sábado, 30 de junio de 2018

Cumbre del espionaje de Israel con los países del Golfo Pérsico

Yossi Cohen, director del Mosad
En una entrevista con el periódico Al Quds, Jared Kushner, el yerno de Trump, que está de gira por Oriente Medio, expresó sus dudas sobre la capacidad de Mahmud Abbas para participar en las iniciativas de Estados Unidos que, según dijo, mostraban la determinación de Trump de “relanzar el proceso de paz israelo-palestino, con o sin los palestinos en la mesa de negociaciones”.

Esto significa que los cómplices de Estados Unidos ya tienen claros los fundamentos de los futuros “acuerdos de paz”, en nombre incluso de los propios palestinos.

La reunión en Riad de Trump con los príncipes saudíes han sentado las bases de la relación privilegiada que las monarquías del Golfo Pérsico con el régimen Tel Aviv, a la que hay que sumar a Jordania.

Una expresión significativa de ello ha sido la reunión mantenida hace diez días entre los jefes de sus servicios de inteligencia del Golfo y el del Mossad, Yossi Cohen.

Según el sitio web Arutz Sheva, la reunión le inició Kushner y el enviado especial estadounidense en Oriente Medio, Jason Greenblatt.

Entre los participantes se encontraban el Jefe de Inteligencia General de Jordania, Adnan al-Issam al-Jundi, el general egipcio Abbas Kamel, jefe del Mukhabarat, Khaled ben Ali al-Humaidan, director de la agencia saudí de inteligencia, y el Jefe de la Inteligencia Palestina, Majed Faraj.

La presencia de Faraj en el acto es la clave, ya que podría reemplazar a Mahmud Abbas como jefe de la Autoridad Palestina.

Hace dos meses Faraj se reunió con el Secretario de Estado, Mike Pompeo, donde discutieron principalmente la situación de la Autoridad Palestina después del despido de su actual presidente.

Egipto, Jordania, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos apoyan el “plan de paz” de Trump (“deal of the century”), a pesar de la oposición de la Autoridad Palestina, que suspendió las conversaciones con Kushner debido al reconocimiento de Qods (Jerusalén) como capital de Israel y el traslado de la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv.

La revolución ‘sostenible’ de Al Gore (y 2)

Cuando Gore perdió las elecciones presidenciales frente a Bush en 2000 no tenía un gran patrimonio: dos millones de dólares, una casa en Virginia y la finca familiar en Tennessee. Lo bueno llegó después porque la ecología es más rentable que la Casa Blanca. Desde 2000 ha recaudado 35 millones de dólares gracias a Capricorn Investment Group, un fondo que invierte en empresas respetuosas con el medio ambiente.

La ecología no es verde sino vende. Además de una forma de producción, es un gran mercado paralelo o segmentado, eso que ahora llaman un “nicho de mercado”. El mundo ha quedado dividido en ambientalistas y no ambientalistas. Hay energías limpias y sucias, fósiles y renovables, gas natural y artificial, mercancías reciclables o no, que respetan la capa de ozono o no... Hay que pagar un poco más, pero lo verde merece la pena.

El fundador de Capricorn es Jeffrey Skoll, antiguo presidente de eBay y productor ejecutivo del afamado documental “Una verdad incómoda” que, tras su estreno en 2006, le dio la oportunidad al antiguo vicepresidente de Estados Unidos de intervenir en más de 1.000 actos públicos. La película fue distribuida en 35 países y presentada en todas las grandes cadenas de comunicacion.

Gore invierte en fondos especulativos verdes, como GIM (Generation Investment Management), especializado en los mercados de carbono. Con su socio David Blood, Gore creó GIM para beneficiarse de las nuevas tecnologías que “luchan” contra el calentamiento global.

Pero también invierte en el lado oscuro de la economía: el petróleo. No le hace ascos a la vicepresidencia de Acipco (Iron Pipe Company American Cast), uno de los principales fabricantes de tuberías y accesorios para petróleo y gas.

GIM se ha asociado con KPCB (Kleiner Perkins Caulfield y Byers) una empresa de capital de riesgo para financiar negocios verdes. Gore ha ganado mucho dinero promoviendo inversiones con el sello de KPCB, aunque KPCB no le hace ascos a invertir en empresas petroleras, como GreatPoint Energy, Terralliance Technology y GloriOil.

Hasta el desplome de 2007 el banco de GIM era Lehmann Brothers, un banco que publicó un largo informe titulado “The Business of Climate Change” (El negocio del cambio climático), que inspiró el cuarto informe del IPCC, aparecido en plena crisis económica.

El consultor científico de Lehmann Brothers era James Hansen, el padre de la doctrina del efecto invernadero y director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA. Hansen fue Presidente del Consejo de Administración de la Alianza para la Protección del Clima, cuyo Director General es Theodore Roosevelt, Director General de Lehmann Brothers y Presidente del Pew Center for Global Climate Change.

Aunque el “cambio climático” es un desastre para el planeta, puede ser bueno para ganar dinero y Lehmann Brothers creía que del Protocolo de Kioto cabía esperar jugosas subvenciones públicas y, de rebote, beneficios elevados... Suficientes para superar el aluvión de activos tóxicos que los bancos como Lehmann Brothers almacenaban en su contabilidad.

Para escapar del naufragio Lehmann Brothers apostó por los bonos del carbón y acabó carbonizado.

En Estados Unidos, sólo hay un mercado para especular con las emisiones de carbono, el CCX (Chicago Climate Exchange), del que el GIM de Gore es el accionista mayoritario.

En la Junta Directiva de CCX se sienta un personaje al que habría dedicar mucho más espacio en exclusiva, el canadiense Maurice Strong, con un dilatado currículo: director de la Fundación Foro Económico Mundial, inventor de las Cumbres de la Tierra, desde donde se difunde la doctrina del calentamiento planetario, director ejecutivo del PNUMA (que dará origen al IPCC), vicepresidente del WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza)...

Strong dirige la aplicación de los protocolos de Río de Janeiro y Kyoto, aunque lo mismo que Gore comenzó su carrera en los monopolios petroleros. A los 25 años era vicepresidente de la empresa canadiense Dome Petroleum y en 1976 se convirtió en el primer presidente de Petro-Canadá.

Las empresas de la energía y las petroleras no son nada opuesto a las verdes, sino su complemento. Dirigen los dos costados de esa aparente contradicción. Por eso sus peones, tipos como Gore o Strong, coinciden en ambos bandos. Para ellos no hay tal contradicción.

La revolución ‘sostenible’ de Al Gore (1)

Al Gore siempre fue un personaje multifacético, o sea, que tenía varias caras y mucho rostro, aunque el mundo le empezó a conocer como vicepresidente en tiempos de Clinton (de 1993 a 2000), candidato a la Casa Blanca (2000) y Premio Nobel de la Paz (2007).

En 2006 llevó por todos los rincones del mundo, incluidas las guarderías de niños, un documental que causó sensación. Se titulaba “Una verdad incómoda”, una colección embustes acerca del calentamiento del planeta y sus horribles consecuencias para la humanidad. Además del Premio Nobel de la Paz, como a Obama, a Gore le dieron dos Oscar de Hollywood por ello. Hollywood es así: pura ficción.

En 1992 Gore presidió la delegación estadounidense que acudió a la Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente celebrada en Río de Janeiro. Acababa de publicar “La Tierra en equilibrio: ecología y espíritu humano”, una obra en la que proponía “un plan Marshall a escala mundial para redistribuir los recursos industriales del mundo”, además de la paranoia típica de la seudociencia anglosajona: un “control drástico de la natalidad”.

Pero las prédicas de los malthusianos son pura eugenesia, imperialismo y racismo. No son políticas demográficas para ellos mismos. Gore tiene cuatro hijos y lo que pretende es esterilizar a los demás: a las poblaciones del Tercer Mundo.

Unos 30 monopolios del gas y el petróleo financiaron las dos campañas electorales de Clinton-Gore, empresas emblemáticas del sector como Exxon, Chevron, BP Amoco o Enron que ponían su dinero al servicio de una cruzada ecologista, típica del Partido Demócrata, como no ha habido otra en Estados Unidos.

Una vez en la poltrona ocurrió lo que suele ocurrir: firmaron el Alena (Acuerdo de Librecambio Norteamericano) que considera las relglamentaciones ambientales como distorsiones para el mercado y, por lo tanto, ilegales.

El mentor de la carrera política de Gore fue Armand Hammer, un magnate del petróleo y máximo accionista de Oxy (Occidental Petroleum Corporation) sin la cual no se entiende el ascenso de Gore. La familia de Gore llegó a tener 500.000 dólares en acciones de Oxy porque Hammer pagaba los favores políticos con acciones.

La empresa petrolera arrojó miles de litros de productos tóxicos en una zona residencial cercana a Nueva York-Love Canal que causó anomalías congénitas, abortos y un índice alarmente de cáncer entre los vecinos.

En 1996 Oxy canalizó cientos de miles de dólares para sufragar la segunda campaña electoral del dúo Clinton-Gore que, a cambio, le regalaron los derechos de prospección en Elk Hills, un terreno de 47.000 acres en California, de propiedad pública, gestionado por la Marina.

La concesión de Elk Hills triplicó las reservas de petróleo de Oxy en Estados Unidos. Los permisos para realizar las prospecciones los firmó Tony Cohelo, director de campaña del dúo ecologista, en nombre de un empresa privada que trabajaba para el Ministerio de Energía realizando los estudios de impacto ambiental.

Elk Hills es una reserva india perteneciente a la tribu Kitanemuk y Oxy tardó cinco años en arrasar los lugares arqueológicos y cementerios indígenas.

En Colombia Oxy hizo lo mismo con los terrenos de la tribu Uwa. Siendo vicepresidente del gobierno, Gore gastó millones en ayuda militar para proteger los oleoductos de los ataques de la guerrilla. El ejército colombiano ejecutó una matanza de 18 indígenas Uwa desde los aviones de Oxy.

La situación llegó a ser tan desesperada que los 5.000 miembros de la tribu amenazaron con un suicidio colectivo. Viajaron hasta Washigton para exponer sus quejas, pero Gore se negó a recibirlos. Finalmente, en 2002 Oxy tuvo que marcharse de Colombia porque la guerrilla llegó por las malas hasta donde los Uwa no pudieron por las buenas.

La seudoecología anglosajona acaba siempre en el mismo punto: imperialismo, racismo y eugenesia, y las maneras de ponerle freno no las podemos contar aquí.

Falsa Bandera: todos los palestinos son la OLP (todos los vascos son ETA), todos son terroristas

Ariel Sharon, el gran carnicero
Una vez que en 1981 Sharon asumió las riendas del Ministero de Defensa, comenzó a planificar la Operación Olimpia con Ben-Gal y Eitan, confiando en que cambiara el rumbo de la historia de Oriente Medio a base de asesinatos en masa.

Según el plan, debían estacionar varios camiones cargados con dos toneladas de explosivos cerca de un teatro de Beirut donde la dirección de la OLP tenía prevista una cena en diciembre. Una explosión masiva eliminaría a toda la dirección de la organización palestina.

Sin embargo, los terroristas israelíes abandonaron el plan y lo reemplazaron por un proyecto aún más ambicioso con el nombre clave de “Olympia 2”. El objetivo era un estadio en Beirut donde la OLP planeaba celebrar el aniversario de su fundación el 1 de enero de 1982.

Diez días antes del ataque, agentes reclutados por Dagan colocaron grandes cantidades de explosivos bajo el estrado donde iban a sentarse los dirigentes palestinos. Su detonación se controlaría remotamente. En una de las bases de la unidad terrorista israelí, a 5 kilómetros de la frontera, prepararon tres vehículos, un camión cargado con una tonelada y media de explosivos y dos vehículos Mercedes con 250 kilos cada uno.

El día de la celebración, tres miembros de FLLE los aparcarían fuera del estadio. El plan consistía en activarlos por control remoto un minuto después de que estallaran los explosivos colocados debajo del escenario, cuando el pánico estuviera en su apogeo y las personas que hubieran sobrevivido trataran de escapar. La muerte y la destrucción iban a ser de una proporción sin precedentes, incluso a escala de Líbano.

Pero había un problema muy serio: era posible que el embajador soviético asistiera al evento, por lo que el 31 de diciembre Begin convocó al Consejo de Ministros. Sólo faltaba un día para la masacre y Ouri Saguy, Jefe de Operaciones del Ejército, dijo que si algo le sucedía al embajador se abriría una crisis muy grave con la URSS.

La gran matanza Olimpia 2 no se pudo ejecutar.

El 3 de junio de 1982, Shlomo Argov, embajador de Israel en Inglaterra, fue tiroteado en una calle de Londres. Sobrevivió a sus heridas, pero no cabe duda de que el atentado era la excusa que andaban buscando para invadir el Líbano.

La inteligencia israelí supo inmediatamente que el ataque había sido ordenado por Abu Nidal, un palestino enemigo de Arafat cuyo objetivo era el mismo que el de Israel: la destrucción de la OLP.

El gobierno israelí se reunió tras el atantado de Londres y a ningún ministro le importó que la OLP no fuera responsable del asesinato frustrado. Cuando Gideon Mahanaim, asesor de Begin en materia de terrorismo, comenzó a detallar la naturaleza de la organización de Abu Nidal, los demás le interrumpieron inmediatamente: Abu Nidal no es enemigo de la OLP. “¡Todos los palestinos son de la OLP!”

El general Eitan, Jefe de Estado Mayor, reaccionó de la misma manera cuando un oficial de inteligencia le aseguró que los hombres de Abu Nidal eran los responsables del ataque: “Abu Nidal, Abu Shmidal ¡debemos golpear a la OLP!”

Israel tenía muy claro quién era su enemigo y el gobierno de Tel Aviv ordenó un bombardeo aéreo masivo de las posiciones de la OLP en Beirut y sus alrededores, en el que murieron 45 personas.

Esta vez la OLP no se quedó de brazos cruzados y las aldeas israelíes a lo largo de la frontera norte se encontraron atrapadas bajo un intenso fuego de artillería.

El 5 de junio Sharon presentó otro plan al gobierno: la Operación Paz en Galilea. El nombre fue cuidadosamente elegido para dar la impresión de que se trataba de una misión de autoprotección realizada casi a regañadientes.

Así comenzó la primera guerra israelí contra Líbano.

Más información:

- Israel puso el crimen como política de Estado hacia los países vecinos
- No se trata de no dejar pistas sino de que sean falsas
- La ola de atentados con coche bomba cometidos por Israel en Líbano
 

Falsa Bandera: la ola de atentados con coche bomba cometidos por Israel en Líbano

El 17 de julio de 1981 las fuerzas aéreas israelíes bombardearon el cuartel general de la OLP en el centro de Beirut y varios puentes alrededor de Sidón, matando entre 200 y 300 personas, principalmente civiles libaneses, e hiriendo a más de 800 personas.

El 5 de agosto de aquel mismo año el Primer Ministro Begin puso a Ariel Sharon al frente del Ministro de Defensa y la campaña de coches bomba se intensificó dramáticamente.

A mediados de septiembre de 1981 estallaron regularmente coches bomba en los barrios palestinos de Beirut y otras ciudades del Líbano. Sólo en diciembre de 1981 dieciocho bombas en automóviles o motocicletas, bicicletas y asnos estallaron cerca de las oficinas de la OLP o en lugares con una alta concentración palestina, causando un gran número de muertes.

El 1 de octubre, un coche bomba con 100 kg. de TNT y 75 litros de combustible explotó cerca de las oficinas de la OLP, en una calle muy transitada en el oeste musulmán de Beirut, con vendedores de frutas y verduras y amas de casa haciendo su mercado matutino. La bomba destruyó la fachada de los edificios, destruyó 50 automóviles y dejó la calle sembrada de escombros y cuerpos desmembrados.

Inmediatamente después de la explosión, los expertos en desactivación de explosivos encontraron y desmantelaron una segunda bomba, que pesaba 150 kg y que había sido colocada en otro coche aparcado en la misma calle. Más tarde ese mismo día, seis coches más cargados con cientos de kilos de explosivos fueron encontrados y desactivados en Beirut y Sidón en lo que había sido planeado como un devastador bombardeo contra palestinos y milicianos libaneses de izquierda por terroristas de derecha.

El autodenominado FLLE (Frente para la Liberación del Líbano de Extranjeros) reivindicó la autoría de todos los crímenes. En una llamada anónima a los medios de comunicación extranjeros el FLLE dijo que los ataques estaban dirigidos contra objetivos palestinos y sirios en el Líbano, y que continuarían hasta que no quedaran extranjeros.

El gobierno de Israel atribuyó la explosión a las “guerras internas” dentro de la OLP.

En realidad fue una estrategia más amplia de provocación. Israel emprendió numerosas operaciones criminales en Líbano para que los palestinos respondieran. De esa manera, Israel podría justificar una ofensiva en aquel país.

Más información:

- Israel puso el crimen como política de Estado hacia los países vecinos
- No se trata de no dejar pistas sino de que sean falsas
- Todos los palestinos son la OLP (todos los vascos son ETA), todos son terroristas

Falsa Bandera: no se trata de no dejar pistas sino de que sean falsas

En abril de 1979 el general Rafael Eitan, entonces Jefe de Estado Mayor del ejército israelí, junto con el general Avigdor Ben-Gal, comandante de la Región Norte, puso los cimientos de un grupo terrorista con la función de llevar a cabo atentados en territorio libanés.

Con el acuerdo de Eitan, Ben-Gal reclutó al general Meir Dagan, el mayor experto en operaciones especiales de Israel y futuro director del Mossad. Los tres crearon el FLLE: Frente para la Liberación del Líbano de los Extranjeros.

El general David Agmon fue uno de los pocos que fueron informados de la operación y explica su objetivo de la siguiente manera: “El objetivo era crear el caos entre los palestinos y los sirios en el Líbano, sin dejar ninguna huella israelí, para darles la impresión de que estaban constantemente bajo ataque e inculcarles un sentimiento de inseguridad”.

Para lograrlo, Eitan, Ben-Gal y Dagan reclutaron a musulmanes libaneses, drusos, cristianos y chiítas locales, a quienes no les gustaban los palestinos y querían que abandonaran el Líbano. Entre 1979 y 1983, el FLLE asesinó a cientos de personas con coches bomba. Sus víctimas fueron los palestinos y sus aliados libaneses.

Durante la segunda quincena de setiembre de 1981 los atentados del FLLE causaron más del 40 por ciento de todas las muertes cometidas en atentados terroristas en todo el mundo durante todo el año. Causaron 8 veces más muertes que todos los atentados cometidos por los palestinos en los dos años anteriores.

Los atentados fueron ampliamente cubiertos por la prensa internacional en ese momento. La mayoría de las veces, los periodistas describieron al FLLE como un misterioso grupo “de extrema derecha”. En ocasiones, observaron que los palestinos y sus aliados libaneses estaban convencidos de que este grupo no era más que un invento de Israel para ocultar sus crímenes.

Al principio la operación utilizaba principalmente explosivos escondidos en latas de aceite o latas fabricadas en un taller de chapa del kibutz Mahanayim donde vivía Ben-Gal. Estos pequeños barriles pasaban luego a Líbano.

Las bombas comenzaron a estallar rápidamente en las casas de los colaboradores de la OLP en el sur del Líbano, matando a todos los que estaban allí, o en las oficinas de la OLP, especialmente en Tiro, Sidón y los campos de refugiados palestinos circundantes, causando víctimas masivas y, a veces, indiscriminadas, como el atentado de abril de 1980 en el que murieron mujeres y niños como consecuencia de la explosión de un coche bomba en el sur del Líbano.

En el mundo en el que vivimos cuando a alguien le hablan de atentados y coches bomba, supone que las víctimas son israelíes. Las victimas han sido siempre los palestinos.

Más información:

- Israel puso el crimen como política de Estado hacia los países vecinos
- La ola de atentados con coche bomba cometidos por Israel en Líbano
- Todos los palestinos son la OLP (todos los vascos son ETA), todos son terroristas
 

Falsa Bandera: Israel puso el crimen como política de Estado hacia los países vecinos

El periodista israelí Ronen Bergman
“Hemos hecho cosas terribles con el apoyo de [Ariel] Sharon [Ministro  de Defensa israelí]. He apoyado e incluso participado en algunas de las operaciones de asesinato de Israel. Pero aquí estamos hablando de exterminio masivo, sólo para matar y sembrar el caos y el terror entre los civiles. ¿Desde cuándo enviamos mulas cargadas de bombas a los mercados para que exploten?”

Así se expresa un agente del Mossad citado en el libro “Rise and Kill First: The Secret History of Israel’s Targeted Assassinations”, del periodista israelí Ronen Bergman, especialista en asuntos militares y de espionaje del rotativo Yediot Aeronot de Tel Aviv.

En julio de 1979 el Instituto Jonathan, estrechamente vinculado al gobierno israelí, organizó una conferencia sobre terrorismo internacional en Jerusalén.

El Instituto Jonathan lleva el nombre de Jonathan Netanyahu, un miembro de las fuerzas especiales del ejército israelí que en la noche del 3 al 4 de julio de 1976 murió en el asalto en el aeropuerto de Entebbe, la capital de Uganda, a un avión secuestrado por miembros del Frente Popular de Liberación de Palestina.

El padre de Jonathan es el historiador Benzion Netanyahu, antiguo secretario personal de Zeev Jabotinsky, fundador de una versión ultrareaccionaria del sionismo. Fue uno de los principales impulsores del Instituto y pronunció el discurso de apertura de la Conferencia.

El evento, explicó, era el comienzo de “la unión de las democracias en la lucha contra el terrorismo y sus peligros”. Contra el “frente internacional del terrorismo”, argumentó Netanyahu padre, el desafío es movilizar “a la opinión pública organizada que impulse a los gobiernos a actuar”.

Los oradores de la Conferencia de 1979 son un verdadero catálogo de los sectores más reaccionarios, tanto de Israel como de Estados Unidos.

Benzion Netanyahu subrayó “la importancia de establecer un marco conceptual claro desde el principio”. El terrorismo, explicó, es el “asesinato deliberado y sistemático de civiles de forma que inspire temor”. Es un “mal moral” que “infecta a los que cometen estos crímenes y también a los que, por maldad, ignorancia o simple negativa a pensar, los aprueban”.

El Instituto organizó una segunda Conferencia en Washington en junio de 1984. Sus actas fueron editadas por Benjamin Netanyahu y publicadas bajo el título “Terrorismo: Cómo puede ganar Occidente”. Netanyahu hijo explicó que la Conferencia de 1979 había ayudado a “centrar la atención de los influyentes círculos occidentales en la verdadera naturaleza de la amenaza terrorista”.

Sin embargo, esto no era suficiente, ya que faltaba una “respuesta internacional coherente y unida”. La promoción de esta política unificada, concluyó, fue “el principal objetivo de la segunda reunión internacional” del Instituto Jonathan.

Al final del primer mandato de Ronald Reagan [1983], los funcionarios estadounidenses habían llegado a aceptar y adoptar las suposiciones clave que habían estado en el centro del discurso sobre el terrorismo de Israel durante años. El terrorista es “El Otro” no occidental. Utiliza medios malvados e inmorales para fines igualmente malvados e inmorales.

El terrorista pertenece al mundo pre o incivilizado. Por el contrario, “nosotros” nos oponemos, condenamos y rechazamos “todo terrorismo“. Nuestros usos de la fuerza son legítimos y siempre defensivos, porque noi hacemos más que responder a la “amenaza terrorista”.

El libro de Bergman es un resumen de las operaciones secretas del gobierno israelí para crear una organización en Líbano que cometiera los ataques terroristas.

Uno de los objetivos de esta operación secreta era precisamente empujar a la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) a utilizar el terrorismo para justificar la invasión del Líbano por parte de Israel.

Entre 1979 y 1983, precisamente en el período comprendido entre ambas conferencias, altos dicha organización llevó a cabo una campaña a gran escala de coches bomba en la que murieron cientos de palestinos y libaneses, en su mayoría civiles.

La fantasmagórica organización no era nada distinto del propio Estado de Israel, de sus funcionarios y de sus tentáculos porque es un Estado que nace del crimen y sólo se sostiene gracias a él.

Más información:

- No se trata de no dejar pistas sino de que sean falsas
- La ola de atentados con coche bomba cometidos por Israel en Líbano
- Todos los palestinos son la OLP (todos los vascos son ETA), todos son terroristas

viernes, 29 de junio de 2018

Las exportaciones de capital chino a los países asiáticos

Esta semana el New York Times (*) daba otra muestra de la manera en que los portavoces del imperialismo exponen determinados asuntos, sobre todo si conciernen a determinados países, como China.

El gobierno chino concedió un préstamo al de Sri Lanka para la construcción de un puerto estratégico en Hambantota, en pleno Océano Índico. El puerto se abrió a finales de 2010, el país asiático no pudo devolver el préstamo en efectivo y, a cambio, China se ha quedado con la gestión del puerto durante 99 años.

El periódico dice que su construcción era un mal negocio, cuyo fracaso estaba previsto de antemano. Por las costas de Sri Lanka circulan decenas de miles de navíos, de los que sólo 34 arribaron a Hambantota en 2012, lo cual es un fracaso comercial, dice el New York Times.

Es falso.

Un puerto necesita años para afianzarse y el de Hambantota se ha especializado en el transporte de automóviles. En los nueve primeros meses de 2014 superó la barrera de los 100.000 automóviles descargados, un aumento del 300 por cien respecto al año anterior. El número de escalas se duplicó, alcanzado las 161.

El supuesto fracaso del puerto le sirve al New York Times para asegurar que las “ruinosas” exportaciones chinas de capital son un medio para ganar influencia en el país, es decir, que China hace lo mismo que cualquier otra gran potencia mundial.

La argumentación del New York Times se apoya sobre fuentes indias y al país vecino no le gusta nada que los chinos metan las narices en los alrededores. Como la política de Delhi respecto a ellos consiste en dejarlos tal y como están, para evitar la competencia, los que quieren hacer algo, como Sri Lanka, miran hacia Pekín.

Haciendo de intermediario de las posiciones del gobierno de India, el New York Times asegura que, según datos oficiales, el año pasado Sri Lanka debía 3.000 millones de dólares a China, aunque las cifras reales eran mucho mayores, del orden de los 5.000 millones.

La deuda total de Sri Lanka con el exterior es de 52.000 millones de dólares, lo que significa que la parte china es de un 10 por ciento, un porcentaje poco relevante del total.

Sigamos con las comparaciones: la deuda de Sri Lanka con el exterior es un 77 por ciento del PIB, o sea, bastante por debajo de la deuda española (100 por ciento), por lo que no parece una cifra tan excesiva como el New York Times quiere hacer creer.

Por lo demás, China invierte en infraestructuras que no sólo quedan a disposición del país, sino que son un factor fundamental de su desarrollo económico: centrales eléctricas, puertos, aeropuertos, carreteras, ferrocarriles...

Cabe añadir que, a diferencia del FMI, a cambio de sus préstamos China no impone ninguna exigencia de política económica, ni recortes en prestaciones sociales, ni políticas fiscales.

“Cree el ladrón que todos son de su condición...”


(*) https://www.nytimes.com/2018/06/25/world/asia/china-sri-lanka-port.html

El Pentágono construye en el Sáhara la mayor base mundial de drones


A las afueras de Agadez, en Níger, en pleno Sahara, la Fuerza Aérea de Estados Unidos está construyendo una base de aviones teledirigidos de 2.200 acres a un costo de 110 millones de dólares, lo que la convierte en el proyecto de construcción de tropas más grande de la historia de Estados Unidos, según Associated Press.

La construcción se ha retrasado un año, aunque está previsto que se termine en los próximos meses. La excusa es la misma de siempre: la “lucha” contra el yihadismo en el Sahel, una zona muy difícil de patrullar.

La base de vehículos aéreos no tripulados garantizará una mayor presencia militar de Estados Unidos en la región.

En 2013 Obama ordenó la construcción de una base de drones en Niamey, la capital de Níger, pero incluso los oficiales del Pentágono indicaron que lo ideal sería otgro emplazamiento.

El New York Times informó que trasladar la base de drones a Agadez tenía dos ventajas principales. En primer lugar, está mejor situada para lanzar aviones teledirigidos por las regiones meridionales del Sáhara, que se están convirtiendo en el centro del yihadismo.

En segundo lugar, las operaciones de los drones están mejor protegidas de las miradas indiscretas en Agadez que en Niamey.

Una tercera razón, no mencionada por el New York Times, es que con el asesinado de Gadafi, Agadez se convirtió en la capital africana del contrabando.

En el New York Times, un artículo de P.W. Singer comentaba:

“La base y los vuelos más frecuentes nos permitirán conocer mejor la situación y la inteligencia de una región que ha sido centro de actividades ilícitas y extremistas, pero también nos involucrará más en operaciones y combates en los que pocos estadounidenses saben siquiera que nuestro ejército está comprometido”.

La cita subraya la naturaleza oculta de las operaciones de los drones. Muchas bases de drones se encuentran en zonas remotas con autoridades cuestionables y muy poca vigilancia, como en Yemen, Somalia y ahora el Níger.

La construcción de la base ha sido un reto considerable. Las tormentas de polvo dificultan el trabajo y las temperaturas a menudo llegan a más de 100 grados Fahrenheit, lo que requiere que gran parte del trabajo se haga por la noche.

La base tiene una pista de aterrizaje de dos kilómetros de largo y 45 metros de ancho porque tiene que acomodar no sólo drones, como el MQ-9 Reaper, sino también el avión de carga C-17, mucho más pesado.

El MQ-9 Reaper es uno de los drones más avanzados de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. El dispositivo está construido por General Atomics y tiene un alcance de 350 metros. Es capaz de reunir inteligencia y proporcionar apoyo de ataque con una impresionante gama de armas, como la bomba guiada por láser GBU-12 Paveway II, hasta cuatro misiles Hellfire aire-tierra, el Sidewinder AIM-9, entre otros.

Los portavoces militares se han negado a decir cuántos drones estarán estacionados en la base.

Algunos se preguntan sobre la eficacia de los drones en el continente africano. Por ejemplo, E.J. Hogendoorn, subdirector del programa para África del International Crisis Group en Washington, dijo que “el despliegue de vehículos aéreos no tripulados armados no hará ninguna diferencia estratégica y podría incluso aumentar la hostilidad local contra Estados Unidos y el gobierno central en la remota ciudad de Niamey”.

https://dronedj.com/2018/04/24/the-u-s-is-building-a-massive-110-million-drone-base-in-the-sahara/

La Marina de Estados Unidos creará campos de concentración para encerrar a miles de inmigrantes

La Marina de Estados Unidos ha diseñado la construcción de grandes campos de concentración para decenas de miles de inmigrantes en bases militares de California, Alabama y Arizona, según un documento interno al que han tenido acceso tanto la CNN (1) como Time (2).

El documento describe la construcción de ciudades de tiendas de tiendas de campaña “temporales y austeras” para albergar a unos 25.000 inmigrantes en aeródromos abandonados en las afueras de Florida, cerca de Mobile, y de Orange Beach, Alabama, y cerca de Jacksonville y Pensacola, Florida.

Según el Ejército, el plan para encerrar a 25.000 inmigrantes costaría de 233 millones de dólares.

También propone crear un campamento para un máximo de 47.000 personas en la antigua Estación Naval de Armamento Concord, cerca de San Francisco, y otra instalación que podría albergar también a unas 47.000 personas en Camp Pendleton, California.

La última instalación que está estudiando la Marina es su base aérea en Yuma (Arizona), en medio del desierto.

No está claro si el documento de la Marina fue elaborado antes o después de que Trump firmara el decreto destinado frenar la separación de niños inmigrantes de sus padres tras cruzar la frontera con México.

Ese decreto abre la posibilidad de que se detenga a inmigrantes en bases militares.

La idea de alojar a los niños en bases militares ha surgido porque los tres centros de detención para familias del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) están cerca de alcanzar su capacidad máxima, pues actualmente albergan a 2.623 personas y tienen capacidad para 3.326.

El ICE expresó su deseo de expandir la capacidad de sus centros para encerrar a unos 15.000 inmigrantes. El ICE pidió a las empresas dedicadas a gestionar estos centros información sobre instalaciones en la frontera con México que “tengan una apariencia residencial y amable para los niños sin que parezcan cárceles”, según detalla la solicitud de propuestas que hizo la agencia.

(1) https://edition.cnn.com/2018/06/22/politics/military-bases-undocumented-immigrant-children/index.html
(2) http://time.com/5319334/navy-detainment-centers-zerol-tolerance-immigration-family-separation-policy/

jueves, 28 de junio de 2018

Estados Unidos evacúa por vía aérea a otros dos comandantes del Califato Islámico


Estados Unidos ha evacuado por vía aérea a otros dos comandantes del Califato Islámico desde Twimin, una pequeña aldea en el noreste de Siria, cerca de la frontera irakí, en coordinación con sus aliados kurdos, que controlan la región.

Dos helicópteros de Estados Unidos aterrizaron en Twimin, donde subieron los dos altos dirigentes del grupo terrorista, que fueron trasladados a la base estadounidense en la ciudad de Al-Shaddadah.

La operación se llevó a cabo en coordinación con las Fuerzas Democráticas Sirias y no se informó de ningún enfrentamiento.

Mientras tanto, los ataques aéreos de Estados Unidos en el este de Siria han masacrado a cientos de civiles, principalmente mujeres y niños, con el pretexto de la “lucha contra el Califato Islámico”.

Este mes, hasta 68 civiles han resultado muertos y heridos en varios ataques aéreos estadounidenses en aldeas y pueblos del este de Siria.

La Agencia de Noticias Árabe Siria dice que la evacuación de dirigente del Califato Islámico es parte integrante del apoyo estadounidense al grupo terrorista que pretende prolongar la guerra en Siria.

https://www.almasdarnews.com/article/us-airlifts-two-isis-commanders-in-northeast-syria/

Los esclavos del franquismo


Esta historia empieza con una huida. Militantes de la CNT han quemado hasta los cimientos el edificio del Instituto Católico de Artes y Oficios de Madrid y su director, el jesuita José Agustín Pérez del Pulgar, ha decidido marcharse a Bélgica. El ataque contra el edificio no ha sido casual, Pérez del Pulgar es un militante activo de la derecha más reaccionaria y utiliza su puesto para difundir propaganda, está convencido de la necesidad de frenar la expansión de las ideas marxistas entre los jóvenes. Solo unos meses después de su salida del país estalla la guerra y Pérez del Pulgar decide volver. Quiere ponerse al servicio del alzamiento, formar parte de la cruzada que va a salvar España.

Los siguientes meses los pasa en el norte de la península. Sabe que su lugar no está en el frente, pero en la retaguardia hay mucho trabajo para hombres como él. Pérez del Pulgar no pierde el tiempo. Contacta con Máximo Cuervo Radigales, un general muy cercano a la cúpula eclesiástica por su labor en la dirección del CEU. Cuervo Radigales está a punto de convertirse en uno de los hombres más peligrosos y oscuros del régimen franquista, pero para ello necesita la ayuda del jesuita. Entre los dos comienzan a construir el aparato ideológico que sostendrá el sistema penitenciario de la dictadura.

La recompensa llega enseguida. En 1938 Cuervo Radigales es nombrado Director General de Prisiones, y comienza a reorganizar las cárceles que están bajo el control de los golpistas. Con ayuda de Pérez del Pulgar, crea un sistema de trabajos forzados para los presos que se mantendrá durante toda la dictadura y que queda bajo el control de un nuevo organismo, el Patronato de Redención de Penas por Trabajo. Al frente del Patronato sitúa al jesuita, que responde directamente ante él. Acaba de nacer una de las maquinarias represivas más crueles del régimen. Este Patronato, sin embargo, no sería el único organismo que utilizaría trabajo esclavo, ya que al sistema penitenciario habría que sumar el sistema de campos de concentración que se creó por toda la península y donde también existían batallones de trabajo. Estos presos ni siquiera tenían pena que cumplir porque no habían sido juzgados, y dependían directamente de la Inspección de Campos de Concentración de Prisioneros (ICCP), y luego de la Jefatura de Campos de Concentración y Batallones Disciplinarios.

El sistema de trabajo esclavo del franquismo

Aunque el trabajo forzado de los presos era algo corriente desde el golpe de Estado, la construcción del Valle de los Caídos será una de las primeras grandes obras en utilizar mano de obra esclava de forma masiva. Franco quería un gran mausoleo, un monumento a la altura de la cruzada que acababa de acometer, y apenas esperó para ponerlo en marcha. El 1 de abril de 1940, en el primer aniversario de la victoria, se ordena el comienzo de las obras mediante decreto. El documento no deja lugar a dudas sobre el propósito, Franco quiere homenajear a los que han caído combatiendo a su lado: “Lugar perenne de peregrinación, en que lo grandioso de la naturaleza ponga un digno marco al campo en que reposan los héroes y mártires de la Cruzada”.

Aquí aparece de nuevo Pérez del Pulgar en nuestra historia. En un panfleto publicado a finales del 39 y que había titulado “La solución de España al problema de los presos políticos”, el jesuita sienta las bases de lo que será su labor al frente del Patronato de Redención de Penas por Trabajo: “es muy justo que los presos contribuyan con su trabajo a la reparación de los daños a que contribuyeron con su cooperación a la rebelión marxista”. Del Pulgar va a hacerles pagar.

El funcionamiento del Patronato era sencillo: las empresas y los entes públicos solicitaban presos para trabajar y los responsables decidían la cantidad que les adjudicaba y la cárcel de donde eran seleccionados. El Archivo General de la Administración conserva los libros de actas que elaboró el Patronato entre 1940 y 1960, donde se detallan los presos adjudicados, el lugar de destino y la labor que van a realizar. Sin embargo, estos datos todavía no se han vaciado de forma sistemática, por lo que los investigadores que trabajan sobre el tema han recurrido a las Memorias de la Dirección General de Prisiones. Las investigaciones muestran que había empresas de todo tipo, incluido pequeño comercio y particulares que solicitan una criada para el servicio doméstico.

Mientras trabajaban, eran encerrados en colonias penitenciarias, en destacamentos penales, o en las propias cárceles. Para tener una imagen general del sistema de encierro, a estas colonias penitenciarias habría que sumarlas a la existencia de campos de concentración destinados al internamiento y la clasificación de los prisioneros de guerra.

Las cifras y la extensión de esta práctica a todos los sectores de la economía muestran que el sistema de trabajo esclavo no fue algo puntual, sino uno de los pilares claves de la economía franquista. Según los historiadores que han trabajado en esta cuestión, la mayor cantidad de presos fueron destinados a infraestructuras y obras públicas, como la construcción de vías férreas, carreteras, canales, cárceles y minas. Un ejemplo es la construcción de la cárcel de Carabanchel en Madrid, donde se sabe que en 1946 había 956 presos trabajando, aunque no se dispone de más datos sobre otros años.

En El Valle de los Caídos: Una memoria de España, una de las investigaciones más detalladas sobre la construcción del monumento, el historiador Fernando Olmeda no se atreve a dar cifras sobre la cantidad de presos que trabajaron en el Valle de los Caídos debido a la dificultad para conocer estos datos. Según las Memorias de la Dirección General de Prisiones, se trataría de unos 500 presos al año entre 1943 y 1950, aunque hay años en los que ni siquiera aparecen cifras.

Las obras fueron adjudicadas a tres constructoras, Banús, Molán y San Román, y los propios directivos se paseaban por las cárceles para seleccionar a los internos. Teodoro García Cañas, preso en la cárcel de Ocaña, recordaba en el libro “Esclavos por la patria” cómo Juan Banús examinaba personalmente los dientes y los músculos de los presos para escoger a los que pudiesen aguantar mejor. Muchos no lo hicieron. A las muertes por las malas condiciones de trabajo y el agotamiento se sumaron las que produjo la silicosis por las obras en las criptas.

Pérez del Pulgar observaba los avances del Valle de los Caídos y sonreía. Los presos se redimían no solo ante la patria, sino también ante Dios. A cambio de su trabajo, el Patronato había establecido un sistema de reducción de condenas y una paga económica cuyo objetivo era mostrar que era posible volver al buen camino y obtener el perdón. Sin embargo, lo cierto es que apenas se cumplieron. El sistema penitenciario de Cuervo Radigales estaba basado en la arbitrariedad y la tortura sistemática de los internos, a los que se aplicaban medidas como una política de dispersión constante que Radigales bautizó como “turismo penitenciario”. En cuanto al sueldo, se estableció un pago de 2 pesetas diarias de la que el Estado descontaba 1,5 para gastos de manutención.

La mayor fosa común de la península


Para la inauguración del Valle de los Caídos, Franco escogió otro aniversario de la victoria militar, el de 1959. Aunque en un primer momento se había decidido que solo fuesen enterrados allí los héroes del bando sublevado, en 1958 el régimen cambia de idea: una carta del ministro de Gobernación de ese año especifica que las inhumaciones se harán “sin distinción del campo en el que combatieron”. El lugar nunca dejó de ser un monumento a la victoria franquista, pero se decidió trasladar allí cadáveres procedentes de fosas comunes de prácticamente toda la península, sin tener en cuenta de dónde procedían ni avisar a sus familiares.

La enorme cantidad de traslados, que se prolongaron hasta 1983, convirtieron al Valle de los Caídos en la mayor fosa común de España, con 33.833 cuerpos. De ellos, 12.410 permanecen todavía hoy sin identificar. Aunque las fosas fueron declaradas de titularidad estatal en 2007, el acceso a ellas depende de la Iglesia gracias a los acuerdos de 1979 con el Vaticano, y esta ha utilizado esa potestad para negarse a que se efectuasen las identificaciones incluso cuando había sentencias judiciales favorables a los familiares, como sucedió en 2017 con el caso de Manuel y Ramiro Lapeña.

Estos acuerdos, que tienen el carácter de tratado internacional y por tanto están por encima de las leyes nacionales, son el principal obstáculo que afronta el gobierno para trasladar los restos de Franco. Sin embargo, el destino del monumento abre también otros interrogantes. Uno de ellos es el de su posible conversión a un memorial de las víctimas de ambos bandos, como recomendó el Comité de Expertos nombrado por Zapatero en 2011. La conversión parece complicada para un monumento que desde el principio tuvo clara su finalidad y que ha continuado siendo un lugar de homenaje el franquismo hasta ahora. Pero además, exige responder a preguntas como la financiación de su restauración, cuyo coste se estima en unos 13 millones de euros por el enorme deterioro que sufre el monumento.

En 2011, Joan Tardá propuso en el Congreso que estos costes corriesen a cargo de las empresas que se habían enriquecido con la mano de obra esclava. Para ilustrar su argumentación, utilizó una fotografía de las obras en la que se podía ver un cartel de la constructora Huarte, que después formaría la actual OHL. En el reverso de la foto, una anotación indicaba la necesidad de borrar el cartel para que no se asociase con la empresa. En realidad, la participación de Huarte en las obras se produjo de forma más tardía, en 1950, cuando según los datos de la Dirección General de Prisiones ya no había trabajo esclavo. No obstante, como señalaron los colectivos de memoria histórica de Navarra cuando le concedieron la Medalla de Oro de Navarra a Félix Huarte, la complicidad de este con la dictadura había sido enorme y se cree que utilizó trabajo esclavo en otras obras, como la construcción del aeródromo de Ablitas.

Huarte no fue la única. Las grandes fortunas del IBEX 35, construidas a base de trabajo esclavo, no querían dejar rastros de su pasado. OHL no era la única, como descubrieron las investigaciones del Financial Times en 2003 y La Marea en 2014, muchas otras grandes empresas también habían construido su fortuna gracias a los trabajos forzados, desde mineras como Norte o Duro a constructoras como Acciona y ACS o energéticas como Iberdrola o Gas Natural Fenosa.

Todas coincidieron en negarse a dar explicaciones y proporcionar información sobre ese asunto. El sistema creado por Pérez del Pulgar y Cuervo Rodigales seguía generando beneficios muchos años más tarde.

https://www.elsaltodiario.com/crimenes-franquismo/los-esclavos-de-franco

Los fascistas ucranianos asesinan a una persona en un asalto a un campamento gitano


El sábado los fascistas ucranianos atacaron un asentamiento gitano cerca de Lviv al oeste de Ucrania, asesinando a una persona e hiriendo a varias más, incluyendo un niño. Los atacantes enmascarados pertenecen a los grupos "Sober" y "Angry Youth", relacionados con el Batallón Azov, un grupo paramilitar neonazi acusado de numerosos secuestros, torturas y otros crímenes.

Como venimos advirtiendo desde aquí, la complicidad del gobierno y la policía ucraniana está alentando las agresiones fascistas. Es el sexto ataque contra asentamientos gitanos en los últimos dos meses; uno en Lviv, otro en Ternopil y tres más en Kyiv.

Un grupo de criminales enmascarados atacó el asentamiento, situado en un bosque cercano a Lviv, a última hora de la tarde. Los atacantes estaban armados con cuchillos y mataron a un hombre de 24 años de edad, e hirieron gravemente a otras cuatro personas: un niño de 10 años, dos hombres de 19 años y una mujer de 30 años.

Los agresores son miembros de los grupo neonazis "Sober" y "Angry Youth", que mantienen vínculos con el Batallón Azov, implicado en numerosos crímenes.

Esta vez la policía ha detenido a siete sospechosos, todos residentes de Lviv, y está investigando otras crímenes cometidos con anterioridad.

Desde principios de 2018 se han cometido al menos dos docenas de ataques violentos, amenazas o intimidaciones por parte de grupos nazis como C14, Sector Derecho, Tradición y Orden, Karpatska Sich y otros contra los gitanos, las personas LGBT y otros militantes en varias ciudades ucranianas.

La mayor parte de las veces la policía ni siquiera se prepcupado por abrir una investigación. En los casos en que lo hicieron, no hay indicios de que adoptaran medidas de investigación eficaces para identificar a los agresores, ni siquiera en los casos en que los agresores reivindicaron públicamente su responsabilidad en los medios de comunicación.

El Estado ha puesto una parte de la policía en manos neonazis y los ayuntamientos han reclutado a eswe tipo de matones para que repriman las manifestaciones populares de protesta.

Más información:
- Los fascistas ucranianos están atacando los campamentos de gitanos con la complicidad de la policía

Los ‘delitos de odio’ encubren los crímenes de un fascismo galopante

Fields junto con Vanguardia Americana
Ayer la fiscalía de Estados Unidos anunció que acusará de un “delito de odio” a James Fields, el neonazi que atropelló con su vehículo a un grupo de manifestantes antirracistas en Virginia el año pasado.

El 12 de agosto de 2017 se desató una ola de violencia en Charlottesville a causa del desmantelamiento de una estatua confederada, símbolo del racismo en Estados Unidos, cuando la organización nazi “Vanguardia Americana” convocó una protesta paralela.

El crimen, pues, no es un hecho aislado, como quieren aparentar. Tras el crimen de Charlottesville, los grupos fascistas amenazaron en las redes sociales con organizar eventos futuros que serían más grandes que el que habían provocado.

En una foto tomada por el New York Daily News, Fields aparece en el centro de pie rodeado de otros seis hombres, todos vestidos con el uniforme paramilitar de “Vanguardia Americana”, la organización convocante del acto paralelo. Los nazis portaban escudos blancos con el logo en blanco y negro de su organización: dos ejes cruzados. La estatua confederada de Robert E. Lee estaba en el fondo.

El Daily News dijo que la foto fue tomada pocas horas antes de que Fields estrellara su coche contra los que participaban en la manifestación contra el racismo.

A Fields, que permanece en prisión desde entonces, le acusan de 30 cargos, incluyendo haber causado la muerte a Heather Heyer, un militante de 32 años.

La fiscalía también le acusa de “crímenes de odio”, un cajón de sastre en el que se considera que las víctimas son atacadas por pertenecer a un grupo racial o religioso, o por alguna particularidad sexual o discapacidad.

En Estados Unidos los llamados “delitos de odio” los juzgan tribunales federales como crímenes agravados por las circunstancias, algo que suele elevar las penas.

Bajo la etiqueta moderna de los “delitos de odio” se encubre el fascismo y tanto los fiscales (en Estados Unidos y en Europa) como los colectivos “alternativos” contribuyen al camuflaje: el criminal Fields era un nazi que defendía al III Reich y la limpieza étnica. Por eso pretendía unirse al Ejército después de su graduación.

Tras el ataque fascista de Charlottesville, en un principio Trump se mostró reacio a condenar abiertamente el crimen, lo que desató una polémica a gran escala.

http://www.chicagotribune.com/news/nationworld/ct-james-fields-jr-charlottesville-20170818-story.html
http://www.scmp.com/news/world/united-states-canada/article/2106656/man-who-allegedly-rammed-car-charlottesville-crowd
https://www.debate.com.mx/mundo/neonazi-juzgan-crimenes-odio-atropella-protesta-james-fields-20180627-0170.html

Sigue adelante la huelga de maestros en Perú con la concentración de miles de ellos en Puno

Alrededor de 5.000 docentes afiliados al Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Perú (Sutep), provenientes de distintas provincias de la región Puno, se concentraron ayer en la Plaza de Armas de la ciudad, como parte de las acciones de protesta dentro de la huelga indefinida que iniciaron el lunes de la semana pasada.

La concentración de los maestros, tras una llamada “marcha de sacrificio”, según refirió el dirigente del Sutep, César Hugo Tito Rojas, fue para demostrar al gobierno central, la efectividad de la huelga en la región Puno.

Sin embargo, el mismo dirigente reconoció que hasta ahora solo un 60 por ciento de profesores acatan la huelga indefinida en la región, y agregó que paulatinamente se están incorporando a esta medida de lucha el resto de bases.

“Hemos tenido dificultades para iniciar esta lucha, pero ya se está generalizando en la región Puno, estamos en un 60 a 70 por ciento de acatamiento” manifestó el dirigente. Detalló que evalúan el viaje a Lima de un contingente de profesores.

En las dos principales ciudades del altiplano, Puno y Juliaca, donde se concentran el mayor número de profesores por la cantidad de centros educativos, la huelga no es acatada y el dictado de clases es completamente normal.

En ese contexto, Tito Rojas exhortó al resto de sus colegas para sumarse a la medida de protesta, a fin de darle mayor contundencia a sus reclamos ante el Ministerio de Educación y los gobiernos regionales.

En el caso de Puno, el dirigente dijo que estaban reclamando al gobierno regional el pago de las deudas sociales, el compromiso de entrega de ordenadores para los maestros y las reasignaciones que deben beneficiar a la mayor cantidad de docentes.

“Ayer hemos tratado esto y ningún punto fue resuelto. Entonces, qué podemos pensar, que aquí en la región no hay capacidad de solución y a nivel nacional el ministro tampoco lo tiene”, manifestó Rojas.

https://elcomercio.pe/peru/puno/puno-5-mil-docentes-huelga-indefinida-concentraron-plaza-armas-noticia-531256

miércoles, 27 de junio de 2018

El imperialismo empieza otra ‘revolución de colorines’ contra Vietnam

A lo largo de Vietnam se están produciendo manifestaciones antichinas, aunque las afirmaciones sobre el número de participantes oscilan mucho, desde varios cientos hasta miles.

Como es constumbre, la prensa imperialista procura no mencionar los nombres de las personas y organizaciones que las promueven. El South China Morning Post asegura (1) que se trata de personas que se oponen al proyecto de ley que permite concesiones de 99 años en las zonas económicas especiales, que consideran como acuerdos privilegiados para las multinacionales chinas.

La prensa también trata de inculcar que se trata de “nacionalistas”, aunque las fotos muestran banderas de Estados Unidos entre la multitud.

El fervor de los manifestantes no es nacionalista sino antichino y proamericano, lo cual es indicativo de que estamos ante un nuevo plan de desestabilización, al estilo Revolución de Colores o Primavera Árabe.

Otro rasgo característico es que la prensa se preocupa por subrayar el carácter pacífico de las manifestaciones, ignorando los ataques a la policía y el destrozo de edificios públicos.

Las protestas están organizadas por las redes locales de influencia atadas a las embajadas occidentales ostentando los conocidas lemas a favor de la democracia, la libertad y los derechos humanos.

Entre los sicarios más destacados del imperialismo en Vietnam está Duong Dai Trieu Lam, miembro de la Red de Blogueros Vietnamitas que coordina la desestabilización.

En un artículo titulado “Manifestantes antichinos invaden las calles de Vietnam”, el Financial Times se ha preocupado de encumbrar al bloguero para convertirlo en un “héroe” de cartón capaz de ejercer como portavoz del movimiento (2).

La fundadora de la red de cybersicarios es Nguyen Ngoc Nhu Quynh, la típica figura de la oposición que ahora se encuentra encarcelada. Está copiada del modelo Yoani Sánchez en Cuba. Se denomina a sí misma como “Mother Mushroom” y debe ser tan importante en el mundo entero que Newsweek le tuvo que dedicar un artículo titulado “¿Quién es la Mother Mushroom de Vietnam? Bloguera homenajeada por Melania Trump encarcelada durante diez años”. Entre otras cosas el artículo decía lo siguiente:

“Quynh, madre soltera de dos hijos, ha concedido entrevistas a Voice of America y Radio Free Asia, según su abogado Vo An Don. Fundó una red de bloggers en su país y ha escrito sobre muertes en custodia, desastres ambientales y derechos humanos.

“Recibió el Premio a la Mujer de Coraje en el Departamento de Estado de Estados Unidos el pasado mes de marzo, presentado por Melania Trump” (3).

Otras figuras de la oposición patrocinadas por Estados Unidos y la Unión Europea incluyen a Nguyen Van Dai, quien dirige la llamada “Hermandad por la Democracia”, otro tinglado opaco financiado y dirigido por Estados Unidos para desestabilizar Vietnam.

Recientemente Nguyen Van Dai salió de la cárcel y se exilió.

Otro bloguero, Nguyen Hoang Hai, conocido como Dieu Cay, también está exiliado en Estados Unidos, donde fue recibido por sus seguidores ondeando la bandera amarilla y roja de la antigua Vietnam del Sur, el Estado pelele creado por los colonialistas franceses y los invasores estadounidenses durante la guerra de Vietnam.

Así son estos “nacionalistas”.

(1) https://www.scmp.com/news/asia/south-asia/article/2150187/anti-china-protests-dozens-arrested-vietnam-patriotism-spirals
(2) https://www.ft.com/content/63be975a-6c8b-11e8-92d3-6c13e5c92914
(3) https://www.newsweek.com/vietnam-blogger-mother-mushroom-arrested-crackdown-free-speech-630246

Estados Unidos financia el Golpe de Estado en Nicaragua

Max Blumenthal

Mientras algunos medios de comunicación corporativos han retratado al violento movimiento de protesta que atrapa a Nicaragua como una corriente progresista de base, los propios estudiantes del país han dejado ver todo lo contrario.

A principios de junio, un reducido grupo de activistas opositores de Nicaragua fueron a reunirse a Washington DC, con la cabeza del grupo derechista de defensa del Estado estadounidense Freedom House. El grupo opositor, conocido como M19, estaba allí para suplicar a Donald Trump y otros funcionarios de derecha del gobierno de Estados Unidos que los ayudaran en su lucha contra el presidente nicaragüense Daniel Ortega.

En una gira a la capital de Estados Unidos, los dirigentes del M19 posaron para las fotos con algunos de los neoconservadores más notorios del Congreso de Estados Unidos: los senadores Ted Cruz y Marco Rubio y la representante Ileana Ros-Lehtinen. Los M19 también fueron guiados a las reuniones con altos funcionarios del Departamento de Estado y la organización de poder bélico USAID. Allí, se les aseguró que contarían con el apoyo rotundo de Washington.

Un mes antes de las reuniones del M19 con legisladores ultraconservadores en Washington, una publicación financiada por el brazo de cambio de régimen del gobierno de Estados Unidos, National Endowment for Democracy (NED), afirmó sin rodeos que las organizaciones respaldadas por NED han pasado años y millones de dólares “sentando las bases para la insurrección” en Nicaragua.

Este artículo que se jacta abiertamente de la intromisión de Estados Unidos se publicó en el sitio web de noticias enfocado en América Latina, Global Americans, y fue escrito por el académico estadounidense Benjamin Waddell, director académico de la Escuela de Capacitación Internacional en Nicaragua.

Después de la publicación de este artículo, Global Americans reemplazó el término ”insurrección” con la palabra más inocua ”cambio”. Sin embargo, el título original aún se puede ver en la URL del artículo.

A pesar de la alteración cosmética, el artículo de Waddell ofrece una evaluación notablemente sincera del impacto de las inversiones sostenidas de National Endowment for Democracy en la sociedad civil nicaragüense. Las conclusiones del autor se hicieron eco inadvertidamente de las del presidente nicaragüense Daniel Ortega y sus partidarios, que han enmarcado las protestas como una trama cuidadosamente montada respaldada hasta los dientes por Washington.

“La prensa internacional describió la rápida escalada de disturbios civiles en Nicaragua como una explosión espontánea de descontento colectivo, desencadenada por los cambios del gobierno al sistema de seguridad social”. Waddell escribió que “cada vez es más claro que el apoyo de Estados Unidos ha ayudado a desempeñar un papel en el fomento de los levantamientos actuales”.

En otro pasaje llamativo, concluyó Waddell, “la participación actual de la NED en nutrir a los grupos de la sociedad civil en Nicaragua arroja luz sobre el poder de la financiación transnacional para influir en los resultados políticos en el siglo XXI”.

El NED es un agente del poder blando de Estados Unidos que se ha metido en asuntos de otros países desde su fundación en el apogeo de la Guerra Fría en 1983. Su primer éxito tuvo lugar en Nicaragua, donde incubó trajes anti sandinistas como el diario La Prensa a través de un recorte, PRODEMCA, que también fue financiado encubiertamente por aliados de Oliver North.

En 1990, los sandinistas fueron derrotados en las urnas por la candidata derechista Violeta Chamorro, cuya familia era dueña de La Prensa. La victoria de Chamorro representó la culminación de casi 16 millones de dólares en subvenciones de NED a partidos políticos y medios de comunicación antisandinistas.

“Mucho de lo que hacemos hoy fue hecho encubiertamente hace 25 años por la CIA”, comentó Allen Weinstein, fundador de la NED, en 1991.

En los años que siguieron, la NED y sus socios han ayudado a impulsar las elecciones para los candidatos neoliberales de derecha en Rusia y Mongolia en 1996; fomentó un golpe que expulsó del poder al presidente democráticamente electo de Haití, Jean Bertrand Aristide; y dirigió a millones hacia el desmantelamiento del gobierno socialista de Venezuela, un esfuerzo continuo complementado por aplastamiento de las sanciones de Estados Unidos.

Las protestas que han estallado en Nicaragua han vuelto a enfocar la influencia del NED. Según Waddell, la NED ha gastado 4,1 millones de dólares en el país desde 2014, ayudando a que 54 grupos se conviertan en actores importantes en la escena política y ”sentando las bases para la insurrección”.

La red respaldada por Estados Unidos detrás de las protestas

Los disturbios que paralizaron a Nicaragua fueron provocados por el anuncio de reformas al sistema de seguridad social. El Fondo Monetario Internacional y un grupo paraguas de empresas locales insistieron en cambios que elevarían la edad de jubilación y privatizaron gradualmente las clínicas de salud, amenazando algunas de las ganancias más importantes de la revolución sandinista.

Cuando Ortega respondió con una propuesta que habría exigido una mayor contribución al sistema por parte de las empresas y los jubilados, con los dueños de negocios pagando la mayor parte, un sector del público explotó con indignación.

Las caras más visibles del movimiento anti Ortega no han sido los jubilados afectados por las reformas de la seguridad social, sino los estudiantes urbanos, políticamente no afiliados, que buscan una victoria total y han forjado una alianza con los opositores de la derecha.

Mientras tanto, hombres enmascarados con morteros y armas de fuego han formado la primera línea de los bloqueos viales que ya han drenado la economía de Nicaragua de unos 250 millones de dólares en ingresos. Hasta la fecha, unas 170 personas han sido asesinadas en el caos. A medida que aumenta el número de muertos en ambos lados, hablar de una nueva guerra civil parece una posibilidad más que remota.

Desde que comenzaron los disturbios, la NED tomó medidas para ocultar los nombres de los grupos que financia en Nicaragua con el argumento de que podrían enfrentar represalias del gobierno. Pero los principales receptores del respaldo de Washington ya eran bien conocidos en el país.

“Hagamos Democracia” (Let's Make Democracy) es el mayor receptor de fondos NED, cosechando más de 525.000 dólares en subvenciones desde 2014. El presidente del grupo, Luciano García, que supervisa una red de reporteros y activistas, ha declarado que Ortega ha convertido a Nicaragua en un ”Estado fallido” y exigió su renuncia inmediata.

El Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) de Managua, cuyo presidente es Félix Maradiaga, recibió al menos 260.000 dólares del NED desde 2014. Las subvenciones se destinaron a apoyar el trabajo del IEEPP en la capacitación de activistas para “fomentar el debate y generar información sobre seguridad y violencia”. La financiación también cubrió los esfuerzos para rastrear la “mayor presencia de Rusia y China en la región”, una prioridad obvia para Washington.

Tan pronto como se iniciaron las violentas protestas contra Ortega, el director de IEEPP, Félix Mariadiaga, sacó a la luz su agenda. Antiguo dirigente mundial del Young World Forum educado en Yale y Harvard, fue elogiado por La Prensa por “sudar, sangrar y llorar junto a los jóvenes estudiantes que han encabezado las protestas en Nicaragua que continúan desde abril hasta finales de mayo”.

Cuando La Prensa le preguntó si había alguna forma de salir de la violencia sin un cambio de régimen, Mariadaga fue franco: “No puedo imaginar una salida en este momento que no incluya una transición a la democracia sin Daniel Ortega”.

‘Nos hemos dado una imagen terrible’

Este junio, Mariadaga dirigió una delegación de oposición a Washington para denunciar el gobierno de Ortega ante la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos. A él se unió Anibal Toruno, director de Radio Darío, otro receptor de apoyo desde hace mucho tiempo de NED y uno de los centros clave de los medios anti Ortega en la ciudad nicaragüense de León.

Mientras Mariadaga estaba en Washington, la policía nicaragüense lo acusó de supervisar una red criminal organizada que ha asesinado a varias personas durante los violentos disturbios que se han apoderado del país. Mariadaga criticó las acusaciones como una ”persecución política” y una “acusación ridícula”, pero pospuso su regreso a Nicaragua. El Departamento de Estado de Estados Unidos lo respaldó con una declaración de apoyo vehemente.

Al mismo tiempo, un grupo de manifestantes de las protestas contra Ortega estaban en Washington para presionar al gobierno de Trump en busca de ayuda para derrocar al dirigente de su país.

Entre los funcionarios de Estados Unidos que recibieron a los estudiantes figura el director de USAID, Mark Green. “Necesitamos apoyar a aquellos que defienden las cosas en las que debemos creer”, dijo Green sobre los estudiantes, en una entrevista con McClatchy .

Además de NED, USAID ha sido el promotor más activo del cambio de régimen contra los gobiernos de orientación socialista en América Latina. En Nicaragua, el presupuesto de USAID superó los 5.2 millones de dólares en 2018, con la mayoría de los fondos destinados a la capacitación de la sociedad civil y las organizaciones de medios.

El viaje de los estudiantes nicaragüenses a Washington fue financiado por Freedom House, un socio de NED financiado por el gobierno de Estados Unidos cuya agenda típicamente se alinea con el ala neoconservadora de los gestores de la política exterior estadounidense.

Freedom House elaboró un itinerario para los estudiantes que culminó con una sesión fotográfica con algunos de los republicanos más belicosos de Washington: los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, y la representante Ileana Ros-Lehtinen.

De regreso en Managua, otra prominente dirigente estudiantil, Harley Morales, se tambaleó con disgusto ante la aparición de sus compañeros en el Capitolio. “Fue terrible”, dijo Morales al periódico El Faro. “Ellos (Cruz, Rubio y Ros-Lehtinen) son la derecha republicana extrema. Estamos muy descontentos con este viaje; fueron pagados por Estados Unidos y se les impuso una agenda. Nos hemos dado una imagen terrible”.

Aunque esperaba “un plan de corrección de errores”. Morales admitió que el control de poderosos intereses externos sobre los manifestantes estudiantiles era cada vez más estricto. “Todos los movimientos ahora tienen asesores”, se lamentó. “Motores y agitadores. Hijos de políticos, empresarios... Tienen una línea política muy clara”.

http://resistenciadigitalnews.blogspot.com/2018/06/periodista-max-blumenthal-destapa-el.html

martes, 26 de junio de 2018

Transición 1974-1982: la CIA toma el control del PSOE

Alfredo Grimaldos

Sólo seis meses después de la Revolución de los Claveles, el 14 de octubre de 1974, se celebra en la ciudad de Suresnes, cercana a París, el XIII Congreso del PSOE, que va a llevar a un tal “Isidor”. hasta la cúpula de la organización. Desde el 14 de julio pasado, Franco sufre una complicada flebitis y se ha llegado a temer por su vida. La situación que se está creando en la península Ibérica resulta muy preocupante para los norteamericanos, se les ha ido de las manos el asunto portugués y van a impedir, a toda costa, que la historia se repita en España.

Felipe González es el joven abogado sevillano, casi desconocido incluso para algunos de sus compañeros, que se enmascara tras el nombre de guerra de “Isidor”.. Consigue suceder como secretario general del partido al veterano militante socialista Rodolfo Llopis, que no reconoce las resoluciones adoptadas en Suresnes. El congreso ha sido convocado por un grupo de jóvenes militantes desgajados de lo que, en adelante, se conocerá como PSOE (Histórico). En realidad, Nicolás Redondo era la figura menos discutida para acceder a la Secretaría General, pero el sindicalista vasco se niega a presentarse a la elección, a pesar de ser propuesto mayoritariamente para ocupar el cargo que está en liza.

González y otros miembros de la nueva dirección del partido han conseguido llegar a Francia gracias al apoyo prestado por el propio Servicio Central de Presidencia de Gobierno. Los oficiales del organismo de inteligencia creado por el almirante Carrero Blanco son los encargados de proporcionarles los pasaportes.

“En un restaurante de la calle madrileña de Santa Engracia, hablamos con González, en presencia de Enrique Múgica, para garantizarle su viaje a Suresne”., señala el entonces capitán del SECED Manuel Fernández Monzón. “Otros compañeros se entrevistaron con Nicolás Redondo, y él entendió enseguida que debía ceder el puesto a un secretario general más joven y con otras características. Cuando Felipe González volvió de Francia, después de haber sido elegido, un comisario de Sevilla le detuvo, creyendo que había dado un pelotazo. Se llevó una bronca tremenda y tuvo que soltarle enseguida, claro”.

Otros dos miembros relevantes del SECED, Andrés Cassinello y José Faura, mantienen una larga entrevista con Felipe González y con Alfonso Guerra, inmediatamente después de que el clan sevillano se haga con los mandos del PSOE.

“Entre 1964 y 1975 estuve precisamente en la información del mundo universitario, muy estrechamente relacionado con la política entonces clandestina. Y lo que viví fue que, a partir de cierto momento, la dictadura propició el resurgir del PSOE, para ahogar al PCE”, declara el comisario Manuel Ballesteros a la periodista Pilar Urbano.

“A los socialistas no se les detenía, a los comunistas, sí. Estando yo en la Brigada Social, esa era una indicación de los mandos. Más aún: la policía no sólo miraba para otro lado, haciendo la vista gorda, sino que a veces ayudaba a pasar la valija con la propaganda y los documentos internos del partido que los de Rodolfo Llopis (el PSOE del exterior) enviaban de allá para acá”.

A finales de los setenta, con Adolfo Suárez como primer ministro, Ballesteros aparece detrás de algunas acciones criminales de guerra sucia contra ETA protagonizadas por el Batallón Vasco Español. Posteriormente, el Gobierno de Felipe González le recupera para nombrarle nada menos que jefe del MULC (Mando Unificado de Lucha Contraterrorista), durante la época de actuación de los GAL.

Meses antes de la celebración del Congreso de Suresnes —que se financia con fondos provenientes del Partido Socialdemócrata de Willy Brandt—, el comandante Miguel Paredes, del SECED, y el inspector Emi Mateos, destinado en la Jefatura Superior de Policía de Bilbao, ya han empezado a trabajar en lo que llaman Operación Primavera: una serie de contactos con algunos miembros del PSOE del interior, para ver cuáles son sus planteamientos políticos. Especialmente con Nicolás Redondo y Enrique Múgica.

“En el SECED nos propusimos empezar a reunimos con ellos —recuerda el entonces comandante Paredes—, para ver hasta dónde llegaba su izquierdismo, su ímpetu revolucionario, su afán izquierdista... y tratar de acercarlos hacia posiciones más templadas, menos radicales, más en la línea de la moderación pragmática que les recomendaba Willy Brandt”.

Los encuentros entre los agentes del SECED y los socialistas continúan, y a ellos se incorporan algunos militantes más.

“Después de cada encuentro redactábamos un informe para el Servicio”, continúa Paredes su relato. “Nuestra impresión entonces era que el líder ideológico, el que pensaba más largo, más rápido y con más calado era Pablo Castellano. El mayor peso moral lo tenía Nicolás Redondo. Felipe González nos pareció un conversador ágil, brillante, con “charme”... Pero, de pronto, sacó un largo cohiba, lo encendió con parsimonia y se lo fumó como un sibarita. A mí ese pequeño detalle me chocó, me extrañó. Era un trazo burgués que no encajaba con sus calzones vaqueros, ni con su camisa barata de cuadros, ni con su izquierdismo... En mi informe oficial no mencioné esa bobada del habano ni lo que me sugirió. Pero en mi agenda privada de notas sí que escribí: “Felipe González, el sevillano, parece apasionado pero es frío. Hay en él algo falso, engañador. No me ha parecido un hombre de ideales, sino de ambiciones”.

Y prosigue el antiguo agente del SECED: “El Ministerio de la Gobernación tenía entonces la facultad de conceder o denegar el pasaporte a un ciudadano. Ellos lo habían pedido muchas veces y siempre les habían dicho que no. Me dieron una lista en la que figuraban los nombres de Enrique Múgica, Eduardo López Albizu, Nicolás Redondo, Ramón Rubial, Alfonso Guerra, Pablo Castellano, Felipe González y otros dos militantes asturianos. El Gobierno lo dudó mucho, le dieron mil vueltas, que sí, que no... Al final se aceptó bajo la condición de que, al volver a España, devolvieran enseguida esos pasaportes.Y lo hicieron. Tardaron mucho pero los devolvieron. Aunque no todos: Felipe González se lo quedó. A Mugica, por el retraso, le hicimos pagar una “multa” especial: invitarnos a comer a base de bien. Y lo hizo. En la Panière Fleurie de Rentería”.

Los delegados que asisten al Congreso de Suresnes representan, oficialmente, a tres mil militantes del interior, pero, en realidad, esa cifra hay que rebajarla a menos de la mitad. Durante los últimos años del franquismo, el PSOE es poco más que una sigla. El mayor peso de la resistencia contra el régimen lo han llevado los comunistas. En definitiva, lo que se produce en 1974 es una refundación del partido creado por Pablo Iglesias, con el modelo portugués como telón de fondo. En el país vecino no existía ni siquiera un partido socialista histórico y hubo que inventar uno. Su primer secretario general, Mário Soares, tenía contacto con la CIA desde los años sesenta. “Exiliado, en 1973 recibiría ayuda para fundar bajo el patrocinio del Gobierno de Bonn un “partido socialista portugués”, escribe Joan Garcés en su excelente libro Soberanos e intervenidos. “Derrocada la dictadura en 1974 por el MFA (Movimento das Forças Armadas), Soares regresaba a Portugal, donde pronto pediría y recibiría ayuda clandestina directa del Gobierno de Estados Unidos y sus aliados europeos (RFA, Reino Unido y Francia), e indirecta a través de empresas y fundaciones alemanas y de otros países”.

La escasa incidencia del PSOE en la realidad política española de los primeros años setenta la reconoce el propio Francisco Bustelo, uno de los militantes elegidos como miembros de la Comisión Ejecutiva del partido en Suresnes. Sin embargo, todo cambia a partir de ese congreso:

Las embajadas en Madrid empezaron a recibir entonces instrucciones de que se pusieran en contacto con nosotros. Acompañé a González a visitar a algunos embajadores, entre ellos el estadounidense, y tuve que entrevistarme con otros funcionarios norteamericanos de menor categoría. A los norteamericanos les causé buena impresión. Durante los años siguientes me solía llamar el consejero político de esa embajada, persona muy enterada de lo que sucedía en España, para que comiésemos juntos.

En la dirección surgida de Suresnes hay tres grupos fundamentales: los vascos, con Redondo, López Albizu, Múgica y Benegas; los andaluces, con González, Guerra y Galeote, y los madrileños, con Castellano y Bustelo. “Los vascos, o mejor dicho, Redondo, que era su peso pesado, decidían, por tanto”, señala Francisco Bustelo. “Si apoyaban a los andaluces, como hicieron en Suresnes, González tenía el poder asegurado. Redondo sabrá por qué lo hizo”. Felipe González controla el partido a partir de ese momento e, inmediatamente, pasa a convertirse en un personaje público de primer orden, con un papel estelar en la gran maniobra de actualización controlada del régimen franquista. Joan Garcés escribe:

“Una campaña subsiguiente introduciría ante la opinión pública nombres hasta entonces desconocidos que, a poco andar (1975-1976), aislaron y marginaron a los militares de la Unión Militar Democrática y, en general, a quienes eran reacios a que en España entraran la CEE y la OTAN sin condiciones”.

Los servicios secretos norteamericanos y la socialdemocracia alemana se turnan celosamente en la dirección de la Transición española, con dos objetivos: impedir una revolución tras la muerte de Franco y aniquilar a la izquierda comunista. Este fino trabajo de construir un partido “de izquierda”, para impedir precisamente que la izquierda se haga con el poder en España, es obra de la CIA, en colaboración con la Internacional Socialista. El primer diseño de esta larga operación se remonta hasta la década de los sesenta, cuando el régimen empezaba ya a ceder, inevitablemente, bajo la presión de las luchas obreras y las reivindicaciones populares. El crecimiento espectacular del PCE y la desaparición de los sindicatos y partidos anteriores a la Guerra Civil, especialmente la UGT y el PSOE, hacen temer una supremacía comunista en la salida del franquismo. Los cerebros de la Transición comienzan a marcarse objetivos muy concretos.

En 1962 el PSOE y la UGT sólo cuentan con unos centenares de militantes en toda España, mientras que en el extranjero, un grupo de viejos socialistas, con Rodolfo Llopis al frente, intentan aparentar una presencia en escena que no va mucho más allá de la asistencia a “contubernios” como el de Munich. Convencidos de que este PSOE no logrará tener la suficiente implantación para competir con ventaja, frente a los comunistas españoles, al final del franquismo, los servicios de información norteamericanos y alemanes se ponen manos a la obra para construir un nuevo partido, más vistoso en lo externo y manejable en lo interno.

Confidentes espontáneos

Algunos socialistas no esperan a que la CIA llame a su puerta y son ellos mismos los que ofrecen espontáneamente sus servicios a los norteamericanos. Es el caso de Carlos Zayas Mariátegui, desde la ASU (Agrupación Socialista Universitaria), quien, según documenta Joan Garcés, “aparece informando asiduamente a la Embajada sobre personas de sensibilidad socialista susceptibles de sumarse a combatir al Partido Comunista si recibieran los apoyos materiales que buscaban. Zayas señalaba, entre otros, a Joan Raventós Carner en Barcelona, a José Federico de Carvajal y a Mariano Rubio, al tiempo que desvelaba como principal agente del Partido Comunista en Madrid a Federico Sánchez”.

Zayas será diputado del PSOE por Huesca en 1977; Raventós, embajador en Francia, después de haber participado en la famosa comida de Lérida en la que el general Armada les cuenta a Enrique Múgica y a él sus planes golpistas; José Federico de Carvajal llegará a presidente del Senado y Mariano Rubio, a gobernador del Banco de España, cargo del que dimite tras ser condenado por sus prácticas delictivas. Federico Sánchez (alias de Jorge Semprún), convertido al anticomunismo, será ministro de Cultura con Felipe González entre 1988 y 1991.

Una de las claves de las operaciones secretas de la CIA para controlar los medios socialistas españoles en el exilio es la introducción en estos círculos de un antiguo dirigente del POUM, Julián Gorkin. A principios de los sesenta, Gorkin es uno de los personajes que impulsa el llamado “Congreso por la Libertad Cultura”. y aparece al frente de distintas publicaciones financiadas por la CIA, como las revistas Cuadernos, editada en París; Examen, en México, y Encounter, en Gran Bretaña, dentro de un amplio esquema propagandístico de matiz netamente anticomunista diseñado desde Langley. Más tarde, dirige también la revista Visión, en la que defiende los puntos de vista de las sucesivas Administraciones norteamericanas en relación con Latinoamérica. El 13 de mayo de 1967,1a propia Asamblea General del “Congreso por la Libertad Cultura”. reconoce los estrechos vínculos financieros y políticos de este organismo con la CIA. Según Francés Stonor Saunders, el principal impulsor del congreso es el agente de la CIA Michael Josselson.

Julián Gorkin aparece, además, al frente del llamado “Centro de Documentación y Estudio”., que tiene su sede en París. Ocupa el cargo de vicepresidente, mientras Salvador de Madariaga ostenta, a título honorario, la presidencia. Las líneas generales del Boletín Informativo del centro están caracterizadas por las directrices de acción política clandestina de la CIA en ese momento: se intenta potenciar a la inexistente ASO (Alianza Sindical Obrera) y a la oposición monárquica y socialdemócrata. Gorkin entra pomposamente en el PSOE en el año 1973, en plena campaña interna de renovación del partido, que terminará con la sustitución de Llopis por Felipe González. Incluso ofrece una conferencia, el 22 de diciembre de ese año, en los locales de la UGT en París, bajo el título “Motivos de mi afiliación al Partido Socialista Obrero Españo”.. En varios artículos del Boletín Informativo de Gorkin ya pueden verse los argumentos esenciales que serán utilizados por Felipe González y Alfonso Guerra en Suresnes. El primer número de ese boletín explica “la necesidad de una izquierda radical que compita, en el campo de la clase obrera, con el Partido Comunista de España, para restarle base y movilidad social”.

Hablamos después de las actividades de la CIA en el mundo occidental y, en especial, en relación con España. La prensa internacional, digo al Caudillo, comenta las actividades de ese organismo. Su obsesión es conseguir que nuestro Estado tolere primero y legalice después la acción de dos partidos, uno de carácter socialista y otro democrático, que deberán tener su expresión en dualidad similar en el campo universitario y sindical. Para conseguirlo no vacilarán en financiar sistemáticamente a grupos de activistas (que han creado la ASO y la FUDE). Por ahora no se proponen como objetivo derribar el Estado, sino importunarlo, preocuparlo, no dejarlo en paz para que se arranque al Partido el compromiso de una coexistencia entre lo legal y lo ilegal, con aspiraciones de suceder al Régimen una vez desaparezcan. Estas objeciones, según la información que doy al Caudillo, las expone la CIA con toda tranquilidad, a la luz del día, financiando las huelgas de Asturias o los.tumultos de Madrid y Barcelona. La CIA cree que con esas actividades cumple el deber de prever el futuro, pues, de lo contrario, al régimen débil sucedería el caos y a éste, el comunismo.

En el intento de creación de la ASO participa un personaje extraño: Josefina Arillaga, vinculada ya en ese momento a la Fundación Friedrich Ebert, del Partido Socialdemócrata alemán, y considerada, en los propios medios socialistas, como “buena amiga”. del entonces jefe del Sindicato Vertical franquista, el falangista José Solís Ruiz. Arillaga, representante oficiosa en Madrid de Rodolfo Llopis durante varios años, hasta 1973, mantiene estrecho contacto con José Federico de Carvajal, un personaje muy bien relacionado con los norteamericanos, que llegará a presidente del Senado con el PSOE.

La fase final del asalto al viejo y poco implantado Partido Socialista Obrero Español tiene lugar a partir de 1970, en una batalla en la que se combinan nombres como el de Willy Brandt, en ese momento secretario general del SPD; Max Diamant, asesor del Sindicato del Metal alemán; Enrique Múgica, y Hans Mattholfer, destacado sindicalista alemán que edita la revista Express Español en Alemania. El hombre de Hans Mattholfer en la UGT, Carlos Pardo, tiene también un interesante historial: en 1970 es detenido en Madrid por la Brigada Criminal, acusado de diversos delitos comunes, y se descubre que antes ya ha sido expulsado de Paraguay por estafa. Mattholfer tiene entonces que viajar personalmente a España y entrevistarse con el entonces director general de Seguridad, Carlos Arias Navarro, que pone en libertad a Pardo sin que se le incoe ningún procedimiento judicial. En una carta dirigida a un militante socialista madrileño, Rodolfo Llopis escribe: “Por si no lo sabes, Mattholfer protege y ayuda económicamente a los escisionistas del PSOE. Y ha encontrado en Pardo un lacayo a su medid”. Otro personaje turbio que actúa en ese entorno es Manuel Simón, dirigente de las Juventudes Socialistas de Toulouse, que más adelante será nombrado responsable de Relaciones Internacionales de UGT. Simón, que tendrá un papel clave en el defenestramiento de Llopis, es expulsado de Portugal tras la revolución del 25 de abril, acusado de ser agente de la CIA.

Dólares ‘fundacionales’

Una mujer clave en el complejo entramado financiero del renovado PSOE es Carmen García Bloise, que mantiene estrechos vínculos con los socialdemócratas germanos. Parte de los fondos que van llegando al partido se comienzan a canalizar a través de la recién creada Fundación Pablo Iglesias, sucursal de la alemana Friedrich Ebert, Pero los cauces de financiación son diversos. Por ejemplo, en 1979 se desvelará que la UGT ha recibido 200 millones de pesetas de los sindicatos amarillos de Estados Unidos para intentar ganar las elecciones sindicales.

El ex agente de la CIA Philip Agee declara a la revista Zona Cero, en marzo de 1987: “Dentro del “Programa Democracia”, elaborado por la Agencia, se cuida con especial atención a las fundaciones de los partidos políticos alemanes, principalmente a la Friedrich Ebert Stiftung, del Partido Socialdemócrata, y la Konrad Adenauer Stiftung, de los democristianos. Estas fundaciones habían sido establecidas por los partidos alemanes en los años cincuenta y se utilizaron para canalizar el dinero de la CIA hacia esas organizaciones, como parte de las operaciones de “construcción de la democracia”, tras la Segunda Guerra Mundial. Después, en los sesenta, las fundaciones alemanas empezaron a apoyar a los partidos hermanos y a otras organizaciones en el exterior y crearon nuevos canales para el dinero de la CIA. Hacia 1980, las fundaciones alemanas tienen programas en funcionamiento en unos sesenta países y están gastando cerca de 150 millones de dólares. Operan en un secreto casi tota”.. “Las operaciones de la Friedrich Ebert Stiftung (Fundación), del SPD, fascinan a los norteamericanos, especialmente sus programas de formación y las subvenciones que hicieron llegar a los socialdemócratas de Grecia, España y Portugal, poco antes de que cayeran las dictaduras en esos países e inmediatamente despué”, continúa Agee. “En Portugal, por ejemplo, cuando el régimen de Salazar, que había durado cincuenta años, fue derrocado en 1974, el Partido Socialista completo apenas habría bastado para una partida de poker y se localizaba en París, sin seguidores en Portugal. Pero con más de 10 millones de dólares de la Ebert Stiftung, y algunas otras remesas de la CIA, el Partido Socialista Portugués creció rápidamente y en poco tiempo se convirtió en el partido gobernante”.

Las fundaciones políticas germanooccidentales proporcionan el modelo que el “Programa Democracia” acaba adoptando para resolver uno de los principales dilemas de la política exterior norteamericana: cómo “ayuda” a los partidos e instituciones “democráticos y pluralistas” en países gobernados por dictadores que son aliados y clientes de Estados Unidos. “Resultaba a menudo muy obvio que la única oposición real a las dictaduras la representaban los comunistas y otros revolucionarios, las únicas fuerzas políticas organizadas, capaces y dispuestas a tomar el poder en un eventual colapso de las dictadura”, señala Agee. “La experiencia de la intervención germanooccidental en Portugal y en otros países resultaba llamativa para los norteamericanos e intentaron repetirla, estableciendo un sistema de instituciones privadas de apoyo a los “amigos en el exterior”. El apoyo de Estados Unidos a las dictaduras podría continuar mientras los “amigo”. se preparaban para la “transición del autoritarismo a la democracia”. Así, los norteamericanos podrían buscar de antemano el control de todas las fuerzas políticas y neutralizar todo lo que se sitúa a la izquierda de los socialdemócratas”.

El presidente Ronald Reagan es uno de los más entusiastas defensores del “Programa Democraci”.. En junio de 1982, ante el Parlamento británico, describe sus objetivos: “Este nuevo programa construirá una infraestructura de libertad y democracia que dejará al marxismo-leninismo en el estercolero de la Histori”..También alaba los “abierto”. programas germanooccidentales, que, en realidad, están envueltos en el mayor de los secretos y se les ocultan incluso a los propios miembros del SPD.

¿Cómo se utiliza el dinero de la CIA en estos programas? Cada uno de los principales destinatarios ha descrito previamente sus necesidades y tiene que actuar de acuerdo con las líneas centrales diseñadas en el programa correspondiente, que se resume en una consigna: “Contribuir al desarrollo de acciones políticas en el extranjero para enfrentar el ”desafío ideológico global soviético”. Las actividades proyectadas cubren todo el espectro de objetivos de las organizaciones “democráticas” en el exterior: gobiernos, partidos políticos, sociedades profesionales, medios de información, universidades, cooperativas, sindicatos, asociaciones de empleados, cámaras de comercio e industria, iglesias, organizaciones de mujeres y estudiantes... En suma, todos los blancos tradicionales de la CIA. Otro propósito establecido es el de promover la “disidencia”. en los países socialistas, siguiendo el ejemplo del apoyo de la CIA a Solidaridad, en Polonia.

El ejemplo de la Friedrich Ebert Stiftung también es seguido como modelo en Centroamérica y el Caribe durante los años setenta y ochenta. Constantine Menges, “oficial nacional de la CIA para Améric”., es quien teoriza la receta de Estados Unidos para esta región. Menges señala dos niveles de actividades gubernamentales y privadas “provechosa”., mediante las cuales Estados Unidos “puede socorrer a las fuerzas democráticas y debilitar aquellas que quieren polarizar el hemisferio en regímenes comunistas y regímenes autoritario”.

Dentro del primer nivel se entra en juego mediante medios “discreto”., como información, comunicación y programas de intercambio cultural, para formar sistemáticamente “grupos democrático”.. El segundo nivel de acción está previsto para concentrar la atención en países “de especial interé”., con los que hay que intentar “colabora”. a través de organismos semiautónomos, siguiendo el ejemplo de la Friedrich Ebert Stiftung y la Konrad Adenauer Stiftung germanoocidentales, manteniendo “una relación de total independencia con nuestra representación diplomática oficial”.

‘Goodby’ marxismo

El 17 de mayo de 1979, durante la celebración del XXVIII Congreso del PSOE, Felipe González impone que desaparezca el término “marxismo”. de los estatutos del partido. Los militares norteamericanos que tanto preguntaban por este asunto a los oficiales españoles, durante los cursos de formación realizados en Estados Unidos, ya pueden quedarse completamente tranquilos. Justo de la Cueva, miembro de la comisión mixta de reunificación del PSOE madrileño (proviene del sector histórico), desalentado, deja la militancia en ese momento y declara: “El PSOE va donde diga la CIA a través de Willy Brandt. Hasta en el propio Bundestag alemán se acaba de denunciar que la Fundación Friedrich Ebert del SPD recibe dinero directamente de la CIA”. Los jóvenes que dieron el golpe de Estado dentro del PSOE en Suresnes, comandados por González, van cumpliendo al pie de la letra el guión que les han preparado. El poder está cada vez más cerca.

El papel que el PSOE tiene que interpretar en la Transición está escrito desde bastante antes de la muerte de Franco, pero se termina de pulir en 1974. El giro a la izquierda de la Revolución de los Claveles coincide con los primeros pasos en público de la Junta Democrática, constituida por iniciativa de Antonio García Trevijano y auspiciada por el PCE. Desde el principio, Felipe González hace todo lo posible para hundir este organismo unitario que reclama amnistía total, la formación de un Gobierno provisional y la celebración de una consulta para elegir la forma de Estado: Monarquía o República. “Cuando se produce la hegemonía del Partido Comunista Portugués en el proceso político que se vive en el país vecino, el secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, se alarma aún más y viaja a Alemania para entrevistarse primero con el canciller Helmut Schmidt, y después con Willy Brandt, que continúa teniendo una enorme influencia en la Internacional Socialista. Les insiste en que apoyen decididamente al PSOE”, señala García Trevijano.

Por eso Felipe González no entra en la Junta, porque se siente respaldado por una potencia superior, por los alemanes y los norteamericanos. Una vez que está seguro de ese apoyo, se traslada a Madrid, donde tiene una entrevista con el Rey y con altos mandos del Ejército, y ahí establecen la estrategia de que hay que ir gradualmente hacia las libertades en España para evitar una radicalización de la situación. Felipe González es el más interesado en mantener a los comunistas en la ilegalidad. A mí me advierte de esta operación nada menos que Claude Chaisson, que luego sería ministro de Exteriores con Mitterrand y entonces era comisario en Bruselas del Mercado Común. Teníamos mucha amistad. El era miembro del Partido Socialista Francés y estaba bien informado de todo esto. Ahí fue cuando cedimos y constituimos la Platajunta, a sabiendas de que se estaba haciendo para que entrara en ella el PSOE, que sería el traidor.

Pero más traidor sería si estaba fuera. Y me di cuenta de que Santiago Carrillo, que era muy listo para olfatear por dónde venían los aires políticos, quería seguir completamente la política del PSOE.

En octubre de 1982, Felipe González consigue su objetivo y gana las elecciones por mayoría absoluta. Un año después,José Mario Armero le dedica un elogioso artículo en el que repasa, de forma muy elocuente, los logros del Gobierno del PSOE. Armero era abogado en España de las más importantes multinacionales norteamericanas y un hombre con muchos contactos en el Departamento de Estado. También intervino, como mediador, en las conversaciones que condujeron a la legalización del PCE, después de negociar con Santiago Carrillo la aceptación de la Monarquía. El 20 de octubre de 1983 escribe:

La realidad demuestra que hoy en España gobierna un partido socialdemócrata, europeo, occidentalista, pronorteamericano y decididamente atlantista. En un año de gobierno, los hombres del PSOE han cumplido un papel realmente singular: la casi destrucción de la izquierda tradicional española, en buena parte marxista y revolucionaria, que seguía una tradición muy distinta a los nuevos derroteros que han tomado los jóvenes dirigentes socialistas. Realmente nada tienen que ver con Pablo Iglesias, ni con Francisco Largo Caballero, ni siquiera con Rodolfo Llopis.Y han conseguido sustituir lo que siempre se ha considerado como izquierda por una socialdemocracia, que es un amplio fenómeno donde cabe la libre empresa, la propiedad privada, los europeos, los norteamericanos y la OTAN.

Y efectivamente, del “OTAN, de entrada, no” se pasa al “Así, sí”, y enseguida, al ingreso en la Alianza “en interés de España”.

OTAN, de cabeza, sí

El programa aprobado en el XXVII Congreso del PSOE, celebrado en diciembre de 1976, cuando la “reforma polític”. está ya en marcha, propugna “la liquidación de todas las bases extranjeras en nuestro suelo”, y añade que “no cabe aceptar ningún tratado de alianza o relación militar que no cuente con la aprobación expresa del pueblo españo”. El programa preconiza, igualmente, la “independencia frente a los bloques militare”. y la adopción progresiva de “una política de neutralidad activa”. Durante algún tiempo, los representantes del PSOE han llegado incluso a postular un tipo de defensa neutralista, análoga a la de Suecia, Suiza o Yugoslavia. En la declaración de diciembre de 1976 se subraya que “el ingreso en la OTAN conllevaría el riesgo de vernos implicados en una guerra de efectos destructivos incalculables si uno de los países miembros entra en guerra”. También se llama la atención sobre el aumento de los gastos militares que se derivaría de la presencia española en la Alianza Atlántica.

Pero con el paso de los años, y en la medida que el PSOE se va configurando como una “alternativa gubernamenta”., los dirigentes del partido van puliendo las aristas más cortantes de su política. Hay que alejarse rápidamente del “OTAN, de entrada, no” y olvidar que votaron en contra del ingreso en la Alianza, enfrentados con el Gobierno de Calvo Sotelo, quien consiguió sacar adelante su propuesta en las Cortes. La radicalidad inicial del discurso de Felipe González resulta delirante si se observa el desarrollo posterior de su política internacional. Comienzan a aparecer frecuentemente a su lado mentores como Bettino Craxi, Carlos Andrés Pérez, e incluso el portugués Mário Soares.Los dos políticos europeos son atlantistas practicantes y el venezolano mantiene muy estrechos vínculos con Estados Unidos. La ruptura con el marxismo de 1979 es un guiño a Washington y Bruselas para que le permitan, de momento, mantener el rechazo a la OTAN como algo aún necesario para ganar las elecciones. Cuando González llega al Gobierno, sus propósitos reales se conocen enseguida.

Pero sólo un mes antes de las elecciones generales de octubre de 1982, González todavía declara a Interviú: “Yo creo que nosotros tendríamos que plantearnos seriamente el tema de la OTAN, sobre todo porque para España no hay ningún interés defensivo real e inmediato en la integración en el Pacto Atlántico, y lo veo desde el punto estrictamente nacional. Uno puede comprender que Alemania esté en la OTAN y le cuesta creer que un país que no tiene problemas de defensa en la misma dirección que Alemania esté en la OTAN y esté, además, integrado sin ninguna contrapartida, como han hecho los protagonistas españoles”.

Durante la dictadura franquista, el Gobierno de Estados Unidos presiona para que España se incorpore a la OTAN, pero tropieza con la oposición de los socios europeos, como consecuencia de la naturaleza autocrática del régímen. Y también cuando Calvo Sotelo hace aprobar la entrada de España en la OTAN, varios gobiernos socialistas europeos ofrecen a Felipe González, con especial interés, el veto a la adhesión, lo que habría producido el rechazo de España, al ser precisa la unanimidad de los socios. El secretario general del PSOE declina estos ofrecimientos, que habrían trascendido, lógicamente, de forma que se le consideraría el inspirador de esa maniobra. Se niega, pues, consciente de que ello le ocasionaría el rechazo de la mayoría del Ejército. Y del rey. “Cuando González nombra ministro de Asuntos Exteriores a Morán, y a Narcís Serra para la cartera de Defensa, tiene ya comprometido con la Corona la permanencia en la estructura de la OTAN”, señala Pablo Castellano.

La actitud de González en relación con la Alianza se hace explícita durante su primer viaje a Alemania, el 3 de mayo de 1983. El presidente de Gobierno socialista, sin contar con su ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, que no está informado del viraje derechista que se ha dado, y rompiendo incluso con sus benefactores socíaldemócratas alemanes, presentes en el acto, afirma públicamente en Bonn su “consideración y solidaridad”. con la estrategia de Reagan, Margaret Thatcher y la derecha cristianodemócrata alemana de instalar en el teatro bélico europeo 572 misiles Pershing y Cruise.

Por fin, en 1986, González convoca y celebra un referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN, después de innumerables manifestaciones populares contra la Alianza. Pero no apoya la salida de esa estructura militar: reclama el voto a favor de la permanencia en ella. Ha mentido en la campaña electoral que le llevó al Gobierno, incumple el programa del PSOE, trampea las resoluciones del congreso de su partido y engaña a los ciudadanos. “Cuando Felipe González se lanza a la aventura del referéndum de la OTAN, y ante los sondeos que arrojaban un resultado favorable al “No”, el consejero político de la embajada estadounidense en Madrid me llamó para hablar de lo que ocurriría en el PSOE si González perdía la consulta”, relata Francisco Bustelo. “Me preguntó que, en el caso de que pasaran a dirigir otras personas el PSOE y, por lo tanto, a ocupar, aunque fuera provisionalmente el Gobierno, cuál sería la política exterior, en particular respecto a Estados Unidos”.

González y los suyos movilizan a los medios de comunicación, a intelectuales orgánicos y a adjuntos al poder de las más variadas especies para apoyar la permanencia en la OTAN. Con la idea de conseguir una atractiva imagen pública de la campaña, intenta atraer a su terreno también a personajes del mundo de la cultura y el espectáculo. Fernando Fernán Gómez relataba en cierta ocasión su visita a La Bodeguilla de La Moncloa, invitado por González, junto con otros profesionales del cine y la cultura, durante las fechas previas a la celebración de la consulta. En un determinado momento de la reunión, González les dijo: “He cambiado de opinión porque, cuando llegué a la Moncloa, Suárez me enseñó la “caja de los truenos” y había muchos misiles soviéticos apuntando a España”. Manuel Gutiérrez Aragón le llamó cínico.

Los servicios de inteligencia norteamericanos siguen muy de cerca toda la campaña a favor del “S”. y despliegan, en apoyo del Gobierno socialista, su compleja red de influencias. El propio Julio Feo, en ese momento secretario del presidente González, ilustra muy gráficamente la preocupación de la CIA, en 1986, con motivo de la consulta en las urnas: “En la embajada americana en Madrid cundía el nerviosismo. Enders se apresuró a solicitar una entrevista con el presidente, que lo recibió el 7 de febrero. Por su parte, “Sam”, el jefe de estación de la CIA, que había sustituido a “Walter”, incrementó sus llamadas y visitas, en las que me solicitaba información sobre la marcha del referéndu”.

“El referéndum fue un modelo antológico de pucherazo, pero a muy pocos políticos les interesaba cuestionar el resultado, conscientes de que la victoria del “No” habría repercutido no sólo en la adhesión europea, sino hasta en nuestro propio devenir político”, escribe Pablo Castellano, veterano militante socialista que hizo campaña contra la OTAN. “González echaba un pulso a la ciudadanía tras haber ganado todos los pulsos a su partido y salía otra vez vencedor y exultante de las urnas. Sin embargo, a partir de ese momento sería rehén de las políticas más derechistas que le exigían los que, ayudándole descaradamente a ganar el referéndum, le permitían gobernar en el estricto marco de actuación pactado para la ordenada alternancia de los partidos del sistema, no para abrir la puerta a imprevisibles sorpresas de un auténtico e incondicionado sistema de partidos. El Pentágono tomó nota de quiénes eran de verdad sus amigos. A buenas horas se le iba a escapar a la privilegiada mente conocedora de todos los entresijos del 23-F, del GAL y de Filesa un referéndum así”.

Pablo Castellano continúa: “El Estado español, de la mano de un Gobierno socialista, revalidó y reforzó su condición de socio del Imperio. El esfuerzo del PSOE en este terreno ha sido tan valorado que uno de los más destacados paladines en la defensa del “OTAN, de entrada no”, Javier Solana, en premio a su ejemplar rectificación, ha acabado siendo secretario general de la Alianza y, más tarde, encargado de las cuestiones de defensa europea. Siempre, en todo caso, embajador de los intereses castrenses estadounidenses... Más que caerse del caballo camino de Damasco, se subió tranquilamente al carro de combate o a la superfortaleza volante, medios más seguros y rápidos en la carrer”.

Después de ser uno de los dirigentes del PSOE que participa en mayor número de actos públicos en contra de la integración de España en la OTAN Javier Solana se convierte en 1995 en secretario general de la Alianza. Un buen ejemplo individual que sintetiza la trayectoria de su partido. Permanece en el cargo cuatro años y durante su mandato se producen los bombardeos norteamericanos sobre Yugoslavia, en marzo de 1999. A finales de ese año cesa en su cargo de máximo dirigente de la OTAN y toma posesión de un puesto recién creado: alto responsable de la Política Exterior y de Seguridad Común. Ya tenemos Mister PESC.

del libro ‘La CIA en España’