domingo, 27 de mayo de 2018

Ha muerto Kassé Mady Diabaté, la voz genuina de Mali

El cantante Kassé Mady Diabaté, una de las voces más grandes de Malí, descendiente de una larga estirpe de juglares mandingos, falleció el jueves en Bamako, la capital del país saheliano a los 72 años de edad.

En marzo el cantante fue víctima de un derrame cerebral y murió en la clínica Pasteur de Bamako, según dijo su hermano, Amara Diabaté.

Había nacido en 1949 en Kela, cerca de Kangaba, a cien kilómetros de la capital, en el corazón de “Mandé”, cuna del imperio maliense en el siglo XIII,

“Papa Kassé Mady Diabate, descansa en paz. Es una inmensa pérdida para la cultura mandinga, para la música africana y para todo el patrimonio de la humanidad”, escribió su productora Binetou Sylla en su cuenta de Twitter.

Perteneciente a la misma generación que Salif Keita, este “djeli” (juglar en mandingo) ha formado parte de grupos de renombre (Las Maravillas de Malí, Orquesta Instrumental du Mali) y ha participado en numerosos proyectos de fusión, especialmente con el flamenco o el blues.

Hasta 1989 no pudo editar su primer álbum en solitario: “Fodé”. Su voz suave, matizada en el bajo, se distinguía de la de la mayoría de los juglares.

“En Malí, la voz de Kassé Mady Diabaté es tan obvia que podría ser clasificada como patrimonio nacional”, dijo el músico y productor Oumar Diallo, conocido como Baroubleni, que acompañó a Ali Farka Touré, otra gran figura de la música maliense.

“En varias décadas, esta voz nunca se ha extinguido, siempre presente, siempre apreciada, a pesar de los cambios de moda”, subrayó.

Condecorado en diciembre de 2017 con la Orden Nacional, Kassé Mady Diabaté, fue enterrado ayer por la tarde en Bamako.

Los juglares como Kassé Mady Diabaté, son típicos narradores, músicos y poetas de África occidental. Su arte se transmite de padres a hijos y preservan las tradiciones y la cultura oral de los pueblos del Sahel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario