jueves, 15 de marzo de 2018

Cae en combate el yihadista francés que cortaba las cabezas a los rehenes

Hauchard, verdugo del Califato Islámico
Ha muerto el yihadista normando Maxime Hauchard, identificado a finales de 2014 como uno de los verdugos del Califato Islámico en un vídeo que mostraba la decapitación de un rehén estadounidense y 18 prisioneros del ejército regular, murió el jueves.

Se desconocen las circunstancias y la fecha de su muerte. En septiembre de 2015 Estados Unidos incluyó a Hauchard en una orden de detención internacional emitida por Francia, en la lista negra de terroristas extranjeros.

Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, Hauchard, que entonces tenía de 22 años de edad, exhibió el vídeo de propaganda con la cabeza decapitada del rehén estadounidense de 26 años Peter Kassig, un voluntario secuestrado en octubre de 2013 en Siria.

Desde el 26 de diciembre de 2014 Hauchard ha sido objeto en Francia de una investigación judicial abierta por asesinato en relación con una organización terrorista.

Maxime Hauchard creció en una pequeña ciudad normanda de 3.200 habitantes, Bosc-Roger-en-Roumois, en una familia cristiana sin historia.

Se convirtió al islam en 2009. Entre octubre de 2012 y mayo de 2013, se desplazó dos veces a Mauritania para estudiar en centros salafistas, lo que le situó en el punto de mira de la policía francesa.

El 17 de agosto de 2013 se dirigió a Siria a través de Turquía y dijo a su familia que quería ocuparse de los heridos en el frente. De hecho, había sido reclutado por el Califato Islámico.

En internet Hauchard se exhibía bajo el nombre de guerra de Abu Abdallah Al-Faransi, colocando fotografías con ropas de combate, con armas pesadas en la mano e instando a los candidatos a la yihad a unirse a él.

Volvió a ser noticia el 16 de noviembre de 2015, tres días después de los atentados que mataron en París a 130 personas. Publicó y luego borró un mensaje: “Brasil, eres nuestro próximo objetivo”. Faltaban pocos meses para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario