viernes, 8 de junio de 2018

La represión del reférendum catalán fue un experimento para comprobar la capacidad de aguante de una sociedad

Ayer la Coordinadora para la Prevención de la Tortura, que aglutina a 40 entidades, presentó su informe de 2017 en el que presta especial atención al dispositivo policial del 1-O y que considera que algunas actuaciones policiales "encajan absolutamente con la definición de tortura y maltrato".

En rueda de prensa, Serra, abogada de la Comisión de Defensa del Colegio de la Abogacía de Barcelona (Icab), ha expresado que el concepto de tortura engloba el sufrimiento físico y mental, la incertidumbre y la violencia simbólica y que el 1-O tuvo como finalidad el castigo: "Fue una operación de escarmiento colectivo".

Ha detallado que en el informe se han documentado "situaciones donde se usa la porra como primer recurso y en partes del cuerpo especialmente vulnerables" y que también se hizo uso de las balas de goma pese a estar prohibidas por el Parlament.

Asimismo, ha asegurado que la Coordinadora cuenta con suficientes datos como para "poder afirmar taxativamente que el dispositivo policial que debía impedir la votación no se hizo para este objetivo".

Serra ha constatado que hubo unidades policiales que desplegaron violencia más acentuada que otros y que, en definitiva, el operativo del 1-O fue un "laboratorio represivo para ver hasta qué punto la población aguantaba" en el que, a su entender, se hizo un uso ilegítimo de la fuerza.

"La gente sufrió enormemente el componente simbólico por las vejaciones que sufrió y contempló", ha valorado Serra, y, de hecho, en el informe de la Coordinadora se constata que la extensión y la calidad de la violencia desplegada lo convierten en uno de los episodios de vulneración de los derechos humanos más relevante de los últimos años.

La Coordinadora también señala en su informe que la violencia ejercida el 1 de octubre ha causado un impacto psicosocial grave en la ciudadanía catalana y critican que no haya habido de momento ninguna investigación interna por parte de los respectivos cuerpos policiales ni la oportuna depuración de responsabilidades disciplinarias.

http://www.publico.es/sociedad/coordinadora-tortura-dice-violencia-policial-1-laboratorio-represivo-ver-limites-poblacion.html

1 comentario:

  1. Es cierto, son pruebas sicologicas para ver hasta donde puede llegar la resistencia social, cuando el capitalismo sufre su agonía, y sus promotores, los que le llevaron a sus crisis galopantes y moribundas son incapaces de inventar la fórmula para que este vuelva a renacer, pero sigue dando coletazos mortales contra la sociedad y la clase obrera. Cuando los problmas se acrecientan, el paro, las necesidades básicas para la vida, cuando la juventud no tiene, ni tendrá salida a un mundo mejor esto lleva poco a poco hácia el movimiento político de resistencia, y el enemigo de clase lo sabe, no lo tuvo mejor que el 1 de octubre poniendo aprueba a la sociedad oprimida catalana, a partir de ahora los informes analíticos deducirán la capacidad de resistencia popular en donde puede desembocar o no en revueltas que conlleven hácia la revolución socialista, ante esto ofensiva contra las tacicas y estragias paramilitares de los contrarios, y una educación muy buena es como se forjo la revolución socialista de Octubre para salir triunfante.

    ResponderEliminar