionario negro electo, hemos decidido hacer algo para reducir la reincidencia y creemos que la única manera de hacerlo es que estas personas tengan sus propios ingresos. Así que compramos tierras en Oakland, creamos una asociación sin fines de lucro llamada Oakland and the World Enterprises, y ahora queremos comenzar negocios con fines de lucro en la forma de propiedad cooperativa para ex-prisioneros y otras poblaciones vulnerables y marginadas. En otras palabras, pobres negros.

Iniciamos esta iniciativa y ahora tenemos un huerto urbano que nos ha permitido crear un banco de alimentos donde la gente hace cola desde las cuatro de la mañana ya que estamos en una comunidad extremadamente pobre. Ahora queremos construir casas accesibles, pero según nuestros propios criterios, es decir, que el acceso se defina según las posibilidades de cada uno y no según la media de la zona o criterios similares. También tenemos apartamentos reservados para aquellos que no tienen ningún tipo de ingreso.

La idea es que esta iniciativa se extienda a otras ciudades, a Detroit, Filadelfia... para que a nadie se le niegue el acceso a la vivienda o al empleo por haber estado en prisión. El modelo que utilizamos es el de una cooperativa de trabajo asociado, pero como suena demasiado comunista para algunos y les pone nerviosos, les digo que son empresas de propiedad cooperativa. Es la misma cosa. Los trabajadores son los dueños y los dueños son los trabajadores pero los beneficios son colectivos. No tenemos nada en contra de los beneficios per se, el problema es la explotación.

http://laccent.cat/elaine-brown/

1 comentario:

  1. Negros, blancos... mujeres, hombres... homosexuales, bisexuales, heterosexuales, transexuales... veganos... animalistas... Lo importante para la burguesía es dividir al sujeto revolucionario en minorías y enfrentarlas. Y mientras la izquierdita de mierda, incluida la "revolucionaria"defendiendo a hunas y a otras.

    ResponderEliminar