miércoles, 23 de mayo de 2018

La huelga de los camioneros brasileños desabastece los mercados

La huelga que los camioneros brasileños iniciaron el lunes por los altos precios del diésel se ha mantenido firme y ya comienza a poner en jaque el abastecimiento de productos y los servicios en varias ciudades del país, así como los aeropuertos.

La protesta ha continuado en la mayoría de los 27 estados del país a pesar de que el gobierno del presidente Temer ha anunciado su intención de reducir los impuestos aplicados a los combustibles, a fin de atajar una escalada de precios atribuida al encarecimiento del petróleo en los mercados internacionales.

Los camioneros han estacionado sus vehículos en carreteras de casi todo el país y en algunos casos han bloqueado el tránsito, sobre todo en el estado de Sao Paulo, el más poblado, próspero e industrializado.

El malestar de los camioneros también ha afectado a las operaciones en el puerto de Santos, en el litoral paulista, considerado el mayor terminal de cargas de América Latina y cuyos accesos habían sido bloqueados parcialmente por los manifestantes. Tanto en Sao Paulo como en Río de Janeiro, dos de las principales ciudades del país, ha comenzado a escasear el combustible en las gasolineras y sucede lo mismo con otros productos, entre los que se incluyen hasta alimentos.

El Aeropuerto Internacional de Brasília-Juscelino Kubitschek ha tenido que suspender varios vuelos porque la huelga ha impedido repostar de combustible a los aviones.

La huelga de los transportistas ha afectado hasta a la empresa de Correos, que hoy ha suspendido la entrega de envíos exprés debido a que no puede garantizar su distribución.

El gobierno, que busca negociar con los sindicatos, ha dicho que ha alcanzado un acuerdo con el Parlamento para eliminar los impuestos aplicado al diésel y contener el alza de los precios. Sin embargo, el ministro de Hacienda, Eduardo Guardia, ha condicionado esta decisión y ha afirmado que los tributos serán suspendidos una vez que el Congreso apruebe una medida para eliminar beneficios fiscales que favorecen a otros sectores, a fin de no afectar la recaudación, pues se agravaría el ya elevado déficit fiscal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario