viernes, 18 de mayo de 2018

Detenidos 60 francotiradores franceses por el ejército regular sirio

El ejército está en todas partes, menos en Francia
El 1 de mayo un convoy compuesto por 20 vehículos blancos con 60 soldados franceses cruzaron la frontera entre el Irak y Siria para reunirse con un grupo de kurdos de las FDS (Fuerzas Democráticas Sirias) que debían escoltarlos por territorio sirio.

Al salir de Irak, los soldados franceses y kurdos se desplazaron juntos a Qamichli, una ciudad controlada conjuntamente por los kurdos y el ejército regular sirio.

Luego se trasladaron a la ciudad de Al-Malikiyah, donde ambos grupos se separaron, continuando los franceses por su cuenta.

En la región de Hassakah se despistaron y, en lugar de pasar por el puesto de control de los kurdos, se dirigieron directamente al puesto de control del ejército regular sirio, al que se rindieron sin oponer ninguna resistencia.

Al registrar los vehículos, los soldados sirios descubrieron rifles de francotirador, miras nocturnas y diversas armas de guerra, un arsenal impropio de unos meros “asesores militares”, que es lo máximo que hasta ahora ha reconocido el Ministerio de Defensa francés.

En el interrogatorio los francotiradores franceses admiten que pretendían dirigirse hacia el centro de Siria, a Hassakah y luego penetrar aún más profundamente hacia Deir Ezzor, la zona ocupada por los estadounidenses, que tienen una desafortunada tendencia a disparar contra las tropas del ejército regular sirio si se atreven a acercarse demasiado al territorio bajo su control.

Ante la detención de sus protectores, los kurdos intervinieron para negociar su liberación.

La prensa francesa no ha mencionado el incidente y el gobierno sigue sin dar explicaciones. Siguen hablando de una “cierta” presencia de fuerzas especiales francesas que tiene por objeto “asesorar a las FDS en su lucha contra el Califato Islámico”. Pero nunca han precisado el alcance, el objetivo de la misión o su despliegue.

En marzo Macron dijo que -por alguna extraña razón- se sienten moralmente obligados a ayudar a los kurdos. ¿Contra quién? Antes se referían a los yihadistas y ahora los han cambiado por los turcos.

Naturalmente, la Asamblea francesa, el oráculo de la democracia moderna, no pinta nada en toda esta historia... a diferencia de Rusia. Para enviar a las tropas a Siria, en setiembre de 2015 Putin tuvo que obtener el apoyo del Parlamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario