domingo, 11 de marzo de 2018

Estados Unidos ha atacado Siria con armas de uranio radiactivo al menos en dos ocasiones en 2015

Al menos dos de los ataques aéreos de Estados Unidos contra camiones cisterna en zonas controladas por el Califato Islámico se han llevado a cabo con armas de uranio calificado como “empobrecido”, que produce cáncer y defectos congénitos, aseguró Samuel Oakford en Airwars el 14 de febrero de este año.

A pesar de su promesa inicial de no utilizar armas de uranio “empobrecido” en Irak y Siria, dice Oakford, representantes del Pentágono han confirmado el lanzamiento de miles de municiones que contenían uranio radiactivo durante dos incursiones a gran escala contra camiones cisterna a finales de 2015 en zonas sirias controladas por el Califato Islámico.

Estos ataques aéreos son el primer uso de estas armas desde la invasión de Irak en 2003, donde se utilizaron cientos de miles de ellas, causando indignación entre la población local, alegando que el uso de estas armas había causado cáncer y malformaciones congénitas.

El portavoz del Centcom, el comandante Josh Jacques, confirmó a Airwars y Foreign Policy, organizaciones internacionales que registran el número de civiles afectados por los ataques aéreos, que el 16 de noviembre y el 22 de noviembre de 2015 aviones A-10 dispararon 5.265 municiones antiblindaje de 30 milímetros que contenían uranio “empobrecido”, causando la destrucción de unos 350 vehículos en el desierto al este de Siria.

Anteriormente los portavoces del Pentágono declararon que este tipo de munición no se había utilizado ni se utilizaría en ninguna operación contra Siria. En marzo de 2015, el portavoz de la coalición John Moore dijo: “Ni los aviones estadounidenses ni de la coalición dispararon o dispararán armas de uranio ‘empobrecido’ en Irak o Siria como parte de la Operación Inherent Resolve”, nombre de la operación imperialista en Irak y Siria. En el mismo mes de marzo, un funcionario del Pentágono dijo a War is Boring que los aviones A-10 desplegados en la región no recibirían balas antiblindaje de uranio “empobrecido” porque el Califato Islámico no tenía vehículos blindados contra los que estaban diseñados.

No se sabe si los ataques de noviembre de 2015 tuvieron lugar en zonas habitadas o deshabitadas. En 2003, durante la invasión norteamericana a Irak en 2003, las tropas dispararon cientos de miles de municiones contra zonas densamente pobladas. En 2014, un informe de la ONU sobre el uranio “empobrecido” decía que este tipo de armamento “constituye un peligro para los seres humanos y el medio ambiente”. El mismo informe asegura que las armas de uranio “empobrecido” son “un peligro para los seres humanos y el medio ambiente” e instó a realizar estudios en profundidad sobre sus efectos. Estos estudios sobre el uranio “empobrecido” aún no se han completado, pero los científicos aseguran que hay pruebas epidemiológicas directas que vinculan el uranio “empobrecido” con efectos nocivos para la salud.

Los ataques de Estados Unidos formaban parte de Tidal Wave II, una operación para paralizar la infraestructura de apoyo a través de la cual el Califato Islámico vendía petróleo a cambio de millones de dólares. El Pentágono había declarado que los ataques del 16 de noviembre se habían producido a primera hora de la mañana en las afueras de Al-Bukamal, una ciudad cercana a Deir Ezzor, cerca de la frontera con Irak, y que esos ataques habían destruido 116 camiones cisterna. Aunque la coalición declaró que sólo había golpeado el lado sirio de la frontera, ambas zonas fronterizas estaban en ese momento totalmente bajo el control de los yihadistas.

En octubre de 2016 Oakford fue el primero que informó en Irin News sobre el uso de este tipo de armamento en Siria. El Centcom y la Fuerza Aérea lo negaron y luego proporcionaron diferentes explicaciones para los eventos, incluyendo el reconocimiento en octubre de que se habían utilizado armas de uranio “empobrecido”. Sin embargo, las fechas confirmadas por Centcom en ese momento se pospusieron varios días. Hasta la fecha está claro que estas municiones se han utilizado en los ataques de Tidal Wave II, que fueron muy divulgados.

El uranio “empobrecido” es un residuo del proceso de enriquecimiento del uranio-235. Tiene una dureza excepcional, por lo que los ejércitos lo utilizan para perforar blindajes, así como para reforzar el blindaje frente al fuego enemigo. Sigue siendo tóxico y es considerado por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos como un “peligro para la salud por radiación si está presente dentro del cuerpo”.

Más información:

- Radioactive Weapons Are Killing Innocent Civilians in Iraq- and It's the US Military's Fault

No hay comentarios:

Publicar un comentario