martes, 6 de febrero de 2018

Los manejos de la CIA en el movimiento sindical internacional

Olav Boye

Lech Walesa, el caniche polaco y gran idiota útil de Occidente, era un aliado de la CIA. Sigue siendo la gran figura de la traición al sindicalismo de la posguerra. La CIA es la infame agencia de inteligencia criminal que ha llevado a una larga serie de ataques contra dirigentes políticos electos e intervenciones masivas para crear el caos en países que están en la lista negra de Estados Unidos. Al crear conflictos con la ayuda de agentes pagados y asesinar a dirigentes políticos, han fomentado cambios violentos de régimen en muchos países. La agencia tiene la reputación de ser una organización violenta que sirve a los dirigentes políticos estadounidenses. La lista de sus actividades criminales es larga, pero por razones obvias, nadie ha sido castigado por estos crímenes.

La CIA está y siempre ha estado fuertemente involucrada en el campo del trabajo organizado. Su objetivo es sabotear a los sindicatos y obstaculizar su lucha contra la mundialización negativa y los abusos de las multinacionales e instituciones financieras internacionales. El principal sindicato de Estados Unidos, la AFL-CIO, es el apoyo de AIFLD, una organización que ha apoyado a los sindicatos y organizaciones políticas de derechas, particularmente en América Latina. Entre otras cosas, AFL-CIO cooperó con la CIA y AIFLD para derrocar a Salvador Allende, el presidente elegido democráticamente en Chile y su gobierno de izquierda.

AFL-CIO apoya los “Centros de Solidaridad” internacionales que existen en 60 países de todo el mundo. Mi experiencia con Macedonia fue la de un intérprete agresivo que malinterpretó e interrumpió constantemente mi conferencia antes de una reunión del Sindicato de Trabajadores Culturales. Mi conferencia fue una orientación sobre el liberalismo de mercado en la Unión Europea y la mundialización, donde mi opinión fue que era muy perjudicial para la lucha del movimiento sindical por los derechos políticos y profesionales. El intérprete fue contratado por el Centro de Solidaridad en Skopje, la capital de Macedonia, después de sus estudios en Florida. Afirmó que personas como yo eran comunistas y destruyeron el movimiento sindical. Estas alegaciones se debatieron en la asamblea, pero el público pidió un nuevo intérprete. Los Centros de Solidaridad adquieren confianza en los sindicatos con, entre otras cosas, ordenadores gratuitos y subsidios. Aquí podemos ver la infiltración de AFL-CIO, o AFL-CIA, como algunos los llaman con razón.

Durante la presidencia de Ronald Reagan, la AFL-CIO recibió un apoyo económico sustancial de la NED, la National Endowment for Democracy, una de las organizaciones del frente de la CIA. En el Tercer Mundo, eran más conocidos por debilitar a los sindicatos militantes que por su apoyo a la lucha profesional y política del movimiento obrero.

Un ejemplo es el apoyo del movimiento Solidaridad de Lech Walesa en Polonia. Organizaciones de derechos humanos, tanto dentro como fuera de Estados Unidos, han acusado a la NED de “interferir en los asuntos internos de otros países”. También ha habido acusaciones de que crearon organizaciones enteras para buscar el apoyo de la CIA a protagonistas políticos en países donde la agencia estaba prohibida, y que por lo tanto era el “heredero” del trabajo secreto de la CIA.

Como resultado de mi trabajo en el movimiento sindical internacional, he sido contactado varias veces por personas que, directa o indirectamente, han tratado de reclutarme para sus actividades negativas. Me refiero a los agentes de la CIA entre los dirigentes sindicales de la CSI con sede en Bruselas, y los alemanes de la Fundación Friedrich Ebert (FES), que sabemos que han sido y quizás siguen siendo financiados por la CIA.

También podemos observar el caso Ola Teigen a finales de los años 60, cuando la CIA dio dinero a la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas, la organización internacional a la que pertenece la mayor organización política juvenil de Noruega, la Workers’ Youth League. Por supuesto, el dinero se canalizó a través de la Fundación Friedrich Ebert. Es comúnmente aceptado que la Fundación Open Society de George Soros está en el mismo negocio, con el gran daño de todos los sindicatos comunistas y socialistas.

Tras la llamada Revolución de los Claveles en Portugal, a mediados de la década de los setenta, cuando los militantes de izquierda tomaron el poder del gobierno fascista, fui contratado por la Asociación Educativa Obrera AOF para organizar seminarios en cooperación con los sindicatos portugueses. Viví en Portugal durante varios meses, organicé seminarios y reuniones, y luego seleccionamos a personas para continuar sus estudios en la escuela de la Confederación Sindical Noruega en Sørmarka. En un seminario en Oporto, me di cuenta de que dos chicos estaban sentados en la parte trasera de la sala. No eran participantes, y durante el descanso les pregunté quiénes eran. Representaban a la Fundación Friedrich Ebert de Alemania (FES) y tuvieron la misma misión que yo de formar a dirigentes sindicales.

Cuando llegué a Lisboa unos días después, un representante de la Embajada de Noruega se puso en contacto conmigo y me informó de que me habían retirado de la misión y que tenía que volver a casa. Más tarde descubrí por qué. En la reunión de Oporto, un obrero de la construcción me preguntó si deberían organizar un gran movimiento sindical para todos los grupos políticos, similar a los países nórdicos, o si deberían tener una división ideológica como en España, donde socialistas, comunistas y católicos tenían sus propios sindicatos. Mi respuesta fue que era preferible un amplio movimiento obrero. A los chicos de la Fundación Friedrich Ebert no les gustaba oír eso, ya que estaban en Portugal luchando contra los comunistas y los socialistas radicales.

Después de la guerra en Bosnia-Herzegovina, fui enviado a Sarajevo, como secretario de la Unión Gráfica Nórdica, para fortalecer la unión del diseño gráfico en este país devastado por la guerra. La Fundación Friedrich Ebert (nombrada así por el dirigenter socialdemócrata que traicionó a los socialistas y comunistas, aplastó a los espartaquistas y se alió con la extrema derecha de aquella época en Alemania, como los Freikorps), también estuvo allí, por supuesto, para asumir la dirección política de los sindicatos bosnios. No se trataba de una cuestión de cooperación, sino más bien de una imposición de la FES y del sindicato mundial de la CSI. Tenían un agente de la CIA, Rudy Porter, en su sede en Bruselas, que iba a representar a los sindicatos estadounidenses. El representante de la FES en Sarajevo, que estaba bajo la dirección de Porter, criticó enérgicamente mi actitud negativa hacia la mundialización y el liberalismo en los mercados de la UE, que he debatido libremente con mis colegas bosnios. Afirmó que estaba completamente equivocado y quiso que me uniera a su equipo para impedir que los comunistas y socialistas ganaran poder en el movimiento sindical de la antigua Yugoslavia. A petición de los sindicatos de diseñadores gráficos de los países nórdicos, continué nuestro trabajo positivo para reconstruir la Organización de la Unión Gráfica en Bosnia.

En diciembre de 1999, recibí una llamada telefónica del jefe de la LO, la Confederación Noruega de Sindicatos, que me preguntó si quería aceptar una misión en Montenegro. Fue en nombre del Secretario General de la CSI Bill Jordan, un brillante sindicalista británico que conocí antes como Secretario General de la Unión Gráfica Internacional IGF. Quería que trabajara con el sindicato de Montenegro. Pedí un tiempo para reflexionar sobre la oferta y llamé a un amigo americano de la CSI. Fue a una cabina de teléfono público en la calle para recordarme que yo trabajaría para la CIA y para el mismo Rudy Porter que conocí en Sarajevo. Ahora era responsable de todo el trabajo de la CSI en los Balcanes y siempre ha recibido su nómina de la CIA, según mi colega. Hablé con el dirigente sindical noruego sobre este vínculo y me negué a aceptar la oferta de trabajar con el sindicato de Montenegro en esas condiciones.

La CIA y sus organizaciones colaboradoras organizan operaciones políticas criminales en varios países, entre ellos Noruega. El movimiento sindical es un objetivo importante para la CIA y sus dirigentes políticos.

Su objetivo es que los sindicatos no luchen contra las multinacionales, las instituciones financieras mundiales, los grupos de presión poderosos y otros opositores de los sindicatos. No cabe duda de que la CIA está trabajando sistemáticamente para derrocar a los sindicatos y partidos políticos de izquierda, como muchos otros pueden atestiguar. Han tenido un gran éxito, a nivel mundial, en Europa y Noruega.

http://www.greanvillepost.com/2018/02/03/how-the-cia-infiltrates-trade-unions/

No hay comentarios:

Publicar un comentario