martes, 1 de mayo de 2018

La clase obrera en París se levanta en pie de guerra contra los planes económicos del gobierno


La clase obrera francesa ha vuelto a demostrar que se ha levantado en pie de guerra contra los planes económicos del gobierno de Macron.

Los antidisturbios han cargado en el centro de París durante la manifestación del Primero de Mayo. A lo largo del trayecto de la plaza de la Bastilla a la de Italia, la policía había desplegado a un total de 1.500 policías y militares.

Ya antes del inicio de la marcha, hacia las 15.30 horas, se escucharon los primeros disparos de granadas sonoras y desde entonces la marcha se ha interrumpido varias veces.

Por primera vez en la historia, no fueron los sindicatos domesticados los que asumieron la cabeza del cortejo, sino los trabajadores en huelga, lo que ha cambiado completamente el carácter del Primero de Mayo, que se ha convertido en los siempre fue: una jornada de lucha.

No ha habido ni un minuto de reposo. Los antidisturbios han conseguido frenar la marcha varias veces tratando de separar a los manifestantes de la cabeza del resto para aislarlos y aporrearlos.

“Todo el mundo detesta a la policía”, ha sido el lema más coreado. Por su parte, en su cuenta de Twitter la Prefectura aseguraba que había detectado a unos 1.200 “individuos enmascarados y encapuchados” a la altura del Puente de Austerlitz, más o menos en la mitad del recorrido previsto.

Los antidisturbios han lanzado gases y cañones de agua, mientras que los manifestantes respondieron con proyectiles. Un restaurante McDonald’s ha resultado dañado, así como un concesionario de coches e inmobiliario urbano, como los escaparates de las tiendas de lujo y los contenedores de basura, como consecuencia de los cócteles molotov y objetos incendiarios arrojados por los manifestantes.

La situación sigue siendo muy tensa en la capital francesa a estas horas de la tarde, mientras los hospitales acogen a los heridos y los calobozos a unos 200 detenidos.

Ayer también se produjeron disturbios en las calles durante las protestas obreras y la policía detuvo a cinco personas acusadas de portar “objetos prohibidos”.

La foto que encabeza estas líneas fue tomada el año pasado por el refugiado sirio Zakaria Abdelkafi, que estaba presente en la manifestación. La de abajo corresponde a  esta tarde:


5 comentarios:

  1. Me gustaría saber por qué en Francia hay tanta lucha y tanto fuego en relación con otros países, ¿está allí más desarrollado el proletariado? ¿Hay más industria? No encuentro el porqué, he visto que hay prácticamente el mismo porcentaje de personas dedicadas al sector terciario que aquí en España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque son hijos de la revolución francesa?

      Eliminar
  2. No estoy de acuerdo con la lectura que hacéis. La violencia no venia de parte de los manifestantes, sino de infiltrados dispuestos a anatemizar a la lucha de lxs trabajadorxs. La estrategia es simple y funcionaba ja cuando en 1886 alguien tiró una bomba que permitió a la policía masacrar a los manifestantes en Chicago. No caigamos en la trampa de creer que las respuestas radicalmente violentas son siempre una respuesta acertada. Miremos a quien beneficia el crimen para saber quien es el culpable.

    ResponderEliminar
  3. No es que haya más lucha ni el proletariado esté más concienciado. Es que cualquier comparación con la clase obrera borreguil española (ellos se denominan clase media) es un triunfo para ellos. Ayer estuve en una manifestación del Primero de Mayo en una ciudad mediana (vamos a decir) para celebrar dicha fecha. Apenas 200 personas, y las que estaban parecía que iban a una romería. No la organizaban las dos sindicales mafiosas a las que se afilian la mayoría de los trabajadores. Por supuesto, no salió tampoco en la televisión local. Este es el futuro que nos espera.

    ResponderEliminar
  4. A ver cuando despiertan aquí en España para defender los derechos básicos humanos...

    ResponderEliminar