martes, 24 de abril de 2018

Siria y el ciudadano sirio Macron

Darío Herchhoren

Es mi intención aclarar algunos aspectos de la realidad de Siria, y con ello despejar algunos de los clichés que aplica la propaganda imperial sobre ese país, que por otra parte es siempre la misma. Se culpa a los agredidos de las agresiones de los agresores.

Bashar El Assad, presidente legítimo de Siria, es acusado de dictador, de tirano, de déspota, y en fin de toda una suerte de calificativos descalificantes, y con ello legitimar las intervenciones militares "liberadoras" del "Ejército libre sirio", de Daesh, De Al Qaeda, y demás grupos "democráticos".

Una de las características de una dictadura es el control absoluto del territorio y de su población, y lo ocurrido en Siria es justamente lo contrario. En Siria, los yihadistas han "trabajado" a la luz del día durante mucho tiempo, ya que la agresión de estos grupos criminales financiados generosamente por el imperio USA por Arabia Saudí, y por los emiratos árabes unidos, prepararon una enorme infraestructura consistente en túneles, grandes instalaciones subterráneas, y fortificaciones. Para todo ello, la empresa francesa Lafargue proveyó ocho millones metros cúbicos de cemento. Una cantidad como esa no se puede disimular fácilmente, ni transportarla en camiones mezcladora sin llamar la atención. Las excavaciones a realizar para una obra semejante necesitan de maquinaria pesada, que es muy difícil de esconder, y si "el régimen" fuera realmente un gobierno tiránico, hubiera tenido noticia de lo que se estaba cociendo bajo sus pies. La empresa de maquinaria pesada Caterpillar, proveyó lo necesario para mover millones de metros cúbicos de tierra. Se trata de una de las mayores fabricantes de maquinaria pesada del mundo. ¿Es posible hacer todo esto sin llamar la atención del estado? No se trata de montar una vivienda, ni un barrio de viviendas; se trata de una enorme estructura militar. ¿ Nadie se dio cuenta de esto? Parece que no.

Pero la historia de Siria como estado es muy peculiar. Siria, Líbano, Arabia, Irak, Yemen, es decir, todo el Medio Oriente formaban parte del imperio turco hasta el fin de la primera guerra mundial en 1918. Esa guerra trajo como consecuencia algunos hechos de extraordinaria trascendencia tales como el nacimiento de la URSS, o la disolución del imperio turco. Turquía era aliada de las potencias llamadas centrales, que eran Austria y Alemania, que perdieron la guerra; y los ganadores de esa contienda (Inglaterra, Francia e Italia) se repartieron los despojos del imperio turco en calidad de "fideicomisarios", es decir, que no podía incorporar esos territorios al suyo propio; pero nada se dijo de lo que había en el subsuelo, que era petróleo, mucho petróleo. Es así como Francia se hace con Siria y el Líbano, y explota el suelo, el subsuelo y sus habitantes. Allí deja para cuando llegue la "independencia", a partidos políticos afines, como la Falange Libanesa, a cuyo frente deja al farmacéutico Pierre Gemayel, que era un cipayo fascista, autor de graves masacres de patriotas que luchaban por la independencia contra el poder francés. En Líbano se forman guerrillas integradas por árabes y drusos, consiguen desplazar a los franceses, y los sirios logran su independencia luego de grandes revueltas populares a raíz de la ocupación nazi de Francia.

Los diversos gobiernos franceses nunca ocultaron su interés por volver a lo que consideraban "su" territorio; y siempre apoyaron a los enemigos de Siria independiente, tales como los USA, Israel y Arabia Saudí. El territorio sirio es clave para que el petróleo Saudí fluya hacia el Mediterráneo a través de un oleoducto, pero los gobiernos sirios de Bashar El Assad y antes de su padre Hafez El Assad siempre se opusieron a esas pretensiones porque siempre consideraron a Arabia una colonia USA. Como no podía ser de otra manera, los gobiernos de Francois Hollande y ahora de Emmanuel Macron, vuelven a lo mismo.

El peón de los EEUU Macron ha hecho algunas propuestas entre las cuales la más hilarante ha sido la de crear una "nueva Siria", es decir, una vieja Siria colonizada, aherrojada y maniatada por las potencias imperiales. Macron que sepamos no es sirio, pero sí es un imperialista francés. Más bien es un subimperialista, ya que al igual que todos los gobiernos franceses, con la excepción del de De Gaulle, han sido siempre un instrumento del imperio norteamericano. Pero Macron se equivoca: no es sirio y quiere subirse a un tren que ya no funciona a horario. Los USA están perdedores en Siria, al igual que Israel; pero Macron como buen lacayo, se hunde con su "señor".

No hay comentarios:

Publicar un comentario