domingo, 10 de junio de 2018

Bein Sports padece la mayor operación de sabotaje de la historia de la televisión


La cadena de televisión Bein Sports, propiedad de Qatar, posee en exclusiva para Oriente Medio los derechos de retransmisión de los partidos del Mundial de Fútbol que se celebrará en Rusia dentro de muy pocos días.

La cadena qatarí está siendo objeto de ataques piratas desde Arabia saudí que desvían la señal de televisión (1). La señal pirata la transmite el proveedor de satélites Arabsat, con sede en Riad, cuyos principales accionistas son los jeques saudíes.

Desde agosto de 2017 en Arabia saudí los partidos de Bein Sports se emiten en una cadena de televisión pirata llamada BeOutQ, que se puede interpretar como “Fuera Qatar”.

Es la mayor operación de sabotaje de la historia de la televisión, un robo multimillonario en el que se han invertido importantes recursos y conocimientos industriales. Desconocida hasta entonces por el panorama televisivo local, BeOutQ se ha hecho un hueco en el universo mediático de Oriente Medio reproduciendo la misma señal que Bein Sports pero con diez segundos de retraso.

Poniendo su logotipo BeOutQ sobre el del grupo qatarí, los piratas del Golfo pretenden socavar el monopolio deportivo qatarí en un momento eminentemente delicado, como es la Copa del Mundo de fútbol en la que compiten cuatro equipos árabes (Marruecos, Arabia saudí, Túnez, Egipto).

Los índices de audiencia se van a disparar y como la suscripción a la cadena pirata cuesta sólo 107 dólares al año, Bein Sports tendrá una considerable pérdida de ingresos.

Es otro reflejo más de la crisis interna que desde el año pasado sacude a los países del Golfo Pérsico, que también alcanza a los campos de fútbol.

Arabia saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto tratan de aislar a Qatar y, según el sitio web de noticias suizo The Local (2), han solicitado a la FIFA que revoque la decisión tomada en Zurich en diciembre de 2010 de concederle la organización de la Copa Mundial de Fútbol de 2022.

Este nuevo conflicto llega casi un año después de que Riad impusiera un bloqueo a Qatar y destruyera el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG).

El Ministro de Asuntos Exteriores de Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, ha admitido que la crisis actual podría terminar tan pronto como Doha se retirara de la Copa Mundial dentro de cuatro años.

El fúbol y su maná están en peligro y Washington ha tenido que incluir a Arabia saudí en la lista negra de países infractores de los derechos de propiedad intelectual. Es la primera vez en una década.

(1) http://www.middleeasteye.net/fr/opinions/comment-l-arabie-saoudite-souhait-pi-ger-bein-sports-687240303
(2) http://www.lefigaro.fr/flash-actu/2017/07/16/97001-20170716FILWWW00030-qatar-ses-adversaires-demandent-son-retrait-du-mondial-2022.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario