viernes, 23 de marzo de 2018

Estados Unidos es un ‘Estado fallido’ que vive una guerra de clase, racial y cultural

Cuando una parte de la población de una nación está armada para defenderse de otra parte de la población, estamos ante una guerra civil no declarada. Cuando el Estado no tiene el monopolio de la violencia legítima, ¿podemos pensar que se trata de un “Estado fallido”?

Las masacres en escuelas y centros de estudio pueden considerarse una emergencia de la violencia en la sociedad estadounidense. En los primeros 45 días de 2018, hasta la masacre de San Valentín, hubo 18 tiroteos en escuelas, en diez de las cuales hubo muertos. Desde 2013 la cifra trepa hasta los 290 tiroteos en centros educativos.

Otro informe de prensa asegura que en el primer mes y medio hubo 1.800 personas que murieron en Estados Unidos por herida de bala. Desde 2011 fueron 200.000. Una verdadera guerra. La notable cantidad de muertes por armas de fuego, y en particular la sucesión de matanzas en escuelas, han llevado a diversas organizaciones a convocar la Marcha por Nuestras Vidas mañana sábado 24 de marzo en Washington, para que la libertad de poseer armas de grueso calibre sea regulada.

Aún los opositores a las armas de fuego muestran su respeto por la Segunda Enmienda de la Constitución que defiende “el derecho del pueblo a poseer y portar armas”. Lo cierto es que en Estados Unidos hay más armas que habitantes y que la mitad de las armas del mundo en posesión de civiles está en este país.

El Congreso nunca autorizó la creación de una base de datos sobre la cantidad de armas en poder de particulares ni la cantidad de muertos por armas de fuego. No cualquiera tiene un arma. Una pista sobre los poseedores la ofrece el Departamento de Justicia de Estados Unidos: en 2013 se vendieron 16,3 millones de armas de fuego (45.000 cada día), un aumento del 130 por ciento en relación a 2007, cuando Barack Obama llegó a la Presidencia y se desató el pánico a que el Gobierno restringiera la venta.

Aunque la violencia crece, cada vez son menos los ciudadanos de Estados Unidos que tienen armas. En la década de 1980, la mitad de las familias tenían armas, cifra que cayó a un tercio en la actualidad. Lo que indica que los que tienen un rifle, una escopeta o una pistola cada vez acumulan más cantidad de armas. El 66 por ciento de los estadounidenses posee más de un arma en su casa.

El estudio ofrece algunas pistas sobre quiénes tienen armas y contra quiénes las utilizan. El 65 por ciento afirma que posee un arma para protección, seguido de los que las tienen para uso deportivo y caza, y muy lejos por los coleccionistas. La mitad afirma que creció en un hogar con armas.

La distribución entre grupos sociales es la clave. El 57 por ciento de los republicanos está armado frente a sólo el 25 por ciento de los demócratas. La mitad de los blancos (49 por ciento) tiene armas frente a menos de un tercio de los negros (31 por ciento) y apenas una quinta parte de los latinos (20 por ciento). El 72 por ciento de los estadounidenses disparó alguna vez un arma.

Por otro lado, la policía ha disparado y matado más de mil personas cada año desde el comienzo de la crisis de 2008, en su inmensa mayoría negros, lo que ha dado pie al nacimiento de movimientos como Black Lives Matter (Las vidas negras importan, en inglés), entre otros.

Estamos ante un país que vive una larga guerra civil. Cada día 309 personas reciben heridas de bala y 93 mueren por disparos. Desde 1967 murieron por disparos 1,59 millones de personas, más que los ciudadanos de Estados Unidos que perdieron la vida en guerras, que suman 1,2 millones en estos 50 años.

El hecho de que “sólo” la mitad de los estadounidenses tenga armas, y que apenas uno de cada cuatro votantes demócratas las posea, enseña una fractura identitaria muy fuerte. Más aún porque cada vez son menos los que creen que las armas resuelven los problemas de seguridad, tal y como muestran el descenso constante en la posesión y los movimientos que se han disparado este año contra las armas de guerra.

Los más oprimidos, negros e hispanos, los más débiles socialmente, son los que menos armas tienen. Son las víctimas principales de los que tienen armas, tanto de los civiles como de los policías, guardias nacionales y militares que son mayoritariamente blancos, en particular los mandos medios y superiores.

El Estado no tiene el monopolio de las armas y la violencia se ejerce principalmente contra los pobres, focalizada en negros e hispanos. Una frase casi prohibida en Estados Unidos, resume la cuestión: lucha de clases.

https://mundo.sputniknews.com/firmas/201803221077231572-america-norte-venta-armas-seguridad-social/

No hay comentarios:

Publicar un comentario