jueves, 8 de marzo de 2018

Los yihadistas cristianos bendicen las armas en sus iglesias

El reverendo Sun Myung Moon
En Newfoundland, Pensilvania, hay una iglesia fascista, llamada Santuario, donde los fieles rezan con fusiles y los bendicen como signo de protección.

No son islamistas sino cristianos. Pero se parecen mucho a los yihadistas. El Southern Poverty Law Center no los considera como una comunidad religiosa, sino una milicia.

A la entrada del templo un guarda de seguridad revisa las ametralladoras semiautomáticas de los 500 asistentes que, por invitación del pastor Hyung Jin Moon, deben estar sin proveedor y sin gatillo para evitar accidentes.

El pastor Hyung Jin Moon emite también por YouTube sus transmisiones con 2.000 seguidores y en las que varias personas portan fusiles AR-15.

A la iglesia del Santuario se la conoce como la secta Moon, en honor a la familia que la dirige, el reverendo Sun Myung Moon, fallecido en 2012, o como Iglesia de la Unificación.

La iglesia cree que las armas son símbolos de la “varita de hierro” referenciados en el Apocalipsis.

La iglesia ha organizado cenas de agradecimiento a Trump y los fondos se han donado a una asociación estadounidense de propietarios de armas, la Gun Owners Foundation.

En 1999 el Washington Post publicó que la congregación tiene un negocio de venta de armas, concretamente pistolas de tamaño pequeño y gran potencia, perfectas para cometer delitos.

La Iglesia de la Unificación es propietaria de la empresa Kahr Arms (*), uno de los fabricantes de armas de Estados Unidos. La empresa está controlada por Kook Jin Justin Moon, el mayor de los hijos del fallecido pope de la iglesia.

A su vez Kahr Arms es propietaria de la empresa Tommy Guns, la conocida fabricante de las ametralladoras usadas por la mafia en los años veinte.

Por encargo de la CIA desde hace décadas la Iglesia de la Unificación organiza en todo el mundo conferencias anticomunistas y provocaciones contra países como Corea del norte o China, así como la fabricación de noticias tóxicas.

Moon siempre mantuvo una relación pri­vilegiada con la inteligencia surcoreana y se vio envuelto en los repetidos escándalos de sobornos coreanos a congresistas estadounidenses.

La secta es propietaria del diario Washington Times, uno de los medios fascistas más conocidos en Estados Unidos.

(*) https://elpais.com/diario/1999/03/12/sociedad/921193214_850215.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario