miércoles, 23 de mayo de 2018

Las amenazas de Estados Unidos acercan aún más Alemania a Rusia

El viernes Merkel y Putin defendieron su proyecto de gasoducto submarino Nord Stream 2, amenazado por las sanciones de Estados Unidos, durante la cumbre mantenida por ambos países en el balneario de Sochi, en el Mar Negro.

Es la primera reunión individual en un año y les dio a ambos la oportunidad de discutir sobre la Guerra de Siria, la del Donbas y las sanciones a Irán.

La construcción de los dos gasoductos se llevó a cabo a través del Mar Báltico a fin de evitar su paso por Ucrania, donde desde 2014 gobierna una banda nazi hostil a Moscú que utilizó el gasoducto como mecanismo de chantaje.

El nuevo proyecto tiene una carácter estratégico para ambos países, aunque Alemania ha pedido a Rusia que los gasoductos del Baĺtico no se hagan en detrimento del ucranaiano y Putin ha prometido continuar el tránsito de gas ruso a través de Ucrania... a condición de que sea rentable.

Estados Unidos ha amenazado a las empresas que participan en el tendido de los gasoductos de Báltico con imponerles sanciones y sus sicarios en el este de Europa, encabezados por Polonia, se han sumado porque Nord Stream tiene “un alcance político”.

“Vemos este proyecto como rentable para nosotros y lucharemos para que tenga éxito”, dijo Putin, vinculando las amenazas de Estados Unidos con el deseo de Trump de “defender los intereses de su negocio”, presionando por un suministro de gas estadounidense desde Europa en lugar de gas ruso, que actualmente satisface gran parte de las necesidades de Europa.

Merkel y Putin también se refirieron al acuerdo nuclear iraní, que rusos, chinos y europeos están intentando salvar tras la decisión de Trump de retirarse del texto y restablecer pronto las sanciones contra Irán.

“Alemania, Gran Bretaña, Francia y todos nuestros colegas de la UE apoyan este acuerdo y seguiremos aferrándonos a él”, dijo Merkel. “Este acuerdo no es perfecto, pero es mejor que ningún acuerdo”, agregó. “Garantiza mayor control, mayor seguridad. E Irán está cumpliendo con sus obligaciones”, admitió la Canciller alemana.

En el acuerdo firmado en 2015, Irán aceptó frenar su programa nuclear, prometiendo no fabricar nunca la bomba atómica, a cambio de levantar algunas de las sanciones internacionales.

Los europeos quieren ahora impedir que Teherán abandone el acuerdo a toda costa y relanzar su programa para adquirir un arma nuclear. En un esfuerzo por proteger sus inversiones, lanzaron el procedimiento oficial para contrarrestar los efectos extraterritoriales de las sanciones estadounidenses sobre las empresas europeas que desean invertir en Irán.

http://www.liberation.fr/planete/2018/05/18/poutine-et-merkel-defendent-leur-projet-de-gazoduc-face-aux-menaces-americaines_1650954

No hay comentarios:

Publicar un comentario