sábado, 3 de febrero de 2018

La rivalidad entre Italia y Francia por el control del Sahel africano

Francia se pone en evidencia. Asegura que tiene sus tropas en el Sahel para ayudar a los países de la región a luchar contra el terrorismo yihadista, pero la generosidad del imperialismo nunca acaba de convencer.

Cuando Italia anuncia que se dispone a hacer lo mismo con Níger, en París ponen muy mala cara y desatan una campaña de difamación en contra de los vecinos.

¿Por qué? Francia no quiere que otras potencias se establezcan en África occidental, que considera como su patio trasero. Las operaciones Serval y Barjan no tienen, pues, más que un único objetivo: velar por los intereses de Francia, no por los de África.

Los ejércitos de las grandes potencias tienen prisa por instalarse en el Continente Negro e Italia no es una excepción. Enviará un contingente de soldados para “entrenar a las unidades del ejército nigerino en técnicas antiterroristas”.

Entonces la Agencia France Press y Radio France Internationale lanzan una campaña de intoxicación contra Italia al más puro estilo Hollywood: inventando a unos supuestos funcionarios nigerinos que dicen que su país no está informado de la misión militar italiana.

Hasta la fecha, que sepamos, el gobierno nigerino no ha publicado ningún comunicado de prensa que ponga en tela de juicio los planes de Italia para entrenar a sus soldados. El Ministro de Asuntos Exteriores italiano, Angelino Alfano, visitó Niamey a principios de enero, con ocasión de la apertura de la primera embajada italiana en el país y no recibió ningún mensaje para hacerle entender que los italianos no eran bienvenidos en Níger.

Además, es imposible que el ministro italiano no discutiera la lucha contra el terrorismo con los políticos nigerinos.

Es evidente: en el Sahel ha estallado una guerra de influencias entre París y Roma, aunque ambas parte indican que no tienen ningún interés en la región, a la que le espera un futuro muy negro porque la rivalidad entre los europeos no les va a ayudar en nada a estabilizar su país.

Pero los únicos que actualmente extraen uranio en las minas de Níger son los franceses.

¿Comprenden ahora por qué a esa región le llaman “El Infierno en la Tierra”? No es por el sol del desierto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario