lunes, 23 de abril de 2018

Moscú autorizó a Estados Unidos las zonas que podía bombardear en Siria

En varios aspectos, la Guerra de Siria está copiada de los inolvidables monólogos de Gila. Pocas unas veces los capitanes de los dos bandos de una guerra han medido sus pasos al milímetro para no darle un carácter para el que no estaba diseñada de antemano. Incluso los unos informan a los otros de sus respectivos movimientos, por lo que hay una ausencia total de sorpresas. Nada hay más anticastrense que eso.

Lavrov ha admitido que Putin y Trump no van permitir que la tensión en Siria se convirta en una “guerra total”. A causa de ello, antes de los ataques del 14 de abril, Estados Unidos avisó a Rusia de lo que se proponía. A su vez, Moscú indicó los lugares de Siria que podían bombardear los aviones estadounidenses, británicos y francesas, según informa la cadena Sky News.

Según Lavrov, los días anteriores Rusia estuvo en contacto con las tres potencias para indicarles las “líneas rojas” más allá de las cuales los bombardeos serían considerados inaceptables. Las autoridades rusas ya habían advertido de que cualquier ataque en territorio sirio daría lugar a represalias rusas.

“Hubo contactos militares al más alto nivel entre generales, diplomáticos y dirigentes de la coalición”, reconoció Lavrov. “Se les informó dónde estaban nuestras líneas rojas, incluyendo las líneas rojas en tierra, geográficamente. Y los resultados muestran que no cruzaron esas líneas rojas”.

Estados Unidos y Rusia utilizan un canal de comunicación telefónica llamado “deconfliction” para evitar enfrentamientos accidentales en Siria. El país se ha convertido en una zona de guerra congestionada en la que múltiples países despliegan tropas en defensa de intereses divergentes. Es probable que las “líneas rojas” se utilizaran durante el período anterior a los ataques del 14 de abril, pero sería inusual que ambas partes debatieran la admisibilidad de blancos específicos.

Ahora Rusia planea suministrar a Siria armas modernas de defensa aérea S-300 para mejorar el escudo del país contra futuros ataques aéreos, lo cual indica que algo empieza a cambiar en las extrañas relaciones entre Moscú y Tel Aviv.

Sin mencionar a Israel, Lavrov dijo que ya no tenían las “obligaciones morales” que antes tenían. Hace diez años prometieron no suministrar SS-300 a Siria “a petición de socios nuestros conocidos”.

“Hemos tomado en consideración su afirmación de que esto podría desestabilizar la situación. Incluso aunque fueran puramente defensivos. Ahora ya no tenemos esta obligación moral”, añadió Lavrov.

http://www.newsweek.com/now-russia-says-it-told-us-where-syria-it-was-allowed-bomb-895204

No hay comentarios:

Publicar un comentario