martes, 6 de febrero de 2018

Los imperialistas planearon destruir los yacimientos de petróleo de Oriente Medio con bombas nucleares

Documentos desclasificados en Reino Unido revelan que durante la Guerra Fría los imperialistas elaboraron un plan para destruir los yacimientos de petróleo de Oriente Medio.

La década de los cincuenta fue un período tumultuoso a ambos lados del Telón de Acero. Con el final de la Segunda Guerra Mundial y el protagonismo del petróleo en su desenlace, las agencias de inteligencia británica y estadounidense prepararon escenarios para el caso en que los soviéticos invadieran Oriente Medio.

En la década de los cincuenta, los servicios de inteligencia británico y estadounidense estaban realmente preocupados por una supuesta expansión soviética hacia Oriente Medio, que entonces era la principal fuente de petróleo para ambos países. No es de extrañar que la región fuera un problema de seguridad prioritaria para ambos países.

Los planes fueron desarrollados por primera vez por el presidente estadounidense Truman en 1949. Conocidos como “Bloqueo del petróleo”, los planes exigían que el personal de las empresas petroleras de Oriente Medio saboteara sus propios yacimientos petrolíferos y refinerías en caso de una invasión soviética, con la esperanza de impedir que tuvieran acceso a él.

Los planes británicos de sabotaje se enfrentaron al problema de que su influencia en Oriente Medio estaba en declive. Según documentos desclasificados, los gobiernos iraní e irakí tenían pocas probabilidades de cooperar con las empresas petroleras para sabotear sus propios pozos y refinerías.

Reino Unido ya no tenía una presencia monopolística en ninguno de ambos países, a pesar del Golpe de Estado dirigido por Estados Unidos en 1953 en Irán, que trajo al Shah de vuelta al poder y a la multinacional BP para dirigir la industria petrolera iraní. BP estaba al mando, pero el gobierno iraní controlaba las refinerías y construyó otras.

Temiendo la probable negativa de los gobiernos irakí e iraní a los planes de sabotaje, Gran Bretaña tenía pocas opciones para impedir que los soviéticos recibieran suministros de petróleo. Los ataques aéreos eran la opción más lógica, pero también había un problema: no había suficientes aviones para realizar todos los ataques necesarios en caso de invasión. Como resultado, a mediados de la década de 1950 un comité conjunto de Jefes de Estado Mayor puso sobre la mesa la opción nuclear.

Los servicios secretos británicos y los jefes militares estadounidenses discutieron ataques nucleares conjuntos contra las refinerías controladas por los gobiernos irakí e iraní, pero no se ha desclasificado ningún documento sobre la aprobación del plan nuclear. En cualquier caso, los ataques nucleares de Estados Unidos contra las instalaciones petroleras iraníes fueron vistos como “el único medio posible de bloquear el petróleo iraní”, a pesar de que el Shah de Irán era un peón occidental.

Siguieron muchas más discusiones y, finalmente, se retiraron las armas nucleares de la mesa, gracias a George Prussing, un agente de la CIA al que encargaron trabajar con las empresas petroleras de Oriente Medio para asegurar el éxito de los planes de bloqueo del petróleo. Prussing concluyó que para lograrlo, los campos y las instalaciones tenían que ser demolidos en tierra.

Al final la historia ha demostrado que los soviéticos nunca pretendieron expandirse a Oriente Medio y que, a pesar de la preferencia de Estados Unidos por las armas nucleares, nunca fueron la solución a ningún problema.

https://www.zerohedge.com/news/2018-01-30/declassified-docs-expose-uks-secret-cold-war-plan-nuke-mid-east-oil-fields

No hay comentarios:

Publicar un comentario