sábado, 14 de julio de 2018

Irán en el corazón del gran juego ruso

Bob Woodward

China no tiene petróleo, pero tiene muchas ideas. Su proyecto "Nueva Ruta de la Seda" tiene como objetivo conectar el Reino Medio por carretera y ferrocarril con Gran Bretaña a través de Kazajstán, Rusia, Polonia, Alemania y Francia. En el Océano Índico, la República Popular ya está tejiendo un "collar de perlas" (*) entre diferentes puertos y financiando directamente la construcción de la base naval de Gwadar (Pakistán). Para Pekín, se trata de ampliar su base marítima más allá del mar de China, aunque ello signifique preocupar a sus rivales indios y americanos.

Rusia, que es más cautelosa, se beneficia de las consecuencias del tránsito entre China y Europa, pero no está completamente satisfecha con ello. ¿Su sueño? Convertirse en un gigantesco centro euroasiático. Para ello, Moscú se acerca a otras dos grandes potencias: India e Irán. El antiguo proyecto del corredor norte-sur entre los tres países se relanzó hace dos años para formar un corredor de 7.200 km de longitud. En Nueva Delhi, el gobierno aplaude porque, al no haber resuelto todavía sus disputas fronterizas con China y Pakistán, la India sigue sin salida al mar. Paradójicamente, el resurgimiento de las sanciones estadounidenses contra Irán podría consolidar la alianza indoirano-rusa. Vladimir Putin obtendría un mejor acceso a los cálidos mares con esta combinación de barco, tren y carretera desde San Petersburgo a Bombay, evitando el largo circuito logístico a través del Mar del Norte, Gibraltar y el Canal de Suez.

Pero lo más difícil queda por hacer: financiar esta inversión titánica sin pasar por el dólar. India y Rusia tendrán que "desdolarizar" su comercio con Irán para comerciar en rupias y rublos. De lo contrario, será complicado modernizar el puerto iraní de Bandar Abbas con vistas al Golfo Pérsico. En cuanto al proyecto de un gran canal que une el Caspio con el Océano Índico a través de Irán, todavía parece muy quimérico. En resumen, el gran juego está lejos de terminar. Moscú y Teherán están llevando a cabo negociaciones sobre la excavación de un canal marítimo desde el Mar Caspio hasta el Golfo Pérsico a través de Irán, señaló el embajador iraní en Rusia, Mehdi Sanai, frente a estudiantes en San Petersburgo.

Mientras que los estudiantes querían saber si había un proyecto de canal común entre los dos países, el embajador iraní respondió afirmativamente. "Sí, este tema se está discutiendo", dijo sin especificar los detalles, según TASS. El Mar Caspio es la mayor masa de agua interior del mundo. Sus costas tienen unos 7.000 kilómetros de longitud y el mar está bordeado por Rusia, Kazajstán, Turkmenistán, Irán y Azerbaiyán.

Además, Rusia, Azerbaiyán e Irán han acordado acelerar las negociaciones sobre un corredor de transporte norte-sur, dijo el ministro ruso de Asuntos Exteriores. Parte de este corredor estará a lo largo de la costa occidental del Mar Caspio, desde Rusia hasta Irán y pasando por Azerbaiyán.

Se estima que el corredor Norte-Sur reducirá significativamente el tiempo de transporte desde la India hasta Asia Central y Rusia. Por el momento, se tarda unos 40 días en entregar las mercancías desde Bombay, India, a Moscú. La nueva ruta ayudará a acortar este retraso de 14 días. El corredor también evitará el costoso y sobrecargado Canal de Suez.

http://decryptnewsonline.over-blog.com/2018/07/l-iran-au-coeur-du-grand-jeu-russe.html

(*) El “collar de perlas” no está en el Océano Índico sino en el Pacífico sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario