lunes, 5 de febrero de 2018

Turquía amenaza con una ruptura en la OTAN si Estados Unidos sigue apoyando a los kurdos

Manifestación ayer en Afrin
El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, advirtió de una fractura en la OTAN si Estados Unidos sigue apoyando a las milicias kurdas de Siria en vez de respaldar a Ankara, cuyo ejército sigue desarrollando operaciones contra los kurdos en la frontera.

“Tengo algo que decirles a los que están llevando a cabo campañas de desprestigio. Ustedes [Estados Unidos] son nuestros aliados en la OTAN y estamos trabajando juntos en varios campos. Si esta alianza es para persistir, ignorarán las palabras de los saqueadores [kurdos] y acreditarán las palabras de Turquía, un amigo fiable”, dijo ayer.

Sin mencionar ningún nombre, criticó tajantemente a Washington por apoyar al PYD y su brazo armado YPG y por desaprobar la Operación Rama de Olivo turca contra combatientes kurdo-sirios en la región de Afrin.

Yildirim informó que desde el comienzo de la operación militar el 20 de enero, un total de 94 cohetes fueron disparados por los kurdos contra el suelo turco, precisando que 60 de estos golpearon la provincia de Hatay y 34 la provincia de Kilis, como consecuencia de los cuales —agregó— 7 civiles murieron y 113 resultaron heridos.

Al mismo tiempo, el viceprimer ministro turco, Bekir Bozdag, advirtió que las tropas de Estados Unidos que combaten en las filas kurdas con el mismo uniforme que las milicias pueden ser blanco de los ataques del Ejército de Turquía en Afrin.

El premier turco no mencionó las bajas civiles que dejaron sus ataques en Afrin —68 muertos, incluyendo 21 niños—, y la solicitud de los kurdos, que en otro comunicado instan a las potencias mundiales, en particular Rusia, que hagan lo posible para poner fin a los ataques turcos en su contra.

El comunicado de los kurdos de Afrin responsabiliza a toda la comunidad internacional de “las masacres que el fascista Estado turco está llevando a cabo contra civiles inocentes”. Además, exigió la inmediata intervención de Estados Unidos, la Unión Europea y el Consejo de Seguridad de la ONU para detener “la agresión de Turquía”.

La operación turca comenzó tras la revelación de una información que señalaba que los estadounidenses tratan de entrenar a un nuevo ejército compuesto por 30.000 milicianos kurdos en el norte sirio, entre quienes se encuentran las YPG. Ankara insiste en que las YPG están conectadas con el PKK, un partido kurdo al que Estados Unidos, la Unión Europea y Turquía consideran como “terrorista”.

Ayer por la tarde los kurdos convocaron una manifestación por las calles de Afrin contra la invasión de Turquía y la inacción mundial: “Estamos responsabilizando a todo el mundo porque luchamos contra el terrorismo en nombre de todos, pero hoy el mundo acordó matar a los sirios”, dijo un manifestante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario