sábado, 23 de junio de 2018

El impulso de la CIA en favor de la unidad europea

Robert Schuman
La Institución Hoover tiene en sus archivos siete cajas rotuladas “ACUE Collection”, una muestra documental de esa historia de Europa que nadie quiere contar, y menos ahora. ACUE son las siglas del Comité Americano de la Unión Europea, una organización privada fundada en 1948 que financiaba los movimientos federalistas europeos mucho antes de la firma del Tratado de Roma.

En efecto, ACUE a su vez era una creación de los servicios secretos estadounidenses. Su presidente, William J. Donovan, había dirigido la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) desde 1942, una agencia con casi 35.000 sicarios. Inspirador de la CIA, es considerado el padre del espionaje estadounidense. El vicepresidente de ACUE era Allen Dulles, que había dirigido la oficina de la OSS en Berlín, antes de asumir la dirección de la CIA en 1953 durante más de ocho años.

Resumiendo: la Unión Europea nació por impulso de Estados Unidos para combatir al bloque países socialistas. ACUE suministró el apoyo financiero necesario para levantar las estructuras de quienes trabajaban por la unidad de Europa.

Más en concreto, en 1948 los servicios secretos estadounidenses financiaron la creación del Movimiento Europeo, una agrupación continental de políticos del máximo nivel. Los nombres de los presidentes honorarios del Movimiento Europeo figuran en la primera página de los archivos de ACUE: Winston Churchill, Alcide De Gasperi, Robert Schuman y Paul-Henri Spaak.

El apoyo de ACUE al proyecto europeo duró hasta 1960, tres años después de la firma del Tratado de Roma. En doce años el espionaje estadounidense había cambiado el mapa de Europa.

En 1960 William C. Foster sucedió a Donovan al frente de ACUE y anunció al presidente del Movimiento Europeo, Robert Schuman, que suspendía sus actividades y cerraba sus oficinas en Nueva York y París. Si fuera necesario, se podría reactivar ACUE, pero su trabajo histórico se había completado: “Hoy, la Comunidad Europea, con sus instituciones, la Corte y la Asamblea Parlamentaria, es una realidad”, le decía.

Jean Monnet
En la carta Foster destacaba el papel de su círculo de influencia: “Creemos que el progreso de la última década se debe en gran medida al trabajo del Movimiento Europeo, sus socios nacionales e internacionales y otras organizaciones privadas. A través de diversos medios -actos públicos, investigación, programas de intercambio, información, educación- estos grupos han intentado crear un nuevo clima en Europa. Hemos tenido el privilegio de contribuir financiera y moralmente a este trabajo”.

Robert Schuman le respondió por carta el 8 de mayo: “Sólo puedo tomar nota, con pesar, de su decisión de suspender sus actividades en los próximos meses”. Los montajes de Estados Unidos son así: de usar y tirar; los demás no pintan nada.

Antiguo ministro francés de Asuntos Exteriores, Schuman había hecho la declaración que se considera como fundacional de la construcción europea. En su carta de réplica a Foster le asegura que el proceso de unidad europea dista mucho de haber concluido: “Estas son las razones por las que observo con el mayor interés que la decisión que ha tomado su comisión no es poner fin a sus actividades, sino sólo suspenderlas temporalmente”.

En aquel momento el tesorero de ACUE era John McCloy, un abogado y banquero americano cercano a los grandes monopolios petroleras y a Rockefeller, capataz del Chase Manhattan Bank y del Consejo de Relaciones Exteriores, a su vez amigo personal de Jean Monnet, otro de los inventores de la unidad europea.

McCloy asesoró a varios presidentes estadounidenses y fue uno de los contactos clave de Monnet en los aparatos políticos estadounidenses desde la Segunda Guerra Mundial hasta finales de la década de 1960.

Poco antes de ser asesinado en Dallas, Kennedy otorgó a ambos, McCloy y Monnet, las primeras Medallas Presidenciales de la Libertad.

Pero Monnet no sólo trataba con McCloy sino también con la CIA de manera directa.

Más información:
- Fundación Ford, la fachada filantrópica de la CIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario