lunes, 16 de abril de 2018

Una agresión ilegítima, criminal e inútil

Darío Herchhoren

En la noche del viernes 13 al sábado 14 de abril, el imperio USA atacó con misiles el territorio de Siria con el pretexto de castigar a este desdichado país por haber utilizado presuntamente armas químicas contra los "rebeldes" yihadistas.

Acusaban a Siria de utilizar esas armas en la toma de la ciudad de Duma por el ejército sirio, que con ello recuperaba el último reducto de los terroristas, y completaba con ello la ocupación de toda la región de la Guta Oriental.

Es totalmente descabellado que un ejército victorioso utilice esas armas cuando tiene al alcance de su mano un triunfo indiscutible.

Para mejor ilustración del lector hay que decir que el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, y el ex secretario de Estado de los EEUU John Kerry habían firmado un acuerdo hace ya más de dos años por el cual Siria entregaba todo su arsenal de armas químicas a la OPAQ (organización para la erradicación de las armas químicas), y que estaorganización  certificó que Siria ya no tenía ese tipo de armas.

Esto se parece muchísimo a las armas de destrucción masiva de Irak que nunca aparecieron, y que jamas aparecerán, porque nunca existieron.

El general James Mattis, secretario de defensa de los EEUU, explicó ante el Senado de su país que no tenía evidencias de que Siria había utilizado ese tipo de armas en Duma.

La información que tenía USA era a través de la que había suministrado la ONG Cascos Blancos que es una organización vinculada al MI6 (servicio de inteligencia británico).

Para remate de todo esto el ejército sirio capturó en la toma de Duma a agentes británicos que luchaban junto a los yihadistas, y que según el gobierno y el ejército rusos fueron los autores del montaje cinematográfico donde se mostraba a niños, hombres y mujeres sufriendo las consecuencias del "ataque químico".

Para castigar a Siria los gobiernos de EEUU y Reino Unido, lanzaron 103 misiles contra su territorio y la defensa antiáerea siria logró derribar 71.

Los buques de guerra de los USA y sus bombarderos utilizaron el territorio español para dicha acción filibustera. El destructor USA Cook, tiene su base en Rota, y los bombarderos fueron abastecidos por aviones cisterna norteamericanos salidos de la base de Zaragoza, con lo cual el gobierno español se tiñe de sangre otra vez más. Ya lo había hecho en Irak, donde apoyó sin ambages la acción de los USA. Hay que recordar como el general Colin Powell, Secretario de Estado de los EEUU mostró en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, un tubito donde "probaba" que Irak había comprado uranio en un país africano, que luego se supo que no tenía uranio; y toda la corte de imbéciles aplaudía a rabiar. Recordemos como la ministra de AAEE de España bebía los vientos por el General Powell en una actitud lacayuna.
 
Estos hechos demuestran que el imperialismo no quiere aceptar su derrota, y quiere castigar al pueblo sirio por sus triunfos.

Otra conclusión que debemos sacar es que la política exterior de Rusia que  se parece mucho a la de la URSS; pero con la diferencia de que mientras aquella era la de apaciguar a los USA, la de Rusia es la de plantar cara a los imperialistas.

Ha llegado la hora de optar por esta último. El imperio puede ser derrotado y ya ha sido derrotado junto a su aliado Israel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario