jueves, 15 de febrero de 2018

‘Hay que causar estragos en Maidan disparando las armas contra todos los objetivos, tanto manifestantes como policía’


 (Maidan 3)

Alexander Revazishvili es otro soldado georgiano que llegó a Kiev en plena agitación. Después de cumplir su servicio militar en Georgia fue militante de la organización “Zona Libre”, que agrupa a los partidarios de Saakashvili. Se infiltró en las filas de la oposición para provocar peleas.

El dirigente de la organización era Koba Khabazi, quien le presentó a Mamulashvili. Estaba interesado en la especialidad militar de Revazishvili, que era francotirador.

Revazishvili, Khabazi y otros cuatro enviados de “Zona Libre” llegaron a Kiev a bordo de un avión de “Ukraine International Airlines” y se alojaron en la calle Vozdujoflotskaia antes de ser trasladados al conservatorio ocupado por la oposición.

“El 14 ó 15 de febrero nos reunieron a Kikabidze, Makiashvili, Saralidze... No recuerdo los nombres de los otros. Estábamos en una habitación en el segundo piso del hotel Ucrania. Estaban Paruby [el fascista ucraniano, uno de los comandantes en Maidan durante el Golpe de Estado y desde 2016 presidente del Parlameto] y Pachinski [un político, diputado y empresario ucraniano conocido por sus escandalos]. Paruby nos dijo: ‘Es necesario ayudar al pueblo fraterno y pronto tendremos una misión’. No concretó nada. Yo había visto que los manifestantes llevaban armas, fusiles y pistolas”, dice Nergadzé.

“Un tal Christopher Brian asistió a la reunión. Nos lo presentaron como un veterano militar estadounidense. En la noche del 19 de febrero Serguei Pachinski llegó al hotel con varios desconocidos que portaban bolsas grandes. Sacaron SKS, Kalashnikovs de 7,62 mm y también un rifle SVD y un rifle extranjero. Pachinski nos explicó que necesitábamos armas para y le pregunté: ‘¿De quién?’ No contestó y se marchó”, prosigue Nergadzé.

Nergadzé y Mamulashvili se quedaron hablando. Mamulashvili se refirió a una “misión especial” diciendo que era necesario causar estragos en Maidan disparando las armas contra todos los objetivos, tanto manifestantes como policía, sin distinciones. Prometió pagarnos después de cumplir la misión.

Según Revazishvili, ese mismo día llevaron las armas al Conservatorio: “Vinieron Mamulashvili, Saralidzé, conocido como Malych, y otras diez personas. A los otros no los conocía. Mamulashvili quería saber cómo estábamos. Se estaban riendo. Un hombre preguntó a Mamulashvili en georgiano: ‘¿Dónde está Misha?’ Respondió: ‘En Poroj’. Entonces se fueron. Algún tiempo después, Pachinski y varios hombres trajeron más bolsas con armas, principalmente SKS. Pachinski sostuvo un Kalashnikov en sus brazos”.

Entre ellos se encontraba Vladimir Parrassiuk, dirigente del “grupo de los cien” de Maidan, más tarde comandante de la 4 compañía del Batallón Dniéper y diputado ucraniano. “Pachinski me pidió que le ayudara a elegir los objetivos. Era posible, dijo, que el Conservatorio pudiera ser bombardeado de noche por el Berkut y que los manifestantes se dispersaran”, añadió Revazishvili.

https://fr.sputniknews.com/international/201802141035136172-snipers-maidan-temoignages/

No hay comentarios:

Publicar un comentario