jueves, 15 de marzo de 2018

¡Ultimo momento! Rusia culpable de la muerte de Manolete

Darío Herchhoren

Esta es la expresión que se usa en España cuando a alguien se le culpa de todos los males habidos y por haber.

Y esto es lo que se viene haciendo desde hace algún tiempo con Rusia. Primero se le acusó de interferir en las elecciones norteamericanas y de haber influido a favor del candidato Trump. Esto nunca se pudo probar, y el Congreso de los EEUU así lo declaró hace pocos días.Luego que intervino en las elecciones catalanas. Más tarde en las mejicanas. Y ahora en el atentado contra un ex espía doble que sirvió en el antiguo KGB soviético.

Hace 15 días un ex agente ruso y espía británico, el coronel Serguei Skripal y su hija fueron atacados por un gas nervioso en territorio inglés, según el gobierno británico.

Pero ¿quién es Serguei Skripal? Se trata de un ex coronel ruso, que servía en el servicio de inteligencia ruso, y que fue descubierto por dicho servicio espiando a favor del Reino Unido. Fue juzgado y condenado a una pena de 12 años de prisión, de los cuales cumplió dos tercios, ya que fue indultado por el gobierno ruso, siendo presidente de la Federación Rusa Medviedev, y primer ministro Vladimir Putin.

Dicho indulto fue forzado por la necesidad de rescatar a espías rusos presos en Inglaterra, y entre ambos gobiernos se acordó un canje de presos, y Skripal recobró la libertad y se estableció en el Reino Unido con su hija, donde vive en una pequeña población donde curiosamente se fabrican armas químicas. ¿Casualidad? No. Skripal prestaba servicios en esa planta de muerte.

El gas nervioso del cual fue aparente víctima Skripal se fabricaba en la URSS; pero también se fabricaba en otros 16 paises.

A la vista de todos estos datos, el gobierno ruso negó toda participación en el ataque químico, y solicitó al gobierno de Theresa May que le diera toda la información de que disponía, ofreciendo formar una comisión conjunta de investigación entre ambos países. Obviamente el gobierno británico se negó en redondo.

Pero en cambio envió un ultimátum al gobierno ruso para que en un plazo perentorio de 36 horas diera una información "creible" sobre los hechos.

Lo cierto es que Inglaterra no tiene ni una sola prueba objetiva de que Rusia estuviera involucrada en este presunto atentado. De hecho se habla de "casi con seguridad" el gobierno ruso es el autor del atentado. Es decir que no tienen nada.

Lo que si tiene el gobierno de Theresa May, es una formidable crisis e credibilidad, a consecuencia del "Brexit", y está en minoría en la Cámara de los Comunes, tiene graves problemas económicos, y tendrá que pagar una gorda suma de dinero para salir de la Unión Europea.

En estos casos no hay nada mejor que buscar un enemigo exterior, que sirva para soldar las grietas del propio cortijo, y Theresa May ha elegido ese camino, y ha expulsado a 23 diplomáticos rusos a los cuales acusa de pertenecer al espionaje ruso. Pero todos los globos terminan por desinflarse, y como ocurrió con el ex agente ruso Litvinenko, que fue envenenado con polonio, el gobierno británico utiliza la técnica del calamar: emborronar todo con tinta para que no se vea nada. Pero no le servirá de mucho, ya que Rusia devolverá el golpe. Manolete fue muerto por un toro y no por Rusia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario