jueves, 1 de febrero de 2018

Huelga de los trabajadores de Bankia contra los 2.300 despidos del ERE

Los trabajadores de Bankia han convocado una huelga general contra la pretensión del banco nacionalizado de despedir a 2.300 trabajadores a través del ERE que actualmente negocia con los sindicatos. Hay convocados paros parciales los días 5, 6 y 7 de febrero, y concentraciones el 5, el 7 y el 8.

Las movilizaciones coinciden con la última semana de negociación del ERE, cuyo periodo de consultas vence el sábado 10 de febrero. De hecho, hay convocadas reuniones el 5, el 7, el 9 y el propio 10.

Los sindicatos han ofrecido a la dirección de Bankia el despido de 1.600 trabajadores del número de afectados por el ajuste de plantilla en la entidad en el marco de la fusión con BMN.

La propuesta sindical apuesta por salidas voluntarias para mayores de 55 años cumplidos a 31 de diciembre de 2017 y adoptar medidas excepcionales en cuanto a edad en los territorios excedentarios.

Los sindicatos piden un 80 por ciento de la retribución bruta total hasta los 63 años, aportaciones al plan de pensiones hasta esa edad y que se siga aplicando el convenio especial suscrito por la entidad con la Seguridad Social.

Por otra parte, abogan por salidas voluntarias para menores de 55 años con una indemnización por un importe equivalente a 33 días de retribución bruta total por año de servicio con un límite de 24 mensualidades más primas.

Por ejemplo, estas primas oscilan entre 2.000 euros por cada tres años de antigüedad reconocida y 24.000 euros cuando sean más de 20 años, y se pide un importe adicional por cada año que exceda de los 25 años de antigüedad (5.000 o 6.000 euros). En cuanto a la movilidad geográfica, se reclama que se compense a partir de 51 kilómetros con entre 4.000 y 16.500 euros según la distancia. En el encuentro de este jueves, explicó UGT, "la empresa no ha modificado su posición, se ha limitado a recibir la propuesta, que estudiará en los próximos días".

Bankia había ofrecido a los sindicatos que, por una parte, los trabajadores puedan acceder desde los 56 años a la prejubilación, un año menos que en el planteamiento inicial, contando como referencia la edad a 31 de diciembre de 2017. Además, tendrán que tener un mínimo de 15 años de antigüedad.

Los trabajadores que se prejubilen recibirán un porcentaje del salario bruto total del 50 por ciento como indemnización hasta los 61 años y se prevé que se siga aplicando el convenio especial suscrito por la entidad con la Seguridad Social hasta los 63 años.

Por otra parte, los menores de 56 años recibirían una indemnización de 25 días por año trabajado con un tope de 18 mensualidades, además de un plus de antigüedad de 1.000 euros por cada tres años de prestación de servicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario