martes, 20 de febrero de 2018

Los vínculos secretos de Washington con la Hermandad Musulmana

Eisenhower con los Hermanos Musulmanes
Ian Johnson

[...] Desde la década de 1950 Estados Unidos ha forjado en secreto alianzas con la Hermandad Musulmana o sus ramificaciones en temas tan diversos como la lucha contra el comunismo y las tensiones tranquilizadoras entre los musulmanes europeos. Y si miramos a la historia, podemos ver un patrón familiar: cada vez, los dirigentess estadounidenses han decidido que la Hermandad podría ser útil e intentaron doblarla a los objetivos de Estados Unidos, y cada vez, tal vez no sorprendentemente, el único partido que claramente se ha beneficiado ha sido la Hermandad.

¿Cómo pueden los estadounidenses ignorar esta historia? Acredita una mezcla de ilusiones y una obsesión nacional con el secreto, que ha envuelto las extensas relaciones del gobierno estadounidense con la Hermandad.

Consideremos al presidente Eisenhower. En 1953, un año antes de que la Hermandad fuera proscrita por Nasser, un programa de propaganda encubierta estadounidense encabezado por la Agencia de Información de los Estados Unidos trajo a más de tres docenas de académicos islámicos y dirigentess cívicos, en su mayoría de países musulmanes, para lo que oficialmente fue una conferencia académica en la Universidad de Princeton.

La verdadera razón de la reunión fue un esfuerzo por impresionar a los visitantes con la fuerza espiritual y moral de Estados Unidos, ya que se pensaba que podrían influir en la opinión popular de los musulmanes mejor que sus gobernantes osificados. El objetivo final era promover una agenda anticomunista en estos nuevos países independientes, muchos de los cuales tenían mayorías musulmanas.

Uno de los dirigentes, según el libro de citas de Eisenhower, fue “El Honorable” Saeed Ramahdan, Delegado de los Hermanos Musulmanes. La persona en cuestión (en romanización más estándar, Said Ramadan), era el yerno del fundador de la Hermandad y en ese momento ampliamente descrito como el “ministro de relaciones exteriores” del grupo. También fue el padre del polémico erudito suizo del Islam, Tariq Ramadán [ahora detenido en París por acoso sexual].

Los funcionarios de Eisenhower sabían lo que estaban haciendo. En la batalla contra el comunismo, se imaginaron que la religión era una fuerza que Estados Unidos podía utilizar: la Unión Soviética era atea, mientras que los Estados Unidos apoyaba la libertad religiosa. Los análisis de la CIA sobre Said Ramadán fueron bastante contundentes, llamándolo “falangista” y “fascista interesado en la acumulación de fuerzas para tomar el poder”. Pero la Casa Blanca lo invitó de todos modos.

Yussef Qaradawi
A finales de la década, la CIA apoyaba abiertamente el Ramadán. Si bien es demasiado sencillo llamarlo agente estadounidense, en los años cincuenta y sesenta Estados Unidos lo apoyó cuando se hizo cargo de una mezquita en Munich, expulsando a los musulmanes locales para construir lo que se convertiría en uno de los centros más importantes de la Hermandad, un refugio para el asediado grupo durante sus décadas en el desierto. Al final, los Estados Unidos no cosecharon mucho por sus esfuerzos, ya que Ramadán estaba más interesado en difundir su agenda islamista que en luchar contra el comunismo. En años posteriores, apoyó la revolución iraní y probablemente ayudó a huir de un activista pro-teherán que asesinó a uno de los diplomáticos del Sha en Washington.

Luego la cooperación disminuyó y de diluyó. Durante la guerra de Vietnam, la atención de EE. UU. se centró en otro lugar, pero con el comienzo de la guerra soviética en Afganistán, el interés por cultivar islamistas volvió a aumentar. Ese período de respaldo a los muyahidines -algunos de los cuales se transformaron en al-Qaeda- es bien conocido, pero Washington siguió flirteando con los islamistas, y especialmente con la Hermandad.

En los años posteriores a los ataques del 11 de septiembre, Estados Unidos inicialmente fue tras la Hermandad, declarando que muchos de sus miembros clave eran partidarios del terrorismo. Pero en el segundo mandato de Bush, Estados Unidos estaba perdiendo dos guerras en el mundo musulmán y enfrentando a minorías musulmanas hostiles en Alemania, Francia y otros países europeos, donde la Hermandad había establecido una presencia influyente. Estados Unidos cambió silenciosamente su posición.

La administración Bush diseñó una estrategia para establecer relaciones estrechas con grupos musulmanes en Europa que eran ideológicamente cercanos a la Hermandad, pensando que podría ser un interlocutor para tratar con grupos más radicales, como los extremistas locales en París, Londres y Hamburgo. Y, como en la década de 1950, los funcionarios del gobierno querían proyectar una imagen al mundo musulmán de que Washington estaba cerca de los islamistas occidentales. Así que a partir de 2005, el Departamento de Estado lanzó un esfuerzo para atraer a la Hermandad. En 2006, por ejemplo, organizó una conferencia en Bruselas entre estos Hermanos Musulmanes Europeos y los musulmanes americanos, como la Sociedad Islámica de América del Norte, considerados cercanos a la Hermandad. Todo esto fue respaldado por los análisis de la CIA, y uno de 2006 dijo que la Hermandad ofrecía “un impresionante dinamismo interno, organización y conocimiento de los medios de comunicación”. A pesar de las preocupaciones de los aliados occidentales de que apoyar a la Hermandad en Europa era demasiado arriesgado, la CIA presionó para que se cooperara. En cuanto al gobierno Obama, arrastró a algunas de las personas del equipo de Bush que habían ayudado a diseñar esta estrategia.

¿Por qué tanto interés por la Hermandad? Desde su fundación en 1928 por el maestro de escuela egipcio e imán Hassan al-Banna, la Hermandad ha logrado expresar las aspiraciones de la clase media oprimida y a menudo confusa del mundo musulmán. Explicó su atraso en una interesante mezcla de fundamentalismo y fascismo (o política reaccionaria y xenofobia): los musulmanes de hoy en día no son lo suficientemente buenos y deben volver al verdadero espíritu del Corán. Los extranjeros, especialmente los judíos, son parte de una vasta conspiración para oprimir a los musulmanes. Este mensaje fue -y sigue siendo- difundido a través de una estructura moderna, parecida a un partido político, que incluye grupos de mujeres, clubes juveniles, publicaciones y medios electrónicos y, a veces, grupos paramilitares. También ha dado origen a muchas de las cepas más violentas del islamismo radical, desde Hamás hasta al-Qaeda, aunque muchos de estos grupos ahora encuentran a la Hermandad demasiado convencional. No es de extrañar que la Hermandad, por todos sus aspectos preocupantes, sea interesante para los políticos occidentales deseosos de ganar influencia en esta parte estratégica del mundo.

Pero la Hermandad ha sido un socio difícil. En los países donde aspira a integrarse en la corriente política general, renuncia al uso de la violencia a escala local. De ahí que la Hermandad Musulmana en Egipto diga que ya no busca derrocar al régimen violentamente y que sus miembros no piden la destrucción de Israel. En Egipto, la Hermandad también dice que quiere que los tribunales religiosos hagan cumplir la “sharia”, pero a veces también ha dicho que los tribunales seculares podrían tener la última palabra. Esto no quiere decir que su moderación sea sólo una fachada, aunque es justo decir que la Hermandad sólo ha abrazado parcialmente los valores de la democracia y el pluralismo.

El clérigo más poderoso del grupo, Yussef Qaradawi, con sede en Qatar, personifica esta visión bifurcada del mundo. Dice que a las mujeres se les debe permitir trabajar y que en algunos países, los musulmanes pueden tener hipotecas (que se basan en intereses, un tabú para los fundamentalistas). Pero Qaradawi aboga por la lapidación de homosexuales y el asesinato de niños israelíes, porque ellos crecerán y podrían servir como soldados.

Qaradawi no es un atípico. En los últimos años, a menudo se le ha mencionado como candidato para ser el principal dirigente de la seccción egipcia. Es muy probable que sea el clérigo más influyente del mundo musulmán [...] También ha declarado mártires a los manifestantes que han muerto desafiando al gobierno.

Esto es un indicio de la creciente influencia de la Hermandad en la ola de protestas de la región [...]

Hace medio siglo, Occidente optó por hacer uso de la Hermandad para obtener ganancias tácticas a corto plazo, respaldando luego a muchos de los gobiernos autoritarios que también intentaban acabar con el grupo. Ahora, con esos gobiernos tambaleándose, Occidente tiene pocas opciones; después de décadas de opresión, es la Hermandad, con su mezcla de fundamentalismo milenario y métodos políticos modernos, la que queda en pie.

http://www.nybooks.com/daily/2011/02/05/washingtons-secret-history-muslim-brotherhood/

No hay comentarios:

Publicar un comentario