jueves, 10 de mayo de 2018

Las sanciones económicas a Irán golpean a los grandes monopolios europeos

Irán no es la única víctima de la ruptura del acuerdo nuclear y la subsiguiente ola de sanciones, embargos y bloqueos que va a inaugurar.

Estados Unidos acaba de poner fin al regreso de grandes empresas extranjeras a Irán porque las sanciones afectarán a todos los sectores que el Acuerdo de Viena de 2015 abrió a la competencia.

Los monopolistas europeos están temblando y presionan a sus gobiernos respectivos para que traten de pararle los pies a Trump.

Entre otras cosas, Washington ha concedido un plazo de tres a seis meses a las empresas francesas para que abandonen Irán.

Pero uno de los máximos perdedores es Airbus, un gigante aeronáutico europeo al que Irán había encargado un centenar de aviones por un importe de 17.500 millones de euros.

El 22 de diciembre de 2016 Airbus recibió de Teherán un pedido en firme de 100 aviones, entre ellos 46 de la familia A320, 38 A330 de largo recorrido y 15 copias del nuevo A350.

Era un megacontrato de 18.000 millones de dólares a precio de catálogo, firmado sólo dos semanas después de un pedido de 80 aviones del competidor Boeing, estimado en 16.600 millones de dólares. Un año y cuatro meses después, todo se ha venido abajo.

Más del 10 por ciento de las piezas instaladas en los aviones Airbus se fabrican en Estados Unidos, lo que automáticamente le deja sometido al régimen de sanciones.

Ayer el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, declaró inaceptable que las sanciones perjudiquen a las empresas europeas y francesas que se han establecido en Irán.

Hasta la fecha, Airbus ha entregado tres aviones a Teherán (un A321 y dos A330) y se espera que otros siete u ocho sean entregados a finales de año.

Las sanciones suponen una catástrofe para la industria de la aviación, ya que Irán necesitará comprar de 400 a 500 aviones en la próxima década.

Otros afectados son líneas aéreas como British Airways y Lufthansa, que habían reanudado los vuelos directos a Teherán y ahora tendrán que suprimirlos.

1 comentario:

  1. Europa es una colonia gringa y sionista, continuamente extorsionada. Trump les obligó a gastar ingentes cantidades en armamento hasta el 2% de su PIB, y ahora ya les ha dicho (empezando por Polonia) que vayan haciendo calculos del dinero que los nazis y sus paises aliados "robaron" a los judios, para repartirlo entre USA y el estado sionista de Israel. Esa extorsión (denunciada por supervivientes judios del Holocausto, por usar su nombre y no recibir un euro) ya fue aplicada en varias ocasiones para el expolio de cientos de miles de millones de dólares a todos los países europeos, excepto a Bielorrusia, el unico que se negó.
    Con toda Europa llena de bases de la OTAN, con cientos de miles de soldados que forman las fuerzas de ocupación, miles de burócratas, políticos y agentes al servicio del OTAN-sionismo, ninguna dictadura del capital europea se atreve a llevarles la contraria. A las pérdidas por inversiones, hay que sumar el aumento del precio del petróleo que llevaría un conflicto, crisis humanitarias, inseguridad, aumento del costo de mercancias a exportar, el sumento de su deuda pública, etc.
    La colonía europea y sus élites económicas, como dicen varios medios, miran hacía a la familia Rothschild (aunque parezca una coña) y a su origen europeo, pero sobre todo al poder de sus 500 billónes de euros, por medio de su agente Macron, para echarles una mano que les salve de la ruina. Es lo que tiene ser un lacayo, tarde o temprano, te toca a tí.

    ResponderEliminar