martes, 3 de abril de 2018

Aparece un laberinto de túneles excavados por los yihadistas bajo los barrios de la Guta

Tras una ofensiva lanzada el 18 de febrero, el gobierno sirio capturó la Guta, los barrios orientales cercanos a Damasco, donde el ejército regular ha descubierto un laberinto de túneles excavados por los yihadistas 15 metros por debajo del suelo por los que podían circular vehículos, así como arsenales equipados con cámaras de videovigilancia, hospitales y centros de dirección militar.

Un dirigente del ejército regular ha calificado de “tela de araña” la red de túneles durante una visita organizada. Los túneles fueron excavados a una profundidad de unos 15 metros. Las paredes están reforzadas con postes metálicos, cámaras de vigilancia y también se pueden ver luces de neón.

Una de las entradas al laberinto subterráneo se encuentra en el sótano de una escuela transformada en cuartel general por el grupo yihadista Faylaq Al-Rahman, en el distrito de Jobar, muy cerca de Damasco.

Algunos pasillos permiten el paso de coches, lo que conduce a túneles más estrechos que sólo se pueden atravesar a pie. A veces se extienden a lo largo de tres o cinco kilómetros, conectando el distrito de Jobar con las ciudades de Ain Tarma y Zamalka, que se encuentran en una zona yihadista al sur de Guta, antes controlada por Faylaq Al-Rahman.

El sábado, el ejército sirio recuperó el control total de la zona después de que miles de combatientes y civiles fueran evacuados a territorios insurgentes en el noroeste de Siria. Estas evacuaciones en la Guta fueron negociadas por Rusia. Durante las conversaciones, el ejército ruso les pidió que entregaran los planos de los túneles.

En una de las salas subterráneas, obuses de diferentes tamaños se almacenan según su alcance de fuego en cajas en las que consta el nombre de un barrio de Damasco.

Los yihadistas atacaban regularmente la capital siria, matando e hiriendo a la población. “La red de túneles conectaba los almacenes de munición bajo los edificios, lugares difíciles de localizar por la fuerza aérea siria”, dice un oficial del ejército  sirio.

La agencia oficial de noticias Sana informa de que se han descubierto dos hospitales de campaña subterráneos, equipados con equipo médico y medicamentos, conectados por túneles.

Si bien los barrios de la Guta oriental han estado sitiados por las fuerzas del gobierno desde 2013, los yihadistas utilizaron los túneles para aprovisionarse de alimentos y mercancías. El precio de estos alimentos, que eran difíciles de transportar, se revendían en las tiendas a precios muy elevados.

El año pasado las fuerzas regulares endurecieron el asedio, destruyendo gran parte de los túneles. Sin embargo, Jobar logró sobrevivir.

Al final del túnel, el barrio de Jobar ahora es una ciudad fantasma. Ni un solo civil a la vista en las calles que patrullan las fuerzas gubernamentales. Edificios residenciales convertidos en cadáveres de hormigón por los incesantes bombardeos llenan las calles de escombros y amasijos retorcidos de ferralla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario