jueves, 28 de junio de 2018

Los ‘delitos de odio’ encubren los crímenes de un fascismo galopante

Fields junto con Vanguardia Americana
Ayer la fiscalía de Estados Unidos anunció que acusará de un “delito de odio” a James Fields, el neonazi que atropelló con su vehículo a un grupo de manifestantes antirracistas en Virginia el año pasado.

El 12 de agosto de 2017 se desató una ola de violencia en Charlottesville a causa del desmantelamiento de una estatua confederada, símbolo del racismo en Estados Unidos, cuando la organización nazi “Vanguardia Americana” convocó una protesta paralela.

El crimen, pues, no es un hecho aislado, como quieren aparentar. Tras el crimen de Charlottesville, los grupos fascistas amenazaron en las redes sociales con organizar eventos futuros que serían más grandes que el que habían provocado.

En una foto tomada por el New York Daily News, Fields aparece en el centro de pie rodeado de otros seis hombres, todos vestidos con el uniforme paramilitar de “Vanguardia Americana”, la organización convocante del acto paralelo. Los nazis portaban escudos blancos con el logo en blanco y negro de su organización: dos ejes cruzados. La estatua confederada de Robert E. Lee estaba en el fondo.

El Daily News dijo que la foto fue tomada pocas horas antes de que Fields estrellara su coche contra los que participaban en la manifestación contra el racismo.

A Fields, que permanece en prisión desde entonces, le acusan de 30 cargos, incluyendo haber causado la muerte a Heather Heyer, un militante de 32 años.

La fiscalía también le acusa de “crímenes de odio”, un cajón de sastre en el que se considera que las víctimas son atacadas por pertenecer a un grupo racial o religioso, o por alguna particularidad sexual o discapacidad.

En Estados Unidos los llamados “delitos de odio” los juzgan tribunales federales como crímenes agravados por las circunstancias, algo que suele elevar las penas.

Bajo la etiqueta moderna de los “delitos de odio” se encubre el fascismo y tanto los fiscales (en Estados Unidos y en Europa) como los colectivos “alternativos” contribuyen al camuflaje: el criminal Fields era un nazi que defendía al III Reich y la limpieza étnica. Por eso pretendía unirse al Ejército después de su graduación.

Tras el ataque fascista de Charlottesville, en un principio Trump se mostró reacio a condenar abiertamente el crimen, lo que desató una polémica a gran escala.

http://www.chicagotribune.com/news/nationworld/ct-james-fields-jr-charlottesville-20170818-story.html
http://www.scmp.com/news/world/united-states-canada/article/2106656/man-who-allegedly-rammed-car-charlottesville-crowd
https://www.debate.com.mx/mundo/neonazi-juzgan-crimenes-odio-atropella-protesta-james-fields-20180627-0170.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario