miércoles, 23 de mayo de 2018

Los nazis sí disfrutan de una plena libertad de expresión en España

La Audiencia de Barcelona ha estimado el recurso del nazi Pedro Varela y ha acordado la suspensión de la ejecución de la pena de tres meses y un día de prisión por editar ilegalmente la obra “Mein Kampf” de Hitler, y ha ordenado su libertad.

En marzo el Juzgado Penal 15 de Barcelona ordenó su ingreso en prisión -lo hizo en abril- acogiéndose a los argumentos esgrimidos por el fiscal del Servicio de delito de odio y discriminación, que se mostró contrario a aplicarle beneficios de suspensión de la condenena debido a los antecedentes penales del condenado por delitos de odio y no lo consideró un "delincuente primario".

Ahora la Sección Décima de la Audiencia de Barcelona considera que Varela -que tiene un procedimiento abierto en el Juzgado de Instrucción 9 de Barcelona por incitación al odio- ha de ser considerado delincuente primario "al tener cancelados sus antecedentes penales o ser éstos cancelables", y ha reprochado que no fueran tenidas en cuenta sus circunstancias personales.

El tribunal ha acordado la suspensión de la pena por un periodo de dos años condicionada a que durante el mismo no sea condenado por la comisión de un nuevo delito que ponga de manifiesto que "la expectativa en que se funda la suspensión ya no pueda ser mantenida".

En el juicio, Varela admitió que había editado el libro pero alegó que pensaba que los derechos eran libres, y justificó que después de que le citaran a declarar en 2009 por estos hechos lo siguió vendiendo porque tenía “la convicción de que el Estado de Baviera no tiene derecho sobre esa obra”.

Por lo tanto, el nazi no cometió el delito por difundir la obra hitleriana por antonomasia sino por razones económicas: el Estado de Baviera es el titular de los derechos de propiedad intelectual de la misma y ni siquiera por ello irá a la cárcel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario