jueves, 15 de febrero de 2018

El Golpe de Estado fascista en Ucrania cumple 4 años (Maidan 1)

El general Tristan Tsitelashvili, Alexandre Revazishvili y Koba Nergadzé
El Golpe de Estado fascista en Kiev cumple cuatro años y nació en medio de un baño de sangre (49 manifestantes y 4 policías muertos) que nada tiene que ver con lo que entonces relató la intoxicación mediática. Los autores de los disparos no fueron los policías, ni recibieron órdenes del gobierno encabezado por Viktor Yanukovich. Eran francotiradores georgianos, mercenarios al servicio del imperialismo.

La prensa contó otra historia y acusó al “régimen” de Viktor Yanukovych de la matanza. La investigación oficial se encuentra en un punto muerto: los delincuentes aún no han sido identificados (ni lo serán nunca), pero unos francotiradores georgianos afirman que los propios dirigentes de la protesta de la Plaza Maidan les dieron la orden de disparar contra la multitud indiscriminadamente.

El general Tristan Tsitelashvili, antiguo comandante de la unidad de élite del ejército georgiano Avaza, fue el primero en declarar que quienes dispararon en Maidan fueron francotiradores georgianos. Tsitelashvili luchó en Abjasia, participando en operaciones armadas en agosto de 2008 durante la “guerra de los cinco días”. Más tarde se convirtió en el enemigo personal de Mikhail Saakashvili, que trató de culpar a los soldados de su derrota.

La policía le detuvo en su casa. El hijo menor del general resultó gravemente herido durante la operación. Le exigieron que confesara que  Georgia había perdido la guerra de 2008 por una conspiración de los generales del ejército que nunca existió. El general se negó a ello y desde entonces ha sido un implacable oponente de Saakashvili.

“Ya en 2014 me enteré de que en Maidan había georgianos a quienes se les había pedido específicamente que dispararan”, dice Tsitelashvili. “Muchos de ellos eran mis subordinados en el ejército georgiano, algunos de ellos siguen en territorio ucraniano y participan en operaciones armadas. Otros han regresado. Tuvieron miedo de testificar durante mucho tiempo y hoy siguen teniendo miedo. Es posible que puedan ser eliminados porque son testigos embarazosos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario