martes, 31 de julio de 2018

En Afganistán el Pentágono nunca ha sabido qué hacer con las tropas que tiene desplegadas

En 2001 Estados Unidos acusó a Al-Qaeda del derribo en Nueva York de las Torres Gemelas. Algunos de los grupos de Al-Qaeda se refugiaban en Afganistán, cuyo gobierno controlaban los talibanes.

En aquel momento, apoyados por fuerzas pakistaníes, los talibanes seguían luchando contra la Alianza del Norte, que combatía cerca de la frontera con Tayikistán.

Los talibanes ofrecieron a Estados Unidos extraditar a Osama Bin Laden a un país islámico para que fuera juzgado bajo la ley islámica. Estados Unidos lo rechazó y decidió destruir al gobierno talibán.

Las fuerzas talibanes fueron disueltas y Al-Qaeda también desapareció.

Pakistán, que considera a Afganistán como su patio trasero, claudicó ante las amenazas de Estados Unidos. Sacó a sus fuerzas de Afganistán y prestó refugio a los dirigentes talibanes en su país.

Se celebró una conferencia con dirigentes afganos en Bonn, la antigua capital de Alemania. Los afganos tuvieron que aceptar lo que Estados Unidos les puso encima de la mesa. Alimentados con grandes sumas de dinero, pusieron en el gobierno a los señores de la guerra del Norte, conocidos asesinos de masas, y a varios oligarcas que trajeron del exilio. Todo a cambio de dinero.

Las tropas de Estados Unidos se desplegaron en el norte de Afganistán, incluso bombarderos B-52, con los bombardearon y masacraron a la población civil, y secuestraron y torturaron a los detenidos.

Cuatro años después de haber sido expulsados del gobierno, los crímenes del imperialismo reactivaron a los talibanes, mientras Estados Unidos tenía que ocuparse de destruir otro país: Irak.

Estados Unidos tenía un ejército, pero nunca supo qué hacer con él. Primero enviaron tropas, luego se retiraron, se volvieron a desplegar para volver a retirarse.

Durante su campaña electoral, Trump reconoció que no sabía lo que hacían las tropas en Afganistán y habló de retirada. “Mi instinto inicial era el de retirarnos... Pero las decisiones son muy diferentes cuando uno está en el despacho oval”, reconoció Trump el año pasado.

Bajo la presión del ejército, Trump tuvo que aumentar sus fuerzas en unos 15.000 soldados. Demasiado pocos para invertir la situación.

Las enormes sumas de dinero gastadas en la “reconstrucción” de Afganistán, 110.000 millones de dólares, no han tenido ningún efecto sobre el terreno. Han ido a parar a contratistas estadounidenses y a señores de la guerra afganos.

Afganistán es la guerra más larga en la que participado Estados Unidos y el balance no puede ser más desolador: casi 2.400 soldados estadounidenses han muerto y más de 20.000 han quedado heridos. Hoy la mitad del territorio está bajo el control de los talibanes y la otra mitad son zonas en disputa.

Estados Unidos negocia en secreto con los talibanes la retirada de sus tropas de Afganistán

La semana pasada Estados Unidos mantuvo negociaciones secretas con los talibanes en un hotel de Doha, Qatar, según informó la agencia Reuters (*). Para entender -por enésima vez- cómo funciona la dipolomacia estadounidense hay que empezar diciendo que el gobierno afgano no estuvo presente.

Un portavoz talibán, que formó parte de una delegación de cuatro miembros, dijo que no se podían calificar como unas “conversaciones de paz”, sino como “una serie de reuniones para iniciar discusiones formales y enfocadas”.

No obstante hubo “señales muy positivas” porque la reunión tuvo lugar en un “ambiente amistoso” y ambas partes acordaron volver a reunirse pronto para resolver el conflicto afgano a través del diálogo, según dijo el portavoz talibán.

Las dos partes discutieron alternativas para permitir la libre circulación de los talibanes en dos provincias donde no serían atacados, una idea que el presidente Ashraf Ghani ha rechazado.

Se han celebrado tres rondas de discusiones, con el compromiso de continuar las conversaciones a fin de iniciar una negociación significativas, dijo otro portavoz talibán.

Los talibanes querían gobernar oficialmente ciertas partes del país y utilizarlas como refugio, pero el Gobierno afgano ha rechazado esta propuesta.

También hablaron de la participación de los talibanes en el gobierno afgano, una idea sugerida por el propio presidente afgano Ghani. Pero es poco probable que los miembros de la Alianza del Norte dentro del gobierno afgano, como el primer ministro Abdullah Abdullah, la acepten. Los talibanes tampoco tienen interés en formar parte del gobierno y en que se les culpe de sus fracasos.

“La única petición que hizo [Estados Unidos] fue la de permitir sus bases militares en Afganistán”, añadió el portavoz talibán. “Sin embargo, nuestra delegación les ha dejado claro que la paz en Afganistán sólo podrá restaurarse cuando se retiren todas las fuerzas extranjeras”, añadió.

No sólo los talibanes rechazan esta posibilidad, sino también Pakistán.

Los talibanes están dispuestos a aceptar una retirada pacífica de las fuerzas estadounidenses. Es su única oferta. Además, están dispuestos a impedir que los yihadistas extranjeros entren en el país.

Estados Unidos no puede negociar; no tiene otra opción que aceptar. De lo único que pueden hablar es de la retirada. No se trata de “si” sino de “cuándo”. Ya se están retirando a las ciudades y a las bases principales. Las zonas periféricas caerán pronto en manos de los talibanes. Tarde o temprano, las líneas de suministro de las tropas estadounidenses serán cortadas y sus bases estarán bajo el fuego enemigo.

Tan pronto como Estados Unidos se retire del sur, Kabul caerá inmediatamente. El norte puede tardar un poco más.

(*) https://www.reuters.com/article/us-afghanistan-usa/very-positive-signals-after-u-s-taliban-talks-sources-idUSKBN1KJ0ML

El imposible empate

Jon Iurrebaso Atutxa
expreso político vasco de ETA

Leemos que representantes del Foro Social se han entrevistado con dos miembros de la interlocución del EPPK. Nos dicen que los miembros de este colectivo muestran su disposición a recorrer un camino dentro de la legalidad de los Estados español y francés. Están esperanzados, añaden. Dispuestos a pedir perdón por su actividad política.

Primera cuestión ¿quienes son los del Foro Social por la paz? ¿No es cierto que reivindican un concepto (paz a secas) que únicamente beneficia a los Estados capitalistas que ocupan EH y a sus obligados aliados reformistas y pequeños burgueses?

¿No es cierto que Sortu y EHBildu reclaman una solución para las consecuencias de un conflicto que, de hecho, está más vivo que nunca? ¿Por qué sus dinámicas que pretenden monopolizar el uso de la violencia para los Estados que nos ocupan, llegan hasta Colombia y pretenden hacernos ver que también allí hay un proceso de paz-resolución cuando es totalmente incierto?

Doscientos exguerrilleros y militantes campesinos, obreros... han sido asesinados en los primeros 6 meses de 2018. Y Paúl Ríos y otros hablan de procesos de paz. En Colombia les quitan la vida a los que piden lo básico para vivir. En Euskal Herria, estando situada en uno de los centros capitalistas del planeta, se pide a los presos que se arrepientan para obtener la salida de la cárcel. Es decir, no estuvo bien luchar por Euskal Herria ante la barbarie de los Estados que nos ocupan. Así que, monopolio de la violencia para el capital y banderas amarillas para acoger las consecuencias del desastre, que han provocado con el dinero de todos, en Oriente Medio, África o Asia.

¿Por que la representación del EPPK muestra su disposición a recorrer el camino penitenciario de nuestros enemigos cuando para salir en libertad exigen el arrepentimiento y la delación de compañeras/os entre otros muchos peajes políticos?

Tenemos mucho respeto a cualquier luchador o luchadora que actúe contra el ocupante y ante el capital. La cuestión es que, de momento, el EPPK no ha resuelto la contradicción que suponen las líneas rojas de no arrepentirse y no delatar cuando nuestros enemigos nos piden eso mismo como condición sine qua non para salir en libertad. Una vez más tenemos que situar el objetivo de la amnistía como única salida política posible.

Mientras tanto, dicen los portavoces del Foro Social que los presos políticos vascos están esperanzados ante el panorama actual. A estas alturas tenemos que decir que mienten y faltan al sentido común de los de a pie que tienen que oír con machacona insistencia sandeces de este calado.

A día de hoy, la Izquierda Abertzale Oficial y reformista no ha informado (naiz-gara) que el preso más anciano (75 años) del EPPK ha pedido el tercer grado para poder disfrutar de permisos penitenciarios (siguiendo la vía Sortu) y le han denegado el mismo así como la libertad condicional a pesar de tener cumplida la mayor parte de su condena y tener el beneplácito de la junta de tratamiento de la cárcel y el consentimiento del juzgado central de vigilancia penitenciaria.

Asimismo, anuncian la llegada a Euskal Herria de numerosas huidas políticas vascas y vascos y silencian la condena de 46 años de prisión a uno de ellos por sucedidos hace casi 40 años. De igual manera, reafirman su entrega al sistema español y francés glorificando un simple traslado a Mont-de-Marsan cuando los dos últimos presos políticos entregados de Francia a España son encarcelados en Murcia y Algeciras.

Parece mentira que los voceros de Sortu y EHBildu enfrenten la represión con la argumentación de que España no se entera de que estamos en otro ciclo político. ¿Qué trampa tiene esta gente para tanta complacencia ante tamaña represión y desprecio? Además de aceptar la partición de Euskal Herria con la renovación del Estatuto de la Moncloa del 78 ¿piensan darnos alguna sorpresa más?

En todo caso, o miente el Foro Social o miente la delegación del EPPK cuando habla del sentir de su colectivo. No hay ningún horizonte positivo a corto o medio plazo para los presos políticos vascos y menos para los que tienen largas condenas. El último detenido acusado de pertenecer a ETA saldrá en el 2058, teniendo muchísima suerte. Y es importante saber qué es lo que está ocurriendo en las cárceles pues, sin ir más lejos y aunque aun no es número muy importante, cada vez son más los presos y presas políticas vascas que abandonan el EPPK y son sistemáticamente excluidos de las listas de presos y presas políticas que maneja el complejo Sortu. Así están las cosas.

Nos hablan de paz y de resolución del conflicto. ¿Qué es la paz para el Pueblo Trabajador vasco? ¿Cuál es la paz de la burguesía vasco-española, es decir de las fuerzas vivas del PNV? Su paz, la del PNV, la del PP, la del PSOE, la de Podemos... es la paz de la sacrosanta unidad española o francesa y nadie de todos esos y esas se plantea cambiar el curso de la explotación y la ocupación sobre Euskal Herria. De la misma manera hablan de resolución y de consecuencias de un conflicto, repetimos, más evidente que nunca.

¿Qué es llegar a un marco democrático que perpetúa la ocupación y la explotación de nuestro pueblo? ¿Qué es eso de vencedores y vencidos y que hay que buscar un intermedio para que nadie pierda? No hay intermedio ante la ocupación y ante la explotación de una clase sobre el Pueblo Trabajador Vasco.

La lucha de clases no es un partido en el que se pueda empatar. Mienten los que así venden y pretenden para el pueblo vasco un futuro libre, colectivo y solidario sin mojarse hasta las entrañas. No hay soluciones parciales y coyunturales pues el sistema se encargará de disolverlas, condenarlas u olvidarlas.

Los ejemplos que nos muestra el sistema capitalista e imperialista son lo suficientemente claros sobre este aspecto. Los tamiles no se rindieron y su pueblo sufrió el mayor genocidio de los tiempos modernos. Los palestinos que aprobaron los acuerdos de Oslo han mostrado sumisión ante un sionismo que no repara en nada en su creciente y constante fascismo genocida. Que nos cuenten cómo quedaron El Salvador y Guatemala después de sus respectivos procesos de paz. Que nos expliquen que cuando estaba a punto de estallar una revolución social en Sudáfrica, se inventó un dique para la misma, salvando la explotación blanca y salvando al capital extranjero con el “fin” de la segregación racial y la creación de una fracción de clase pequeño burguesa negra. Que nos cuenten cómo está el Norte de Irlanda y el número de presos y presas políticas irlandesas.

Bien es cierto que sabiendo lo que no queremos, todavía nos cuesta articular las estructuras y dinámicas necesarias para poder seguir luchando por la revolución socialista vasca.

Lo que es evidente es que no vamos a pedir permiso para decidir sobre nuestras cuestiones como colectividad nacional. Tampoco el derecho a decidir lo que queremos, ni cómo ni cuando, ni el derecho a revelarnos ante la ocupación de Euskal Herria y ante la explotación que sufrimos.

Hace tiempo que dijimos que lo nos une a los trabajadores vascos con el resto de nacionalidades que habitan en la península o en el continente, es la pertenencia a la misma clase y no a la misma nación.

No hay futuro para los que venden su fuerza de trabajo en Euskal Herria bajo la sumisión. Jamás seremos soberanos en toda su dimensión nacional y social si seguimos pegados a las suelas de las botas españolas y francesas. Por eso continuaremos peleando por una Euskal Herria libre y socialista.

La manipulación de las elecciones mediante cuentas falsas en las redes sociales: el caso de Indonesia

Para que parecieran reales, Alex les daba a sus cuentas falsas un toque de humanidad. Entre los tuiteos políticos, sus avatares –la mayoría representados por hermosas jóvenes indonesias– se lamentaban por problemas amorosos o subían fotos de sus desayunos.

Pero estas cuentas falsas no estaban hechas por diversión. A Alex y su equipo les decían que era parte de una guerra. “Cuando estás en guerra, usas cualquier cosa que tengas disponible para atacar a tu oponente", afirma Alex en una cafetería en el centro de Yakarta, “pero a veces me daba asco de mí mismo”.

En 2017, durante varios meses, Alex fue una de las más de 20 personas que trabajaban dentro de un ejército secreto de trolls que publicaban mensajes desde cuentas falsas de redes sociales para ayudar a que el entonces gobernador de Yakarta, Basuki Tjahaja Purnama, conocido como Ahok, fuera reelegido.

“Nos dijeron que creáramos cinco cuentas de Facebook, cinco de Twitter y una de Instagram", explicó. “Y nos dijeron que todo debía ser secreto, que estábamos en medio de una ‘guerra’ y que teníamos que cuidar el campo de batalla y no decirle a nadie qué hacíamos en nuestro trabajo".

Las elecciones de Yakarta –en las que el gobernador en funciones Ahok, chino y cristiano, competía contra Agus Yudhoyono, hijo del expresidente, y el exministro de Educación, Anies Baswedan– generaron divisiones religiosas y raciales que culminaron en manifestaciones islámicas masivas y la acusación de que se estaba utilizando a la religión para sacar provecho político. Los manifestantes pedían que Ahok fuera enviado a la cárcel por blasfemar.

Las manifestaciones fueron promovidas por un sospechoso cibermovimiento conocido como el Ejército Cibernético Musulmán o MCA (por sus siglas en inglés), que utilizaba cientos de cuentas falsas o anónimas para difundir contenido racista o extremista islámico con el fin de impedir que los votantes musulmanes apoyaran a Ahok.

Alex dice que su equipo fue contratado para contrarrestar ese aluvión de sentimiento antiAhok, incluyendo hashtags que criticaban a candidatos de la oposición o ridiculizaban a sus aliados islámicos.

El equipo de Alex, compuesto de seguidores de Ahok y estudiantes universitarios que eran atraídos por el generoso salario de 240 euros al mes, supuestamente trabajaban en una “casa de lujo” en Menteng, en el centro de Yakarta. Cada uno debía publicar entre 60 y 120 veces por día en sus cuentas falsas de Twitter, y un par de veces al día en Facebook.

Los ejércitos de trolls

En Indonesia –que está entre los cinco países del mundo con más cuentas de Twitter y Facebook– existen lo que se conoce como “ejércitos de trolls”, grupos que amplifican mensajes y  generan “alboroto” en las redes sociales. Si bien no todos utilizan cuentas falsas, algunos sí lo hacen.

Alex dice que su equipo de 20 personas, cada uno con 11 cuentas en redes sociales, genera hasta 2.400 publicaciones en Twitter por día.

La operación estaba coordinada a través de un grupo de WhatsApp llamado Pasukan Khusus, que significa “Fuerzas Especiales” en indonesio, que Alex calcula que constaba de 80 miembros. Al equipo le suministraban contenido y los hashtags que debían promocionar aquel día.

“No querían que las cuentas fueran anónimas, así que nos hacían utilizar fotos para los perfiles. Las fotos las cogíamos de Google, o a veces utilizábamos fotos de nuestros amigos, de Facebook o de grupos de WhatsApp", afirma Alex. “También nos decían que utilizáramos imágenes de mujeres hermosas para que el material resultara más atractivo, así que muchas cuentas eran así".

En Facebook incluso montaron cuentas utilizando como foto de perfil imágenes de actrices extranjeras famosas, que inexplicablemente aparecían como fanáticas de Ahok.

Al equipo de trolls le dijeron que “sólo era seguro” publicar desde Menteng, donde operaban desde diferentes habitaciones. “La primera sala era para contenido positivo, donde publicaban contenido positivo sobre Ahok. La segunda era para contenido negativo, donde difundían contenido negativo y discurso de odio contra la oposición“, relata Alex, que dice que eligió estar en la sala positiva.

Muchas de las cuentas sólo tenían unos cuantos cientos de seguidores, pero al lograr que sus hashtags fueran tendencia, a menudo a diario, lograban aumentar artificialmente la visibilidad de la plataforma. Al manipular Twitter podían influenciar a los usuarios reales y en los medios de comunicación indonesios, que suelen analizar los hashtags que hacen tendencia como un barómetro de la situación nacional.

Pradipa Rasidi, que en ese momento trabajaba en el ala juvenil de Transparencia Internacional en Indonesia, notó el fenómeno cuando estaba estudiando las redes sociales durante la campaña. “A primera vista, parecen cuentas normales pero sus tuiteos son casi exclusivamente políticos", dijo.

Rasidi entrevistó a dos trolls de Ahok, que le detallaron el mismo uso de cuentas falsas que describió Alex. Ninguno de ellos quiso hablar con la prensa.

Un estratega de las redes sociales que trabajó en la campaña de un oponente de Ahok afirmó que la industria de los trolls es enorme. “Algunas personas que tienen cuentas muy influyentes pueden recibir hasta 1.200 euros por un solo tuiteo. O, si quieres tener un tema en tendencia en un par de horas, eso cuesta entre 60 y 235 euros”, explicó Andi.

Utilizando un estudio sobre la industria de los trolls en Indonesia, investigadores del Centro para la Innovación e Investigación Política (CIPG) dicen que todos los candidatos de las elecciones de Yakarta de 2017 utilizaron ejércitos de trolls y al menos uno de los oponentes de Ahok hábilmente creó “cientos de bots” que se conectaban para apoyar a determinados sitios web.

Calumnias, odio y engaños


Las autoridades han tomado medidas contra las noticias falsas y la difusión de discurso del odio en internet, pero los trolls, que operan en una zona ambigua, se han escurrido por grietas legales.

Incluso el gobierno utiliza estás tácticas. La cuenta de Twitter @IasMardiyah, por ejemplo, que Alex dice que fue utilizada por su equipo de trolls proAhok, ahora publica constantemente mensajes a favor del gobierno y propaganda del presidente Joko Widodo, en general retuiteos sobre infraestructura indonesia y éxitos diplomáticos, o la necesidad de proteger la unidad nacional.

Utilizando el avatar de una mujer joven con un pañuelo en la cabeza y gafas de sol, la cuenta tuitea casi exclusivamente contenido a favor del gobierno con los correspondientes hashtags.

Recientemente, la cuenta ha publicado sobre la elección de Indonesia para el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la lucha contra el terrorismo, el aumento de las exportaciones agrícolas, un aeropuerto nuevo en Java Occidental, los Juegos Asiáticos que se celebran el mes próximo, pero también sobre temas sensibles como Papúa Occidental.

Ulin Yusron, portavoz del equipo de campaña de Ahok, se negó a hacer algún comentario sobre las acusaciones específicas, pero sí aseguró que la campaña fue “muy dura”. “El uso de calumnias, odio y engaños [noticias falsas] fue enorme,” admitió. “Naturalmente, el equipo se fortaleció con un equipo que cubría además las redes sociales. Esto no es algo nuevo en política".

El investigador Rasidi dijo que los ejércitos de trolls operan de la misma forma que el cotilleo. “Cuando todos están hablando de lo mismo, puedes llegar a pensar que quizás es cierto, que quizás haya algo de verdad en ello. Así funciona el impacto que generan".

https://www.eldiario.es/theguardian/dentro-fabricas-cuentas-Twitter-Indonesia_0_796171132.html

Lenin: la transformación de la guerra imperialista en guerra civil

Juan Manuel Olarieta

El derrotismo es un concepto que habitualmente se emplea en un sentido negativo, como pesimismo. El derrotista se rinde antes de empezar la batalla.

Sin embargo, durante la guerra ruso japonesa de 1905, la Segunda Internacional defendió la derrota del zarismo, que en el caso de los marxistas rusos suponía la derrota de su propio país, e incluso más: la derrota de todo un continente, la vieja y reaccionaria Europa, frente al Asia emergente, escribió Lenin.

El movimiento obrero internacional defendió esta postura a pesar de que se trataba de una guerra de naturaleza imperialista, una situación que se reprodujo en 1912, ya antes de estallar la Primera Guerra Mundial.

A partir de entonces el derrotismo adquirió un nuevo significado: positivo, internacionalista y revolucionario, aunque la Segunda Internacional se deshizo de él, pasando a ser asumido exclusivamente por los leninistas. Ante la guerra imperialista los revolucionarios asumen, pues, una postura que no tiene nada que ver con la de ninguna otra organización política.

Según la conocida caracterización de Clausewitz, la guerra es la continuación de la política por otros medios. Por lo tanto, no todas las guerras son iguales. Hay que analizar la naturaleza de cada una de ellas en concreto, decía Lenin: “Hay que situar esta guerra [la Primera Guerra Mundial] en las condiciones históricas en que transcurre. Sólo entonces se puede determinar la actitud ante ella”.

“La actitud ante la guerra debe ser distinta en momentos diferentes”, añade Lenin, porque su carácter cambia con el tiempo. Mientras las guerras del siglo XIX fueron revolucionarias, las del siglo siguiente fueron reaccionarias, como consecuencia de la entrada en la fase imperialista del capitalismo, una época caracterizada por las guerras precisamente, el rearme y el belicismo. Las guerras actuales son inherentes al imperialismo, lo mismo que las revoluciones. “La guerra significa la revolución”, escribió Lenin, lo que a veces se expresa diciendo que “o la revolución impide la guerra, o la guerra desencadena la revolución”.

“El marxismo no es pacifismo”, escribió también. Los marxistas no están “contra la guerra” ni son neutrales dentro de ella, ni se lavan las manos con la excusa de las contradicciones entre unos imperialistas y otros, que se plantean como si se tratara de algo que les resulta ajeno. No se escudan en frases vacías, como la de que no hay imperialismo bueno, o que le resultan indiferentes tanto la victoria como la derrota o expresan el deseo que no haya vencedores ni vencidos. Sólo hay una línea realmente marxista: “En una guerra reaccionaria, una clase revolucionaria no puede dejar de desear la derrota de su gobierno”, afirmó Lenin.

El derrotismo es lo más opuesto posible a la que el chovinismo y patrioterismo burgués quiere arrastrar porque se dirige contra su propio país, por lo que en todas partes los revolucionarios son acusados de traidores, de vendidos al “enemigo” o a unas u otras potencias, frente a las cuales sólo cabe la neutralidad. La burguesía aprovecha la ocasión para acusar a los internacionalistas de “falta de amor a la patria”, una especie de vacío nacional o de raíces, e incluso de desarraigo. Una vez más fue Lenin quien lo tuvo que aclarar: a los bolcheviques “nos invade el sentimiento de orgullo nacional”, escribió en 1914, aunque la Rusia que amaba Lenin no era la zarista precisamente, sino la otra, la que luchaba contra el zarismo.

La postura leninista frente a la guerra también se opone a los reformistas, que se convierten en un apéndice de la propia burguesía, es decir, en socialimperialistas y, por lo tanto, acaban con el internacionalismo, que es el signo distintivo del movimiento obrero

El enemigo de la clase obrera no es otro país, ni mucho menos el proletariado de otro país, sino la burguesía propia, que es la que conduce al país a la guerra y los revolucionarios tratan de derrotar a esa burguesía, de donde deriva la consigna de “transformar la guerra imperialista en guerrra civil”, a la que Lenin califica como “la única consigna proletaria justa”.

“Lo que ve y siente todo obrero consciente es que, si debemos perder la vida, que sea luchando por nuestra propia causa, por la causa de los obreros, por la revolución socialista y no por los intereses de los capitalistas, de los terratenientes y los zares”, escribió.

La neutralidad de los reformistas conduce siempre a la peor de las políticas posibles, la pasividad, que convierte la “lucha” contra la guerra imperialista en frases vacías, tales como “guerra a la guerra”. En medio de una guerra, por reaccionaria que sea, el movimiento obrero internacional, además de tomar partido abiertamente, debe llevar a cabo una actividad práctica, revolucionaria: “Las acciones revolucionarias contra el gobierno propio en tiempos de guerra significan indudable e indiscutiblemente no sólo el deseo de su derrota, sino tambien aportar un concurso activo a esa derrota”.

Incluso dirigentes reconocidas del movimiento obrero, como Rosa Luxemburgo, criticaron el derrotismo de Lenin y sostuvieron que tanto la victoria como la derrota de unos u otros eran malas alternativas, una postura que, por un costado o por el otro, se vuelve a plantear dentro del movimiento obrero internacional, una y otra vez.

Luxemburgo no entendió nunca la postura de Lenin, y la propia prensa del Partido bolchevique llegó a censurar algunos de sus artículos. El derrotismo, escribió Lenin, no se podía plantear sólo desde un punto de vista nacional sino también internacional. Tanto la victoria como la derrota de una determinada potencia en una guerra tiene consecuencias, tanto internas como internacionales.

Por lo demás, el derrotismo que los bolcheviques preconizaban no sólo se refería a Rusia como país, ni tampoco como potencia imperialista. Se refería a la derrota de un régimen político, el zarismo, el enemigo principal de la clase obrera:

“En cada país, la lucha contra el gobierno propio que sostiene la guerra imperialista no debe detenerse ante la posibilidad de la derrota de dicho país como resultado de la agitación revolucionaria. La derrota del ejercito gubernamental debilita a ese gobierno, contribuye a la liberación de las nacionalidades que oprime y facilita la guerra civil contra las clases dirigentes.

“Esta tesis es acertada especialmente si se aplica a Rusia. La victoria de Rusia traería consigo el fortalecimiento de la reacción mundial, la intensificación de la reacción dentro del país...”


Tanto los zaristas como los trotskistas criticaron el derrotismo leninista porque -según decían- deseaba la victoria de Alemania. ¿Acaso los bolcheviques preferían la victoria de los alemanes en lugar de los rusos? Ni entonces ni ahora se entendió que, movido por su partidismo, para Lenin la derrota de Rusia en la guerra era un “mal menor”, una expresión que repite una y otra vez machaconamente: “La derrota de Rusia ha resultado ser el mal menor, ya que hizo avanzar enormemente la crisis revolucionaria”.

Un análisis concreto, como el que lleva a cabo Lenin de la Primera Guerra Mundial, pone de manifiesto que los burgueses, los Estados, los imperialistas o los regímenes políticos de unos u otros países no son equiparables. Hace un siglo para el proletariado internacional era especialmente deseable la derrota del zarismo porque se trataba del gobierno “más reaccionario y bárbaro que oprime al mayor número de naciones y a la mayor masa de población de Europa y Asia”.

Por lo demás, los oportunistas siempre presentan la cuestión a la inversa. La guerra imperialista no sólo concierne al proletariado, sino también a la burguesía. En una etapa de crisis revolucionaria, escribió Lenin, la única manera que tenía el zarismo de mantenerse en el poder era participar en una guerra exterior de la que -naturalmente- confiaban salir victoriosos.

La experiencia histórica confirmó la exactitud de las previsiones de Lenin. La guerra imperialista no sólo inició la crisis revolucionaria en Rusia sino en toda Europa. No benefició a unos imperialistas (los alemanes) en perjuicio de otros (los rusos), sino que debilitó a ambos. Tras las guerras imperialistas en Rusia estallaron tres revoluciones en 1905, en febrero de 1917 y en octubre del mismo año, y lo mismo ocurrió en Alemania, donde también se abrió camino a la revolución.


lunes, 30 de julio de 2018

Perro ladrador, poco mordedor

Darío Herchhoren

En esta última semana hemos asistido a una esgrima verbal entre el cow boy de la casa blanca y el gobierno iraní. El grado de violencia y las amenazas entre Irán y el gobierno USA, llevó a las agencias de noticias a hablar de un inmediato ataque de los EEUU y dicha esgrima ha llevado a que sonaran las alarmas y que se hablara de un inminente ataque de los EEUU a la nación persa.

Todo lo que ocurre en el Medio Oriente tiene un inconfundible olor a petróleo; y esta vez se confirma esa regla de oro.

¿Cuál es el motivo de esta nueva tensión? Hay que buscarlo en diversas causas. En primer lugar la aversión que todos los gobiernos de los EEU tienen hacia el estado persa desde la caida del sha Mohamed Reza Pahlevi, y la instauración de la República Islámica de Irán. Ello tuvo un momento culminante cuando Sadan Hussein atacó a Irán por mandato de la CIA, sin conseguir tumbar al gobierno de los ayatolla. Ello provocó una guerra cruel que causó un millón de muertos y duró ocho años.

Más adelante cuando la nación iraní comenzó a enriquecer uranio los EEUU amenazaron a Irán con graves consecuencias y ello culminó con la firma del tratado entre los EEUU, Rusia, Francia, Inglaterra y China más Alemania, donde se limitaba la capacidad nuclear iraní. Pero el gobierno Trump abandonó dicho tratado hace muy pocos meses y decretó un embargo contra Irán, que le impide vender libremente su petróleo ocasionando graves perjuicios a la economía persa.

Dentro de ese contexto se produce en Yemen una revolución que acaba con el gobierno pro saudí, y el movimiento popular Ansarolá se hace cargo del país.

El presidente destituido de Yemen buscó refugio en Arabia, y la monarquía lo acogió, y atacó militarmente a Yemen, causando ya más de diez mil muertos y una enorme destrucción. Es necesario aclarar que el gobierno iraní provee ayuda militar al gobierno yemení encabezado por el movimiento popular Ansarolá que hasta ahora resiste valientemente la agresión saudí que se revela cada vez más inútil e ineficaz.

Para echar un poco más de leña al fuego el gobierno saudí ha cerrado sus puertos sobre el Mar Rojo, y ya no utliza el paso de Bab el Mandeb que comunica el Mar Rojo con el Indico, aduciendo falsas razones de seguridad. Lo que pasa en realidad es que frente a Bab El Mandeb está el cuerno de Africa y allí está Djibouti, donde China tiene una enorme base naval, y China no es amiga de los saudíes, y en cambio mantiene excelentes relaciones con Irán.

Los saudíes han trasladado casi todo su comercio de petróleo a la otra costa que está sobre el estrecho de Ormuz, y que comparte con la nación persa. El gobierno persa ha expresado su intención de cerrar el estrecho de Ormuz a toda navegación si sus buques son privados de ese paso. Más del 50 por ciento del comercio mundial de petróleo circula por esa zona, y quien la controle tendrá la llave del petróleo.

El perro de la Casa Blanca según la prestigiosa revista The National Interest, ha sido advertido por sus generales, y en especial por el Secretario de Defensa James Mattis que no es posible ganar una guerra a Irán, ya que tendría consecuencias catastróficas para todo el Medio Oriente ampliado, y llevaría a una grave confrontación con Rusia y con China.

Esperemos que el cow boy no se atreva a tamaña insensatez.

Y para finalizar debo pedir disculpas a los perros; animales nobles, fieles y cabales.

En todo el mundo las elecciones también se falsean con redes sociales, intoxicación y noticias falsas

En Londres parlamentarios británicos han destapado una campaña contra la Presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner diseñada en 2015 por la empresa británica Strategic Communication Laboratories (SCL Group).

Los parlamentarios denuncian en un informe las “alarmantes pruebas”, a las que tienen acceso, sobre la presunta injerencia ilícita de la empresa consultora británica SCL Group en operaciones políticas en el extranjero.

“El comité ha visto evidencia confidencial —el resumen de una reunión de la directiva del Grupo SCL del 27 de mayo de 2015— relacionada con una campaña anti-Kirchner en Argentina”, afirman los miembros del Comité Digital, Cultura, Medios y Deportes (DCMS, por siglas en inglés) de la Cámara de los Comunes del Parlamento británico en su informe provisional sobre “Desinformación y falsas noticias”.

De acuerdo con el comité, el documento describe “tácticas de espionaje”, “guerra informativa” y el uso de “funcionarios jubilados de las agencias de inteligencia y seguridad de Israel, Estados Unidos y Rusia” en apoyo de la misión de injerencia del grupo británico en el país sudamericano.

“Cuentas falsas en Facebook y en Twitter” formaron parte de la campaña en contra de Kirchner diseñada por la poderosa consultora, que este año se vio forzada a cerrar parte de su negocio global a raíz del escándalo destapado esta primavera en su filial Cambridge Analytica.

La Cámara Nacional Electoral (CNE) de Argentina abrió la semana pasada una investigación sobre una posible intervención de la empresa británica Cambridge Analytica en la ajustada victoria electoral del presidente del país, Mauricio Macri, a raíz de publicaciones de prensa en Estados Unidos y Reino Unido.

Las consultoras Cambridge Analytica y SCL están involucradas en un escándalo después de que saliera a la luz que usaron los datos de 50 millones de usuarios de Facebook a favor de la campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump y de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit).

Un informe del noticiero británico de Channel 4 reveló que Cambridge Analytica y su empresa matriz SCL, “trabajaron en más de 200 elecciones, incluyendo las de Nigeria, Kenia, República Checa, La India y Argentina”.

https://www.hispantv.com/noticias/argentina/383909/campana-cristina-fernandez-kirchner-reino-unido-scl

Galicia recupera la memoria histórica de sus guerrilleros

El sábado la Asociación de Recuperación de Memoria Histórica (ARMH) entregó a las familias los restos de los guerrilleros gallegos José María Castelo Mosquera, Manuel Pena Camino, Vicente Peña Tarrasa y Manuela Teiga en un acto que tuvo lugar en el Auditorio de Bembibre (Valle del Dubra, A Coruña). "Esta ceremonia, además de ser emocionante y solemne, sirve de altavoz. Es importante que la gente sea consciente que lo que sucedió aquí", reivindica Carmen García-Rodeja, portavoz de la ARMH.

Y para saber que pasó, hay que retrotraerse a los años de represión que siguieron al golpe de Estado franquista. Muchos tuvieron que huir al monte para evitar la muerte y allí se organizaron en grupos, como el destacamento “Manolo Bello”, al que pertenecieron los guerrilleros. "No eran bandidos ni forajidos, luchaban por la legitimidad democrática refrendada por las urnas en febrero de 1936, pero la historia les ha condenado a ocupar el lugar que el régimen quiso en el imaginario colectivo", lamenta García-Rodeja. Por eso, la labor de la ARMH no solo consiste en remover la tierra de fosas y cunetas, sino que resucitan también la memoria que había quedado sepultada.

A finales de la Guerra Civil, los montes de León y Galicia resguardaban a 20.000 hombres relacionados con la guerrilla. Castelo Mosquera -jefe del Destacamento- Pena Tarrasa y Pena Camino formaron parte de la IV Agrupación del Ejército Guerrillero de Galicia, pioneros en la resistencia antifranquista. "El triunfo fascista en tierras gallegas durante los primeros días de la Guerra Civil les  hizo huir a Zas, una parroquia situada al este del concello coruñés de Negreira. Allí encontraron refugio en casa de Carmen Teiga", cuenta García-Rodeja.

El 5 de marzo de 1949, varios guardias civiles rodearon la vivienda y se produjo un tiroteo en el falleció Carmen Temprano Salorio, que mantenía una relación con Castelo Mosquera. Fue enterrada en las cercanías del cementerio de Aro y sus restos fueron recuperados por miembros de su familia, que residen actualmente en Estados Unidos.

Los demás lograron huir a caballo, pero por poco tiempo. Terminaron siendo cercados unas horas después, en el kilómetro 23 de la carretera entre Portomouro y Santa Comba. "Allí se produjo un nuevo enfrentamiento donde tres guerrilleros fueron abatidos, junto con Manuela Teiga, sobrina de la dueña de la casa de apoyo. Manuel Ramiro Souto fue el único superviviente. Murió tres años más tarde en otro choque contra la Guardia Civil de Mesía", señala la portavoz de ARMH.

"Algunos vecinos recuerdan todavía que los guardias no quisieron velarlos aquella noche en el cementerio y pronto se corrió la voz. Habían visto el cadáver de Manuela Teiga, una niña muy joven, conocida por todo el pueblo", narra Carmen García-Rodeja. Este episodio, que aún se conserva como parte de la memoria colectiva de la zona, sirvió para poner un punto de partida a la exhumación.

La denuncia de un familiar de los guerrilleros hizo que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica iniciara los trámites. "En el caso de estos guerrilleros, la búsqueda fue relativamente sencilla. En aquella época, se premiaba que la Guardia Civil persiguiera y erradicase a cualquier sospechoso de haber luchado en el bando republicano; así que dejaron registros de las ejecuciones. Con esa documentación, no tardamos en encontrar las sepulturas", recuerda la portavoz de ARMH.

El 24 de octubre de 2016 comenzaron los trabajos de recuperación de los restos bajo la dirección del arqueólogo René Pacheco, Marco Antonio González Carrera y la colaboración de un grupo de voluntarios.

El sábado se devolvieron a sus familiares. "Quiero agradecer a todas las personas que han hecho posible que haya recuperado las cenizas de mi padre. Espero que nunca vuelvan a dar un golpe de estado o se produzca otra guerra ", dice emocionada Antía Peña Díaz.

"Ahora es cuando comienza el duelo. Los familiares han arrastrado una pena sumergida durante 70 años y este acto les da la oportunidad de celebrar el entierro que nunca fue. Esa es la razón de que hagan replicar las campanas y algunos vengan de negro", explica García-Rodeja.

La ARMH, sin embargo, no termina aquí con su lucha. "El tabú persiste. En los pueblos que vivieron el horror de esos días, todavía se limitan a referirse a los guerrilleros que fueron ejecutados como ‘gente que murió en la guerra’, como si hubiesen caído en el campo de batalla", indica García-Rodeja.

Pero no sólo ellos sufrieron la represión. También la población civil que les daba apoyo fueron encarcelados. Entre ellos, destaca la desaparición de Erundino Vieto Baña, de la parroquia de Lañas. Hoy los suyos siguen buscándole. "La muerte acabó con tu vida, pero tus sueños y recuerdos se mantienen vivos", enuncia Xosé Tosar Fernández (11 años), familiar de Vieito, en un homenaje.

Desde el año 2000, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha localizado a más de 1.400 víctimas del franquismo. Solo en Galicia, su trabajo suma 18 fosas y un total de 53 cuerpos recuperados.

El Parlamento serbio crea una base de datos con los crímenes cometidos por los kosovares


La semana pasada en la aldea de Staro Gracko se recordó que hace 19 años tuvo lugar una brutal masacre contra 14 campesinos, mujeres y niños serbios. Los asesinos aún no han sido encontrados.

El Comité Parlamentario Serbio para Kosovo y Metohija ha creado una base de datos única que contiene toda la información sobre los crímenes cometidos por miembros de UÇK (Ejército de Liberación de Kosovo), independientemente de la filiación nacional de las víctimas.

En cooperación con la Fiscalía Especial, inicialmente se creó un grupo de trabajo del comité Kosovo-Metohija que recogió hechos y pruebas de los crímenes cometidos por UÇK entre 1998 y 2000, durante y después de la guerra de Kosovo. Los documentos confirmaban que habían cometidos crímenes e identificaron a los posibles sospechosos.

El presidente del comité, Milovan Drecun, dijo que por primera vez se había reunido toda la información en poder de los servicios de seguridad y las instituciones públicas de Serbia.

Drecun informó de los resultados de la investigación a Miroslav Jenca, Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos de la ONU, que sólo podrá publicar el documento una vez que las acusaciones se hayan notificado a los miembros del UÇK por cometer masacres, limpieza étnica y otros crímenes de guerra.

Entre las acusaciones figuran la masacre de Klecka, donde fueron asesinados 22 civiles serbios, los asesinatos de los sacerdotes ortodoxos Khariton y Stephen en Prizren y el asesinato de campesinos serbios en la aldea de Staro Gracko.


domingo, 29 de julio de 2018

Los kurdos llegan a un acuerdo con el gobierno de Bashar Al-Assad

Ilham Ehmed, copresidenta del CDS
Ayer el Consejo Democrático Sirio (CDS) anunció que ha llegado a un acuerdo con el gobierno de Damasco para poner fin a ocho años de guerra en el país, según informa la edición árabe de la cadena Russia Today.

El CDS es el ala política de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), integradas principalmente por kurdos. Apoyadas por Estados Unidos, estas fuerzas controlan actualmente el 27 por ciento del territorio de Siria en el norte y el nordeste del país.

Una delegación del CDS se trasladó el jueves a Damasco para formalizar el acuerdo con el gobierno, que consiste en formar comités que “trazarán una hoja de ruta hacia una Siria democrática y descentralizada”.

La delegación kurda visitó Damasco por primera vez después de que el Presidente sirio declarara en mayo que las Fuerzas Democráticas Sirias debían sentarse a la mesa de diálogo antes de que el ejército sirio se viera obligado a recurrir a la fuerza.

Los kurdos aceptaron la oferta cuando sus aliados de Washington rechazaron apoyarles en las ciudades de Manbij y Afrin, en el norte de Siria.

Los kurdos se declararon entonces dispuestos a confiar el control de la rivera oriental del Éufrates al gobierno sirio.

Las negociaciones de Damasco con las fuerzas kurdas plantea nuevos inbterrogantes para la política de los imperialistas en Siria, donde las tropas del Pentágono se ha desplegado en gran medida en zonas controladas por los kurdos.

La presencia estadounidense al este del Éufrates, una región de importancia estratégica por su riqueza petrolífera, se está reforzando con el apoyo de Turquía.

Estados Unidos ha creado más de diez bases militares en Siria para apoyar a los yihadistas en la guerra que mantienen desde 2011 contra el gobierno sirio.

¿Llevarán a cabo tropas saudíes el ataque militar contra Irán?

Estrecho de Ormuz
El viernes la cadena australiana ABC informó de una reunión al máximo nivel en la Casa Blanca, presidida por John Bolton, consejero de seguridad, para atacar las instalaciones nucleares iraníes el próximo mes de agosto, aprovechando las vacaciones de verano.

Ayer la CNN aseguró que el gobierno de Trump baraja las diversas opciones militares necesarias para mantener la seguridad del tráfico marítimo en Oriente Medio.

Pero si se emprenden acciones militares, serán llevadas a cabo por los aliados regionales de Estados Unidos, como los saudíes, y no por fuerzas estadounidenses.

El ejército estadounidense ya está ayudando a la coalición saudí a preparar objetivos para sus ataques aéreos en su ofensiva contra Yemen.

Pero mientras Estados Unidos envía regularmente barcos y aviones para ayudar a sus aliados, cualquier esfuerzo militar a largo plazo requeriría la participación de otras naciones, dicen en Washington.

Esta semana el comandante de las fuerzas estadounidenses en Oriente Medio, Joseph Votel, visitó la región para reunirse con sus homólogos y organizar una reunión de oficiales para discutir el ataque, aunque no han trascendido más detalles de las conversaciones.

Entre Estados Unidos e Irán el tono sube por momentos. El presidente iraní Hassan Rohani ha advertido -una vez más- que Irán podría cerrar el estratégico estrecho de Hormuz, que controla el Golfo y a través del cual pasa el 30 por ciento del petróleo mundial en tránsito por mar.

El viernes el secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, afirmó que Estados Unidos está decidido a mantener abiertas las rutas marítimas internacionales, y si los iraníes detuvieran el tráfico en la región, “obviamente sería necesaria la intervención internacional, porque la economía mundial depende de esta energía”, advirtió.

Mattis también reiteró que el Pentágono continuará cooperando con Bahrein, Kuwait, Arabia saudí y los Emiratos Árabes Unidos para contrarrestar la influencia de Irán en la región.

https://french.alahednews.com.lb/essaydetails.php?eid=27965&cid=347

 

La salida del gobierno de Cristina Kirchner en Argentina estaba fraguándose desde 2012

Resultado de imagen de vamos a volver argentina 

Diego Herchhoren


"A volver, vamos a volver", era el grito de campaña de los simpatizantes de la ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner en diciembre de 2015 cuando Mauricio Macri, contra pronóstico, el ex Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires triunfaba en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales argentinas.

La afirmación que acabamos de hacer de "contra pronóstico", es relativa, porque la salida del gobierno kirchnerista se venía fraguando desde hacía tiempo, en un contexto en el cual altos funcionarios del Frente para la Victoria hicieron caso omiso de las múltiples alertas que se venían manifestando ya desde noviembre de 2011, tras el rotundo triunfo de Cristina Fernández en primera vuelta, con el 54% de los votos. Quienes se encargaban de analizar esas alertas, hoy ocupan puestos importantes en el gobierno de Macri, caracterizado por nombrar en su equipo a ex CEO's de empresas multinacionales.

El contexto

El año 2010 fue un año de intensa movilización política en la Argentina. El año del bicentenario se desarrollaba en un incremento de la popularidad del gobierno kirchnerista por dos materias clave: el incremento del poder adquisitivo de las clases medias (contra la tendencia mundial de empobrecimiento por la crisis de 2008) y la consolidación de América Latina como bloque regional que disputaba la hegemonía de los EEUU en el subcontinente. Era el período en que Néstor Kirchner, presidente de la Nación de 2003 a 2007 pasaba a ser titular de la Unión de Naciones del Sur (UNASUR), que tenía como misión desplazar en la toma de decisiones a la tristemente célebre Organización de Estados Americanos (OEA), avalista de invasiones y golpes de Estado en la historia latinoamericana.


Resultado de imagen de ley de medios argentinaCristina Kirchner incorporaba con diversas medidas sociales a millones de personas al consumo de productos y servicios hasta entonces vedados a las clases populares, y las costas argentinas se poblaban de negros y grasas, en terminología de la derecha. Entre tanto, se generaba una enorme expectación durante ese año por la aplicación parcial de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual o Ley de Medios que abría el principio del fin de la hegemonía mediática del Grupo Clarín, asociado a la Embajada de EEUU. Para colmo, la repentina muerte de Néstor Kirchner en octubre de 2010, conmocionó al país, dando el definitivo espaldarazo a la victoria de Cristina a finales de 2011.

Los pasos que parecían darse apuntaban a cambios profundos en el lugar que iba a tener Argentina hacia fuera y hacia dentro del país. El pueblo argentino es tradicionalmente ajeno a los conflictos y bloques de poder que se disputan el globo. También suele ver desde la lejanía su ubicación en esos juegos, lo que suele conllevar que sean otros quienes decidan dicho lugar. Ha sido durante el gobierno kirchnerista que se empezó a hablar, un poco, de política internacional y de toma de decisiones, pero en general con bastante superficialidad.

El incidente del Globemaster de EEUU abre la escena

Un extraño incidente en el aeropuerto internacional de Ezeiza de Buenos Aires puso sobre la mesa la bicefalía que existió en el gobierno argentino en el año 2011, donde se disputaban el espacio político dos almas. La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) intervenía a principios de febrero de ese año un avión de la Fuerza Aérea de EEUU que traía al país un "curso de capacitación" para la Policía Federal Argentina junto con armas y drogas no declaradas; estas últimas eran sedantes y sueros a aplicar en interrogatorios y bajo metodologías prohibidas en el país. El citado curso había sido convenido por el Ministro de Justicia Seguridad y Derechos Humanos Julio Alak tiempo atrás, pero la creación en 2010 del Ministerio de Seguridad como cartera autónoma complicó las cosas.

Resultado de imagen de nilda garreEste ministerio de nueva creación sería dirigido por Nilda Garré, militante del Frente Grande e histórica de la izquierda peronista que había tenido un protagonista rol en la depuración de las Fuerzas Armadas argentinas de quienes habían tenido participación en la última dictadura militar. Su nombramiento se precipitó por la muerte del joven militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra a manos de un grupo parapolicial con vínculos con la Policía Federal, mientras participaba de una protesta de trabajadores ferroviarios en las vías del Ferrocarril Roca, que conecta Buenos Aires con La Plata. La conclusión y el mandato de Cristina Kirchner parecía evidente: para evitar una maniobra de desestabilización había que depurar las Fuerzas de Seguridad.

El incidente diplomático del Globemaster se desató pocas semanas después de su toma de posesión, y la fuerza policial que intervino en aquel operativo de análisis del material incautado a los EEUU, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), no era cualquiera. La PSA es una policía de nueva creación que vino a sustituir durante el gobierno de Néstor Kirchner a la Policía Aeronáutica Nacional (PAN), dependiente de la Fuerza Aérea, y cuyo primer director, Marcelo Saín, se propuso dos premisas: "que ni la DEA [la agencia antidroga norteamericana] ni el FBI pongan un pie acá". Lo que encontró la PSA en aquella maleta eran armas y drogas difícilmente compatibles con un esquema de seguridad democrática. La cosa era tan grave que los marines que custodiaban aquel bulto se pasaron seis horas sentados sobre ella para que los funcionarios argentinos no pudieran abrirla, hasta que tras diversas gestiones diplomáticas, se accedió a la maleta.

La reacción de Garré a este incidente (supervisado minuto a minuto por Cristina Kirchner) fue rescindir los convenios de colaboración de las cuatro fuerzas federales, PSA, Policía Federal, Prefectura y Gendarmería Nacional con las agencias de EEUU, principalmente el FBI y la DEA. Pero sin embargo, esta medida drástica no fue del todo cumplida, ya que las policías provinciales siguieron contaminadas por la influencia de las agencias policiales de EEUU, con quienes compartían información, seguimientos y de quienes adquirían material policial.

"Vamos por todo"

Con estos antecedentes y con los editoriales de los diarios resaltando esta frase que Cristina Kirchner realizaba en febrero de 2012 en el homenaje a los 200 años de la bandera nacional en la ciudad de Rosario, los medios del monopolio mediático alertaban de una "chavización" del gobierno argentino. Y los hechos parecían darles la razón.

El déficit de la balanza energética nacional, en aquel momento controlada en exclusiva por entidades privadas, motivó en abril de ese año el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que intervenía la ex empresa estatal YPF, en manos de la española Repsol, y la posterior nacionalización del 51% de las acciones.

Resultado de imagen de nacionalizacion de ypfLa escenografía de cómo se desarrollaron los acontecimientos fue electrizante. Por un lado, grupos de militantes y simpatizantes del kirchnerismo poblaron aquellos días tanto la Plaza de Mayo como la Plaza de los Dos Congresos, mientras que el Ministro de Planificación Federal, Julio de Vido acudía acompañado de su escolta de la Policía Federal y varios miembros de su equipo al lujoso edificio del barrio de Puerto Madero para echar personalmente a los ejecutivos españoles. Para colmo, el gobierno español de Mariano Rajoy levantaba la defensa de Repsol como una cuestión de Estado (a pesar no ser una empresa española) y abría una crisis diplomática sin precedentes.

Además, a diferentes episodios del enfrentamiento del gobierno nacional con los factores de poder tradicionales se sumaba la iniciativa presidencial de retomar el histórico reclamo por la soberanía argentina en el archipiélago de Malvinas. Es decir, el país se polarizaba y se generaba un debate nacional sobre aspectos clave de la economía donde empezaron a discutirse, tímidamente, la distribución de la riqueza, el sistema de transportes, derechos civiles, el modelo productivo, etc.

Los camioneros entran al plató

El sindicato de camioneros, conducido por el histórico dirigente de la CGT Hugo Moyano, había sido hasta este momento un aliado imprescindible del kirchnerismo. Se trataba de un gremio que creció al costado del crecimiento económico general, ya que el aumento de la producción interna y la amplia demanda vino acompañada de enormes inversiones en transporte por carretera.

Moyano es uno de esos dirigentes sindicales que se mueve entre el obrerismo y la mafia. Lidera un conglomerado gremial con inversiones en el transporte por carretera, salud o el turismo que podía verse afectado por otro problema que acuciaba al comercio interior: los sobrecostes del transporte por camión.

El gremio de camioneros es una rama de la CGT que fue amamantada por los Estados Unidos a partir de la caída de Juan Domingo Perón en 1955. En aquél entonces, el sistema de transporte argentino estaba basado en la política autárquica del peronismo y con un fuerte desarrollo del ferrocarril como transporte de cargas y pasajeros barato para un país de enormes dimensiones. En 1956, los EEUU se veían en el problema de dar salida a la industria militar de posguerra, viendo en la fabricación de coches y camiones una alternativa de reconversión de su maquinaria de guerra, necesitando crear mercados compradores de todos sus excedentes de producción.

Desalojado y perseguido el peronismo, Argentina adopta a partir de los años 60 un plan ideado por el general norteamericano Thomas Larkin para incorporar paulatinamente el camión y hacer desaparecer el ferrocarril. Por esta razón histórica, el gremio de camioneros ha estado vinculado, al igual que en Chile o Brasil, a las peores políticas y represiones en la historia argentina. El mismo Hugo Moyano fue en los 70 miembro de la Triple A en Bahía Blanca, participando de los operativos donde fueron asesinados y agredidos varios militantes de la izquierda peronista, según el testimonio del ex militante del PST Carlos Petroni.

Los trailers bloquean las refinerías de YPF


En junio de 2012, tras varias amenazas y tira y aflojas de la CGT con el gobierno argentino, Hugo Moyano hace un sorprendente anuncio desde los estudios del canal TN, vinculado al grupo Clarín. Convoca a un paro nacional al que se adherirían los principales gremios del transporte, además del sindicato de camioneros, en lucha por un difuso horizonte salarial que no se concreta pero que viene cargado de reproches políticos hacia el gobierno de Cristina Kirchner.

El 19 de junio de 2012, piquetes alineados con Moyano empiezan a bloquear las refinerías de YPF en lo que viene a ser el primer paro nacional contra la flamante empresa nacional. Es la reacción de un gremio estratégico a una decisión de amplia popularidad. El objetivo era crear un clima de desabastecimiento y generar pánico entre las clases medias porteñas y cordobesas, que demandaran un cambio de gobierno con recetas de mano dura.

Moyano contaba al principio con el apoyo de los sindicatos ferroviarios (UTA y La Fraternidad), que serían los que permitirían inclinar la balanza, pero la escasa popularidad del paro hizo que se bajaran de la huelga, fracturándose la CGT en dos escisiones.

Prefectura y Gendarmería Nacional se amotinan

Hasta el mes de octubre de 2012, las fuerzas de seguridad federales tenían un amplio control y capacidad de autoorganización en el manejo de fondos. De hecho, un jefe policial podía inclusive decidir sobre los sueldos de sus subordinados con bastante discrecionalidad. La cuestión es que el último día hábil del mes de septiembre, prefectos y gendarmes se encontraron que la liquidación de sus haberes contenía drásticas reducciones inexplicables, y con el paso de las horas la cosa empezaba a calentarse. 
El diario La Nación, el histórico medio de la oligarquía nacional, publicaba una catarata de noticias que advertía de la extensión de un amotinamiento de personal de las fuerzas de seguridad al interior del país, y al Ministerio de Seguridad llegaban faxes de destacamentos de todo el interior que se sumaban al amotinamiento. Para colmo (y sin que les afectara esta reducción salarial), la Policía Bonaerense, que no dependía del Estado sino del gobierno provincial, iba a realizar protestas parecidas "en solidaridad con los compañeros".

La dirigente trotskysta Vilma Ripoll, que se acercó al Edificio Guardacostas (situado a 500 metros de la Casa Rosada, sede de la Presidencia) a solidarizarse con los "compañeros prefectos" fue agredida y expulsada de la toma al grito de "zurda de mierda".
Resultado de imagen de amotinamiento gendarmeria 2012

Y puntualicemos algo. La Gendarmería Nacional estaba dirigida en ese momento por el que fuera oficial de enlace en los 90 del dispositivo Gendarmería-DEA para la lucha antidroga, Hector Schenone, amigo de la embajada de EEUU y uno de los asistentes a los "cursos" que la agencia norteamericana hacía a las policías latinoamericanas en aquella infame década.

Una liquidación salarial indebida en un cuerpo de estas características era evidente que iba a sublevar a la tropa. Se hizo una liquidación errónea de los sueldos con el único fin de promover un amotinamiento que impusiera condiciones políticas al gobierno de Cristina Kirchner y que desplazara a la "vieja montonera" Nilda Garré. Y lo consiguieron.

Si bien Nilda Garré siguió siendo titular durante un tiempo más del Ministerio de Seguridad, la toma de decisiones se desplazó a un político de un perfil muy distinto, el médico militar Sergio Berni, quien desde marzo ya había sido nombrado Secretario de Seguridad. Berni fue un ex militar que participó y simpatizó con el movimiento militar carapintada, que en los años 80 había protagonizado varias sublevaciones en protesta contra los juicios por los crímenes que el propio Ejército había protagonizado durante la última dictadura. Lo vendieron como un "político duro y pragmático", pero lo cierto es que tras su pose fascistoide se encubría un rediseño de la política de seguridad que restablecía la autonomía que las fuerzas policiales habían perdido con la gestión de Garré, algo que los EEUU venían demandando insistentemente.

Era la victoria más importante de la Estación de la CIA en Buenos Aires.

La agitación callejera

Curiosamente, días antes de esta asonada policial, el fiscal federal Luís Horacio Comparatore abría una investigación preliminar donde advertía que se estaban produciendo tanto en Capital Federal como en el conurbano bonaersense una serie de episodios que podrían deberse a un "plan de desestabilización". Comparatore cruzó varios datos de caos organizado en hospitales públicos y de delincuencia callejera que se habrían producido con connivencia policial.

"Nuestra modesta experiencia es que siempre cuando se empiezan a movilizar las aguas, es porque hay un viento que sopla de algún lado. Es mucha casualidad que de golpe estando la Presidenta en el exterior, (aparezcan) los cacerolazos...", afirmó entonces el fiscal a varios medios de comunicación. Incluso varios dirigentes políticos del kirchnerismo fueron escrachados en sus domicilios por grupos de la derecha.

Parecía un guión preestablecido, que culminaría con una gigantesca movilización el 8 de noviembre de 2012, que todas las radios y medios de comunicación del Grupo Clarín se encargaron de agitar. Al año siguiente, los organizadores de aquellas protestas reconocieron que recibían financiación de la American Task Force Argentina, el lobby de fondos buitre de EEUU en el país, perjudicados por la política económica proteccionista de Cristina Kirchner.

Epílogo

 El año concluía con imágenes que siempre han tenido un impacto emocional en la sociedad argentina: los saqueos de supermercados. San Fernando, Zárate y Bariloche eran epicentros de una violencia inusitada que tuvo un saldo de 11 muertos, entre ellos un policía, por disparos tanto de fuerzas de seguridad como seguridad privada.

En un país donde el consumo se encontraba en niveles récord, asociar los saqueos a la pobreza parecía un despropósito, independientemente de la simpatía o antipatía que el lector pueda tener con el kirchnerismo.

El año 2012 fue un año de imposición de condicionantes que forjaron el futuro del gobierno argentino, y sus dirigentes no quisieron darse cuenta.

Una nota para concluir: El Brigadier Mayor (R) del Ejército de los Estados Unidos Richard Goetze, uno de los especialistas estadounidenses en Seguridad Nacional, Guerra No Convencional y Operaciones de Información, fue uno de los asesores contratados por el ministro de defensa Arturo Puricelli en octubre de 2012 para entrenar a tres docenas de funcionarios civiles de su cartera que versaba sobre la necesidad de emplear a las Fuerzas Armadas en la seguridad interior, algo prohibido en Argentina precisamente por la experiencia de la dictadura militar y por la UNASUR, pero claro, el empleado norteamericano fue agregado militar en la Argentina durante los peores años del terrorismo de Estado.

Durante el año 2012, la agregaduría de defensa de la Embajada norteamercana en Buenos Aires era dirigida por el coronel Patrick D. Hall, quien estaba asignado en Caracas cuando el presidente Hugo Chávez denunció la injerencia militar estadounidense en la política de su país y que condujo al posterior golpe dirigido por Pedro Carmona Estanga en abril de 2002.

En Argentina no hizo falta llegar a tanto. Fueron los extraños compañeros de cama que hay en el peronismo los que contribuyeron a que los años venideros impusieran un giro a la derecha del kirchnerismo que terminó como tenía que terminar.









sábado, 28 de julio de 2018

Reunión secreta entre Alemania y Rusia: la Unión Europea no quiere quedar fuera de juego

El martes Angela Merkel mantuvo en Berlín una reunión secreta con el Ministro de Asuntos Exteriores ruso Sergei Lavrov y el Jefe de Estado Mayor ruso Valery Gerasimov.

A la reunión también asistió el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas.

Según Merkel, la reunión se centró en las guerras de Oriente Medio, particularmente en Siria, y en la de Ucrania. Sin embargo, los partidos de la oposición alemana no están convencidos de ello. Quieren saber por qué no se anunció la reunión y lo que se habló en ella.

La presencia de Guerasimov en la reunión da muchas pistas porque no estaba presente el Shoigu, su jefe, el ministro de Defensa. Además, Guerasimov tiene prohibida la entrada en la Unión Europea a causa de las sanciones impuestas en 2014 por la situación en Crimea, pero no es ninguna novedad constatar que muchas de esas sanciones se las saltan “a la torera” en cuanto lo necesitan.

Por eso los diputados que las aprobaron se sienten ninguneados, sobre todo los más “progres”. El diputado verde Omid Nouripour dijo al periódico Bild que era difícil de creer que Alemania se saltara la prohibición y que su partido llevará el asunto al Parlamento.

Previamente, Lavrov y Guerasimov estuvieron en Israel para una reunión, que tampoco su anunció previamente, con el dirigente sionista Benjamín Netanyahu, durante la cual discutieron sobre Siria, según un comunicado emitido en Moscú.

El contenido de todas estas conversaciones no se sabe, pero se puede sospechar. Coinciden en el tiempo con otra reunión parecida del Presidente francés Macron y la cumbre entre Trump y Putin.

Para la Unión Europea, Rusia se ha convertido en la válvula de escape para sus crecientes tensiones con Estados Unidos. Si hasta hace poco se hablaba del aislamiento de Rusia, ahora es el Viejo Continente el que no quiere quedar fuera de juego.

Nuevo golpe a la campaña del ‘novichok’: la víctima quiere regresar a Rusia

La campaña del “novichok” promete acabar de la peor manera posible para quienes la diseñaron. La última perla es que Julia Skripal, envenenada en marzo en la ciudad de Salisbury, quiere regresar a su país, Rusia, tan pronto como mejore la salud de su padre, según manifestó el jueves su prima Viktoria.

La costra política británica y sus corifeos en los medios de comunicación ingleses ya no saben dónde esconder la vergüenza. Si fue Rusia quien envenenó a Julia Skripal y a su padre, ¿por qué quiere regresar a su país?

“Dijo que estaba bien y que ya tenía conexión a internet. Se irá a casa cuando su padre esté mejor”, dijo la prima Viktoria. La conversación entre los primos tuvo lugar el pasado martes, cuando la madre del espía celebraba su 90 cumpleaños.

“Estaba muy contenta de saber que Serguei estaba bien”, dijo Viktoria, explicando que, según Julia, su padre todavía tenía un tubo de respiración conectado a su tráquea.

El 4 de marzo de este año, Julia y Sergei Skripal aparecieron inconscientes en un centro comercial en Salisbury con síntomas de intoxicación. El gobierno británico y sus corifeos mediáticos acusaron a Rusia de estar en el origen del envenenamiento.

El gobierno británico nunca proporcionó ninguna prueba, pero a los periodistas eso no les importó en absoluto y hasta la fecha nadie ha rectificado... salvo una de las víctimas, Julia, a la que no le importa volver con quienes están acusados de envenenarla.

Según Gary Aitkenhead, jefe del centro de investigación militar británico en Porton Down, los especialistas no pudieron identificar la fuente del agente nervioso, pero las muestras obtenidas fueron identificadas como una sustancia tóxica similar a la sustancia A-234 conocida como “novichok”.

Londres siempre ha dicho que sólo Rusia era capaz de producir tal toxina, sin embargo, más tarde se reveló que muchos otros estados, incluyendo la República Checa y el propio Reino Unido son capaces de producir el veneno.