lunes, 19 de marzo de 2018

¿Llevará el ejército turco la Operación Rama de Olivo de Afrin al resto de Rojava?

Milicianos turcos patrullan por Afrin
Ayer el ejército turco y sus suplementos locales tomaron el control de la ciudad de Afrin y se lanzaron al saqueo, aprovechando que la huida de casi 250.000 habitantes.

Tras dos meses de combates el blance es de 1.500 kurdos muertos y otros 400 en el bando contrario, de los que Ankara sólo reconoce a 46.

La conquista de Afrin tendrá importantes repercusiones para los protagonistas de la Guerra de Siria que, poco a poco, ha entrado en una nueva fase, aunque esta mañana Bekir Bozdag, viceprimer ministro del gobierno de Ankara, ha manifestado que no tienen intención de permanecer en la región: “No estamos para quedarnos y mucho menos para ocupar”, ha manifestado.

Sin embargo, no ha concretado un calendario de retirada de sus tropas porque “tenemos muchas cosas que hacer”. Ha prometido que devolverá Afrin “a sus verdaderos propietarios”, lo que hay que interpretar en referencia al gobierno de Damasco.

Turquía lanzó una ofensiva el 20 de enero para expulsar a las milicias kurdas de YPG de la región fronteriza siria de Afrin. Eso ya se ha hecho. Las milicias kurdas son un aliado de Washington en su guerra contra Siria.

Afrin es uno de los tres cantones de lo que los kurdos denominan como Rojava. A pesar de que sólo un 15 por ciento de la población es kurda, desde el inicio de la guerra YPG estableció un gobierno autónomo que hasta la fecha se había mantenido al margen de los grandes teatros de operaciones.

Con el despliegue de sus tropas, Turquía se asienta en la frontera y la región del norte, donde apoya a una multitud de grupos yihadistas en el territorio de la provincia de Alepo (norte), donde se encuentra Afrin, pero también en la vecina provincia de Idlib (noroeste).

Afrin puede servir como cuenca de acogida para los tres millones de refugiados sirios que se han establecido en Turquía desde el comienzo de la guerra.

Pero en varias ocasiones, Erdogan ha prometido extender la ofensiva a otros territorios kurdos en el norte de Siria, incluyendo Manbij, donde están estacionadas las tropas del Pentágono.

Es indudble que Turquía está interesada en extender a otras zonas de Rojava la operación emprendida en Afrin. Hace falta saber si Estados Unidos se lo va a permitir, es decir, si también allá va a abandonar a los kurdos a su suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario