martes, 10 de abril de 2018

Los países capitalistas necesitan inmigrantes para completar el ejército industrial de reserva

Los países capitalistás más desarrollados deberían abrirse a la mano de obra inmigrante para contener la constante reducción de su población activa y una eventual desaceleración económica por el envejecimiento de la población, sugirió ayer el FMI.

“Aunque recibir inmigrantes pueda plantear problemas y potencialmente suscitar dificultades políticas, podría ser también algo benéfico para los países receptores”, apuntó el Fondo en uno de los documentos previos a su asamblea de primavera con el Banco Mundial.

Para los expertos del Fondo, aún con políticas en marcha para integrar aún más a sectores marginados en el mercado de trabajo, como mujeres y personas mayores, las economías avanzadas no podrán combatir la contracción económica activa a raíz del envejecimiento de la fuerza de trabajo.

El documento se divulga en momentos en que diversos países capitalistas son sacudidos por un fuerte movimiento fascista contra los trabajadores inmigrantes.

Esta realidad permitió el triunfo de una alianza fascista en Italia y una nueva victoria del nacionalismo en Hungría, al tiempo que en Estados Unidos el presidente Trump ha enviado al ejército a patrullar la frontera de Río Grande.

La semana pasada, Trump anunció la movilización de tropas de la Guardia Nacional a la frontera con México para reforzar la vigilancia contra la llegada de inmigrantes.

La ONU ya alertó que la población de los países capitalistas desarrollados se reducirá a casi la mitad a mediados del presente siglo.

De acuerdo con el documento del FMI divulgado ayer, las personas que integran actualmente la fuerza de trabajo tendrán que sostener “en pocos decenios” casi el doble de las personas de edad avanzada que sostiene actualmente.

“Si no hay más personas que participen en el mercado laboral, el envejecimiento de la población podría frenar el crecimiento de las economías avanzadas, y en muchos casos poner en peligro la sostenibilidad de sus sistemas de seguridad social”, apunta el FMI.

Para los técnicos del Fondo, la inmigración “puede contribuir a obtener beneficios de largo plazo, como el crecimiento o la productividad”. Por ello, formula un llamamiento a “replantear las políticas migratorias para dinamizar la mano de obra en las economías avanzadas”.

“Políticas migratorias más restrictivas exacerban de manera significativa el efecto negativo que el envejecimiento de la población tiene sobre la participación del mercado de trabajo”, concluye.


1 comentario:

  1. El problema que enfrentan las diferentes dictaduras burguesas occidentales es mucho más grave: la crisis de superproducción terminará llevando a la humanidad a una guerra de agresión imperialista, y tendrán que afrontarla con una desproporción poblacional abrumadora, y lo que es peor, con la población en edad militar muy mermada, pues entra la generación de los hijos de quienes no podían tener hijos o a lo sumo uno; claro, habrá que explicarles a los familiares el sacrificio de la carnicería cuando las poblaciones europeas ya tienen experiencia histórica en lo que significa ese reclutamiento. Por otro lado EEUU RU y Francia tuvieron a su favor la superioridad tecnológica e industrial, pero han perdido ese monopolio. La situación en Siria es especialmente importante porque es un lugar donde hay fricción de bloques. Por lo tanto, el hecho de que las publicaciones burguesas se planteen los problemas que puedan tener a 20 años vista estados que seguramente ya ni existan en esa fecha dan una idea de lo tremendamente conservadores que son en su concepción del mundo.
    Por otro lado EEUU, si entra en guerra, tendrá que "apretarle las tuercas" a Sudamérica y Africa, que ya han sufrido bastante con la caída de precios de sus exportaciones y el aumento de la miseria, con lo cual es impredecible lo que pueda suceder.
    Una de las lecciones que nos enseña la historia es la de la caída del imperio Asirio: hartos de vejaciones y exacciones, de miseria insufrible, los súbditos del imperio ante la ofensiva de Persas y Babilonios, en lugar de defender las ciudades, en ocasiones abrían las puertas a los invasores, ante el asombro de éstos.

    ResponderEliminar