jueves, 15 de marzo de 2018

¿Que pasó con el PKK y con Oçalan?

Darío Herchhoren

Desde hace más de diez años el lider del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) se encuentra preso en la isla de Imrali en una prisión donde es el único prisionero. Está totalmente aislado, no puede recibir diarios ni revistas, y no tiene acceso a la radio ni a la televisión. Abdalá Oçalan fue capturado por agentes turcos en Uganda como consecuencia de una extraña alianza entre la Rusia de Yeltsin, el gobierno turco, la CIA y el gobierno de Israel, y entregado a las autoridades turcas que lo juzgaron y lo condenaron a muerte. Dicha pena está suspendida desde hace años como consecuencia de la candidatura de Turquía a ingresar en la Unión Europea, y al hecho de que para entrar en ese club no se puede aplicar la pena de muerte.

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán viene luchando contra el gobierno turco desde hace décadas con el objetivo de conseguir que el Kurdistán turco obtenga una amplia autonomía en la región de Anatolia de mayoría kurda. Su ideología era el marxismo leninismo, y se apoyaba fuertemente en una milicia armada que tenía en jaque al ejército turco, que es el más numeroso de la OTAN, y bien armado y equipado por la misma. Sin embargo y a pesar de todo ello, nunca pudo controlar del todo el Kurdistán turco, gracias a la férrea resistencia del PKK y su guerrilla.

Pero hace unos pocos años, el PKK renunció a su ideología marxista leninista, y se transformó en anarquista individualista, según se dijo por influencia de su jefe Abdalá Oçalan.

Pero en realidad esto es una falsedad.

Luego del aprisionamiento de Oçalan, los servicjios de inteligencia de los EEUU (la CIA) y el Servicio Secreto israelí (Mossad) se apropiaron del partido PKK y lo pusieron a su servicio.

Toda esta operación fué revelada por el ex Jefe del Estado Mayor del ejército turco, el General Ilker Basbug, un militar kemalista, formado como militar en la academia de Sandhurst (Inglaterra), y que fue detenido por el gobierno turco de Erdogan, acusado de conspirar contra el gobierno de su país. Luego de seis meses de detención, el general Basbug fue liberado y se retiraron los cargos contra él.

Las declaraciones de Basbug echan un haz de luz sobre la extraña transformación del PKK, y explican cómo dicho partido ahora convertido en un movimiento reaccionario, está aliado con los EEUU en el norte de Siria, y contra el gobierno de Bashar el Assad.

Pero hay mucho más sobre esto. Si Abdalá Oçalan está totalmente aislado, ¿cómo es posible que haya dado instrucciones a sus seguidores para que hagan un giro copernicano en su ideología?

Viejos militantes del PKK han manifestado que todo esto es una pura manipulación de la CIA y del Mossad. Oçalan en su aislamiento nuna ha dado estas instrucciones, y es más: nada sabe de todo esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario