sábado, 6 de enero de 2018

Un barco espía de la armada rusa participa en la búsqueda del submarino argentino desaparecido

Yantar, el barco espía de la armada rusa
Yantar, el nuevo barco espía de la armada rusa, está participando en la búsqueda del submarino argentino desaparecido ARA San Juan.

El mes pasado los movimientos del Yantar alertaron al ejército británico de que Rusia podría interrumpir o cortar los cables vitales de comunicación submarina.

El jefe del equipo de defensa del Reino Unido, el mariscal Stuart Peach, dijo que un ataque como ese contra internet y otros cables de comunicaciones podría ser “catastrófico”.

Docenas de cables de fibra óptica abarcan todo el mundo y la OTAN también tiene cables en el fondo del océano.

Yantar es capaz de manipularlos, dice Igor Sutyagin, un experto en el ejército ruso del Royal United Services Institute, con sede en Londres. Pero no hay evidencia de que lo haya hecho.

“Es difícil acceder a las fibras ópticas, es solo luz interior, no datos eléctricos”, dijo. “Sería más fácil simplemente cortar el cable”.

Sutyagin indicó que durante la Guerra Fría, en los años setenta, la Armada de Estados Unidos había perdido el control de un puesto de escucha submarino de Sosus para rastrear submarinos en el Atlántico. Sosus significa “Sound Surveillance System”.

El Pentágono concluyó que un submarino soviético había cortado los cables.

En el mismo período, el ejército de Estados Unidos plantó dispositivos de escucha en cables submarinos soviéticos en el Mar de Ojotsk, donde se encontraban los submarinos soviéticos.

Un informe de noticias del Parlamento ruso dice que Yantar puede hacer ese tipo de trabajo clandestino, utilizando sumergibles de inmersión
profunda.

“El Yantar tiene equipos diseñados para el seguimiento en alta mar y dispositivos que pueden conectarse a cables de comunicaciones de alto secreto”, dijo Parlamentskaya Gazeta en octubre pasado.

Sutyagin cree que Yantar pertenece a la Dirección Principal de Investigación Submarina de Rusia (GUGI en ruso), que fora parte del Ministerio de Defensa.

El barco de 108 metros de largo (354 pies) tiene una tripulación de 60 personas y entró en servicio en 2015. Fue construido en el puerto báltico de Kaliningrado, el primero de una serie llamada Proyecto 22010. Un segundo, llamado Almaz, pronto será flotado.

Rusia ya tiene varios barcos espías más antiguos. En abril, uno de ellos, el Liman, se hundió en la costa turca después de una colisión con un carguero. Toda su tripulación fue rescatada.

El Yantar puede desplegar los sumergibles Rus y Konsul, que pueden sumergirse a unos 6.000 metros.

http://www.bbc.com/news/world-europe-42543712

No hay comentarios:

Publicar un comentario